Los oficiales de la Iglesia Católica (sacerdotes) viven una tensión sobre su vestimenta pública.

El dilema es si tratar ser uno más en el mundo para poder estar más cerca de la gente o que se les distinga para poder servir mejor.

alzacuellos de sacerdote

El dilema es si vestir como civil fuera de las celebraciones o marcar que son sacerdotes.
.
Y aún después que tanto deben márcalo: si a través de la sotana o de un cuello romano o alzacuellos.

 

LA POSICIÓN DEL PADRE FORTEA

El afamado sacerdote exorcista y demonólogo español José Antonio Fortea es partidario que los sacerdotes usen sotana, como un signo de consagración a Dios y de servicio a los fieles.

Y admite que detrás de la vestimenta de los sacerdotes suele haber una forma de referirse a su profesión.
.
Unos quieren un sacerdote que esté en el mundo, que sea del mundo y como todo el mundo.
.
Mientras que en la otra concepción el sacerdote está en el mundo sin ser del mundo.

En este link pueden encontrar mas desarrollada la posición del P. Fortea y sobre la historia de la vestimenta sacerdotal, que publicó en su blog.

padre fortea frente al altar con sotana

En una entrevista con ACI Prensa el P. Fortea indicó que

“Los clérigos deben vestir al modo que los más ejemplares sacerdotes visten en esas tierras, porque ir identificado es un servicio”.

“Mi recomendación acerca de este tema es que el sacerdote se identifique como tal“.

Y hace referencia al Derecho Canónico y a su artículo 284, que indica que los clérigos han de vestir un traje eclesiástico digno, según las normas dadas por la Conferencia Episcopal y las costumbres legítimas del lugar”.

La Congregación para el Clero, en su Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros, expresa que

“El no usar el traje eclesiástico por parte del clérigo puede manifestar un escaso sentido de la propia identidad de pastor, enteramente dedicado al servicio de la Iglesia”.

“En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista, donde tienden a desaparecer incluso los signos externos de las realidades sagradas y sobrenaturales, se siente particularmente la necesidad de que el presbítero, hombre de Dios, dispensador de Sus misterios, sea reconocible a los ojos de la comunidad, también por el vestido que lleva, como signo inequívoco de su dedicación y de la identidad del que desempeña un ministerio público”.

El P. Fortea también subrayó al respecto que:

No vamos identificados porque nos guste. A lo mejor nos gusta, a lo mejor no nos gusta.

Vamos (identificados) porque es un servicio para los fieles, es un signo de consagración, nos ayuda a nosotros mismos“.

El presbítero reconoció la dificultad de que a un sacerdote a quien desde el seminario no se le enseñó sobre el valor del hábito de usar la sotana, cambie después, sin embargo precisó que en los últimos años esto “ha ido cambiando a mejor”.

Es fácil mantenerlo (el hábito), es difícil empezarlo. Pero el sacerdote debe ir identificado”, señaló.

ACI Prensa le preguntó si la costumbre de no usar la sotana guarda alguna relación con la Teología de la Liberación, el P. Fortea señaló que “ahora ya las cosas han cambiado”.

“Fue en los años 70, 80, en que todos estos sacerdotes se veían a sí mismos más como personas que ayudaban a la justicia social.
.
Allí no tenía sentido el hábito sacerdotal, el hábito sacerdotal tiene sentido como signo de consagración“.

Ahora ya ha pasado eso, pero ha quedado la costumbre de no vestirse y claro, es difícil, yo entiendo que es difícil. Pero estas cosas están cambiando poco a poco”.

El arzobispo acude a declarar ante el juez por la querella de un sacerdote.

Arzobispo de Granada Francisco Javier Martínez

 

A FAVOR DEL CUELLO ROMANO (ALZACUELLOS o CLERYGMAN)

Mons. Charles M. Mangan y el Padre Gerald E. Murray han escrito un famoso artículo sobre las razones de “¿Por qué un cura debe usar su cuello romano?”.

Los autores dan como argumento de autoridad que normativamente la Iglesia requiere que los clérigos lleven ropa administrativa (número 61 del Directorio para Sacerdotes)

Y que los santos nunca han aprobado de un enfoque indiferente sobre la vestidura sacerdotal, más aún, que fue el ardiente deseo del Papa Juan Pablo II.

Aquí resumimos su exposición en 7 puntos:

Un sacerdote vestido como la Iglesia quiere es un recordatorio de Dios y de lo sagrado y sirve como un “signo de contradicción” para un mundo perdido en el pecado y en rebelión contra el Creador. 

Un cura con cuello romano es una inspiración para los demás, porque es una señal visible de confianza que atrae a los jóvenes, impide “mensajes mixtos” para las mujeres jóvenes y atractivas, y es recordatorio a los católicos alejados para que no olviden su situación.

La mayoría de los católicos esperan que sus sacerdotes vistan en consecuencia, para ser  identificables como los “agentes” del ejército de Cristo y líderes en la Iglesia.

El cuello romano es un signo de consagración sacerdotal al Señor, proporciona un recordatorio para el mismo sacerdote de su misión e identidad.

El cuello romano es un recordatorio de que el cura “nunca deja de ser sacerdote” y que la vida de un sacerdote no es suya sino que pertenece a Dios, quien le envía a servirle con su vida. 

Con el uso de ropa administrativa y sin poseer exceso de ropa, el cura demuestra la adhesión al ejemplo de la pobreza material del Señor y es una señal de que el cura se esfuerza por convertirse en santo y por vivir su vocación siempre. 

El cuello romano muestra el servicio abnegado, que el cura está disponible las 24 horas para los Sacramentos, en una tónica de sacrificio, especialmente cuando hace calor y cuando el cuello se convierte en una mortificación por lo pecados.

Sobre el resto de la vestimenta no hay polémica, salvo que alguna como el amito se ha dejado prácticamente de usar.

sacerdotes en misa con obispo

 

CUÁLES SON Y CÓMO SE LLAMAN LAS VESTIMENTAS DE LOS SACERDOTES CATÓLICOS PARA LA MISA

Desde los primeros tiempos de la Iglesia, han sido usados ornamentos litúrgicos por los sacerdotes para la celebración de la misa.

Después de la legalización del cristianismo en el año 313, la Iglesia continuó refinando lo que llevaban los sacerdotes, cuándo y cómo.

Hacia el año 800, cuando las normas litúrgicas se consolidaron, fueron básicamente estandarizados y se mantuvieron así hasta la renovación tras el Concilio Vaticano II.

Hasta la fecha, para la celebración de la misa, un sacerdote lleva el amito, alba, cíngulo, estola y casulla.
.
Con la promulgación del nuevo Misal Romano en el año 1969, se suprimió el uso del manípulo.
.
Y podemos ver que el amito es una prenda que está cayendo en desuso.

sacerdotes dehonianos

 

EL ORIGEN DE LAS VESTIMENTAS

Los ornamentos litúrgicos usados en la misa han evolucionado con el tiempo, pero sin embargo, a pesar de que los sacerdotes del Antiguo Testamento usaban vestimentas en sus ritos litúrgicos, las vestimentas “cristianas” no son realmente adaptaciones de las mismas.

Las vestiduras de los cristianos se desarrollaron a partir de la vestimenta del mundo grecorromano.

Sin embargo, la idea del Antiguo Testamento de usar un tipo especial de ropa en el cumplimiento de los ritos litúrgicos influyó en la Iglesia.

En la Edad Media, surgieron dos interpretaciones populares del significado de las vestiduras.

La interpretación más frecuente de las vestiduras es que eran símbolos de la pasión de Jesús:

De la venda (el amito) y la prenda (el alba) cuando fue burlado y golpeado;

De las cuerdas y cadenas (el cíngulo) con que lo ataron durante la flagelación;

De la Cruz (la estola) que llevó;

Y de la prenda sin costuras (la casulla) que los soldados se disputaron sorteándola

La otra interpretación popular se centró en las vestiduras de orígenes militares romanos y las veía como símbolos del sacerdote como el soldado de Cristo, dando la batalla contra el pecado y satanás.

Así, los ornamentos utilizados en la misa tienen un doble propósito:

“Estos significan el papel que le corresponde a cada persona que tiene una parte especial en el rito, y ayudarán a que las ceremonias sean hermosas y solemnes (Instrucción General del Misal Romano).

Por otra parte, las vestiduras inspiran el cura y todos los fieles a meditar en su rico simbolismo.

amito sacerdotal

 

EL AMITO

El amito es una pieza de lino blanco, de forma rectangular, con dos cintas de tela largas.

El cura lo coloca alrededor de su cuello, que cubre el alzacuello, y luego lo ata entrecruzando las cintas en su parte delantera (para formar una cruz de San Andrés), llevándolo por la parte trasera.

El propósito práctico del amito es ocultar la ropa administrativa normal de un cura, y absorber cualquier transpiración de la cabeza y el cuello.

En el mundo grecorromano, el amito era una cubierta de la cabeza, a menudo usado por debajo de los cascos de los soldados romanos para absorber el sudor, lo que impide que fluyera en sus ojos.

El propósito espiritual es recordar al sacerdote la llamada de San Pablo: Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios” (Ef 6:17).

La oración antigua de vestición decía: “Ponme, Señor, el yelmo de la salvación en la cabeza para resistir los ataques del diablo”.

alba sacerdotal 

 

EL ALBA

El alba es una prenda larga y blanca, que fluye desde los hombros hasta los tobillos, y tiene mangas largas que se extienden hasta las muñecas.

La palabra alba significa blanco.

El alba era una prenda exterior común usada en el mundo grecorromano y sería similar a la sotana gastada en el Oriente Medio.

Sin embargo, los de autoridad llevaban albas de mayor calidad con algún tipo de bordado o diseño.

Algunas albas de estilo moderno tienen collares que se oponen a la necesidad de un amito.

El propósito espiritual recuerda al sacerdote su bautismo, cuando él estaba vestido de blanco para significar su liberación del pecado, la pureza de la nueva vida, la dignidad y la fe cristiana.

Por otra parte, el libro de Apocalipsis describe a los santos que están de pie alrededor del altar del Cordero en el Cielo como “Estos son los que vienen de la gran tribulación; ellos han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero (7:14).

De la misma manera, el sacerdote debe ofrecer la misa con pureza de cuerpo y alma, y con la dignidad que corresponde sacerdocio de Cristo.

La antigua oración de vestición era “Hazme blanco, oh Señor, y purifica mi corazón para que sea blanqueado en la sangre del Cordero, y que merezca la recompensa eterna”.

sacerdote atandose el cingulo

 

EL CÍNGULO

El cíngulo es una cuerda larga y gruesa con borlas en los extremos que asegura la alba alrededor de la cintura.

Puede ser blanca o puede ser del mismo color litúrgico como los otros ornamentos.

En el mundo grecorromano, el cíngulo era como un cinturón.

Espiritualmente el cíngulo recuerda al sacerdote de las palabras de San Pedro:
.
“Por lo tanto, ceñíos los lomos de vuestro espíritu, sed sobrios, poned toda vuestra esperanza en la gracia que se os procurará mediante la Revelación de Jesucristo.
.
Como hijos obedientes, no os amoldéis a las apetencias de antes, del tiempo de vuestra ignorancia, más bien, así como el que os ha llamado es santo, así también vosotros sed santos en toda vuestra conducta”
(1 Pedro 1: 13-15).

La anterior oración de vestición era “Cíñeme, Señor, con el cíngulo de la pureza y extingue en mi corazón el fuego de la concupiscencia de manera que, la virtud de la continencia y la castidad siempre permanezcan en mi corazón, y pueda servirte mejor a ti”.

estola sacerdotal

 

LA ESTOLA

El estola es una tela larga, de cerca de 10 centímetros de ancho y del mismo color que la casulla, que se lleva alrededor del cuello como una bufanda.
.
Se fija a la cintura con el cíngulo o más comúnmente queda suelta.

Tradicionalmente, la estola fue atravesada en el pecho del cura para simbolizar la cruz. Ahora la llevan así los diáconos.

La estola también es de origen antiguo. Los rabinos vestían mantos de oración con borlas como un signo de su autoridad.

El entrecruzamiento de la estola también era el símbolo de las cintas entrecruzadas de los soldados romanos que llevaban: una correa cruzada sosteniendo la espada en la cintura, y la otra cinta sosteniendo una bolsa de provisiones, con alimentos y agua.

En este sentido, la estola recuerda al sacerdote no sólo su autoridad y dignidad como sacerdote, sino también su deber de predicar la palabra de Dios con valor y convicción y para servir a las necesidades de los fieles:

“Pues, viva es la palabra de Dios y eficaz, y más cortante que espada alguna de dos filos.

Penetra hasta la división entre alma y espíritu, articulaciones y médulas; y discierne sentimientos y pensamientos del corazón” (Hebreos 4:12.).

La oración de vestición anterior era: “Restáurame, Señor, con la estola de la inmortalidad, que he perdido por el pecado de mis primeros padres y, aunque indigno de acercarme a tu misterio sagrado, pueda, no obstante obtener la alegría eterna”.

casulla verde

 

LA CASULLA

Por último, la casulla es la prenda exterior se viste sobre el alba y la estola.

A través de los siglos, han surgido varios estilos de casullas.

Derivado de la palabra latina “casula”, que significa “casa”, la casulla en el mundo grecorromano era como una capa que cubría totalmente el cuerpo y la persona quedaba protegida de las inclemencias del tiempo.

Espiritualmente, la casulla recuerda al sacerdote la caridad de Cristo:
.
“Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el broche de la perfección”
(Colosenses 3:14).

La anterior oración de vestición era “Oh Señor, que has dicho: ‘Mi yugo es suave y mi carga ligera’, haced que yo así que llevarlo como para merecer tu gracia”.


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: