El Libro del Apocalipsis debe verse como la revelación de los actores de la lucha cósmica de Dios contra el mal.

Los hombres nos enfrentamos en la Tierra con dos bestias.

Una que sale del mar, y que es el poder terrenal enemigo declarado de la Iglesia.

Y otra que sale de la tierra, que es un poder apóstata que hace alianza con el poder terrenal.

Para perseguir a los hijos de la mujer (María), que es la Iglesia. 

¿Quiénes son hoy esas dos bestias?

bestia del apocalipsis

Si miras documentales de History Channel, entonces probablemente has oído algunas interpretaciones bastante extravagantes sobre el Libro de la Revelación (el Apocalipsis) y el fin del mundo.
.
Pero pongamos orden y hagamos funcionar el discernimiento
.

   

LO QUE RELATA EL LIBRO DEL APOCALIPSIS

El libro del Apocalipsis no se refiere al fin del mundo sino que trata lo que está sucediendo en este momento.

No es fue escrito para la época del final de los tiempos sino para todas las épocas.

Históricamente el libro del Apocalipsis señala la destrucción de Jerusalén y el final de una era.

Pero también señala el final de cada era y hoy estamos al final de otra era, porque el occidente que conocimos se está desmoronando y la decadencia nos rodea.

El título exacto en griego es “La Revelación de Jesucristo”.

Es como si Jesús retirara el velo para mostrarnos lo que está sucediendo en realidad en el cosmos.

Es un libro que revela la victoria de Jesús y por lo tanto es profético.

Nos dice directamente que Él ya ha ganado la victoria. Y que no debemos perder revista esto mientras el polvo de la batalla se asienta, mientras aquí en la tierra él está separando la paja del trigo.

El libro del Apocalipsis muestra el gran drama entre el bien y el mal, en lo que estamos involucrados.

Y nos cuestiona dónde decidiremos pasar la eternidad que Dios nos prometió.

El Apocalipsis deja claro que sólo hay dos reinos, dos ejércitos y dos bandos y que cada uno en la tierra debe decidir a quién servir.

Puedes decidir servir al príncipe de este mundo o al Señor de toda la creación.

El mensaje es que no importa lo poderoso que parezca el mal, Jesús es el vencedor y nosotros estamos involucrados en la batalla, queramos o no estarlo, y por lo tanto debemos elegir un bando.

El libro del Apocalipsis se abre con una visión de la gloria de Jesús, quién le pide a Juan evangelista que escriba lo que ve y que se lo envié a las 7 Iglesias.

En esas cartas están incluidas una serie de recomendaciones para que los humanos podamos mantener nuestra perseverancia.

Rechazar a quienes nos proponen algún tipo de inmoralidad.

Rechazar el sincretismo y toda religión falsa.

Resistir a la pereza y a la tibieza, al orgullo y a la satisfacción personal.

Deberemos estar dispuestos a soportar dificultades y hasta la persecución.

Luego Juan es atrapado en el cielo viendo la gloria de Dios y la liturgia celestial.

Después el Apocalipsis nos da una serie de pautas caracterizadas por las figuras que analizaremos en este artículo, que son orientaciones para descubrir la verdadera identidad de cada actor que se nos presente en la realidad.

Y finalmente muestra el triunfo final con un cielo nuevo y una tierra nueva, donde baja la nueva Jerusalén a la tierra y el primer cielo y la primera tierra desaparecieron.

Lo importante que debemos saber que el libro del Apocalipsis está relatando una batalla cósmica que se ha dado desde el principio de los tiempos hasta ahora.
.
Es una batalla permanente.
.
Y en cada época histórica podemos identificar quienes encarnan las figuras que aparecen en el relato bíblico.

Sabiendo los tipos de poderes externos a los que la ‘verdad’ se enfrenta en cada época, podemos identificarlos con seguridad para no ser engañados, en nuestra propia época.

Hagamos un ejercicio con el pasado, identificando a las bestias anteriores, y lleguemos al tiempo presente, tratando de identificar quienes son esas bestias hoy.

   

EL APOCALIPSIS SE ENTIENDE CON EL ANTIGUO TESTAMENTO

Al Apocalípsis de Juan hay que ponerlo en contexto.

Relacionarlo con toda la revelación de Dios al hombre que aparece desde el Antiguo Testamento y continúa en el Nuevo Testamento.

Todo el mundo estaría de acuerdo en que uno de los temas más confusos del Apocalipsis es la identidad de las dos bestias. 

¿Es Estados Unidos, los musulmanes, Rusia, China, o tal vez la ONU?

Estas conjeturas son engañosas porque no suponen que el Antiguo Testamento es la clave interpretativa para el Nuevo Testamento.

Es una vieja discusión Católica que las dos Bestias del Apocalipsis son las dos máquinas políticas responsables de la muerte de Cristo y del 100% de todos los mártires cristianos de la época temprana.

Estos dos poderes son Jerusalén y Roma en ese momento histórico. 

Desde luego, son también las fuerzas aliadas para matar a Cristo (representadas por el poder de Poncio Pilato, más el poder del Sumo Sacerdote).

Sin embargo, esta alianza ha continuado con el martirio de San Esteban, Santiago, el resto de los apóstoles y casi todos los mártires hasta que Constantino.

Y continúan operando hoy.

Si Roma es la bestia grande y terrible descrita por Daniel, y Nero Caesar es el personaje histórico asociado a las acciones violentas del anticristo apocalíptico, entonces el libro de Apocalipsis se vuelve mucho más fácil de entender en el contexto de la historia.

mujer vestida de sol william_blake

   

EL DRAGÓN Y LA MUJER

El dragón de Apocalipsis es satanás, el demonio que serpentea y trata de destruir a Cristo y sus seguidores.

La terrible bestia es la cuarta bestia descrita por Daniel, el imperio romano que emitió la sentencia de muerte contra Jesucristo.

El sexto rey es el sexto emperador del Imperio Romano, cuyo nombre suma 666 (Nerón César).

Y que persiguió a los cristianos durante cuarenta y dos meses, Nero César, que prefigura al futuro Anticristo político.

La mujer que da a luz al Mesías representa a Israel, pero sobre todo a la Santísima Virgen de Israel y madre, la Virgen María.

La Nueva Jerusalén de encima es la Iglesia, ya que ella es descrita como la Esposa del Cordero, y el Cordero es Cristo mismo.

   

LA BESTIA DEL MAR

Hay dos imágenes simbólicas más dominantes que están aún por identificar en el libro de Apocalipsis.

El capítulo trece del Apocalipsis describe dos animales diferentes:

1) la bestia que surge del mar.

2) la bestia que surge de la tierra. 

El mar es un símbolo de los “pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas” (Apocalipsis 17:15).

La bestia del mar es la Bestia que gobierna las naciones gentiles – el Imperio Romano, como hemos visto antes.

Esta bestia se parece al dragón y recibe una herida en la cabeza, en referencia al protoevangelio en Génesis 3:15, cuando Dios prometió que una descendiente de Eva pisaría la cabeza de la serpiente.

   

LA BESTIA DE LA TIERRA

La segunda bestia surge de “la tierra”.
.
El contexto del libro de Apocalipsis revela que “la tierra” es un lugar determinado. 

El libro de Apocalipsis usa la expresión “los habitantes de la tierra” doce veces para referirse a los habitantes de Israel.

La tierra de Palestina fue prometida a Abraham, recibida después de la muerte de Moisés, y conquistada por el rey David.

La frase “los que viven en la tierra” se refiere a la Tierra Santa.

Y el Antiguo Testamento emplea con frecuencia esta frase para referirse al juicio de Dios contra los israelitas idólatras que viven en “la tierra”.

Apokalipsis_XVI

   

LA BESTIA DE LA TIERRA VIENE DEL PUEBLO DE DIOS

La bestia que surge de “la tierra” es, pues, una bestia que surge de la Tierra Santa de Israel.

Aquellos que adoran a la bestia son “los habitantes de la tierra”, de nuevo un motivo profético común que denota al idólatra Israel.

La bestia de la tierra tenía “dos cuernos como de cordero, pero hablaba como un dragón” (Apocalipsis 13:11). 
.
En otras palabras, esta bestia se ve y suena bien, pero en verdad es mala.

Es el apóstata sumo sacerdocio levítico y el sistema de sacrificio que no reconoce el sacrificio de Cristo.

Es la forma de judaísmo que niega las afirmaciones mesiánicas del Rey Jesús de Nazaret.

Puede parecer un poco chocante para algunos lectores que el libro de Apocalipsis describa al Sumo Sacerdote y al sistema de sacrificios que representa, como una bestia apóstata fomentando el culto del Imperio Romano.

Sin embargo, debemos recordar que cuando se enfrentan a la elección entre César y Cristo, los jefes de los sacerdotes y los líderes de los judíos gritaban: “¡No tenemos más rey que el César!” (Jn 19:15).

En ese momento, los jefes de los sacerdotes de Israel cambiaron su lealtad del Dios de Israel a los César de Roma.
.
Ellos se postraron ante la Bestia romana de los gentiles, y a su vez se convirtieron en la Bestia de la Tierra Santa.

   

LA BESTIA DE LA TIERRA HACE MILAGROS Y PERSIGUE A LA IGLESIA

La bestia de la tierra que representa la versión violenta, apóstata de Israel, es capaz de hacer milagros a través de su unión con la diabólica bestia del mar de Roma.

El libro de los Hechos describe a los enemigos de los Apóstoles como magos judíos (cf. Hechos 8:9-24) y como trabajan en conjunto con los funcionarios romanos (cf. Hechos 13:6-11).

La bestia de la tierra también tiene por objeto obligar a los cristianos a “adorar a la bestia del mar” so pena de muerte.

El libro de Hechos revela que la persecución a la Iglesia primitiva era casi exclusivamente una persecución judía de los fieles en acuerdo con funcionarios romanos.

Al igual que con el juicio y muerte de Cristo, el liderazgo judío apóstata planeó su persecución en connivencia con oficiales romanos.

Pablo mismo sufrió a causa de “las asechanzas de los Judios” (Hechos 20:19), y describió a sus atacantes como “salvajes bestias” (1 Corintios 15:32).

apocalipsis arte mariano B Facundus

   

UNA BATALLA CÓSMICA

El libro del Apocalipsis es una batalla cósmica. ¡Es una batalla por la verdad!  

La Iglesia de Jesucristo batalla mano a mano con dos enemigos temibles que han entrado en una alianza impía: Roma y Jerusalén.

O sea que el libro del Apocalipsis es una visión apocalíptica que predice que la Iglesia de Jesucristo superará a estas dos bestias y al dragón demoníaco que están detrás de este complot.

Es la historia de cómo la Iglesia supera el Imperio Romano y se convierte en la Iglesia Católica Romana.

También es la historia de cómo la Iglesia supera a la apóstata Jerusalén y se convierte en la Nueva Jerusalén.

En ambos casos, la Iglesia vence al mal a través del sufrimiento.

   

CONSECUENCIAS DE ESTA INTERPRETACIÓN

En la medida que la batalla que refiere el Apocalipsis es cósmica, entonces seguiría hasta ahora.

Y las representaciones de las dos bestias que operan en la Tierra son dos modelos de conducta encarnados por poderes que actúan en cada momento histórico.

En términos abstractos, la bestia del mar estaría representada por los enemigos públicamente declarados de la Iglesia, la Antigua Roma:
.
El sistema laicista de occidente, que gobierna las naciones, el Islam en otras partes del mundo, el comunismo ateo, etc.

Mientras que la bestia de la tierra sería algún poder apóstata.
.
Que diciéndose parte del pueblo de Dios, se alía con la bestia del mar para atacar a la Iglesia.
.
Esta bestia bien podría ser parte de la Iglesia, que actualmente busca cambiar la doctrina para hacerse más ‘cercana’ al mundo.

Esto es para discernirlo, para buscar los poderes que representan a cada bestia en el momento actual.

Recuerda que la historia se está escribiendo en este momento y las cosas cambian, por lo tanto no es tan fácil la identificación como cuando se habla de escenarios históricos ya pasados.

¿No serán la bestia de la tierra los grupos de cristianos y católicos que interpretan al cristianismo como una moral y no consideran que Cristo sea Dios?

¿Y que tal de los grupos laicos y sacerdotales que presionan con cambios doctrinales de fondo en la doctrina católica para asemejarla al mundo?

Haz este ejercicio pensando en lo que sucede en el mundo hoy, en lo que sucede en tu país, incluso en lo que sucede en tu parroquia.

Recuerda que la Biblia profetiza que la bestia del mar dará paso al Anticristo que gobernará a las naciones.
.
Y la bestia de la tierra, estará encarnada en un falso profeta, que le apoyará. 

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: