Rico testimonio de una feminista lesbiana que abrazó el cristianismo volviendo a la heterosexualidad [2013-05-03]

Hoy es madre de 4 hijos educándolos en homeschooling.
Este es el testimonio de una profesora universitaria lesbiana que encontró el cristianismo, en forma profunda, por una vinculación amistosa con un pastor presbiteriano y volvió a la heterosexualidad. Y demuestra cómo se puede volver de la homosexualidad, algo que el lobby gay trata de desmentir porque va contra su argumento que se nace gay.

 

Rosaria Champagne

 

En 1997 M. Rosaria Champagne era una profesora lesbiana y feministas en la Universidad de Syracusa en Nueva York, especializándose en estudios gays y lesbianas, que vivía con su novia y lucía un corte de pelo marimacho. Hoy en día, Rosaria Champagne Butterfield es una madre que realiza la educación en casa de los cuatro niños adoptados (homeschooling) en Purcellville, Virginia Occidental, casada con un pastor de la iglesia presbiteriana reformada. 

¿QUÉ PASÓ PARA ESTA TRANSFORMACIÓN?

Digamos directamente de que no tiene nada que ver con la terapia de conversión, o terapia de cualquier tipo, útil como método para algunas personas. Obviamente hubo una conversión, pero que sucedió de una manera muy natural. Butterfield ha escrito un relato de la ruta que viajó desde la teoría queer a Cristo en los pensamientos secretos de un Improbable Converción: El viaje de una profesora de Inglés a la fe cristiana, una franca y confesional historia que ofrece muchas ideas sobre el lesbianismo y la interfaz entre los activistas homosexuales y los comunidad cristiana.

El viaje comenzó con una amistad – ¿y que podría ser más natural que eso? La cosa fue así. En octubre de 1997 la profesora asociada de Siracusa, Champagne, estaba haciendo una investigación para un libro sobre la “derecha religiosa” cuando la universidad permitió que el movimiento de hombres cristianos, Promise Keepers, alquilara sus instalaciones para un evento de fin de semana. Ella protestó porque la universidad no debería tener nada que ver con un grupo de creyentes en el liderazgo masculino de la familia que “oprime” a las mujeres en general. Ella escribió un artículo de opinión para el periódico local, en ese sentido, lo que provocó una avalancha de cartas. Todos ellos se podían presentar en “pro” o “anti”, excepto uno.

La carta del ministro presbiteriano Ken Smith (quien, como se vio después, vivía en el mismo barrio) la retó suavemente pero en serio, haciéndole preguntas que nadie había hecho antes. ¿Cuáles eran sus suposiciones sobre la verdad del cristianismo? ¿Creía en Dios? ¿Qué creía que Dios pensaba de todo esto? Ella lo llamó por teléfono. Él y su esposa, la invitaron a su casa a cenar y charlar. Durante los próximos dos años, la interacción amistosa con esta pareja de más edad y las conversaciones con ellos, junto con su propia lectura voraz de la Biblia (en sesiones de hasta cinco horas al día), el auto-cuestionamiento y enfoques tentativos a la iglesia le llevaron a una trascendental decisión. Un domingo

“Salí de la cama de mi amante lesbiana y una hora más tarde estaba sentada en un banco en la Iglesia Presbiteriana Reformada de Siracusa.”

NO ES EL ÚNICO CASO DE AFIRMACIÓN FUERTE

Rosaria Butterfield no es la única lesbiana en re-orientarse. Melinda Selmys ha escrito sobre el fenómeno y su propia experiencia. Otro y más dramático ejemplo es proporcionado por Linda Jernigan, una mujer negra que hizo un giro después de haber estado “involucrada en la homosexualidad por casi 20 años” – en su mayoría como “hombre” – y encontró “la paz de Jesús”. Ver su testimonio vivo (en el video de abajo) es una experiencia cultural que no debe perderse, así como una revelación en la escena contemporánea de género.

Es de destacar que, ante el reto de la propia fe cristiana (a diferencia de los cristianos en las barricadas de manifestaciones por los derechos homosexuales), Butterfield abrazó una de sus formas más rigurosas.

Un capellán en la escuela le dijo que podía mantener a su novia y todavía tener a Dios, pero, dice:

“Yo había estado leyendo y releyendo las Escrituras, y no hay ese tipo de marcas de posmodernismo en la Biblia.

Ken Smith y la tradición reformada le mostraron que la conversión era una cuestión de “obediencia” a Cristo que habla a través de las Escrituras, de abandonar el pecado, incluyendo el pecado sexual, y “morir a sí mismo”. Butterfield aparece como alguien que se lanza por completo a las cosas, así que quizás no sea tan extraño que una académica pueda encontrar este rigor más persuasivo que en el cristianismo light.

RESABIOS DE UNA VIDA CRISTIANA ANTERIOR

En un sentido, sin embargo, no era un enorme paso. Ella era, en el momento de la conversión, un miembro de la iglesia unitaria pero que había sido criada como católica, y, una vez que se enfrentó a una forma sólida de la fe cristiana, sus oraciones de niña y creencias volvieron a ella. Ella dice que rompió con la iglesia después de un escándalo sexual que involucró a un sacerdote que era “el mejor que he tenido…” en su infancia, y esto alimentó sus convicciones feministas.

En un desarrollo no inusual, el activismo por la paz y “defender a los desposeídos” parecen haber sustituido los ideales religiosos, como tales, y el feminismo y la política de género se convirtieron en la principal expresión de sus tendencias filosóficas. Ella se vino lesbiana en la universidad a la edad de 28 y había conseguido un puesto de investigadora titular en Siracusa por la edad de 36. Como ella dice, “mi beca y mi vida personal comparten una relación simbiótica”.

Al transformarse como una cristiana comprometida en su cumpleaños 37 extinguió toda aquella parte.

SU NUEVA VIDA CRISTIANA

Uno de los aspectos más interesantes de esta agitación es que rápidamente se involucró emocionalmente con “R”, un miembro de la iglesia que se sintió llamado al ministerio. Antes de que terminara el año, y a pesar de algunas dudas que ella y el otro tenían, estaban comprometidos, sólo para que él le dijera al poco tiempo de que no podía seguir adelante con el matrimonio, e incluso dudaba de su fe. El desgaste de esta crisis y comenzar una nueva vida académica como profesora en Ginebra College en Pittsburgh (presbiteriano), reforzó su lucha por la aculturación a la Iglesia y su doctrina, hallando un espíritu de comprensión en el estudiante de seminario Kent Butterfield. Se casaron en 2001 y, al no tener hijos propios, comenzaron a adoptarlos.

Al igual que la rapidez la que llevó a la Biblia y la vida cristiana, la facilidad con que Butterfield abrazó una relación heterosexual y el matrimonio sugiere que su tendencia lesbiana no era muy profunda, sino que fue más una respuesta juvenil a un determinado entorno social e ideológico. Ella sí admite al principio de su libro, sin embargo, que mirar hacia atrás es doloroso:

“Mi vida anterior todavía está al acecho en los bordes de mi corazón, brillante y aún como un cuchillo.”

Teniendo 10 años de matrimonio con un pastor y con cuatro niños es difícil de interpretar esta afirmación, sobre todo porque su relato de esos años, a pesar de sus demandas, transmite una sensación de profunda satisfacción.

Lo que es muy convincente – y viene a través de fuerza en su entrevista con Marvin Olasky – es su comprensión de los contenidos y exigencias de la fe Bíblica, sobre todo, de la importancia de una respuesta personal a Cristo.

Esta es la gran lección de la historia: la amistad – para aquellos que son diferentes a nosotros y hasta enojados con nosotros por los daños reales o imaginarios. No todo el mundo va a responder como Rosaria Champagne Butterfield, pero algunos lo harán.

Fuentes: Mercatornet, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: