La Iluminación secreta de Dios que tuvo Jorge Mario Bergoglio a los 17 años [2013-03-23]

Lo llevó a ser el papa Francisco.
El secreto del Papa Francisco es que experimentó personalmente la bondad y misericordia de Dios en un acontecimiento, de una manera tan poderosa, que le cambió toda su vida, le llevó a convertirse en sacerdote, jesuita, y ahora el obispo de Roma y jefe de la Iglesia. Y eso lo expresa en el lema de su escudo de armas parafraseando a San Beda sobre la conversión de San Mateo.

 

 

¿Por qué el Papa Francisco se muestra tan simple, tan auténtico, tan evidentemente lleno del amor? Parte de la respuesta puede ser… porque Dios le llena de su amor. Pero otra parte de la respuesta está en lo que parece haber sido una experiencia mística que se produjo en Bergoglio el 21 de septiembre de 1953, cuando tenía 17 años de edad.

EXPERIENCIA MÍSTICA A LOS 17 AÑOS

Nos enteramos de esta experiencia en un comunicado oficial de prensa del Vaticano. Pero ha sido casi totalmente ignorado y desarrollado por los cuerpos de prensa del Vaticano.

Una de las afirmaciones centrales de la fe católica no es sólo que Dios existe, que es real, sino también que Él puede comunicarse con los seres humanos, que los seres humanos pueden ser “atravesados” por el sentido real de la presencia divina, pueden experimentar y ser conscientes de esta presencia real.

Jorge Mario Bergoglio a la edad de 17 años, mientras estaba en profunda oración, fue tocado por Dios. Fue lleno del Espíritu de Dios, de una manera muy especial, y le fue dada la gracia para comenzar una vida de entrega total a Dios, que ha terminado por llevarlo a su trono de San Pedro.

Sabemos que muchos jóvenes pasan por un período en el que buscan con gran intensidad conocer su lugar en este mundo, y oran para escuchar su llamado, para encontrar su verdadera vocación.

Y ahora sabemos que el Papa Francisco ha pasado por este proceso de discernimiento, también.

EN LOS DICHO POR EL VENERABLE BEDA SOBRE SAN MATEO ESTÁ LA CLAVE

La homilía de San Beda el Venerable en el llamado a San Mateo:

“es un homenaje a la misericordia divina y se reproduce en la Liturgia de las Horas de la Fiesta de San Mateo”, dijo el Vaticano II en el comunicado de prensa.

Y expresó que esta homilía “tiene un significado especial en la vida y el camino espiritual del Papa”.

“De hecho en la fiesta de San Mateo [Septiembre 21] en el año 1953, el joven Jorge Mario Bergoglio experimentó a la edad de 17 años, de una manera muy especial, la presencia amorosa de Dios en su vida”.

Después de una confesión, sintió que su corazón fue tocado y sintió el descenso de la misericordia de Dios, que con una mirada de ternura, lo llamó a la vida religiosa, siguiendo el ejemplo de San Ignacio de Loyola”.

En estas pocas palabras, nos habla de una experiencia que transformó la vida del joven Jorge.

Estos son todos los elementos de una experiencia personal con Cristo (porque Cristo es Dios, y Cristo es la misericordia de Dios). Estos son los elementos de una experiencia mística transformadora por la presencia real de Dios.

LA EXPERIENCIA DE SAN MATEO A LA QUE ALUDE BERGOGLIO

En el mundo judío y en la sociedad de ese tiempo – el tiempo de Cristo – no había nadie más rechazado que un publicano, un judío que trabajaba para las autoridades romanas para la recaudación de impuestos de su propio pueblo y obtener una ganancia personal grande.

A los publicanos no se les permitía comerciar, comer, o incluso orar con otros judíos.

Un día, mientras estaba sentado en su mesa de libros y dinero, Jesús miró a Mateo y le dijo: “Sígueme”. Mateo se levantó, dejando sus piezas de plata para seguir a Cristo. 

El nombre original de Mateo, Levi, en hebreo significa “Adhesión”. Su nuevo nombre, Mateo, significa “regalo de Dios”.

Mateo también se menciona en los Evangelios como el anfitrión de una cena con Cristo y sus compañeros para la que Mateo invitó a sus compañeros recaudadores de impuestos. Los judíos se sorprendieron al ver a Jesús con un publicano, pero Jesús explicó que él había venido “no para llamar a los justos sino a los pecadores”.

Esto explica, en parte, por qué el Papa Francisco está tan abierto a los que están fuera de la Iglesia – porque quiere traerlos, como Mateo fue traído.

Él no quiere hacer nada para excluirlos, para mantenerlos fuera. Quiere llamarlos, quiere que ellos escuchen su llamada, para que ellos, como Mateo puedan buscar, contemplar y seguir a Cristo, comenzando una nueva vida.

LA EXPERIENCIA AFÍN DE SAN IGNACIO DE LOYOLA

San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, nació en 1491, uno de los 13 hijos de una familia de la nobleza menor en el norte de España. Cuando era joven, Ignacio estaba inflamado por los ideales del amor cortés y caballeresco y soñaba con hacer grandes hazañas. Pero en 1521, Ignacio fue herido gravemente en una batalla con los franceses. Mientras se recuperaba, Ignacio Loyola experimentó una conversión.

Fue en Manresa, a orillas del río Cardoner, que tuvo una visión que es considerada como la más importante en su vida. La visión fue más una iluminación, y más tarde dijo que había aprendido más en aquella ocasión que lo que lo hizo en el resto de su vida. 

Ignacio nunca reveló exactamente lo que fue la visión, pero parece haber sido un encuentro con Dios como realmente es, para que toda la creación fuera vista bajo una nueva luz y adquiriera un nuevo significado y relevancia, una experiencia que le permitió a Ignacio encontrar a Dios en todas las cosas. Esta gracia, de encontrar a Dios en todas las cosas, es una de las características centrales de la espiritualidad jesuita.

Así que el Papa Francisco, después de mucha oración, también experimentó algo extraordinario. Para Ignacio, fue una visión, para el Papa Francisco, “el descenso de la misericordia de Dios”.

 

 

EL ESCUDO Y EL LEMA DEL PAPA FRANCISCO ALUDE A SU ENCUENTRO CON DIOS

El escudo de armas del papa Francisco y su lema hacen memoria a esa experiencia mística que tuvo a los 17 años.

En sus elementos esenciales, el Papa Francisco decidió quedarse con su anterior escudo de armas, elegido en el momento de su consagración episcopal y se caracteriza por la sencillez lineal.

El escudo azul está coronado por los símbolos de la dignidad papal, al igual que los de su predecesor Benedicto XVI (mitra colocada entre llaves cruzadas de oro y plata, atadas por una cuerda roja).

En la parte superior, se encuentra el emblema de la orden de origen del Papa, la Compañía de Jesús: un sol radiante y ardiente que contiene las letras en rojo, IHS, el monograma de Cristo. La letra H está coronada por una cruz en la punta, los tres clavos en negro.

A continuación, se encuentran la estrella y el ramo de nardos. La estrella, de acuerdo con la antigua tradición heráldica, simboliza a la Virgen María, Madre de Cristo y de la Iglesia, mientras que la flor de nardo indica a San José, patrono de la Iglesia universal. En la tradición iconográfica española, de hecho, San José es representado sosteniendo un ramo de nardos. Al colocar estas imágenes en su escudo, el Papa ha querido expresar su particular devoción a la Santísima Virgen y San José.

El lema del Santo Padre Francis se toma de las Homilías de San Beda el venerable, (Om. 21, CCL 122, 149-151), quien, al comentar sobre la historia del Evangelio de la vocación de San Mateo, escribe:

“Jesús vio a un recaudador de impuestos y debido a sentimientos de compasión, eligiéndolo a él lo miró y le dijo: ‘Sígueme’

La frase en latín del lema es “Miserando atque eligendo”, que describe la postura de Jesús hacia el publicano: “lo miró con misericordia y lo eligió”.

Fuentes: Vaticano, The Moynihan Letters, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: