El viernes 10 de junio de 1977, la Bienaventurada Virgen María apareció en un bosque.

Posteriormente denominado Bosque de Nuestra Señora.

Ubicado en las cercanías de un pueblito llamado Le Fréchou.

Perteneciente al departamento de Lot y Garonne, en el sudoeste de Francia.

nd le frechou

Nuestra Señora allí escogió a su vidente, el Padre Jean Marie Kozik.
.
Un francés de origen polaco, un joven sacerdote que había sido favorecido con gracias místicas.
.
Y se le presentó como: “María, Madre de Misericordia y Madre de la Iglesia”.

Derramando lágrimas por Francia, por la Iglesia y por el mundo.

Expresó el pedido de que sus hijos se acercaran en peregrinación a ese lugar que ella había escogido.

Y prometió que regresaría al mismo sitio el primer día de cada mes y también el día 14 de cada mes.

El Lector debe considerar cuando lo lea que esta es una aparición a una Congregación Tradicionalista que no está en comunión con Roma.

 

MONSEÑOR JEAN MARIE

Hace más de 30 años, la Buena Madre pedía a un joven religioso que funde una Congregación que le sea especialmente consagrada, con el fin de guardar la verdadera fe.

De servir a los pobres y que numerosas sean las almas que estén salvadas por este medio. Jean Marie Kozik.

Un francés de origen polaco que fue consagrado Obispo por el vietnamita Ngo Dinh Thuc.

Que fue excomulgado y reconciliado varias veces con el Vaticano por consagrar obispos tradicionalistas sin permiso de Roma.

La Santísima Virgen María pedía a su humilde criado la erección de un Santuario dónde concedería muchas gracias:
.
“Allí en su casa, en mi Santuario, atraeré todo a mí.
.
Convertiré a los pecadores, haré entrar en calor a las almas heladas y sin vida.
.
Avivaré el poco fervor que hay en las almas tibias”
(15 de agosto de 1970)”

Este joven religioso favorecido de carismas extraordinarios había tenido una infancia fuera del común, que ya mostraba un alma privilegiada del Cielo.

Apenas tenía 5 ó 6 años, el pequeño Roger jugaba a decir la Misa en vez de que jugara a los vaqueros y a los indios.

Se levantaba muy temprano e iba sobre su bicicleta para asistir al Santo Sacrificio antes de ir a la escuela.

Llegaba incluso antes del sacerdote que lo encontraba sentado sobre las marchas de la iglesia.

El domingo, iba de una iglesia a una otra, siempre sobre su bicicleta, para asistir lo más posible a todas las misas de las iglesias alrededor.

Le gustaba servir y visitar a los pobres, a las personas mayores y los enfermos. Se ingeniaba de mil de maneras para ayudarles.

le frechou

 

LAS APARICIONES

Nuestra Señora preparaba a su Caballero con conversaciones privadas frecuentes.

Y el 10 de junio de 1977 tuvo lugar la Primera Aparición en su Bosque Bendito, dónde se dirigía a su pueblo, por medio de su Confidente. Señalaba por su presencia el lugar donde debía construirse su santuario.

En adelante, por la Eternidad, se la veneraría bajo la nueva palabra de Nuestra Señora del Fréchou.
.
“Soy María, Madre de Misericordia y Madre de la Iglesia. Deseo que mis niños vienen aquí en peregrinación.
.
Vendré el 1ero  y el 14 de cada mes… y escucharé las peticiones de mi pueblo.
.
Mi divino Hijo me eligió este rincón de tierra para que haga estallar mi Misericordia.
.
Que este bosque bendito que en adelante me está consagrado, sea un lugar de rezo, penitencia y misericordia.”
.
(En una posterior Aparición, Nuestra Señora indicó que en el futuro sólo vendría el día 14 de cada mes).

Mientras que lágrimas pasaban sobre la cara de Nuestra Señora, interiormente el Padre Jean Marie le pidió la razón de sus llantos.

Le respondió: “Lloro sobre la Iglesia, sobre Francia y sobre el Mundo.” Mensaje de Nuestra Señora al Padre Jean Marie el 10 de junio de 1977.

Desde esta fecha, Nuestra Señora es fiel a la cita. Durante la Misa de la Aparición, el 14 de cada mes al mediodía, aparece a Monseñor y le entrega mensajes que saca de su Corazón Doloroso e Inmaculado y de lo de su Divino Hijo.

Nos transmite sus peticiones, concede sus gracias, consola, alivia, obtiene gracias de conversión y santificación.

Palabras amadas, cayendo de los labios de una Madre Bendecida, la Madre de la Humanidad.

“… Prometo venir aquí visitar a mi pueblo y aliviar su sufrimiento hasta el final del mundo…”Nuestra Señora el 14 de noviembre de 1979.

Nos dice que nuestra época vive en la abominación, que nunca como en este tiempo hubo tantas almas precipitadas en infierno.

Y que, como una Madre cariñosa, viene a salvar a su familia mientras que es aún tiempo (14 de abril de 1981) ella nos pide llevar una vida de rezo, penitencia y misericordia.

 

PETICIONES DE NUESTRA SEÑORA

La Santísima Virgen María nos pide guardar la verdadera Fe, tener un infinito respeto para su Divino Hijo, realmente presente en la Santísima Eucaristía.
.
De asistir lo más a menudo posible y con un gran respeto y fervor al Santo Sacrificio de la Misa, de rezar el Santo Rosario, santificarnos, servir a los pobres y todos los que sufren en su corazón o en su cuerpo.

Pidió la erección de un santuario, de una capilla donde está invocada como Liberadora de las Almas del Purgatorio, el Santo Escapulario de los Dos Santos Corazones Unidos, la medalla de la Misericordia (vean las magníficas promesas del 14 de junio de 1978 y del 10 de junio de 1981), el aceite bendito para los enfermos, los pecadores, la Medalla de San José.

Exalta el sacerdocio católico y la grandeza de la vida religiosa, la belleza de la fidelidad a los 3 votos de religión y al espíritu de los Fundadores de las Congregaciones.

Deplora el descuido, la negligencia en las casas religiosas y entre el clero causada por el orgullo, el gusto del prestigio, del dinero, el amor de los placeres, la apertura a las ideas del mundo.

Pide en sucesivas ocasiones la conversión de los obispos y de los consagrados.

Su Santuario en el Bosque de Nuestra Señora, nacido en la extrema indigencia, se conocerá rápidamente.

Denigrado e incluso difamado como muchos lugares de apariciones verídicas, su perennidad prueba ella sola que su origen viene de Dios.

Se organizaron numerosos peregrinaciones espontáneamente desde el principio, atrayendo personas de todas las razas, pueblos y lenguas, e innumerables milagros fueron concedidos para recompensar la fe de los fieles.

ns de le frechou

 

TREINTA AÑOS DESPUÉS

Hoy ya han pasado mas de 30 años desde que Nuestra Señora, fiel a su promesa, ha regresado cada 14 del mes a este bendito bosque, dándonos sus Mensajes de paz, esperanza, amor y misericordia para consolar a aquellos que sufren, y para curar a tantos cuerpos cansados y a tantas almas heridas.

Rápidamente se esparció la noticia de las Apariciones, y durante los meses y años subsiguientes no ha dejado de ir aumentando la oleada de peregrinos a este lugar, provenientes de Francia y de otros países.

Algunos vinieron convencidos de los hechos, mientras que otros se acercaron con curiosidad y escepticismo.

Pero así como San Pablo en el camino a Damasco, se han sentido sumamente sobrecogidos por la gracia divina y, al pie del humilde árbol de roble donde aparece Nuestra Señora, han logrado recuperar la fe que tenían años atrás y han podido dar testimonio de la veracidad de las Apariciones.

En uno de sus Mensajes, Nuestra Señora le pidió a su confidente, el Obispo Juan María, que iniciara la fundación de una congregación religiosa masculina, una congregación religiosa femenina activa y otra contemplativa, una orden de terciarios, una obra social, y demás.

Todos los que han venido han obedecido fielmente al pedido de Nuestra Señora de
.
“recitar fielmente el Santo Rosario, rezar en familia, asistir al Santo Sacrificio de la Misa con respeto y dignidad, y adorar el Santísimo Sacramento…”

En los años noventa, la Fraternidad de Nuestra Señora se extendió a nivel internacional con la apertura de misiones religiosas y humanitarias en cuatro continentes.

 

LA FRATERNIDAD DE NUESTRA SEÑORA

Al ver la miseria física y moral de los pobres, los hambrientos, los enfermos (especialmente aquellos afectados por el VIH y el SIDA), los presos y los huérfanos, el Obispo Juan María ansió que los miembros de la Fraternidad de Nuestra Señora estuvieran al servicio de todos, como instrumentos de paz y misericordia.

Y entonces se comenzó con la apertura de ollas populares para alimentar a los pobres y dispensarios semanales gratuitos de alimentos en París, Nueva York, Ulan Bator (Mongolia) y Chicago, permitiendo que los más desamparados pudieran, por lo menos, recibir alimentación diaria.
Los enfermos no fueron olvidados: se los visitó en los hospitales, se prestó asistencia a aquellos afectados por el SIDA, se inauguró un hospital para los más pobres en Mongolia, y se prestó ayuda humanitaria a las víctimas de la guerra en Rumania, Croacia, Bosnia, Kosovo, Rwanda, etc.

Se trató con amor a los aislados, los huérfanos y los rechazados en Haití, Camerún y Níger, haciéndose hincapié en que todas las actividades se edifican con la oración, los sacramentos y el Santísimo Sacrificio de la Misa.

De este modo, la Fraternidad de Nuestra Señora da sostén espiritual a las almas sedientas de estos tiempos.

Sostén espiritual que en Camerún se ofrece diariamente en varios prioratos de la Fraternidad de Nuestra Señora, junto a la cabecera de los convalecientes y los moribundos en los hospitales.

Esta ayuda espiritual ha encontrado vitalidad y expresión completa en Chicago, con la consagración del Santuario de Nuestra Señora de Fréchou, Madre de la Misericordia y Madre de la Iglesia, el 21 de octubre de 2000.

El éxito de esta misión también fue causado por la generosidad de los americanos. Por ello, Nuestro Señor bendijo la llegada de sus Siervas sobre esta tierra…

“¡Bendigo los Estados Unidos de América para haber aceptado a mi Madre Santísima, a través de mis Hijos y mis Hijas de Le Fréchou!

Derramaré gracias en abundancia en cada uno de los Estados donde mi Madre Santísima será representada por mis Hijos y mis Hijas, ya que es necesario manifestar al mundo cuánto amo a mi Madre y cuánto quiero que por Ella, se venga a mi Corazón Sagrado y Misericordioso.” Nuestro Señor a Monseñor Jean Marie, el 14 de marzo de 1992.

La es la ocasión de establecer un santuario a Nuestra Señora de Le Fréchou. La estatua es la réplica de la del Bosque de las Apariciones.

Representa a la Santísima Virgen María durante una de las visiones de la cual Monseñor Jean Marie fue gratificado, teniendo al Niño Jesús sobre sus rodillas: símbolo de los Dos Santos Corazones Unidos.

Hace 30 años, en un bosque humilde, la Virgen Inmaculada apareció ante Monseñor Juan María.

A partir de entonces, todos los días y en todo el mundo, los miembros de la Fraternidad de Nuestra Señora tratan de realizar lo que Nuestra Señora les pide en cada una de sus Apariciones.

estatua de le frechou

 

LOS MILAGROS

Ya son más de 30 años que La Bienaventurada Virgen María se le aparece al Monseñor Jean Marie.

Treinta años de gracias especiales, de milagros numerosos y variados; 30 años que han sido testigos de miles y miles de peregrinos, que se han acercado de distintas partes del mundo, y que han venido a arrodillarse a los pies de la Inmaculada, en este pequeño Bosque, para presentarle sus súplicas a Ella.

Pues han depositado su confianza en las palabras de esta Buena Madre: “(…) Escucharé las súplicas de mi gente.”

Y Ella, la Virgen Fiel, mantuvo su palabra.

Se trata, por ejemplo, de la pequeña Elodie, de 6 años de edad, que viene a agradecerle a Nuestra Señora de Frechou por haber sanado a sus piernas.

En verdad, sus rodillas se juntaban tanto que casi no podía caminar.

Tan pronto cuando ella llegó a la entrada del bendito Bosque, tanto ella como su madre y su abuela se dieron cuenta de que sus piernas estaban bien derechas, ¡y que ya no tenía ninguna anormalidad!

En cuanto a Didier, Bridget y muchos otros, ellos recibieron la gracia de contemplar el Divino Rostro en la Eucaristía durante la Santa Misa de la Aparición de la Virgen.

Una peregrina completamente impedida, la cual no se podía mover mas que en silla de ruedas, de repente recuperó el completo uso de sus piernas un 14 del mes, durante la Santa Misa.

También una joven pareja, los cuales no podían dejar de llorar a causa de la ceguera de su bebé, no pudieron contener su alborozo cuando notaron que su querido hijo había sanado completamente.

Otra peregrina, afectada de cáncer del pecho, después de haber aplicado la Medalla de la Misericordia (la medalla que la Virgen María nos dio en Le Frechou) a la parte enferma de su cuerpo

Al visitar luego al médico se le informó que su enfermedad había desaparecido por completo, y al mismo tiempo notó que la medalla había dejado una impresión permanente sobre su carne.

En Níger, África, un hombre con su mano completamente infectada se acercó voluntariamente y con mucha fe a una de las hermanas de nuestra Congregación para que unte su mano con el aceite bendito proveniente de Le Frechou.

Al día siguiente regresó triunfante con su mano completamente curada.

Cuántos son los que no se habían acercado a los Sacramentos por más de 25 o aún 30 años que sintieron un profundo deseo de ser escuchados en confesión para poder nuevamente tomar la Comunión y frecuentar la Iglesia nuevamente, para comenzar de nuevo con una vida más digna.

Numerosas personas afectadas por enfermedades graves que vinieron a rezar al Bosque bendito, descubrieron luego con sus doctores que sus enfermedades habían desaparecido totalmente.

Tantos y tantos otros milagros han ocurrido en los últimos 30 años, y cada 14 del mes es nuevamente una fuente de gracias para los peregrinos.

Cada uno de ellos regresa a sus hogares con paz en sus corazones, ¡y tan sólo esto ya es un milagro!.

La estatua en Chicago (Sede Central actual de la Fraternidad) es milagrosa y realizó numerosos privilegios, curaciones, conversiones…
.
Muchos vienen a depositar sus peticiones a sus pies y son oídos.

La Santísima Virgen María prometió que esta pequeña iglesia sobre la tierra de Chicago sería una tierra de milagros y lo prueba a cada momento.

– Mismo caso para una joven mujer muy impaciente de su embarazo que se presentaba dramáticamente.

Los doctores le ordenaban de hacer abortar a este niño ya que se detectaba en él un grave tumor cerca del corazón.

Después de haber sido bendecida por Monseñor el 8 de diciembre de 2001, la futura mamá pasó una radio.

Ésta revelaba que el tumor casi había desaparecido. El niño nació sin problema y está actualmente en plena salud.

– Un pequeño muchacho fue aplastado por un coche de golf que pesaba más de una tonelada y se salió indemne, gracias a la protección de la Medalla Milagrosa.

– Un joven de 15 años se encontró curado del cáncer del estómago, gracias a la aplicación del aceite bendito.

Nuestra Señora pidió a Monseñor Jean Marie que bendiga este aceite el 14 de noviembre de 1991 : “El aceite que ti pedí bendecir debe utilizarse para los que sufren en su cuerpo o en su corazón”.

Este aceite está disponible en todos los santuarios o casas de la Fraternite Notre Dame.

Sería demasiado largo relatar todas las gracias de curación obtenidas por este aceite, en los Estados Unidos y en todos los países de Misión de la Fraternite Notre Dame.

– El 14 de julio de 2003, Hermana Marie Chantal de la Santa Familia de Nazaret, religiosa Terciaria de la Fraternite Notre Dame tuvo la gracia de ver a la Santísima Virgen María en lugar de la estatua.

Era la víspera de su muerte y mientras que ya no podía caminar ni hacer un movimiento, se levantó de su silla de ruedas y cruzó la iglesia para ir ante la gran estatua milagrosa.

Luego se inclinó profundamente ante ella y se aletargó de nuevo después de haber confiado a su hijo sacerdote que había visto la Santísima Virgen y que era muy bella.

 

LA VIRGEN PEREGRINA

Cualquier persona interesada puede reclamar la Virgen Peregrina en su casa.

Estas réplicas en miniatura de Nuestra Señora de le Fréchou circulan en el mundo y van de familias en familias, restableciendo el fervor y aportando la Paz.

Para citar sólo algunos ejemplos, una familia de Nueva York encontró la paz después de haber tenido la Virgen Peregrina durante la novena: La madre dio prueba que los conflictos habían cesado después de su paso.

Se curó una señora de New Jersey de su cáncer, después de haber recibido Nuestra Señora en su casa y una otra familia vendió su casa durante la novena, mientras que pretendía hacerlo desde hace tiempo.

Bendigamos a Dios para la intervención de su Santísima Madre sobre nuestro mundo de hoy, y bendigámosle de darnos a un tal santo en la persona de Monseñor Jean Marie.

No dudemos en ir a la Santísima Virgen por su confidente, de beneficiarse de las gracias que el Cielo quiere darnos por este Buen Padre.

 

UN MES ANTES DE LA TRAGEDIA DE LAS TORRES GEMELAS

Mensaje de Nuestra Señora a Monseñor Jean María el 14 de agosto de 2001, o sea, un mes antes de la tragedia del 11 de septiembre:

“Soy Marie de Nazaret, la Madre del Salvador, la Virgen Inmaculada en su Concepción. Hoy vengo a decir a América: Tu misión es dar el ejemplo a las otras naciones, aunque no quieren observarte.

¿Serás fiel? … Tu fidelidad debe ser ejemplar… sea el garante todavía de las libertades, no te dejes influir.

Glorifica a tu Dios y Dios te guardará con ternura; Te guardará a pesar de tus enemigos y superarás a tus enemigos si tu fidelidad al Dios de amor es sin reserva.

O América, te guardo, extiendo mi abrigo inmaculado sobre ti porque en ti mi divino Hijo estableció su Cruz, estandarte consagrado, estandarte de la victoria.

Mis pequeños hijos, es necesario mucho rezar el santo rosario en la mano, es necesario poner toda su confianza en mi Corazón maternal e Inmaculado.

Cuido de vosotros con amor. La paz del Salvador de los hombres esté con vosotros.

Os bendigo de todo corazón”.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: