El mundo que los cristianos ayudaron a construir se torna cada vez menos agradable para ellos.

Los cristianos resultan progresivamente menos tolerables para el mundo.

Hoy los estudios muestran que el cristianismo es la religión más perseguida en el mundo.

Muchas cosas han cambiado en el mundo que nos hacen pensar que estamos en un camino sin retorno, al expulsar la naturaleza creada, la moral cristiana y a Dios de la vida social.
.
Lo que podrá ser quebrado solamente por una fuerte intervención divina en el futuro, pero no por un cambio saludable de la civilización que recapacite por sí misma.

Este proceso en el que estamos los cristianos es doloroso porque hay un desconcierto real en las parroquias.

Con cristianos nominales que han virado hacia el lenguaje políticamente correcto y a preocuparse de otros temas como el medioambiente y los inmigrantes,

Y pastores siguen también esa corriente para ser también “agradables al mundo”.

 

EL CRISTIANISMO ES LA RELIGIÓN MÁS PERSEGUIDA DEL PLANETA

Mientras muchos obispos Europeos parecen no escatimar ocasión para castigar a las sociedades occidentales por supuestamente no acoger suficientemente a los inmigrantes musulmanes de Oriente Medio, rara vez hacen campaña acerca de la epidemia de la persecución contra los cristianos en todo el mundo.

El cristianismo es la religión más perseguida en el mundo de hoy.

Aproximadamente 90.000 cristianos fueron asesinados por su fe en el año 2016 en todo el mundo. Ese número equivale a un cristiano muere cada seis minutos

El Centro para el Estudio del Cristianismo Global estima que entre 2005 y 2015 hubo 900.000 mártires cristianos en todo el mundo, lo que muestra una media constante de 90.000 por año.

Los cristianos en al menos 60 países sufren persecución física a causa de su fe. 

Cuando no pierden sus vidas, son objeto de actos de violencia, de violaciones, golpizas, secuestros, detenciones arbitrarias, matrimonios forzados, sus iglesias y propiedades destruidas y hasta confiscadas.

Tomando los 50 países más opresivos para los cristianos, cuatro de cada cinco, o sea el 80%, son islámicos.

Pero la persecución en occidente no es menor.

Si bien no llega a la violencia física, hay una violencia que se expresa legalmente, llevando a los juzgados a los cristianos por exponer sus posiciones respecto al aborto o la homosexualidad.

Y también se expresa en la pérdida del trabajo por ser cristianos.

Mientras decenas de miles de cristianos son asesinados por su fe, dijo el director de CESNUR, el Dr. Massimo Introvigne, esto es sólo la punta del iceberg.

Junto con el enorme número de muertes, hubo más de 600 millones a quienes se les impidió practicar su fe en 2016.

En la Pascua de 2015, Francisco recordó al mundo que hay más cristianos mártires en la época actual que incluso en los primeros siglos, cuando el Imperio Romano intentó eliminar todos los seguidores de la religión naciente.

 

LA ILUSIÓN DE SER CRISTIANOS Y VIVIR CON EL MUNDO

Esto choca con la ilusión de de los cristianos a querer vivir la agradabilidad de su fe en un mundo agradable.

Pero paulatinamente descubren que el mundo está dejando de ser agradable para ellos si mantienen su fe y que su fe está dejando de parecerle agradable al mismo mundo.

Y entonces vuelve con mayor intensidad el dilema que abate el alma contemporánea de los cristianos, olvidados de la verdad escatológica:

que dos son las sendas por la que transita el hombre, la holgada a la perdición y la estrecha a la vida eterna.

Exposición-Cristianos-Perseguidos-hoy_02

 

LA CARA AGRADABLE DE LA MODERNIDAD

Los cimientos que esta civilización ha puesto encuentran en el materialismo su única razón de ser.

Con categorías contrarias a la fe, a la verdad del ser humano, a la verdad de Dios, que han guiado la construcción de una modernidad aberrante.

Quizá por ello el materialismo práctico desde un principio silenció sus verdaderas pretensiones:

se nos hablaba de crecimiento, de calidad de vida, de acceso al estado del bienestar, de liberalizar y flexibilizar los mercados para favorecer al acceso al mercado de trabajo, a la riqueza.

Así se fue construyendo una modernidad que exigía poner en sordina las contradicciones, porque el esfuerzo merecía la pena.
.
Y el paro, la caída de la natalidad, las adicciones, las familias rotas… no eran más que consecuencias de la elección por sociedades ricas.

 

EL HIJO DE DIOS TAMBIÉN CONSTRUYENDO LA “CIUDAD DEL HOMBRE”

Y el alma cristiana callaba, engañada por las luces de colores, donde los más, fomentaban la destrucción de los menos.

Pero el mundo se había vuelto muy atractivo y merecía todos los esfuerzos.

No era sólo el hijo del mundo, sino también el mismo hijo de la Iglesia que habían sacrificado sus horas a la construcción de la ciudad del hombre.
.
Y así muchos cristianos pensaban que se podía ser, aparentemente, fiel hijo de la Iglesia mientras paralelamente se compartían leyes inicuas o se recibían copiosas componendas de dudosa moralidad.

Ser cristiano ya no sólo no resultaba contrario al ideal del mundo, sino que era su detalle necesario al dar esa patina de moralidad a una estructura viciada en el origen.

adoracion

 

LA CONTRADICCIÓN DE UN CAMINO SIN RETORNO

Y de tanto caminar por esas contradicciones no se dio cuenta el alma cristiana que se acercaba a un camino sin retorno, en el que el mismo mundo le exigiría tomar partido.

O el bienestar a cualquier precio o elegir a Dios a pesar de la incertidumbre sobre el mañana

Hoy, cuando ya se percibe que este camino quizá no tenga retorno; cuando se hace más necesaria la voz de los hijos de la ciudad de Dios para abrir nuevos caminos al hombre.
.
Ante un horizonte que se oscurece, es cuando esa voz se torna más silenciosa, acobardada y dormida.
.
Y por eso asistimos a una profunda apostasía de los cristianos
.

Pero aún el alma cristiana mira atónita cuanto pasa, sin comprender por qué se cierra un horizonte que parecía tan agradable y transitable, o más bien, sin comprender por qué se debe cerrar cuando nunca nada antes se le había otorgado al hombre tal poder sobre la vida.

Y por otro lado la ambivalencia del recuerdo vago de las palabras desde el púlpito de que la auténtica verdad es que sin Cristo no habrá paz.

Y es que yace la cristiandad bajo el signo de la gran tentación, aquella que no sólo afirmaba que sin Dios habría libertad, sino una peor, porque se atrevió a retirar a Dios y pareció devolver el paraíso perdido a los hombres.

Y así parecía ser, porque bastó con retirar a Dios de la vida de los pueblos para que éstos empezaran un desarrollo sin igual.

 

SE EXIGE QUE LOS CRISTIANOS MATEN SU FE

Por ello la fe habrá de ser golpeada, para evitar que se levante como un faro que ilumine las mentiras sobre las que se ha construido la modernidad y les ponga remedio.
.
Pero esos golpes a la fe que ya se se ven por todos lados, parecen necesarios para la salud de los pueblos.

Santa Faustina fue testigo de una visión chocante al respecto:

Una vez vi una multitud de gente en nuestra capilla y delante de ella, y en la calle por no caber dentro.

La capilla estaba adornaba para una solemnidad.

Cerca del altar había muchos eclesiásticos, además de nuestras hermanas y las de muchas otras Congregaciones.

Todos estaban esperando a la persona que debía ocupar lugar en el altar.

De repente oí una voz de que era yo quien iba a ocupar lugar en el altar.

Pero en cuanto salí de la habitación, es decir del pasillo, para cruzar el patio e ir a la capilla siguiendo la voz que me llamaba, todas las personas empezaron a tirar contra mí lo que podían: lodo, piedras, arena, escobas.

Al primer momento vacilé si avanzar o no, pero la voz me llamaba aun con más fuerza y a pesar de todo comencé a avanzar con valor. 

Cuando crucé el umbral de la capilla, las Superioras, las hermanas y las alumnas e incluso los Padres empezaron a golpearme con lo que podían, así que, queriendo o no, tuve que subir rápido al lugar destinado en el altar.

En cuanto ocupé el lugar destinado, la misma gente y las alumnas, y las hermanas, y las Superioras, y los Padres, todos empezaron a alargar las manos y a pedir gracias.

Yo no les guardaba resentimiento por haber arrojado contra mí todas esas cosas, y al contrario tenía un amor especial a las personas que me obligaron a subir con más prisa al lugar del destino.

En aquel momento una felicidad inconcebible inundó mi alma y oí esas palabras: Haz lo que quieras, distribuye gracias como quieras, a quien quieras y cuando quieras.

La visión desapareció enseguida.”

Esas multitudes que llenaban capilla, patio y pasillo simbolizan una humanidad en rebeldía contra Dios.

Y la misma santa Faustina simboliza esa pequeña Iglesia, fiel a su misión, que es llamada a servir el Altar de Dios pese a la oposición de los hombres.

Y acosada por la persecución que intuye, se tienta a darse media vuelta y permanecer en su pequeña celda, pero la voz le llama, la voz de Dios que le exige secundar una misión y servir a Su causa.

Así lo que primero son violencias desde la distancia, esos palos, lodos y piedras – símbolo de las ideologías, herejías y leyes – acabarán siendo violencias físicas y materiales, en la violencia de sus finales.

Y las gracias pedidas son una expresión de la ambivalencia, porque el alma sabe que sin Dios no hay paz ni progreso real, y de “rabillo” se sale de libreto, de vez en cuando, pidiendo salvación al Dios que en el fondo creen que existe.

Duro signo, por cuanto una vez emprendido el camino del sí a Dios parecerá que ya no haya nada a lo que agarrarse salvo Dios, salvo su gracia.

Habrá sido retirado todo consuelo, justamente para correr más al encuentro del Único que pueda dar la paz, porque cuanto más corra más paz encontrará.

silencio y oracion

 

COMO DEBEMOS ENTENDER LA FE CATÓLICA EN EL TERCER MILENIO

En medio de esta ambivalencia que transitan la mayoría de los católicos, el propio mundo materialista y agresivo los está llevando a tomar una decisión, o abandonar la fe o seguir al Señor.

En todo el mundo occidental, la cultura ya no lleva a la fe, porque la cultura es cada vez más hostil a la fe.

El catolicismo ya no puede ser absorbido por ósmosis desde el medio ambiente, porque el medio ambiente se ha convertido en tóxico.

Así que ya no podemos sentarnos y asumir que se vive una vida decente, de conformidad con las normas culturales prevalecientes, y de algún modo, transmitir la fe a nuestros hijos y nietos, e invitar a otros a considerar la posibilidad de la Iglesia.

 

LA EXTINCIÓN DE CATOLICISMO RECREATIVO

El tradicional catolicismo light o recreativo que implica una actividad de tal vez 90 minutos de tiempo en un fin de semana se está terminando.

Vemos que los movimientos más tradicionalistas de la doctrina son los que crecen, mientras lo mas modernistas decrecen en fieles.

El Concilio Vaticano II enseña la necesidad de un catolicismo a tiempo completo, que impregne toda la vida y llame a todos en la Iglesia a la santidad y a la misión.

Esto es lo único posible para el catolicismo en el siglo XXI.

El catolicismo del futuro es un catolicismo de conversión radical, profunda en fidelidad, de alegre discipulado y valiente.

Los nuevos católicos ponen la amistad con el Señor Jesús en el centro de todo: la identidad personal, las relaciones, la actividad.

Luchan por fidelidad a pesar de las heridas del pecado y su nostalgia por un mundo que podría haber sido, y lo hacen a través de un encuentro diario con la Palabra de Dios en la Biblia y un abrazo regular de Cristo a través de la recepción frecuente de los sacramentos.

Los nuevos católicos experimentan estaciones secas y noches oscuras, al igual que todos los demás, pero ellos viven esas experiencias mediante la búsqueda de su significado más profundo en conformidad a la Cruz de Cristo.

En el otro extremo de la cual está la alegría incomparable de la Pascua, la experiencia que da a la gente de la Iglesia el coraje de ser católico.

Estos católicos entran en territorio misión todos los días, llevando una vida de integridad y caridad que invita a otros a la pregunta, “¿Cómo puedes vivir así?”.

monjes en peregrinacion

 

UN PROCESO DOLOROSO

Pero esto que esbozamos no es un proceso simple sino doloroso.
.
Porque el catolicismo se ve enfrentado a una fuerte presión externa hacia el lenguaje políticamente correcto de la inclusividad sin discernimiento.
.
E internamente sus pastores no tienen un comportamiento de guía adecuado.

Es común en las parroquias que se vea mal hablar sobre las cosas que alguien hace contrario a los 10 mandamientos.

Porque prevalece el criterio, casi herético, que los cristianos no deben juzgar, cuando la Biblia está llena de exhortaciones a juzgar.

Que dicho sea de paso no es lo mismo que condenar, por ejemplo piense en este pasaje bíblico:

“A ti, también, hijo de hombre, te he hecho yo centinela de la casa de Israel.

Cuando oigas una palabra de mi boca, les advertirás de mi parte.

Si yo digo al malvado: «Malvado, vas a morir sin remedio», y tú no le hablas para advertir al malvado que deje su conducta, él, el malvado, morirá por su culpa, pero de su sangre yo te pediré cuentas a ti.

Si por el contrario adviertes al malvado que se convierta de su conducta, y él no se convierte, morirá él debido a su culpa, mientras que tú habrás salvado tu vida” (Ezequiel 33: 7-9).

Mira este artículo publicado hace poco que desmenuza el tema.

Lo cierto es que se ve mal que alguien diga que una persona está en pecado por ser homosexual activo, o porque tuvo un aborto y no se arrepintió, o porque esta engañando a su pareja con otra.
.
En la medida que dicen que nos ponemos en la posición de juez y es Dios quien juzga.

Pero si los cristianos no somos capaces de interpelar al mundo, de predicar nuestra moral en estos momentos tan embarullados, no estamos cumpliendo la evangelización que se nos pide.

La respuesta que dan es que los cristianos debemos evangelizar con nuestra vidas.

Pero esto no es eficaz si no llegamos con nuestra palabra a una persona que está a punto de abortar o a otro que está pensando dejar a su mujer.

Todo esto suena como una excusa para no enfrentar al mundo, para situarse en la posición cómoda de “no hay que hablarle a la gente de las cosas que no está de acuerdo”.

Y por otro lado, el comportamiento de los pastores favorece esto, porque cuando dan sus homilías, comentan lo que dicen las lecturas, sin que aterricen lo que ellas dicen para la vida diaria de hoy.

Y cuando intentan aterrizarlo, porque no hay más remedio que hacerlo a veces, lo hacen de una manera lavada, con la excusa de “no crear escándalo” entre los fieles que piensan distinto.

Incluso no se oyen cosas tan simples como orientar a los fieles desorientados que creen que cualquier pensamiento espiritual es cristiano, como por ejemplo los pensadores de la New Age.

Y nadie les advierte que muchos de los conceptos que se encuentran en esos libros son contrarios a la fe cristiana; lo que no significa prohibirles ni acusarles, sino simplemente informarles.

Estas cosas hacen más difícil y más doloroso el proceso de conversión, porque es tal la presión del medioambiente para que el cristiano reniegue de su fe, que se produce en las parroquias un clima confuso.

Con muchos cristianos nominales y otros que están luchando para convertirse realmente, pero sin un clima ni orientación propicia, solamente por las suyas y con su conversación con Jesús y María.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Angeles dice:

    Una vez un chico conocido me dijo “con todo respeto, debo decirle que no me gusta la Iglesia Católica porque practica la resignación”. Esto me decía un rebelde en su trabajo, rebelde frente a su familia, a veces tanto, que no cumplía con sus deberes básicos. Pero no hacía nada para cambiar un trabajo que no le gustaba o para prepararse y estudiar para mejorar su búsqueda, , ni para mejorar el lugar donde vivía su familia, quedándose en una rebeldía que se limitaba a entromparse y cruzarse de brazos. “Creo, muchacho, que el más resignado de los dos eres tú, a pesar de lo que protestas”, le dije. Los católicos estamos educados desde siempre a seguir a nuestra conciencia, que no es cualquier conciencia, es una formada con los Diez Mandamientos y la Palabra Revelada como guía. Vivir en la presencia de Dios implica que no se puede hacer todo, pero que sí se pueden hacer muchas cosas. ¿No te sentís prisionera? me preguntaron otra vez. No, respondí, porque ser cristiano es ser feliz. Y no es porque la vida sea fácil, sino porque el cristiano verdadero le da un sentido a las dificultades que encuentra, algunas veces muy, muy dolorosas. Eso es lo que el mundo no entiende. ¿Podremos todos juntos como Iglesia algún día lograr que lo entienda? Bendiciones