Desde hace años se ha informado de un poderoso lobby gay que opera dentro de la Iglesia.

Y que está enquistado en lugares de poder.

Sus integrantes se protegen mutuamente, frenando acusaciones de abuso sexual.

Y aterrorizan con su poder a sacerdotes, obispos y laicos.

Algunos medios católicos llamativamente insisten de que es una fantasía, como también insistían lo mismo cuando surgieron las noticias de los abusos sexuales de sacerdotes.

De la misma forma que insisten que no hay un fuerte tendencia a la homosexualidad en los seminarios católicos y hasta una cultura gay en ellos.

Sin embargo una reciente investigación en Brasil muestra una cruda realidad.

   

LA HOMOSEXUALIDAD EN LOS SEMINARIOS DE LA IGLESIA CATÓLICA EN BRASIL

La Revista Eclesiástica Brasileira ha publicado una investigación realizada por dos sacerdotes de la congregación del Santísimo Redentor que tienen un doctorado en psicología social y muy buenos antecedentes profesionales; ellos son Elismar Alves dos Santos y Pedrinho Arcides Guareschi.

El objetivo del estudio fue mostrar lo que la Iglesia Católica pide sobre el fenómeno de la homosexualidad en los seminarios y la experiencia de los seminaristas en relación a la homosexualidad.

Lo más importante a nuestro juicio es lo que los seminaristas dicen en relación a la homosexualidad en los seminarios.

Porque si bien existe un documento vaticano escrito, también hay una práctica que parece contradecirlo.

El documento del 2005 de la Congregación para la Educación Católica instruye sobre los criterios de discernimiento vocacional sobre las personas con tendencias homosexuales y su admisión para al seminario y a las órdenes sagradas.

Pero sin embargo en la cumbre sobre los abusos sexuales convocada por el Papa Francisco en febrero de 2019, se optó por desconocer el tema de la homosexualidad y prohibir en los hechos cualquier mención a la homosexualidad relacionada con los abusos sexuales.

Esto puede relacionarse con dos situaciones.

La primera es que una cosa es lo que se hace y otro lo que se dice.

Y la segunda es que la pastoral promovida por el Papa Francisco sea distinta a la que se promovía en el año 2005, en el inicio del pontificado de Benedicto XVI

En la parte sustancial de esta instrucción del año 2005 se puede leer,

“La Iglesia, aunque respetando profundamente a las personas en cuestión, no puede admitir al Seminario ya las Órdenes sacras a aquellos que practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la llamada cultura gay”.

Sin embargo los resultados del estudio de estos dos psicólogos sociales muestran que la realidad de los seminarios es muy diferente de la que pide este documento.

Los seminaristas que participaron en el estudio dicen que la homosexualidad es algo normal en los seminarios,

Es más, llegan a decir,

“Que en realidad el 90% de los seminaristas hoy es homosexual”.

Y es tan extendido que resulta banalizado,

“Es algo tan común que pasa a ser banalizado, incluso.

Lo que ocurre a menudo es la búsqueda de parejas sexuales a través de grupos en los medios de comunicación.

Hay muchos seminaristas en busca de socios, el 80%, diría”.

Y además dicen que la homosexualidad,

“Es una realidad presente en los seminarios no sólo en el orden del ser, sino también en el orden del obrar”.

Y que muchos la practican “como si fuera una cosa normal”.

De modo que se admite la generalización de la práctica de la homosexualidad, o sea los actos sexuales.

Y no sólo la mayoría de los seminaristas serían homosexuales sino que también la mayoría estarían buscando socios sexuales, no serían castos.

Además se agrega en el estudio que la mayoría de los seminaristas está a favor de la homosexualidad.

En realidad no debería extrañar esto si el 90% de los seminaristas son homosexuales como se dice.

Y el argumento que utilizan los seminaristas es el del lobby gay “¿si hay amor qué es lo que está mal?”.

Pero además los seminaristas dan como hecho la presencia mayoritaria de los homosexuales como fuerza dentro de los seminarios.

Porque dicen que debe haber diálogo entre los homosexuales y la iglesia y que la homosexualidad en el interior de los seminarios debe ser bien acompañada y bien orientada.

La consideran parte del menú que debe ofrecer la Iglesia,

“La homosexualidad es algo normal, que la Iglesia debería incluir en sus propuestas clericales”.

De modo que el problema de la existencia de un lobby gay o mafia lavanda que ha denunciado el padre Dariuz Oko tendría un caldo de cultivo impresionantemente grande dentro de los seminarios actuales de la Iglesia Católica, por lo menos en Brasil.

La otra cara de lo que pasa en la institución es el lobby gay o lo que llaman mafia lavanda dentro de la Iglesia.

Padre Dariusz Oko

   

HAY VARIOS SACERDOTES QUE HA DENUNCIADO AL LOBBY GAY DENTRO DE LA IGLESIA

Uno fue el sacerdote polaco Dariusz Oko, que escribió un libro, que puede bajarse aquí (en Inglés) “Con el Papa Contra la Homoherejía”.

Planteó una discusión franca de la infiltración homosexual del clero y dijo:

“Hay un lobby gay dentro de la Iglesia Católica.

Crean estas uniones informales y que se infiltran en la Iglesia”

También confirmó que esta infiltración alcanza a los niveles más altos.

Hay definitivamente un problema con obispos homosexuales en la Iglesia universal.

El Papa Benedicto destituyó a 70 obispos de todo el mundo porque o bien cubrían a los sacerdotes pedófilos o ellos mismos eran activos en relaciones homosexuales”.

Este lobby gay tiende a tener un gran control sobre las agencias de la Iglesia, el clero, los nombramientos del personal, y los medios de comunicación de la Iglesia, por lo que es difícil de exponerlos y expulsarlos.

Algunos tienen interés de que no se hable del tema de la homosexualidad dentro de la iglesia

Negar las cosas como respuesta estándar no es bueno.

Muchos buenos sacerdotes y laicos e incluso obispos, han sido sometidos a tratamiento cruel por atreverse a tratar de exponer este problema de los homosexuales en las parroquias, órdenes, cancillerías e incluso el propio Vaticano.

Esta misma película la vimos cuando comenzaron a aparecer las denuncias de pedofilia y abusos sexuales por parte de sacerdotes, y luego cuando se involucró a obispos que ocultaron información de abusos sexuales de sacerdotes de sus diócesis.

   

LAS REVELACIONES DEL SACERDOTE POLACO

El paper de sacerdote polaco padre Daariusz Oko, Ph.D., un sacerdote de la archidiócesis de Cracovia y profesor adjunto en la Universidad Pontificia Juan Pablo II en Cracovia ha estado dando vueltas por el mundo.

Fr. Oko habla de su descubrimiento de un movimiento “subterráneo homosexual inmenso en la Iglesia”.

“Comencé mi trabajo como una lucha contra una amenaza mortal, externa al cristianismo, pero luego descubrí poco a poco de que el enemigo no está sólo fuera de la Iglesia, sino dentro de ella, también“.

Dos ejemplos que él conoce de cerca son los arzobispos polacos Josef Wesolowski y Juliusz Paetz, que resultaron ser ellos mismos depredadores sexuales.

Así como el cardenal Keith O’Brien de Escocia, obligado a retirarse por el Papa Benedicto XVI debido a un escándalo homosexual.

“Al igual que en todos lados, una vez que una persona con tendencias homosexuales se mete en el poder, por lo general sus subordinados son también homosexuales, por lo tanto, empiezan a crear una pirámide.

Y lo mismo es sucediendo en la Iglesia con estos obispos que, a sabiendas nombran a las personas con las mismas tendencias”.

   

EL BLOQUEO DE LAS DENUNCIAS

En su ensayo, el profesor de filosofía revela su propia experiencia con una camarilla homosexual en la Iglesia Católica Romana.

Del bloqueo de la justicia para las víctimas de abuso de clérigos homosexuales, y en su caso, de un obispo homosexual.

“Aprendí sobre el Obispo Juliusz Paetz [arzobispo emérito de Poznan] por accidente, de un seminarista que me ha dicho, todo tembloroso de emoción y terror, de haber sido abusado por su propio ordinario

Él estaba al borde de perder la fe, así como la integridad psíquica y espiritual”, cuenta el P.Oko.

“Nuestras intervenciones en varios niveles de jerarquía de la Iglesia fueron en vano, nos encontramos con un muro que no podíamos superar, incluso en un caso tan evidente como este”, explicó. 

Lo que finalmente lo rompió dice, fue 

“una tremenda conmoción en los medios de comunicación que llegó al mismo Papa [Benedicto XVI]

De lo contrario, todo era bloqueado en los niveles inferiores de la jerarquía local o del Vaticano, añade.

      

LA FORMACIÓN DE LA MAFIA LAVANDA

Al describir la formación de camarillas de clérigos homosexuales Fr. Oko dice:

Ellos saben bien que puedan ser expuestos y avergonzados, por lo que se protegen unos a otros, ofreciendo apoyo mutuo. 

Construyen relaciones informales que recuerdan a una camarilla o incluso la mafia, tienen como objetivo mantener las posiciones ofreciendo poder y dinero.

Cuando ellos alcanzan una posición de toma de decisiones, tratan de promover e impulsar en su mayoría a aquellos cuya naturaleza es similar a la de ellos, o al menos a los que se sabe que son demasiado débiles para oponerse a ellos. 

De esta manera, posiciones de liderazgo en la Iglesia pueden ser adquiridas por personas que sufren de profundas heridas internas.

De hecho, pueden alcanzar una posición dominante en muchas áreas de la jerarquía de la iglesia, convirtiéndose en una “élite de trastienda”.

Que en realidad tiene un tremendo poder para decidir sobre las nominaciones importantes y toda la vida de la Iglesia

De hecho, puede incluso llegar a ser demasiado poderosa para obispos honestos y bien intencionados.

Fr. Oko también identifica el:

“miedo y confusión de los clérigos, sobre todo en algunas diócesis y congregaciones” cuando se toca el tema de la homosexualidad. 

Ellos guardan silencio, incapaces de articular incluso enunciados elementales de la enseñanza de la Iglesia sobre el tema. ¿Qué temen?

¿De dónde viene ese miedo de grupos enteros de hombres maduros, adultos?”, se pregunta. 

“Ellos deben tener miedo de caer en desgracia con este grupo influyente que ejerce el poder”.

Ex Nuncio Jozef Wesolowski

    

AL LOBBY GAY LE GUSTA VIVIR SIN ESFUERZOS

El Padre Oko explicó que las personas con tendencias homosexuales rechazan la “mentalidad de guerrero” necesaria en la vida cristiana.

No emulan a Nuestro Señor como guerrero, como el símbolo en contra de la maldad prevaleciente.

Ellos van a tratar de orientar a la Iglesia para ser emocional.

Para tener un diálogo con todo el mundo, convirtiendo a la Iglesia en un ‘espacio seguro’.

No les gusta la batalla o confrontación”.

Y él continuó:

“La ‘mafia lavanda’ quiere tener una vida cómoda.

Ellos no quieren pelear con ninguno que amenace su posición.

Es por eso que van a comprometerse en casi cualquier cosa.

Hay atrocidades que se cometen contra los hombres jóvenes en las órdenes, especialmente los franciscanos y los dominicos, que son molestados por sus superiores, y se les dice que se callen por sus obispos.

El arzobispo Paetz es un ejemplo perfecto.

Esto es extremadamente atroz, porque muchos de estos jóvenes son muy dedicados y ortodoxos.

Ellos aman a la Iglesia y quieren servir a la Iglesia.

A nivel psicológico, todo su mundo puede ser devastado por un acto de este tipo. Pueden volverse literalmente locos.

Podrían haber sido grandes hermanos en las órdenes y grandes sacerdotes pero terminan buscando ayuda psicológica.

Ellos son destruidos básicamente”.

A pesar de este mal, el P. Oko recuerda a los fieles que tenemos el deber de luchar por la Santa Madre Iglesia:

“Básicamente el cuerpo místico está siendo atacado por un cáncer, y es nuestro papel defender al cuerpo místico de este cáncer.

Incluso en estos tiempos turbulentos hay santos, hay cristianos que son los más bellos tipos de personas.

Hay una gran cantidad de mal pero hay un montón de cosas buenas que suceden en la Iglesia Católica”

   

EL PAPA BENEDICTO XVI CONOCÍA DEL TEMA Y LUCHÓ VALIENTEMENTE

Fr. Oko postula que el Papa Benedicto XVI fue consciente de esta subcultura dentro de la Iglesia y ha lamentado públicamente su “suciedad” y el daño que ha causado.

El Papa:

“hizo la limpieza de la iglesia contra el abuso homosexual y la prevención de su recurrencia en el futuro como una de las prioridades de su pontificado”, dice el padre Oko. 

“Quitó clérigos comprometidos de sus oficinas con mucha energía. 

En los primeros meses después de su elección, todavía en 2005, emitió una instrucción para prohibir estrictamente ordenar a los homosexuales no tratados

La instrucción fue precedida por una carta enviada por la Santa Sede a los obispos de todo el mundo, pidiendo que los sacerdotes con tendencias homosexuales se retirasen inmediatamente de cualquier función en seminarios educativos“.

Más tarde, en 2008, el Papa emitirá una directiva prohibiendo incluso que homosexuales no practicantes se conviertan seminaristas.

Demostrando la preocupación de Benedicto XVI, el p. Oko cita el libro de 2010 del Papa, Luz del Mundo, en el que el Santo Padre dice:

“Una gran atención se necesita aquí con el fin de prevenir la intrusión de este tipo de ambigüedad y para evitar una situación en la que el celibato de los sacerdotes prácticamente acabaría identificando la tendencia a la homosexualidad“.

El paper de Fr. Papel Oko no es sólo descriptivo, sino que proporciona las herramientas necesarias para participar en la batalla para limpiar la “suciedad”.

   

EL PADRE OKO DICE POR QUÉ DEBEMOS TOMAR MEDIDAS

En un llamado a sus compañeros de clero y fieles católicos, el p. Oko recuerda el heroísmo del Papa en la lucha contra el homo-lobby, pero dice:

La Iglesia:

“necesita a todos y cada uno de nosotros. Necesita el apoyo y la predicación sana en cada Iglesia local

Es una cuestión de fidelidad a la propia conciencia: defender la verdad de la salvación, no importa cuánto nos pudiera costar”.

Fr. Oko dice que defender la verdad de la fe sobre este tema es una necesidad existencial para los católicos romanos.

“Si a los homo lobbyistas se les permite actuar libremente, en una docena de años pueden destruir las congregaciones y diócesis enterasadvierte. 

La situación es un poco como en el principio de la Reforma, cuando los países y naciones enteras abandonaron la Iglesia”.

Sacerdote Jesuita Donal Godfrey

   

RECONOCIENDO AL ENEMIGO

Fr. Oko explica cómo identificar a los culpables y luego la forma de participar en la batalla.

“Los sacerdotes homosexuales activos son maestros del camuflaje“, dice citando a otro sacerdote con experiencia. 

“La verdadera amenaza a la Iglesia son los cínicos sacerdotes homosexuales que se aprovechan de sus funciones en su propio nombre, a veces en una forma extraordinariamente tortuosa”.

“El homo lobbysta, dice el padre Oko, “representó el centro de la oposición interna contra el Papa [Benedicto XVI]”.

“Los miembros de este lobby en la Iglesia son un grupo relativamente pequeño, pero a menudo ocupan puestos clave (que están muy ansiosos de lograr).

Crean una estrecha red de relaciones y se apoyan unos a otros, que es lo que los hace peligrosos”.

Recientemente la autoproclamada mayor organización de Sacerdotes de EE.UU. ha criticado a la Santa Sede por recomendar a los obispados no ordenar seminaristas homosexuales.  

Sacerdotes de la AUSCP

ASOCIACIÓN DE SACERDOTES PRO ORDENACIÓN DE HOMOSEXUALES

Un grupo, que dice ser la mayor asociación de sacerdotes católicos en los Estados Unidos, está criticando al Vaticano por su negativa a ordenar hombres homosexuales como sacerdotes.

La Asociación los sacerdotes católicos de EE.UU (AUSCP) es una organización con sede en Ohio que dice tener 1200 miembros y fue  fundada en 2011.

Recientemente criticó la decisión del 2016 donde la Congregación del Clero del Vaticano reafirmó que los hombres con “tendencias homosexuales profundamente arraigadas” no deben ser ordenados.

La asociación envió la siguiente declaración a todos los obispos de Estados Unidos:

“Si el documento de la Congregación para el Clero hubiera declarado que las personas heterosexuales y homosexuales que viven vidas castas pueden ser admitidos a la ordenación sacerdotal hubiera sido más respetuoso e inclusivo.

La cuestión de discernimiento es si el solicitante o candidato ha integrado su identidad sexual con la fe y la espiritualidad cristiana católica.”

La declaración escrita por el equipo de dirección de 12 miembros de la AUSCP dijo que encontraba “infundados e insultantes” los términos utilizados en el documento del Vaticano, que

“implica que los sacerdotes ordenados con una orientación homosexual que sirven a la Iglesia con la distinción, se encuentran en una situación que obstaculiza gravemente una correcta relación con hombres y mujeres”

Junto con la defensa de la ordenación de hombres homosexuales la AUSCP también aboga por la ordenación de mujeres diáconos y sacerdotes casados.

Las estimaciones sobre la cantidad de sacerdotes homosexuales en EE.UU. varían.

Algunos estudios sitúan esa cifra en un 15 por ciento, mientras que otros estudios han encontrado que más del 50 por ciento de los sacerdotes estadounidenses son homosexuales.
.
Esto es proporcionalmente mucho mayor que el 3,8 por ciento de la población en general que se identifica como LGBT.

   

QUÉ HACER SEGÚN OKO

En términos de acción, el P. Oko sugiere:

La mafia homosexual en la Iglesia debe ser tratada de una manera muy profesional

Debemos actuar como un fiscal o un funcionario en el campo de batalla.

Es importante que encontremos un gran grupo de personas de buena voluntad para que nos proteja y apoye en lo que hacemos

Ese grupo debería incluir clérigos, así como altas en la jerarquía de lo posible, expertos en diversos campos, especialistas en los registros de archivos, abogados, policías, periodistas, así como muchos creyentes en lo posible.

Es bueno intercambiar información, documentos y pruebas. 

La red global de homolobbies y homomafias debe ser contrarrestado por una red de personas honestas.

Internet es una herramienta excelente, lo que hace posible la creación de una comunidad global de personas preocupadas por el destino de la Iglesia.

Cuanto más sepamos, más podremos hacer. 

Tenemos que recordar que en estos asuntos nosotros somos “enviados como ovejas en medio de lobos”, por lo que debemos ser “prudentes como serpientes y sencillos como palomas” (San Mateo 10:16). 

Debemos tener el coraje para levantarnos contra los malhechores, como Cristo tuvo el coraje de levantarse en contra de los fariseos de su época.

No podemos construir nuestras vidas sobre dulces ilusiones, porque sólo “la verdad os hará libres” (San Juan 8:32), y es por eso que “Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino un espíritu de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7).

Todas las intervenciones deben hacerse con sumo respeto y amor por cada persona, incluyendo al abusador”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply