Luxor, el mayor destino turístico de Egipto, es ahora un pueblo fantasma [2013-05-05]

Inestabilidad política y desinterés de los islamistas.
Luxor, con sus valiosos tesoros arqueológicos, era un gran destino del turismo mundial, pero la inestabilidad política y el miedo del gobierno islamista al turismo, le han hecho entrar en decadencia.  

 

hoteles de luxor

 

Miles de empleados en el sector turístico han tenido que cambiar de trabajo y los locales interpretan que los hermanos Musulmanes quieren ver morir el turismo. Otra consecuencia negativa más de la “primavera árabe”.

LA CIUDAD DE LUXOR

La ciudad de Luxor situada en el alto Egipto al sur del Cairo y al norte de Asuan, está repleta de monumentos que muestran la grandeza de los antiguos Egipcios desde miles de años antes de Jesucristo. Está situada en la ribera oriental del río Nilo, a unos 200 km al norte de la primera represa (Asuán).

Luxor es parte de la ciudad antigua de Tebas: “la ciudad de la cien puertas” llamada así por el famoso poeta Griego Homero, por sus altas murallas y puertas. La ciudad creció a través de los años, y los árabes impresionados por sus bellos palacios y grandes edificios la llamaron: Luxor, ciudad de los Palacios. Aquí se enterraron a los faraones y nobles del imperio nuevo. Su nombre en Egipcio: Uaset. Nombre griego: Tebas. Nombre árabe Al-Uqsur.

El templo de Luxor fue dedicado al dios Amon Ra, y lo mandaron construir los faraones: Amenhotep III y Ramses II. Otro de los grandes monumentos es el Templo de Karnak que significa Fortaleza. En este templo es donde dos veces al día había, hasta hace un par de años, cuando el turismo era importante, un espectáculo de luces y sonido en cuatro lenguas: aleman, inglés, árabe y francés.

Luxor, es el centro turístico egipcio más conocido y frecuentado, surgió junto con la vecina Karnak, en el yacimiento arqueológico de la antigua Tebas, en proximidad a la inmensa necrópolis del Valle de los Reyes. Los beneficios turísticos son uno de los pilares de la economía egipcia, aunque el Estado se ve obligado a hacer frente a los ingentes gastos de conservación.

LOS MISIONEROS CATÓLICOS PINTAN UN PANORAMA OSCURO DE LA OTRORA METRÓPOLIS DEL TURISMO EGIPCIO

Las calles están casi desiertas. Los hoteles de lujo, algunos con 270 habitaciones, están vacíos, excepto por el portero del hotel solamente. Los conductores de taxis están a la espera de los clientes que no vienen. Luxor, uno de los destinos turísticos más importantes del mundo, es ahora un pueblo fantasma.

Depende exclusivamente del turismo, Luxor ha sufrido mucho desde la caída drástica de los visitantes a Egipto desde que la revolución Jasmine estalló en 2011.

Los números cayeron de más de 14 millones en 2010 a 9,4 millones en 2011, aún cayeron dos millones más en el 2012, y este año bajó en 70% respecto a 2012; el progreso se ha estancado debido a la inestabilidad política en Egipto.

“Este ha sido el período más difícil para el turismo de Egipto desde que comenzaron a recopilar estadísticas hace 25 años”, dijo Amr Abdel Ghaffar, director regional para Oriente Medio de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas.

“Es el resultado de un cambio político, y por supuesto que trae mucha incertidumbre sobre toda la economía y sobre todo en el turismo”, explicó.

En el Templo de Luxor, uno de los sitios más conocidos en el mundo, en el centro de la ciudad, sin embargo, ahora no hay apenas turistas a la vista.

La lucha sectaria y las amenazas salafistas contra extranjeros han afectado especialmente a las antigüedades y monumentos, asustan a la gente para que se vaya lejos del Alto Egipto. Entre 2012 y 2013, el número de visitantes se redujo aún más, en un 70 por ciento.

Dependemos de ese dinero para proteger y restaurar los monumentos, para pagar por los arqueólogos, y por supuesto para el empleo. Así que la falta de turismo nos afecta mucho”, dijo Mansour Breek, jefe de Zonas Antigüedades del Alto Egipto

TODO ESTÁ AFECTADO

Todo el mundo en la ciudad tiene una historia de dolor: desde los capitanes de los buques de crucero que no han navegado desde 2011, a un agente de viajes que creó un negocio de muebles para compensar su falta de ingresos.

Mamdouh, un conductor de taxi, está luchando por sobrevivir en estos días.

“Yo solía ganar hasta 300 libras (egipcias) todos los días. Pero ahora tengo un solo viaje y gano alrededor de 20 libras”, dice. “A veces mi familia no come por la noche porque no hay dinero.”

El turismo representa el 11,3 por ciento del PIB de Egipto y emplea directamente a cerca de tres millones de personas. Sin embargo, para Mohamed Osman, vicepresidente de la Cámara de Turismo de Luxor, el gobierno islamista ha hecho muy poco, sobre todo en términos de seguridad, a pesar de las demandas generalizadas de acción.

“Los esfuerzos del gobierno fueron insignificantes”, dijo, porque la Hermandad Musulmana está avergonzada por el turismo. 

“Algunos de ellos no creen que el turismo debe ser bienvenido. Ellos no lo matan, pero dejan que se muera”.

Fuentes: Fides, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: