Los ángeles hacen un trabajo central en el traslado de los moribundos al cielo.

Hay ángeles presentes mucho antes que el alma abandone su cuerpo.

Ellos aparecen inmediatamente y argumentan para optar por Dios.
.
Y luego dan tranquilidad en el pasaje y hacen saber que no hay temor a su alrededor.

Veremos que la función de San Miguel Arcángel y de los Ángeles de la Guarda es complementaria en este proceso.

Esto no significa que la Virgen María, San José y otros santos no estén presentes, sino que señala cual es la misión central de los ángeles.

Contaremos también lo que experimentó la noche en que casi muere Gladys Hargis.

Su alma abandonó su cuerpo, dijo, seguido por una visita de ángeles y un viaje a las puertas del cielo.

Aquí también presentamos el caso de Linda Fair, quien refuerza el mensaje del Ángel de la Guarda que no hay nada que temer.

 

EL ARCÁNGEL MIGUEL EN EL TRASLADO AL CIELO

Los ángeles visitan a todas las personas cuando mueren.

El Arcángel Miguel aparece justo antes del momento de la muerte a aquellos que aún no se han conectado con Dios, dándoles una última oportunidad de salvación antes de que su tiempo de decidir se agote.

Los ángeles guardianes que están asignados para cuidar el alma de cada persona durante sus vidas también los animan a confiar en Dios.

Entonces, Miguel y los ángeles guardianes trabajan juntos para escoltar a las almas.

Justo antes de la muerte de alguien cuya alma aún no ha sido salvada, San Miguel Arcángel los visita para presentarles una última oportunidad para poner su fe en Dios para que puedan ir al cielo en vez de al infierno.

“Cuando alguien está muriendo, Miguel aparece y le da a cada alma la oportunidad de redimirse, frustrando a satanás y a sus ayudantes como resultado”, escribe Richard Webster en Comunicando con el Arcángel Miguel para Orientación y Protección.

Miguel es el santo patrón de personas moribundas en la iglesia católica debido a su papel alentando a los moribundos a confiar en Dios.

“Sabemos que es San Miguel quien acompaña a los fieles en su hora final y en su propio día de juicio, intercediendo por nosotros antes de Cristo“, escribe Wyatt North en su libro La Vida y Oraciones de San Miguel Arcángel.

“Al hacer esto, equilibra las buenas acciones de nuestras vidas contra las malas“.

North anima a los lectores a prepararse para encontrarse con Miguel cuando llegue su hora de morir:

La devoción diaria a Miguel en esta vida asegurará que estará esperando recibir su alma en la hora de su muerte y llevarlo al Reino Eterno.

Al morir nuestras almas están abiertas a los ataques de último minuto de los demonios de satanás.

Sin embargo, al invocar a San Miguel, la protección se asegura a través de su escudo.

Al llegar al tribunal de Cristo, San Miguel intercederá por nosotros y suplicará nuestro perdón.

Confíe a su familia y amigos a él e invoque su apoyo todos los días para todos aquellos que ama, orando especialmente por su defensa al final de su vida.

Si realmente deseamos ser llevados al Reino Eterno para residir en la presencia de Dios, debemos invocar la guía y la protección de San Miguel durante toda nuestra vida”.

 

LOS ÁNGELES DE LA GUARDA CUIDAN DE LAS PERSONAS EN SU ÚLTIMO ALIENTO

El ángel de la guarda de cada agonizante (o ángeles, si Dios ha asignado más de uno a esa persona) también se comunica con la persona cuando está enfrentando la transición a la vida futura también.

No estarás solo cuando mueras, porque tu ángel guardián estará contigo”, escribe Anthony Destefano en su libro El mundo invisible: Entendiendo a lo ángeles, demonios y las realidades espirituales que nos rodean.

Todo el propósito de su misión [de tu ángel de la guarda] ha sido ayudarte con los altibajos de la vida y ayudarte a llegar al cielo.

¿Tiene sentido que te abandone al final? Por supuesto no. Va a estar ahí contigo.

Y aunque sea un espíritu puro, de alguna manera misteriosa podrs verlo, conocerlo, comunicarse con él y reconocer el papel que ha desempeñado en tu vida”.

El tema más importante que los ángeles de la guarda discuten con las personas que están a punto de morir es su salvación.

En el momento de la muerte, cuando nuestras almas salen de nuestros cuerpos, todo lo que quedará es la elección que hemos hecho”, escribe Destefano.

“Y esa elección será por Dios o contra él, y será para siempre”.

Los ángeles de la guarda “oran con la gente y por la gente, y ofrecen sus oraciones y buenas obras a Dios” a lo largo de la vida de las personas, incluyendo al final, escribe Rosemary Ellen Guiley en su libro La Enciclopedia de Angeles.

Mientras Miguel habla de espíritu a espíritu con cada persona que no está salva y que está a punto de morir, instándole a creer en Dios y a confiar en Dios para la salvación, el ángel de la guarda que ha cuidado a esa persona durante toda su vida, apoya los esfuerzos de Miguel.

Las personas moribundas cuyas almas ya están salvas no necesitan la exhortación de último minuto de Miguel para conectarse con Dios.

Pero necesitan el estímulo de que no hay nada que temer mientras abandonan la Tierra para el cielo, por lo que sus ángeles guardianes a menudo les comunican ese mensaje a ellos.

 

 

LA VISITA DE GLADYS HARGIS AL CIELO

El relato de esa noche, y los días que siguieron, se relatan en su libro “Vivir para Siempre”.

Se inicia un día en que todo cambió en su vida.

El 5 de agosto de 2006”, dijo Hargis,“me enfermé.

Había estado caminando por el agua, y yo no podía entender lo que estaba mal conmigo”

Esa noche, dijo Hargis, le dijo a su marido para que llame a una ambulancia porque podía sentir que iba a morir.

Hargis dijo que recuerda haber sido colocada en una camilla de la ambulancia y se precipitó a Centro Regional de Salud Stormont-Vail.

Una vez en el servicio de urgencias, dijo que su alma abandonó su cuerpo.

Dijo que miraba como médicos y enfermeras la asistieron en la sala de urgencias, dándole pocas posibilidades de sobrevivir.

“Primero, yo estaba en un pasillo oscuro, una especie de túnel”, recordó su experiencia Gladys L. Hargis de Topeka, de Kansas.

“Pude ver una luz al final del pasillo y una cortina trasparente a través de la cual podía ver a las personas moverse”.

Inmediatamente una luz brillante me rodeó, llenando el área donde yo me encontraba.

Era indescriptiblemente hermosa, tan hermosa que me dejó sin aliento.

No estoy segura de que pueda encontrar las palabras adecuadas para describirla.

La luz me hizo sentir completa, pura, libre, bendecida, y me encantó.

Era increíble. Quería disfrutar de la energía y no dejarla nunca´.

“Cuando miré a mi alrededor, a mi izquierda vi una cortina.
.
Con forma de torre, que estaba cerrada en la parte superior y abierta en la parte inferior.
.
Yo podía ver a la gente moverse más allá de la cortina.
.
Había una zona oscura que tendría que cruzar.
.
Y de alguna manera yo sabía que probablemente no volvería a la tierra si pasara a través del área con la cortina.”

Como en tantos casos, había un “punto de no retorno”.

Más en concreto la Hargis cuenta sobre los ángeles que la guiaban.

“A mi derecha había una mujer como con un vestido como de gasa” dijo.

“También pude ver a un hombre que se parecía a un médico con una botella de solución salina en la mano.

Yo podía ver todo

Hargis dijo que estaba de pie en el mismo nivel que la mujer y el hombre, pero sus pies no tocaban el suelo.

Al lado de la mujer y del hombre que estaban junto a ella estaban los ángeles, dijo.

El ángel femenino le decía,

“Tú vivirás para siempre, vives para siempre, vives para siempre y nunca mueres”, dijo Hargis.

El ángel femenino la condujo por un pasillo oscuro.

Más allá había una habitación con llamas de color rojo en frente de ella, que le dijeron a la Hargis que era el infierno.

Entonces, el ángel la condujo hacia una puerta abierta que tenía a una luz blanca y brillante que Hargis dijo era el cielo.

Cuando se acercaba al cielo, dijo Hargis, que ella anunció que creía que Jesús era el hijo de Dios.

En el lugar de luz blanca dijo que vio a gente que una vez conoció.

“Y hablé con ellos a través del velo de una cortina o velo.

Yo era capaz de ver el cielo, la ciudad, el jardín, mis familiares y amigos.

Pero a veces Dios elige para que vuelvas a hacer un trabajo para Él, como lo hizo conmigo, esta es mi historia”. 

Pero cuando se colocó frente al portal del cielo, dijo Hargis que se le dio la oportunidad de cruzar otro lado.

Pero si lo hacía no sería capaz de volver a la Tierra.

Ella dijo que volvería a la Tierra para cuidar a su esposo Warren, un ex bombero de Topeka, de 83 años de edad, que está luchando con una neuropatía.

 

VIO A LA VIRGEN MARÍA

La Bautista Gladys Hargis  regresó con un cuento de la vida futura.

Y dejó un detalle fundamental: su supuesto encuentro con la Virgen María y con una santa.

Lo que es realmente insólito tratándose de una protestante que minimizan a la Virgen María y a los santos.

“Antes de regresar a mi hogar en la tierra vi a la Virgen María y a San Teresa, ambas en el jardín, y me dieron todo este amor que tengo por todo el mundo.

Pongo a Santa Teresa en mi libro, aunque yo no sabía quién era ella.

Soy una Bautista y no estudio los Santos.

Es una lástima que aunque todos adoramos al mismo Dios, no sepamos quiénes son los santos.

Estaba contenta y excitada cuando me enteré quién era ella.

Me siento bendecida de haber tenido la oportunidad de verlas en persona”

La Hargis le contó todo a su marido de como lucían.

“Yo también describí a los ángeles del cielo que me vinieron a buscar, y cómo se diferencian de otros ángeles.

Le dije lo que llevaba Santa Teresa, y cómo estaba vestida la Virgen María, y cómo se veía.

Santa Teresa se sentaba en un lecho de rosas”.

“Yo estaba tan encantada de conocer a la Virgen María que me postré delante de ella”.

“Estaba anonadada. Pasé la mayor parte de mi tiempo con ella”.

De hecho, para Gladys, autora de dos libros sobre su experiencia, María fue el punto culminante de toda su experiencia.

Y menciona que después de volver a su casa y ya recuperada, se forman imágenes de santos en su cobertizo, incluido la de la Mater.

“María me había dicho que se ocuparía de mí”, señala Gladys.

Debido a que no era católica, no rezaba el Rosario y no tenía imágenes de María, es bastante interesante.

 

LAS IMÁGENES QUE SE LE APARECIERON DESPUÉS

La experiencia no le dejó un vacío.

Ella cree que los ángeles que la devolvieron a la tierra siguen con ella.

Porque como otros que han pasado por una experiencia cercana a la muerte y creen haber visitado el cielo, siente que su experiencia mejoró sus sensibilidades y sus dones espirituales.

Incluso a veces ve reflejos, que ella insiste que no siempre es provocada por el sol.

En cambio dice que son pequeños ojos de buey que le muestran dimensiones espirituales.

Lo que ella sugiere que pueden ser espíritus purgatoriales o terrestres que parecen ocurrir, en ocasiones, con formaciones inusuales de luz que aparecen en o delante de un cobertizo en el patio de su casa, lejos de donde la luz solar podría ser la causa.

En un caso, dice que dos alas distintas aparecieron delante del cobertizo, y observó cómo esta luminosidad dorada tomó forma.

“Había dos ángeles distintos, pero todos de oro” Hargis afirma.

“Eran como de siete pies de altura. Eran hermosos. Me quedé atónita. Me refiero a estupefacta”.

Durante cinco días seguidos vio dos ángeles blancos más pequeños, algunos parecían más claros que otros.

También vio a parientes.

Y experimentó además algo sorprendente.

“En medio de una luz deslumbrante había como una bola verde de aproximadamente cinco pulgadas de circunferencia y en el centro había un hombre en una túnica blanca, tu sabes, como la estatua de Jesús en Río de Janeiro”.

Fue en una silla de jardín entre la ventana y el cobertizo.

María también estaba en una bola de luminosidad.

Cuando la vi en el cielo la vi como una reina, pero en esta bola se parecía a las fotografías que aparecen de ella en el manto de los católicos.

Pero al igual, con el velo sobre su cabeza y con una túnica blanca.

Sus manos están cruzadas sobre donde está su corazón, como en oración, apretadas en oración”.

“Eso es lo que yo le veía y yo estaba tan sorprendida, no quería que terminara.

La miré con mucho temor y reverencia.

Ella me estaba mostrando que estaba allí para mí y que me quería.

Por qué ella siguió viniendo en el resto de mi tiempo en la tierra, no tengo ni idea”

 

EL MENSAJE QUE LA EXPERIENCIA LE DEJÓ

Todos los días yo estuve en el hospital fue un reto para mí para seguir con vida.

Muchas veces yo estuve en código azul, y sentía que decían tendrían que decirle a mi familia que “la estamos perdiendo”.

Mi cuerpo había caído muy bajo, y mis órganos estaban justo al borde de la muerte.

Pero algo más fuerte que yo me estaba cuidando.

Después de 8 días en cuidados intensivos, fue llevada hasta la sección de cuidados paliativos en la 6ª planta.

Todo el mundo en esta sección generalmente muere”.

“Sin embargo, alguien mayor que yo tenía otros planes. Así que sólo me relajé y esperé instrucciones”.

La enfermera le decía a mi alma que abandonara mi cuerpo, simplemente, me relajara y me fuera, que un ángel estaría allí para ayudarle.

Vi al ángel pero yo sabía que Dios tenía otros planes para mí, antes de ir a mi hogar celestial”.

Hargis dijo que está esperando otra visita de su ángel algún día.

“Yo sé que va a volver y cuando la vea, será hora de ir” dijo.

“Yo entiendo eso. Sólo he venido de nuevo a cuidar de Warren”.

La Hargis dijo que estaba agradecida de estar viva, que ha nacido de nuevo después de su experiencia cercana a la muerte.

“Me maravillo cada día que se me dio de esa oportunidad extra. Sólo quiero compartirlo con los demás”.

Cuenta que una noche estaba profundamente dormida, con un tanque de oxígeno ruidoso cuando oyó una voz que le decía claramente “Gladys”.

“Yo sabía que el ángel me había venido a visitar, así que comencé a escribir un poema, que se llama ‘En la tierra más allá del velo’

Fluía como la miel en mi mente.

Algo o alguien que no es de este mundo, estaba dictando este poema para mí.

Las lágrimas corrían por mi cara mientras yo estaba escribiendo.

Yo sabía que esto era mi historia que explicaba los detalles de mi viaje al cielo en una cáscara de nuez.

Estaba tan emocionada que me preguntaba si podría lograr de mi amigo Ángel otro poema”.

Y le dictó “Los cielos”.

Hargis dijo que escribió los libros para que la gente sepa que pueden creer en el cielo.

Y que no tienen que temer a la muerte.

“He tenido la gente me llama día y noche, sobre todo mujeres”, dijo Hargis.

“Me dicen: ‘He leído su libro, y yo no tengo miedo de morir’”

“Quiero que la gente entienda que no hay nada que temer acerca de la muerte, nada.

No se puede hacer nada al respecto de todos modos.

Pero si usted vivió mal, sin duda va al infierno.

Va allí mucho antes de que vea la luz blanca”

Mencionó que el ángel femenino que la acompañaba le dijo que no hay necesidad de dinero en el cielo, y no hay relojes ni tiempo allí.

Simplemente distancia.

Además, aquellos que logran llegar a cielo serán glorificados con nuevos cuerpos juveniles.

 

GLADYS NO ES LA ÚNICA QUE TRANSMITE EL MENSAJE QUE NO HAY QUE TENER MIEDO

Linda Fair, una mujer de San Antonio, Texas, dice que sabe lo que sucede después de morir.

“Morí y fue increíble. Llegué a ver a mi mamá, mi papá (que murieron) y al padre de mi marido que había sido muerto hacía 35 años”.

Linda mencionó esta experiencia cercana a la muerte cuando estaba recibiendo un premio por el buen trabajo que estaba realizando ayudando a niños y ancianos, ganó el premio Jefferson por el servicio público.

Ella lo ganó por hacer y recolectar miles de mantas, almohadas, gorras y calcetines para niños en el Hospital de la Universidad y para la gente en varias residencias del área.

Su experiencia cercana a la muerte comenzó poco después que salía de una cirugía de rutina.

“Recuerdo yendo a la enfermería”, dice Linda Fair.

Lo que ella vio

“Fue un hermoso campo verde con una montaña y a todas estas personas.
.
Ellos vinieron a mí y me dijeron que no era mi tiempo. Tuve que volver”.

“Siempre creí en Dios y sabía que nos podría tener en cuenta. Yo simplemente no sabía los detalles del cielo.

Pero ahora alcancé a ver los detalles y creo que una de las cosas que debo decir a la gente es que hay esperanza”.

Linda dice que sus padres muertos y el suegro muerto hace mucho tiempo le dijeron que tenía trabajo por hacer.

“Ellos estaban disfrutando de la vida que tenían… todo el mundo estaba todo nuevo”.

Algunos le preguntan si le perece efectivamente que estuvo en el cielo.

“Sí eso fue, porque fue un sentimiento muy glorioso. No fue como si estuviera volando. Era energía. Tenía aliento y ánimo. Se notaba que todos estaban juntos.

La hierba era hermosa en la colina. Había flores. Y ellos me tomaron de la colina y me dijeron que tenía trabajo por hacer. Tuve que volver”.

Le preguntan si vio un túnel o una luz, que algunos describen en experiencias cercanas a la muerte.

“Eso no fue así. Fue sólo belleza y serenidad. Y no tenía miedo de quedarme allí o volver. No tenía miedo de ninguna manera”

Dijo que aquellos que han muerto de alguna manera nos observan.

“Por mi suegro, siempre me sentí tan triste porque era un hombre muy increíble. (Él) nunca llegó a ver a sus nietos.

Pero me enseñó un libro que llevaba. Sabes cómo caricaturas, que se ojean. Él ha estado con nosotros… disfrutando”.

“Y él me dijo que quería ser llamado a Pappy.

Y cuando llegué a le dije a mi esposo y su madre, sólo se miraron y así es como le llamaban Pappy, y yo no tenía ni idea.

Y mi papá había muerto hacía diez años, su libro no era tan grande.

Pero él me mostró lo que él había visto. Mi madre no tenía un libro. Sólo había estado un mes”.

Linda dice que su experiencia cercana a la muerte le ayudó cuando sólo unos meses más tarde su nieta fue gravemente herida. Quedó en una silla de ruedas y casi ciega.

“Y creo que realmente había un propósito para ello (pasando por su experiencia cercana a la muerte) porque cuando todo esto ocurrió le dije a mi hijo y mi nuera que no es nada…

Y si pudiera decir a todos en el mundo una cosa, es que no hay nada nunca por lo que tener miedo.

Las personas tienen mucho miedo de esto o aquello. Pero no se preocupen.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: