Es evidente que la fe se está apagando en occidente.

Y algunos dicen que es porque el ateísmo se ha logrado imponer como filosofía y forma de entender la existencia humana.

Otros dicen que son las comodidades, las riquezas y los bienes materiales.

Que han vuelto materialista al mundo y ha dejado de creer en un Dios externo y sobrenatural.

oreja y trata de escuchar

Sin duda estos dos argumentos son parte integrante de una explicación, que no es simple.
.
Pero una variable explicativa es que los estímulos constantes que la tecnología nos ofrece, generan tanto ruido que es imposible escuchar a Dios.
.
Él prefiere el silencio y la calma para comunicarse.

Sería algo así como que la mayor riqueza ha permitido el avance sideral de la tecnología que nos aturde.
.
Esto nos ancla en lo material, a la vez el ruido hace inaudible la voz de Dios que nos llama sistemáticamente.
.
Entonces se genera la base ideal para el auge de filosofías que endiosan al ser humano y al hedonismo.
.
A lo que hay que sumar un fenómeno moderno que es el nuevo ateísmo político y agresivo.

Veamos esto por partes.

  

¿EXISTE DIOS?

Empecemos por las explicaciones filosóficas.

En 1841, Ludwig Feuerbach, modernista ateo indiscutible, escribió en La esencia del cristianismo que Dios no es más que una proyección de lo humano idealizado que:

El ser divino nos es otra cosa que el ser humano.
.
O más bien, la naturaleza humana purificada, liberada de los límites del hombre individual, hecho objetivo – es decir, contemplada y venerada como otra cosa, un ser distinto.

.
Todos los atributos de la naturaleza divina, por lo tanto, son atributos de la naturaleza humana”.

Para Feuerbach, los seres humanos deben reclamar a Dios estos atributos y virtudes para sí mismos si han de alcanzar la verdadera plenitud humana.

Setenta años después Sigmund Freud pone al Dios de Feuerbach en el sofá, y llega a la conclusión desde su psicoanálisis que “al final de Dios no es otra cosa que un padre exaltado”, la proyección infantil de la necesidad humana de protección.

Dios no es real para Freud, es un invento humano, que sólo tiene éxito generando culpa y ansiedad en los creyentes.

Estos argumentos sobre Dios como un mero producto de la mente humana contrasta fuertemente con el entendimiento judeo-cristiano de Dios como un ser real, independiente, que es la fuente de todo lo que es.

Esta comprensión atea se deriva de la reflexión sobre el mundo y de los anhelos íntimos del corazón humano.

El Catecismo de la Iglesia Católica se abre al explicar esta última perspectiva:

El deseo de Dios está escrito en el corazón humano, porque el hombre es creado por Dios y para Dios, y Dios no cesa de atraer al hombre hacia sí mismo”.

escalera al cielo

  

DIOS ES UNA REALIDAD EXTERNA

Hoy en día, tanto los argumentos ateos y teístas tienden a comenzar con el sujeto humano:

-la razón atea es que Dios es el omnipotente subproducto de las dudas psicológicas humanas,

-mientras que los teístas claman que un Dios externo ha creado a los seres humanos con una brújula interna que señala el camino de regreso a él.

¿Quién tiene razón? ¿Cómo vamos a considerar estas dos afirmaciones que no pueden ser probadas por la ciencia empírica?

Los elementos del argumento ateo contienen algo de verdad.

Cuando hablamos de Dios, utilizamos imágenes y conceptos humanos, y nuestras “definiciones” de Dios son atributos humanos – omnipotencia, omnisciencia, eternidad, bondad, belleza, verdad – predicando sobre un ser que está en última instancia más allá de la comprensión.

Por otra parte, sin duda vemos a Dios como un protector: salmo tras salmo canta a Dios como una roca, refugio o fortaleza que salvará a Israel de sus enemigos.

En nuestros propios días el adagio de que no hay ateos en las trincheras apunta a la tendencia humana a invocar a Dios en el momento de miedo y peligro.

Pero para Feuerbach y Freud el objetivado y proyectado Dios es el fin de la historia.

Una vez que ellos han establecido que Dios no es más que un invento de la mente humana, ellos pueden destruir a Dios.

Y al hacerlo, pueden dejar a los seres humanos libres para alcanzar todo su potencial humano, sin el peso de la superstición, el teísmo, la culpa y la ansiedad.

Los seres humanos pueden ahora encontrar satisfacción dentro de sí mismos y no en una idea objetiva.

El filósofo y apologista católico Maurice Blondel, un contemporáneo de Freud, aprovecha la conclusión reduccionista de los ateos para afirmar que Dios no es una proyección de lo que está dentro, sino una realidad externa a la cual tiende la acción humana.

Para Blondel, los seres humanos descubren una realidad trascendente externa en la reflexión sobre la libertad y la insaciabilidad de la voluntad.

La-creacion-de-Adan

  

LA BÚSQUEDA DE LO INFINITO

Incapaces de encontrar satisfacción en lo finito, lo cual es todo lo que existe en la cosmovisión de Feuerbach y Freud – los seres humanos deben abrirse a algo más allá de sí mismos

Contrariamente a los argumentos de Feuerbach y Freud, el más allá no es una proyección psicológica, porque una proyección es un objeto finito. En palabras del Padre John Cihak,

“El dinamismo de la voluntad. . . va más allá de la proyección psicológica.

El hombre, impulsado por la búsqueda de sentido, comienza a buscar un término adecuado, en última instancia, admitiendo que él es incapaz de encontrar un término en el mundo finito”.

Desde lo finito no se puede satisfacer las ansias infinitas de la voluntad, la acción humana requiere un algo externo o alguien más allá del ámbito natural para completarse.

Por lo tanto la crítica racional de Blondel sobre la acción humana lo deja en la puerta de lo sobrenatural.
.
Abierto a la posibilidad de que los más profundos anhelos humanos sean cumplidos por un poder real, externo e infinito, más allá de lo que podemos proyectar en la existencia.

El Catecismo complementa la explicación de Blondel de la acción humana mediante la colocación de los seres humanos en el ámbito de “el ser mismo, que es el único sin origen ni fin”.

Puesto que no nos creamos nosotros mismos, los seres humanos no son el primer principio de la vida, ni su cumplimiento final.

La fuente de la vida se encuentra fuera del alcance humano, y no hay explicación física o psicológica para este hecho.

Procedentes de esta fuente y sellado por él, los seres humanos continuamente lo anhelan como su cumplimiento y destino.

Esta es la realidad del Dios creador que existe aparte de la imaginación humana.

Tanto teístas como ateos carecen de una prueba científica o lógica de sus respectivas posiciones.

Los argumentos ateos también se basan en la fe, a pesar de que el ateo oculta este hecho bajo el velo de la ciencia.

Excelente explicación filosófica. ¿Pero cómo funciona esto en la realidad cotidiana de las personas?

conversando sentados en sillas

  

¿LA FE SE ESTÁ PERDIENDO PORQUE LOS OCCIDENTALES ‘COMPRARON’ ESTAS RAZONES FILOSÓFICAS?

En los últimos siglos, en la medida que nuestras comodidades materiales se han multiplicado lentamente, el fervor religioso en la sociedad ha disminuido en general.

Sin embargo, este descenso no ha sucedido en el mismo grado en partes menos opulentas del mundo, o sea fuera de occidente.
.
El crecimiento de la laicidad en el primer mundo parece haber coincidido con el avance material y el avance tecnológico, y es justo preguntarse si la fe religiosa va a sobrevivir en este clima.

Esta incompatibilidad aparente de la fe y el confort humano no es nueva.

Nuestro Señor mismo ha anunciado esta tensión en una advertencia:

“Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios” (Mateo 19:24)

Esta advertencia la dijo a Jesús luego del consejo a un joven rico, que optó por regresar tristemente a sus muchas posesiones en lugar de seguir a Jesús.

Desde la perspectiva opuesta, la fe parece más fuerte cuando las personas están en necesidad.

Diez leprosos buscaban a Jesús en su angustia; pero una vez que se satisficieron sus necesidades, sólo uno estaba para rendir homenaje a su Sanador.

La inspiración heroica de los mártires ha estimulado la fe en muchos creyentes en tiempos de opresión.

Incluso nuestra práctica de ayuno parece apuntar en esa dirección.

Al ayunar deliberadamente nos privamos de alimentos y otros bienes físicos con el fin de provocar el crecimiento espiritual.

escuchar

  

¿PERO ES LA RIQUEZA Y LA COMODIDAD QUE APAGAN LA FE O LO QUE SE HACE CON ELLAS?

En primer lugar, no hay nada malo con los bienes materiales o comodidades físicas en sí mismas.

En segundo lugar, hasta ahora, la fe ha sobrevivido claramente a la difusión de los productos de lujo y la secularización. 

Muchos todavía creen y creen fervientemente, entre ellos algunos de los más ricos y más cómodo entre nosotros.

Hay parroquias y regiones de todo el occidente donde la práctica religiosa es ferviente, y ricos y pobres y jóvenes todavía están respondiendo al llamado de las vocaciones religiosas.

Así que no es el caso de que la riqueza y la comodidad destruyen necesariamente toda la fe.

Pero aun así parece justo concluir que Occidente tiene el potencial de ser hostil a la vida de fe.

Nuestros corazones inquietos destinados a Dios, como San Agustín dijo, pueden ser fácilmente distraídos (en el sentido literal de “arrastrado”) por la disponibilidad de comodidades, conveniencias y medicamentos que prometen la felicidad.

En medio del ritmo frenético y estruendo constante de nuestro mundo actual, la voz de Dios, que prefiere el silencio y la quietud, se vuelve más difícil de escuchar.

Por aquí está el problema.

Sin embargo, el primer mundo es más que exceso de cosas, ruidos y actividades.

El gran poder de la tecnología y los bienes materiales ha dado a luz a un espíritu único, una característica de la Edad Moderna que dio a luz al primer mundo: la adoración a nosotros mismos como el fin último para el que existen estos bienes.

En lugar de ver a nuestro progreso material como medio para la construcción del Reino de Dios, occidente en cambio, ha optado por utilizar la tecnología para desterrar a Dios en el intento de hacernos los gobernantes autosuficientes del universo.

Como sociedad, hemos permitido que lo material nos conduzca al materialismo; la creencia de que sólo lo que es físico y tangible tiene algún significado real.

Dentro de este entorno es difícil la fe en un Dios invisible e inmaterial, que no promete una eliminación de nuestros sufrimientos terrenales.
.
Sino la concesión de un tipo desconocido de unión con Él después de la muerte, para apoderarse de las mentes ya cautivadas por los bienes materiales y sus promesas.

Imagina la respuesta de un típico adolescente a una descripción de la visión beatífica como su teléfono celular parpadeando con todo tipo de imágenes y mensajes.

Ciertamente hay adolescentes que han encontrado el materialismo de hoy vacío y abrazado la religión, pero son relativamente pocos.

Hay otro fenómeno que debemos considerar también en este apagado de la fe en occidente, que es la mutación del ateísmo en una religión con bases políticas.

dios se comunica

  

EL ATEÍSMO DE CONVIRTIÓ EN RELIGIÓN

El movimiento ateo es posiblemente el “sistema de creencias” más activo políticamente en Occidente.

Varias iglesias cristianas y religiones no cristianas buscan encontrar un terreno común, una preocupación común y un diálogo pacífico.

Mientras que el ateísmo busca confrontar, menospreciar, eviscerar legalmente y marginar a las religiones en la arena pública, y en el ámbito judicial y político.

Se ha alineado con los movimientos más radicales del relativismo secular que busca descartar por completo los valores cristianos tradicionales.

Si la palabra religión proveniente del latín religio se traduce en su sentido original, como “gente reunida para un propósito”, entonces el ateísmo es verdaderamente una religión, una religión de antiteísmo.

El ateísmo es en esencia una herejía religiosa.

El ateísmo es en su mayor parte un fenómeno moderno; en el mundo antiguo, la idea de negar la realidad trascendente, negar la existencia de Dios o los dioses y un reino espiritual era casi impensable.

Incluso los filósofos griegos como Parménides, que no creían en un Dios personal, postulaban que todas las cosas eran en realidad una sola Entidad, como él dijo y, por lo tanto, eran divinas.

Aristóteles dijo que era lógico después de estudiar biología, física, metafísica y ética, que había que llegar a la conclusión de que había un solo Dios.

El ateísmo, tal como lo conocemos, recibió vida entre los empiristas británicos de los siglos XVII y XVIII en las figuras de Thomas Hobbes y David Hume.

Esta forma de pensar fue llevada al terreno ético aún más en el siglo diecinueve por el movimiento utilitario ético de Jeremy Bentham y John Stuart Mill.

Quien enseñó que la ética debe basarse en las cantidades de placer o dolor que cualquier acto dado produce.

Estos filósofos en muchos sentidos sentaron las bases del mundo secular moderno.

Donde se duda de la revelación divina, y donde la razón humana es falible pero, al mismo tiempo, la ética es una cuestión de juzgar las consecuencias relativas a cada dilema ético individual.

Mientras que el mundo del Nuevo Testamento y la Iglesia primitiva no estaban en un mundo del “ateísmo moderno”, sino que era un mundo hostil al mensaje de salvación en Jesucristo.

  

CUANDO FALTA LA ESPERANZA…

Las ideas y creencias que separan a los católicos del resto del mundo, están basadas en la esperanza.

Los creyentes tenemos esperanza, muchas veces contra todo pronóstico.

Y se demuestra con éxito la afirmación de que el que tiene fe no necesita ninguna prueba y para el que no la tiene, ninguna prueba le alcanza.

Tenemos la fortuna de tener un Creador que reúne todas las virtudes posibles en Su Augusta Persona.

Esto nos asegura la felicidad a la cual nos ha invitado, para toda la eternidad.

No es un dios malvado que nos creó para divertirse mientras sufrimos.

Es todo lo contrario: Su bondad y Su Amor son infinitos y Su Felicidad eterna.

Y quiso compartir toda esa belleza con nosotros.

Pero entre el hombre y Dios se interpuso el mal.

Y desde ese amargo momento, al hombre lo tienta lo malo, lo prohibido.

Y por siglos ha ido avanzando en sus supuestos “adelantos”, que no han sido otra cosa que autoengaños.

Y así la humanidad ha llegado a un presente cada vez más alejado de Dios.

Esta sociedad moderna exalta lo transgresor.

Y así el hombre ha ido traspasando límites, primero tímidamente y ahora, descaradamente y apoyándose en leyes que avalan y legitiman sus actos torcidos.

Pero esos “enamorados” de las ideologías que rompen con el orden natural establecido por Dios, no saben a lo que se arriesgan.

En un mundo amable y bondadoso como el nos regaló el Creador, bendito sea Su Santo Nombre, es fácil gritar reclamando libertad para sacarse “cadenas” de encima.

Olvidan que en una dictadura las libertades son conculcadas. Y nadie tiene derechos, sino sólo el dictador.

Y enfrentarse a él puede significar la muerte.

El infierno es una dictadura eterna y por lo mismo no hay forma de escapar de ella.

Cada uno está solo, sumergido en su propio horror y enfrentado a la terrible crueldad del demonio.

Y es el mismo demonio que en la Tierra lo inspiró, lo sedujo, lo incitó a “transgredir”, y hasta lo hizo acuñar ese vocablo que en vida lo llenaba de orgullo.

Pero todo lo amable y seductor que el demonio se muestra en la tierra, se transforma cuando muestra su verdadera esencia de monstruosa maldad.

Si la humanidad hubiera dejado de escuchar los cantos de sirenas que lo condujeron (y aun hoy lo hacen), sin que se diera cuenta, por la suave pendiente que lleva al abismo, el mundo sería mejor y el infierno estaría vacío.

Pero, lamentablemente no es así.

Ese lugar de horror está lleno de gente que no creía que existiera.

Lo único que nos queda a nosotros los creyentes es orar. Por nosotros y por los demás.

Roguemos, entonces para que el Señor, que en Su infinito Amor y Misericordia quiere que todo el mundo se salve, ilumine los corazones que lo rechazan por no conocerlo y perdone a aquellos que por error se apartaron de la Fe.

Y que a nosotros nos dé Fe y Perseverancia para seguir fieles en el camino que lleva hacia El.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: