Quienes han estado “del otro lado” dicen que se pasa de la oscuridad a la luz.

Que sus cuerpos son de luz y recobran la juventud de los 30 años.

No han podido explicar por qué, pero del otro lado del velo son los mismos.

Con sustancia, no mera energía, pero irradian brillantez por sus cuerpos.

Por las escrituras sabemos que el cuerpo de Jesús resucitado no lucía como el cuerpo físico anterior.
.
Al punto que sus discípulos no lo reconocieron en un principio.
.
Y según relatos de personas que tuvieron experiencias cercanas a la muerte nuestro cuerpo glorificado del cielo será reconocible como el nuestro, pero lucirá de manera distinta.

Esta información “cierra” con la evaluación que hace el Padre Longenecker de que la apariencia de nuestro cuerpo glorioso será nuestra “alma celular” estructurada físicamente.

jesus resucitado

 

LOS DISCÍPULOS NO RECONOCIERON FÍSICAMENTE AL JESÚS RESUCITADO

Sabemos – por Marcos, Lucas y Juan – que después de haber resucitado, Cristo se apareció a aquellos que lo conocieron de una manera en que al principio no fue reconocido.

Ver Juan 21:4:

 “Jesús estaba de pie en la orilla, aunque ninguno de los discípulos sabían que era Jesús”

o Lucas 24:16

“Jesús se acercó y empezó a caminar junto a ellos. Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran

 o Marcos 16:12

“Después Jesús se apareció, bajo otra figura, a dos de ellos que se dirigían a un pueblito.”

Ahora, respecto a Juan se podría argumentar que se trataba de un asunto simple de la distancia de la costa.

Y con Lucas que tal vez era una cuestión de anteojeras espirituales (que simplemente les impidió saber quién estaba con ellos).

Sin embargo, Marcos disipa esos argumentos.
.
Directamente explica que Cristo se había aparecido con otra figura, transformado, con aspecto glorificado.

cuerpos brillantes den el cielo

 

COMO DESCRIBEN A JESÚS LOS QUE TUVIERON EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

Esto trae a la mente las experiencias cercanas a la muerte.

Muchos son los que han descrito el encuentro con una luz increíble sobre la muerte (al final del “túnel” o pasaje) que toma diversas formas y se manifiesta como la luz de Jesús.

Esta Luz abarca todo pero no es realmente deslumbrante: más intensa que miles de soles, dicen algunos, sin embargo, uno es capaz de mirarla.

Él es, literalmente, lo que Él dijo: la Luz del mundo (y el más allá).

Su cabeza y sus cabellos son blancos, como la lana blanca, como la nieve; sus ojos parecen llamas de fuego;.

Sus pies son como bronce pulido acrisolado en el horno.

Su voz resuena como estruendo de grandes olas”, dice el Apocalipsis 1:14-15.

“El Ser de Luz, pura, poderosa, abarcando todo, estaba sin forma y se podría decir que grandes olas de la conciencia fluían hacia mí y en mi mente”.
.
Dijo Carol Parrish-Hara en un estudio de experiencias cercana a la muerte de la teóloga cristiana Judith Creesy.

Parecía como que todas las verdades se me revelaban”. “Ondas de pensamiento de las ideas más grandes y puras que había intentado averiguar vinieron a mí”

Eso es Cristo.

experiencia cercana a la muerte sala de operaciones

 

¿QUÉ PASA CON NOSOTROS? ¿QUÉ PASA CON NUESTROS CUERPOS?

Sabemos que Jesús resucitó en plena forma corporal (así como en espíritu).

De las experiencias cercanas a la muerte, así como de la Escritura, parece que a nosotros se nos da una forma glorificada

“Y si hablamos de cuerpos, el resplandor de los «cuerpos celestes» no tiene nada que ver con el de los cuerpos terrestres.

También el resplandor del sol es muy diferente del resplandor de la luna y las estrellas, y el brillo de una estrella difiere del brillo de otra.

Lo mismo ocurre con la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo en descomposición, y resucita incorruptible.

Se siembra como cosa despreciable, y resucita para la gloria. Se siembra un cuerpo impotente, y resucita lleno de vigor.

Se siembra un cuerpo animal, y despierta un cuerpo espiritual.

Pues si los cuerpos con vida animal son una realidad, también lo son los cuerpos espirituales”, dice 1 Corintios 15:40-44.

Como Santa Teresa de Ávila dijo:

“El Señor transforma un alma, de modo que ya no parece ser ella misma, o incluso su propia semejanza

Esto también escuchamos a las muchas personas que han sido declaradas clínicamente muertas que han revivido.

Ya otras personas que tienen encuentros relacionados con el otro lado (donde la forma espiritual no se parecía a menudo a la física).

Un hombre llamado Vern Swanson, que vio a su esposa dijo que

“había una luz que venía de dentro de ella que brillaba, ella no reflejaba la luz; era casi como si hubiera una vela brillante dentro de ella.
.
En la vida, era ella una mujer de buen aspecto, trabajó como modelo durante la universidad, pero su cuerpo terrenal era una pobre sombra, una copia pobre, en comparación con esa persona hermosa delante de mí, sin embargo, era ella
“.

Dicho por otros (citado en un libro llamado “El viaje eterno” por Craig Lundahl y Widdison Harold):

“Es difícil de describir, pero de alguna manera se combinan el cuerpo espiritual junto a la juventud y el vigor de veintiún años de edad con un sentido de perfecta madurez.

Todos sus rostros se veían frescos, como caras de gente muy saludable que se hallan al aire libre todo el tiempo.

Además, parece que cuanto más tiempo se estaba en estos reinos, más se acercaban a una apariencia de estar alrededor de treinta o treinta y cinco años de edad”. 

¡Esta media de entre treinta y treinta y cinco años, son los 33 años de Jesús!

La Santísima Madre – cuando aparece – se describe con una luminosidad similar, también una belleza sobrenatural (y no el tipo de belleza que atribuimos a un modelo).

en el cielo

 

CÓMO SE SENTÍAN Y VEÍAN LOS QUE FUERON AL CIELO

Para saber si yo tenía sustancia, me froté las manos y sentí la cara con mis manos, dijo otro que tuvo una experiencia cercana a la muerte.

“En ambos casos me encontré con que tenía forma y sustancia. Me podía sentir.”

“Mirando mis manos, vi que lucían como mis manos lo hacían normalmente, excepto que había un resplandor en ellas.”

Por lo tanto, es el espíritu en la naturaleza, que puede asemejarse a nuestra apariencia terrenal.

“De repente mi cuerpo estaba como hormigueando”, dijo una persona en el momento de la separación.

“Me sentí como si alguien estuviera tirando de mí.

Mi espíritu empezó a salir de mi cuerpo, comenzando con la cabeza y luego bajando hasta los pies.

Recuerdo que poco a poco subí por encima de mi cuerpo, y luego di la vuelta para que pudiera mirar hacia abajo, a mí mismo.”

El Dr. Lundhal y el Dr Widdison citan otra que le dijo que cuando “murió”, vio que sus manos estaban compuestas de luz con una estructura delgada en ellas.

“Incluso podía ver los delicados espirales de sus huellas digitales, dijo.

Otros ven su cuerpo un poco transparente, con una energía brillante.

Yo era el mismo en el espíritu como lo había sido en el cuerpo, dijo otro.

En otras palabras, hay límites en la forma y sin embargo parece que no tiene límites.

mano como del otro lado del velo

 

EL VELO QUE SEPARA

Por otro lado, de acuerdo con ciertos supuestos testigos, la tierra y lo que hay en la tierra se puede ver como en una cornisa de una “campiña”.

Es como el “velo” que se desplaza hacia arriba.

A una mujer que tuvo la experiencia de ver a su difunto marido, él le dijo que ella aún no podía acercarse a tocarlo.

“El área inmediatamente por delante y por debajo de mí se desplazó hacia atrás, como si una ventana se abriera y vi la tierra”, dijo una persona famosa que tuvo una experiencia cercana a la muerte de un viaje al cielo.

En 1975, un hombre de California que había recibido una sobredosis durante la anestesia para la cirugía oral se vio llevado al más allá por una mujer que:

 “tenía un velo a la espalda que separaba su mundo del mío.

maria magdalena tumba de jesus

 

EL CAMBIO DE LA OSCURIDAD A LA LUZ

Las experiencias varían en detalles, pero no en la esencia, y un tema común: la oscuridad (la oscuridad de este mundo) se convierte en luz, el pesimismo se convierte en optimismo.

No hay más miedo a la muerte, porque como Cristo mostró, no hay muerte. Hay transición.

Por supuesto, siempre tenemos que estar alerta contra el enemigo que viene como un ángel de luz.

Sin embargo, en muchas experiencias, parece claro que la Luz es una manifestación del poder de Dios. La Luz es Jesús.

“Esto es diferente de un sueño, y diferente a estar en este planeta físico”, dijo uno otros tres sujetos en el libro del Dr. Cressy.
.
“Fue algo distinto de lo que las palabras pueden expresar en este planeta.”

“Sí, fue como… – fue del tal manera… –, yo nunca he tenido una experiencia como esta.

Quiero decir, es como si no…, no hay palabras para expresar.”

“No hay palabras”, coincidió el último.

“No puede ser transmitido. Y no puede ser entendido completamente.”

Los ojos no lo han visto, no los terrenales, todavía no.

En estas circunstancias hay una cantidad de especulaciones sobre como funcionarán las almas en el Cielo, ya separadas de su cuerpo, y que vinculación tendrán con su pasado terrestre.

personas trasluz ecm

 

¿Y QUÉ APARIENCIA TENDREMOS CUANDO RESUCITEMOS EL ÚLTIMO DÍA?

Por su parte el padre Dwight Longenecker dice que la promesa de la resurrección de la carne qué rezamos en el Credo todos los domingos es poco entendida por los católicos.

Es así que surgen las preguntas sobre que fisonomía de mí va a resucitar ¿cuando tenía 15 años? ¿cuando tenía 30 Años? ¿Cuando tenía 50 o mi cuerpo cuando muera?

¿Y qué pasa con aquellos qué fueron volados por bombas, por ejemplo los mártires del estado islámico en este momento?

¿Y los que fueron comidos por animales como peces, leones, osos?

Hay algunos que simplistamente dicen que vamos a resucitar con nuestra apariencia a los 33 años, que es la edad de cuando Jesús murió, pero esto no tiene asidero porque el cuerpo resucitado de Jesús no era el mismo que cuando murió.

Los médicos dicen que nuestros cuerpos cambian cada 7 años, por lo tanto cada 7 años tendremos un cuerpo diferente; estamos siempre cambiando.

Pero más allá de que podemos ser reconocibles físicamente por nuestros rasgos aún a diversas edades, hay algo que es muy reconocible siempre, que es el alma.

El cristianismo cree que las personas humanas son un cuerpo con un alma, y que el alma está en cada parte de m.

El alma no está en mi cerebro, o en el corazón, o en los vasos sanguíneos, sino que está en cada célula nuestra, por lo tanto mi cuerpo y mi alma se entremezclan.

Es así que podemos hablar de un “alma celular” que es mi verdadero cuerpo de la resurrección física.

El alma celular estructurada físicamente es la que será resucitada un día como cuerpo físico y es lo que dura para siempre, no mi apariencia física que tengo en cada momento de la vida.

Y por eso que cuándo Jesús resucitó a sus discípulos no lo reconocieron porque tenía un aspecto físico diferente.

No era el aspecto físico qué tenía cuando estaba entre ellos vivo, sino un aspecto físico que no les permitía reconocerlo y que lo reconocieron recién cuando el habló y cuando hizo gestos como partir el pan, qué hacía habitualmente entre ellos.

Este cuerpo es mucho más real que el cuerpo físico que nosotros tenemos en cada momento de nuestra vida y que lo podemos ver en la secuencia de las fotos de nuestro álbum familiar.

tune ecm

Cuando vemos fotos de distintos períodos de nuestra vida y nos atenemos solamente a ellas, nos podemos preguntar quién soy yo, cuál de estos personas en distintas etapas de la vida encaran a mi verdadero yo.

El punto de vista judeocristiano es que el alma está arraigada y es inseparable del cuerpo.

Y por eso es que creemos que el mundo físico es importante y no somos gnósticos que creemos que el mundo físico es irrelevante y lo único que importa es el reino espiritual o sea el del alma.

Como están unidos el cuerpo y el alma, entonces lo que hago con mi cuerpo afecta inmediatamente a mi alma y viceversa.

En cambio la reencarnación sostenida por algunas religiones orientales simplemente considera el cuerpo como un contenedor del alma, un envase del alma.

Afortunadamente gracias a Dios, tenemos una prueba de que nuestra teoría es correcta, porque cuando Jesucristo se levantó de entre los muertos las personas que lo vieron se dieron cuenta que era físicamente distinto.

Pero lo tocaron, comieron y hablaron con Él, se dieron cuenta que era Él, y esta verdadera resurrección nos recuerda que la misma realidad será la nuestra un día.


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Juan Donnet dice:

    “Hoy en día es necesario reivindicar la trascendencia, la realidad de la vida eterna (premio y castigo) e incluso el nuevo universo escatológico para devolver a la fe católica su Verdad, su contenido sobrenatural y eterno, su sustancia, su poder salvador, que fue vaciada por el (cuando no!) progre-modernismo, que convirtió la Fe y la Revelación cristiana en un elegante “catálogo de buenos modales” púramente mundano, muy a gusto del relativismo de hoy, y muy funcional a la aniquilación de valores cristianos necesaria para la construcción del “Nuevo Orden Mundial” (Estado-situacion-escenario socio-político-espiritual del mundo que será la base para la eclosión del Anticristo); y en lugar del contenido sobrenatural-trascendente-eterno quedó una estúpida y sosa moralina de “tolerancia”y “universalismo”, revestida de fe en el “progreso” y “optimismo” mundano, totalmente antropocéntrica e inmanente, venenosa e idolátrica.
    Este aciago proceso de aniquilación de la Fe se inició con el viraje de la teología católica al antropocentrismo y al inmanentismo, del cual Karl Rhaner fue uno de los sutiles preconizadores entre aquellos que no fueron considerados decididamente herejes; quizá la vaguedad y ambigüedad de sus afirmaciones y su estilo oscuro le sirvieron para ocultar el contenido disolvente.
    A este vaciamiento teológico se agrega, para proscribir de la p?edica y de la Evangelización la trascendencia y la vida eterna, la falta de valentía y de amor a Cristo de muchos -aunque utilicen mucho la palabra “amor”, para los cuales el respeto humano; lo que le gusta al mundo; el quedar bien con el mundo; la “vergüenza del Evangelio, y no la Verdad de Cristo, es el criterio para el contenido de la p?edica.
    Es necesario reivindicar -decíamos- la Verdad de Cristo en la Evangelización; hay muchas almas hambrientas de Verdad, que se pierden con el inicuo e insulso sustituto de la Fe que brinda el progre-modernismo-buenismo-light.
    Solo la verdad libera al hombre.”