Milagro del sol y una ciega comienza a ver en Medjugorje [2012-07-19]

Se llama Raffaella Mazzocchi, tenía 16 años y era ciega de un ojo cuando su familia la convenció de ir a Medjugorje. Cuando vio a un milagro del sol quedó ciega de ambos ojos durante cinco minutos, pero inmediatamente recuperó la visión en ambos ojos; su curación fue completa e inexplicable.

A los 16 años, el 22 de diciembre de 2001, la chica italiana había perdido la vista en su ojo derecho mientras estaba en la escuela. Los médicos encontraron que su condición era debido a la neuritis óptica retrobulbar, un virus que destruye irreversiblemente el nervio óptico.

Se trata de un diagnóstico sin esperanza de recuperación, y no había tratamiento pareciera funcionar. Me vi obligada a abandonar la escuela porque no podía estudiar. Ni siquiera podía dormir, me fui a las drogas psicotrópicas, y en este estado yo viví en una pesadilla por ocho años. Había perdido la fe, y dejé de asistir a la iglesia”, dice Raffaella Mazzocchi en su testimonio en Messaggi Medjugorje.

“Un día, mis tías, mi madre y mi hermana decidieron ir a Medjugorje, y querían llevarme con ellas con todos los costos pagos. Yo me resistía, pero finalmente sucumbí a los ruegos de mi familia, pero yo no tenía ninguna intención de orar por mi recuperación.”

Raffaella Mazzocchi y su familia llegaron en Medjugorje y fueron a subir a la Colina de las Apariciones el 26 de junio de 2009. En el camino, algo inusual llamó la atención de la familia.

“Mi hermana notó que el sol se movía de una manera no normal, y parecía estar bailando. Así que cogí las gafas de sol de mi hermana y con mi ojo bueno, el izquierdo, claramente vi al sol rotar y palpitar, casi se acercaba a mi cara y se iba para atrás de nuevo, y luego cambiaba de color constantemente, llegando a ser rojo, azul, naranja, verde”, relata Raffaella Mazzocchi.

“Finalmente me quité las gafas de sol y comencé a llorar desesperadamente porque me di cuenta que yo también había perdido la visión en mi ojo izquierdo y estaba completamente ciego. Mis gritos atrajeron a numerosos peregrinos que se reunieron alrededor mío, pero yo no paraba de gritar más y con más desesperación porque sentía un fuerte ardor en los ojos.”

“Esta ceguera total duró cinco minutos, los más largos de mi vida. Cuando ella vio que yo estaba en pánico, mi mamá me sentó y de alguna manera trató de calmarme” dice la joven italiana.

“Mientras que yo tenía mi cabeza hacia abajo y cerrados los ojos, de repente sentí la necesidad de abrir el ojo derecho, el enfermo, y me di cuenta que podía ver mis manos. Abrí el otro ojo y pude ver muy bien con él también.”

“Al mover las manos hacia atrás y adelante frente a mis ojos, me di cuenta que había sido sanado, pero en lugar de saltar de alegría, me invadió el miedo y la turbación. Mirando a mis ojos, mi madre se dio cuenta del cambio en mí y corrió a abrazarme. Lo mismo hicieron todos los muchos peregrinos” dice Raffaella Mazzocchi.

“Desde ese día, mi vista se ha recuperado por completo, e incluso ahora tengo una visión perfecta de 11/10. Y, más importante aún, también me llevó a la fe otra vez, porque ahora, por fin, veo en todas las direcciones.”

Fuentes: Medjugorje, dove el cielo e aperto, Signos de estos Tiempos


Más noticias relacionadas

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: