La tradición considera que Joaquín y Ana son los nombres de los padres de María, la Madre de Dios.

Sin embargo no tenemos evidencias históricas precisas de cualquier elemento de su vida, incluyendo sus nombres.

Alguna historia sobre el padre y la madre de María nos llegan a nosotros a través de la leyenda y de evangelios apócrifos.

maria con san joaquin y santa ana

Según la tradición, Santa Ana nació en Belén, y se casó con Joaquín de Nazaret, ambos descendientes de David.
.
Junto con su marido, Ana crió a María para ser un dechado de virtudes y la confió al templo cuando niña.
.
Parece que Ana murió a una edad avanzada.

Leer también la Genealogía de San Joaquín aquí

 

EL NACIMIENTO DE MARÍA

La misma tradición nos habla de Joaquín, ganadero rico cuyo matrimonio con Ana no produjo descendencia hasta tarde.

Esto era considerado como una falta de bendición celestial.

Cuando en una fiesta Joaquín se presentó para ofrecer sacrificio en el Templo, fue rechazado por un tal Ruben, bajo el pretexto de que hombres sin descendencia no eran dignos de ser admitidos.

maria santa ana san joaquin

Recordando al hijo concedida a Abraham tarde en la vida, Joaquín resolvió ir al desierto y ayunó durante cuarenta días.
.
Un ángel se le apareció y le dijo del nacimiento de su hija, y que fuera a reunirse con su esposa en Jerusalén.

También las oraciones de Ana fueron escuchadas; un ángel visitó a Ana:
.
“Ana, el Señor ha mirado tus lágrimas; concebirás y darás a luz y el fruto de tu vientre será bendecido por todo el mundo”
.

Según una tradición antigua, los padres de la Santísima Virgen, siendo Galileos, se mudaron a Jerusalén.

Allí, según la misma tradición, nació y se crió la Virgen Santísima.

Allí también murieron estos venerables santos.

Una iglesia, conocida en diferentes épocas como Santa María, Santa María ubi nata est, Santa María en Probatica, Santa Probatica y Santa Ana, fue construida en el siglo IV, posiblemente por Santa Elena (madre del emperador Constantino), sobre el lugar de la casa de San Joaquín y Ana.

Sus tumbas fueron honradas hasta el final del siglo IX, cuando los invasores musulmanes la convirtieron en una escuela.

La cripta, que originalmente contenía las santas tumbas, fue descubierta el 18 de marzo de 1889.

Santa Ana y María

 

EL CULTO A SANTA ANA Y SAN JOAQUÍN

El culto a Santa Ana se introdujo ya en la Iglesia oriental en el siglo VI, y pasó a la occidental en el siglo X; el culto a san Joaquín es más reciente.

Se dice que las reliquias atribuidas a Santa Ana fueron traídas de la Tierra Santa a Constantinopla en el 710.

Allí estaban en la iglesia de Santa Sofía en 1333.

La tradición de la Iglesia de Apt, en el sur de Francia dice que el cuerpo de Santa Ana fue llevado a Apt por San Lázaro, el amigo de Jesucristo.

Fue escondido por San Auspicio (+398) y vuelto a encontrar durante el reino de Carlomagno.

La cabeza de Santa Ana se mantuvo en Mainz hasta el 1510, cuando fue robada y llevada a Düren, Alemania.

Lamentablemente, no hay sólidos fundamentos para asegurar la autenticidad de estas reliquias.

Su imagen milagrosa es venerada en Notre Dame D’Auray, en la diócesis de Vannes.

También en Canadá, donde es la principal patrona de la provincia de Quebec, el santuario de Santa Ana de Beaupré es bien conocido.

Santa Ana es patrona de las mujeres en parto.
.
También es patrona de los mineros, Cristo siendo el oro y María la plata.

San Joaquín era venerado por los griegos desde muy temprano.

En el Occidente su fiesta fue admitida al calendario mas tarde, algunas veces el 16 de septiembre, otras el 9 de diciembre.

Julius II la puso en el 20 de marzo; mas tarde suprimida fue restaurada por Gregorio XV (1622).

Clemente XII (1738) la fijó en el Domingo después de la Asunción.

Con la reforma del calendario después del Concilio Vaticano II, San Joaquín se celebra junto con su esposa, Santa Ana, el 26 de Julio.
.
Ellos son los patrones de los abuelos.

san joaquin y maria fondo

 

VISIONES DE ANA CATALINA EMMERICH Y MARÍA DE JESÚS DE AGREDA SOBRE JOAQUÍN Y ANA

Joaquín y Ana vivían junto a Eliud, el padre de Ana.
.
Reinaba en su casa la estricta vida y costumbres de los Esenios.
.
Eran muy piadosos, reservados, caritativos, sencillos y rectos.

Cuando se encontraban juntos se sentaban en el suelo sobre tapetes, en rueda, y hablaban mucho de Dios con grandes esperanzas.

La casa estaba situada en una colina entre el valle de Nazareth y el de Zabulón.

Como la casa era amplia, vivían y dormían en pequeñas habitaciones separadas, donde era posible verlos a menudo en oración, cada uno por su lado, con gran devoción y fervor.

Ana, tenía la firme convicción interior que ella pertenecía a la familia dentro de la cual debía encarnarse el Redentor.

Joaquín, a pesar de ser pequeño y delgado, era de constitución robusta. Ana tampoco era grande y su complexión, delicada”.

Joaquín (ó Helí) y Ana eran los señores padres de la Virgen María, Abuelos de Jesús Nazaret y suegros de José de Nazaret, cuyo padre se llamaba Jacob y era el tercero entre seis hermanos.

Matat, fue el padre de Joaquín, abuelo de María y bisabuelo de Jesús de Nazareth.

El Abuelo de Ana se llamaba Estolano (Garesha o Sarziri).

Fue el Bisabuelo de María de Nazareth y el Tatarabuelo de Jesús de Nazareth.

La Abuela de Ana era de Mara, y se llamaba Emorún (La Esposa Excelsa de Estolano).

Fue la bisabuela de María de Nazareth y Tatarabuela de Jesús de Nazareth.

Ismeria fué la segunda hija de Estolano y Emorún.

Ismeria se casó con Eliud, de la tribu de Leví, de condición noble y vivían en Séforis.

Ismeria e Eliud vieron a un ángel que escribía en la pared la letra “M” (¿María?).
.
Por espacio de dieciocho años después de que nació su hija Sobe no pudieron tener más hijos, hasta que tuvieron a Ana.

Osea, los padres de Ana se llamaban: Ismeria e Eliud.

Abuelos de María Santísima y Bisabuelos de Jesús. Sobe era la hermana mayor de Ana y Tía de la Virgen María.

San Joaquín fue siempre varón justo y santo, ilustrado con especial gracia y luz de lo alto.

Tenía inteligencia de muchos misterios de las Escrituras y profetas antiguos y con oración continua y fervorosa pedía a Dios el cumplimiento de sus promesas, y su fe y caridad penetraban los cielos.

Era varón humildísimo y puro, de costumbres santas y suma sinceridad, pero de gran peso y severidad y de incomparable compostura y honestidad.

La felicísima Ana tenía casa en Belén, y era doncella castísima, humilde y hermosa y, desde su niñez, santa, compuesta y llena de virtudes.

Tuvo también grandes y continuas ilustraciones del Altísimo y siempre ocupaba su interior con altísima contemplación, siendo juntamente muy oficiosa y trabajadora, con que llegó a la plenitud de la perfección de las vidas activa y contemplativa.

Tenía noticia infusa de las Escrituras divinas.

vitral maria san joaquin santa ana

La aparición del ángel a Joaquín le mandó llevar las ofrendas al templo y le prometió que sería escuchada su oración.

A pesar de que le dijo que fuera después a la puerta dorada en el templo. Joaquín sentíase temeroso de ir.

Pero el ángel le dijo que los sacerdotes ya tenían aviso de su visita.

Esto sucedía en tiempo de la fiesta de los tabernáculos.

Al cuarto día de fiesta dirigióse a Jerusalén.

Luego vi que dos sacerdotes llevaron a Joaquín a través de las cámaras laterales, hasta el Sancta Sanctorum, ante el altar del incienso.

Joaquín quedó solo delante del altar del incienso, porque los sacerdotes se alejaron.

Ví a Joaquín hincado de rodillas, con los brazos levantados, mientras se consumía el incienso.

Permaneció encerrado en el templo toda la noche, rezando con gran devoción.

El ángel habló entonces:

“Ana tendrá una Niña Inmaculada y de ella saldrá la salud del mundo.
.
Lo que tendrá Ana no será de Joaquín sino que por medio de él, será un fruto de Dios y la culminación de la bendición dada a Abrahán”.

He visto que cuando se abrazaban Joaquín y Ana (en el Templo de Jerusalén), estaban en éxtasis.

Estaban rodeados de numerosos ángeles, que flotaban sobre ellos, sosteniendo una torre luminosa y recordando la torre de marfil, la torre de David y otros títulos de las letanías lauretanas (Espejo de Justicia, Trono de Sabiduría, Vaso Espiritual, Vaso de Honor, Vaso insigne de devoción, Rosa Mística, Casa de Oro, Arca de la Alianza, Puerta del Cielo, Estrella de la Mañana, etc.).

Desapareció la Torre entre Joaquín y Ana: ambos estaban llenos de gloria y resplandor.

Al mismo tiempo, el cielo se abrió sobre ellos y vi la alegría de los ángeles y de la Santísima Trinidad y la relación de todo esto con la concepción de María Santísima.

Cuando se abrazaron, rodeados por el resplandor, entendí que era la ‘concepción de María’ en ese instante.
.
Y que María fué concebida como hubiera sido la concepción de todos sin el pecado original.

Comprendí, al mismo tiempo, cómo la pureza, la castidad, la reserva de los padres y su lucha contra el vicio impuro tiene incalculable influencia sobre la santidad de los hijos engendrados.

En general, siempre vi en la incontinencia y en el exceso, la raíz del desorden y del pecado.

Vi también que mucha gente se congratulaba con Joaquín por haber sido recibida su ofrenda en el Templo.

Después de cuatro meses y medio, menos tres días, de haber concebido Ana bajo la puerta dorada, he visto formarse el alma de María por la Santísima Trinidad.

Vi cómo Dios mostraba a los ángeles la belleza de esa alma y como ellos sintieron por ello inexplicable alegría.
.
Después vi reunirse esta alma con el cuerpo de María en el seno de Ana.
.
Ana estaba tendida en su lecho.
.
Vi un resplandor sobre ella y un rayo de luz descender hacia la parte media de su costado.

Ana, rodeada de luz, transfigurada, como si estuviera fuera de sí; vió en el resplandor una luminosa Virgen, como en un tabernáculo, de donde salía toda la salud para la humanidad.

He visto también, en ese momento, como María se movió por primera vez dentro del seno materno.

Ana se levantó al punto y le comunicó todo a Joaquín.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Angeles dice:

    Hay algo que me extraña mucho en esta visión y son estas frases:

    “Después de cuatro meses y medio, menos tres días, de haber concebido Ana bajo la puerta dorada, he visto formarse el alma de María por la Santísima Trinidad.”

    “Después vi reunirse esta alma con el cuerpo de María en el seno de Ana.”

    “He visto también, en ese momento, como María se movió por primera vez dentro del seno materno”.

    Por estas palabras, ¿deberíamos deducir que
    durante cuatro meses menos tres días, el cuerpo de María estuvo dentro del vientre de su madre “sin alma”.? Y los tiempos coincidirían, porque un bebé en el seno materno no se mueve hasta los cinco meses.

    Esto ¿no está en discrepancia con la Doctrina y el Magisterio Católicos que señalan que el alma es insertada por Dios Todopoderoso “en el instante mismo de la concepción”?

    Yo sé que los misterios de Dios son inescrutables, pero esto me extraña mucho. Bendiciones.