En el año 1876, 4 niños fueron visitados por la Virgen, el Señor y varios seres celestiales entre el 1 al 21 de diciembre. 

Las apariciones fueron tratadas con violencia por el Obispo que hizo todo a su alcance para declararlas falsas.

ns de mettenbuch

130 años después una pequeña Capilla testimonia las apariciones y los peregrinos recuerdan los hechos que fueron cortados de raíz por la autoridad de entonces de la Iglesia.

Mettenbuch es una ciudad en Baviera, que se hizo famosa durante el período de la Kulturkampf (conflicto entre el Imperio Alemán y la Iglesia Católica) a causa de intensos acontecimientos sobrenaturales registrados en las proximidades del monasterio de Metten (Deggendorf).

Que está también está relacionada con la curación de posesión a Barbara Eder.

Las apariciones se han manifestado en el período comprendido entre el 1 y el 21 de diciembre de 1876 y de nuevo la última vez, Maria SS. apareció en 1878.

Los videntes principales, Carolina Kraus, Francisco Javier Kraus, Teresa Liebl y Matilda Sack, todos tenían edades comprendidas entre ocho y catorce años, algunos adultos y otros niños vieron parte de algunas de las apariciones.

Los muchachos tuvieron el privilegio de recibir las apariciones de la Virgen, el Niño Jesús y en ocasiones también la de San José y varias categorías de ángeles y santos, así como ver fenómenos luminosos.

Estos acontecimientos fueron detalladamente registrados por el párroco y el obispo responsable Ignazio Senestrey de Regensburg.

Este último, sin embargo, se distanció de las apariciones decidió suspender la investigación, en contra de su decisión, se declararon varios profesores, hombres de letras, algunos sacerdotes y monjes del monasterio de Metten, que protestaron ante Roma.

Las apariciones se reportan en el significativo período del Adviento y de Navidad.

María SS se apareció a los fieles como “Consuelo de los Afligidos”, y más tarde fue llamada por el pueblo “Madre de Dios de Adviento”.

Los fenómenos sobrenaturales, de los que los niños fueron testigos pueden resumirse como sigue.

mettenbuch

 

OCTUBRE 1876

Algunas personas dieron cuenta de fenómenos luminosos en el bosque adyacente a Mettenbuch en la cima de un barranco.
.
Los testigos declararon entonces que vieron luces rojas, azules y blancas, a un metro sobre la tierra, que se cruzaban entre sí para crear un extraño juego de colores.

Se pensaba que esas luces fueran las pobres almas del purgatorio en busca de oración y apoyo en la Tierra.

Al día siguiente, al caer la noche, muchas personas en la ciudad bávara entraron en el bosque, en el lugar donde habían visto la luz, y oraron por las almas del purgatorio recitando las letanías lauretanas.

Las luces no se mostraban todas las noches y cuando lo hacían las veían sólo los cuatro niños, casi todos los adultos no las podían ver.

 

DICIEMBRE 1

Entre las 19 y 20hs, tres niños estaban absortos en la oración junto con otras personas en la entradda del bosque.
.
Imprevistamente vieron aparecer una luz diáfana y, a continuación más y más intensa que adquiría la apariencia del Niño Jesús, radiante y con una túnica roja, con la parte superior del cuerpo desnudo.

.
La aparición duró alrededor de dos minutos.

 

DICIEMBRE 2

Los niños, con Catherine, de seis años, y Francisco Javier de diez años, vieron a Jesús de nuevo.

El niño apareció sentado en el regazo de su madre, que a su vez se sentaba en una silla.

Nuestra Señora mostró una cara llena de gozo inefable y estaba envuelta en una túnica del color azul, mas azul que el cielo, con calcetines blancos y zapatos de oro, un velo blanco caía de la cabeza a mitad de la túnica.

Le dijo a los muchachos: “Yo soy el Consuelo de los Afligidos.”

Detrás de ella apareció de repente la figura de San José y a los dos lados, derecho e izquierdo de la Madre de Dios, habían aparecido figuras angelicales.

Nuestra Señora también dijo:
.
“En este lugar se debe construir una capilla, una capilla sencilla”.

La SS Virgen aconseja a los niños que se confiesen, mientras que las madres fueron a decirle al sacerdote sobre los eventos a fin de convencerlo de construir la capilla.

La pequeña Catherine no vio nada, y Francisco permaneció en silencio durante todo el día.

Él oró al lado de la quebrada, recitaba el Rosario y se sintió alentado por su madre para decir lo que vio.

 

DICIEMBRE 3

Los videntes fueron al mismo lugar de las apariciones. Con ellos estaban las hermanas de la Sra. Kraus.

Los dos muchachos quedaron durante el tiempo en el borde del barranco, mientras que las mujeres en el fondo.

Mettenbuch_01

Poco después Francisco Javier vio al niño Jesús con una túnica roja y una corona de flores en los rizos rubios, envuelto en un magnífico esplendor.
.
Entonces oyó la voz del niño que le dice: “Yo soy el Divino Niño Jesús.”

Más distante, aparece una figura femenina majestuosa con un vestido largo, un velo que cubre su cabeza como una monja.

Llevaba las manos sobre el pecho en forma de una cruz.

Fco. Javier después recordará que la mujer pronunciaba la palabra “María” y otro término que él no entendió.

Al día siguiente volvió al lugar de las apariciones y vio a la señora que sin decir una palabra, le comunicó a través de locución interior los títulos de la devoción, los cuales al primer momento no comprendió: “Consoladora de los afligidos”, “Reina del Cielo” y “Santísima Virgen”.

Cuando el vidente le contó a su madre la aparición y las palabras, su madre le explicó todo.

También el 3 de diciembre mientras que Francisco se encontraba con su amigo, Eckl, apareció ante ellos la Virgen en un aura luminosa.
.
Los dos se arrodillaron conmovidos por tal esplendor, Francisco sólo oyó decir: “Ponte de rodillas en el barro, ahora recibiré tu agradecimiento”.
.
Los dos inmediatamente empezaron a buscar un lugar donde arrodillarse, mientras María desaparecido.

En su lugar apareció la figura del Salvador en una cruz de tres metros de altura sin inscripción.
.
Los pies de Jesús estaban a cerca de un metro sobre el suelo, había una corona verde en su cabeza con largas espinas, la cabeza vuelta hacia la derecha y las manos clavadas a la cruz.
.
Las dedos largos, se desplazaban hacia el centro de las manos y la sangre caía en sus brazos y cuerpo, los pies estaban colocados uno sobre otro, el derecho sobre el izquierdo, atravesados por un clavo grande que los penetraba a través del empeine.

La herida en el lado derecho era de un pie de ancho y goteaba sangre.

El Cristo de esta aparición portaba una barba de color marrón, el pelo no era muy largo y su frente estaba cubierta por la corona de espinas de color púrpura.

Francisco, lleno de dolor, se quedó absorto en la contemplación una media hora, entonces la imagen dolorosa del Salvador desaparecido (tiempo después se erigió en ese lugar una cruz).

Mientras tanto, llegó la madre de Fco Javier y cuando se enteró del milagro también cayó de rodillas y oró con emoción ferviente.

 

DICIEMBRE 4

Francisco Javier retornó con Eckl, donde estuvieron arrodillados en el lodo, con la esperanza de volver a ver a la Madonna, esperaron en oración por un largo tiempo.

Justo cuando estaban a punto de irse, Fco. Javier vio a la Madre de Dios en una luz radiante que llevaba al niño Jesús en su mano derecha.
.
La aparición fue breve.

El pequeño vidente vio en el camino de vuelta algunos ángeles, entre ellos reconoce a su ángel guardián.

Su amigo no ve nada. Los Angeles no se mostraron más a Fco. Javier, pero si un par de veces a los demás niños.

DICIEMBRE 5

Una vez más Eckl y Francisco Javier retornaron al lugar de las apariciones.
.
Esta vez Francisco fue golpeado por una visión estática, más intensa que la otra.
.
Vio a la Madre de Dios rodeado de cuatro figuras de ángeles que estaban sentados en sillas de oro alrededor de una mesa también de oro.

Las figuras celestiales llevaban en sus manos un folleto o una figurita.

Cuando la aparición desapareció, Francisco vio otras tres figuras que brillan con luz sobrenatural.

Reconoció sólo por vestimenta clerical la de su patrón, San Francisco Javier.

 

CONCEPTOS CENTRALES

Además de los hechos denunciados los chicos recibieron en este tiempo muchas otras visiones y apariciones.

En los días siguientes se mostraron cansados, un poco confusos y muy pálidos.

Las numerosas apariciones y visiones se prolongaron hasta el 21 de diciembre presentado el siguiente contenido:

Jesús Cristo volvió de nuevo: llevaba una corona verde de espinas en la cabeza ensangrentada.

Su rostro estaba muy triste y tenía un vestido azul en torno al cuerpo y un manto rojo, con los pies descalzos.

La visión de esta pasión duró cerca de media hora y en silencio.

Asunción de la Virgen María entre dos ángeles.

María como Reina del Cielo envuelta en una luz esplendorosa, con una corona alta. Sólo fue vista por Francisco Javier, sus compañeros, sólo veían la luz que la rodeaba.

Esta aparición tuvo lugar durante la recitación de oraciones.

– Otra vez, María se apareció a los niños y los acompañó a la quebrada, a continuación, les dijo: “Aquí está nuestro altar por hoy”.

Se arrodillaron siete veces durante el viaje.

Un día, la Santísima Virgen advirtió Javier y los otros que se retiraran porque la policía venía.

Los ángeles aparecieron a la familia Liebl mientras sus componentes recitaban el Santo Rosario.

Francisco besó los pies de los ángeles.

Aparición silenciosa de los ángeles con instrumentos musicales.

Aparición de algunos hombres “con una gran caja con medallas” (quizá los tres reyes magos con sus tesoros).

Visión de una mesa de oro con un gran pez.

La Santa Virgen María aparece mostrando tres cadenas de oro al cuello, de la más larga colgaba un corazón de oro, que terminaba en el pecho de la Virgen.

La Santísima Virgen y el Niño entre dos ángeles en una nube muy pequeña, les dio su bendición y luego desaparece en lo alto del cielo.

Jesucristo, con un manto rojo y un vestido azul, acompañado por dos ángeles sube a la sublime altura de los cielos.

Los niños vieron a María que tenía algo en la mano como un cuenco de oro y con él consagró la corona de los rosarios de los niños.

Entonces, la Madre de Dios los bendijo y desapareció.

El 21 de diciembre, por la tarde, la Virgen María se apareció a Matilde Sack y le dijo que esa era su última aparición en este ciclo.

Pero que regresaría después de tres años y tendrían que esperar cerca de la garganta del bosque. Maria SS insta una vez más la construcción de una capilla.

Pequeñas luces, pero muy fluorescentes, fueron vistas por numerosas personas.

Los videntes las vieron por unos momentos convertirse en grandes y ovaladas como un sol radiante en que se veían las figuras de María y el niño Jesús, el Cristo sufriente, y también ángeles y santos patronos.

En este período intenso de las apariciones, las SS Virgen, no dejó mensajes largos, sólo las siguientes declaraciones:

“Si meditas a diario el Santo Rosario recibirán la gracia del Señor.”
.
“Si ellos (Guiseppe, Caterina y Luigi, que estaban a menudo con los videntes, pero nunca vieron apariciones) si rezan con diligencia, verán algo en el último día de las apariciones” (de hecho vieron la luz radiante de María, Reina del Cielo).

Maria SS dejó a Fco. Javier algunas máximas espirituales de simbólica simplicidad, pero difícil para el niño de recordar.

Las máximas eran más o menos lo siguiente:

“Los Santos Ángeles en un esplendor dorado permanecerán cerca de ti / invierno y verano están con vosotros / Se criaron en el Edén / Las rosas en el jardín se esperan en el verano”. 

Incluso Caroline Kraus y Teresa Liebl oyeron hablar de “misterios” devocionales, como “Si oran diligentemente la guerra terminará pronto”

Kapelle-mettenbuch
Después de 21 de diciembre los videntes y adultos continúan volviendo por algunas semanas para orar en la garganta, pero no hubo ninguna aparición más.

En 1878, Francisco tuvo una breve visión: una estrella doble con los rayos azules y blancos: la Madre de Dios y Jesús Crucificado.

 

LOS HECHOS POSTERIORES

El obispo Senestrey había mantenido siempre una consideración hostil hacia estos acontecimientos sobrenaturales, incluso había llegado a interrogar e intimidar a los niños.

Aún cuando la iglesia reconoció que la veinteañera Barbara Eder, fue milagrosamente curada bañandose en la fuente surgente del bosque.

Bárbara era objeto de formas muy graves de posesión y al contacto con esa fuente de agua de manantial en el bosque, donde habían vivido los fenómenos sobrenaturales, fue capaz de curarla (después del milagro tuvo una vida devota y se convirtió en un devota mística).

A pesar de la curación extraordinaria, el Obispo negó la investigación de los fenómenos.

Los videntes fueron sometidos a interrogatorios llevados a cabo por el Obispo Snestrey personalmente, con mucha presión y privando de libertad a los niños.
.
Después de meses de confinamiento solitario casi todos los niños se descomponen y firman la declaración de haber mentido acerca de los fenómenos.
.
Sólo a partir de ahí el Obispo fue feliz.

Sus métodos de interrogatorio inquisitorial ahora se verían tratados con “pena de prisión por detención ilegal, aislamiento, tortura y el maltrato infantil”.

Por su conducta y su celo, el Obispo Senestrey ha hecho perder credibilidad a la Iglesia y un rico material sobrenatural, a la vez que ofender al Señor y a su Madre.

El 23 de Enero 1879 Senestrey hace leer en todas las iglesias de su diócesis una carta pastoral en la que describe los fenómenos de Mettenbuch como falsos.

Ningún católico debería acercarse a ellos.

A pesar de la oposición eclesiástica y de las confesiones Mettenbuch se convirtió en lugar de peregrinaciones.

El obispo asignado a principios de 1879 se encontró con todos los rastros de la aparición destruidos, los objetos de devoción, las publicaciones, etc.

Estaba prohibido hablar de la aparición.

Matilde es excomulgada de por vida y a los demás niños se les niega la comunión.
.
Los dos monjes benedictinos que apoyaron la aparición son suspendidos hasta el final de su vida.
.
Ellos se mueren sin sus fueros sacerdotales.

Con la muerte del Padre Francisco Nock y el Padre Hugo Dieringer, los monjes del monasterio de Metten que estaban a favor de la apertura de la investigación eclesiástica, la esperanza de un posible reconocimiento desapareció junto con la posibilidad de construir una capilla conmemorativa en el bosque.

El sucesor del obispo Senestrey, Rudolf Graber, obispo de Regensburg dijo, “Mettenbuch no es un capítulo para olvidar, todo está aún por probarse”

El 7 de Junio 1887, 10 años después de las apariciones, los niños, ahora adolescentes, se retractaron públicamente y ante el Obispo de sus confesiones.
.
La explicación comienza con las palabras:
.
“El momento parece haber llegado en que efectivamente, podemos compensar el mal que hemos cometido en 1878 contra la Virgen,.. nos retractamos de nuestra anterior confesión.
.
La hemos hecho en un momento de miedo y confusión, y nunca dejamos de lamentarlo”.

La historia posterior de los niños videntes se pierde en la historia Sabemos que Francisco Javier aprendió el oficio de albañil y más tarde vivió en el ático de la abadía benedictina de Metten en un tipo de celda.

En los años siguientes más de 100 000 creyentes peregrinaban a Metten.

Incluso hoy todavía la gente peregrina a este lugar de gracia para pedir la ayuda de “María, consuelo de los afligidos”, y luego que va a la fuente para llevar agua a su casa.

Con el correr del tiempo se construyó una pequeña capilla, se incorporaron la imagen de la Virgen, la cruz con el crucificado, imágenes de ángeles, un grifo para sacar agua de la fuente, y unos bancos donde habitualmente se sienta le gente del lugar y peregrinos a orar, especialmente en momentos en las grande fiestas marianas y en el mes de diciembre en el adviento.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: