Las fuerzas occidentales no lo logran comprender.
Las acciones de la jihad islámica no dejan dudas de que occidente no esta pudiendo hacer frente a la amenaza terrorista islámica, porque, en el fondo, no logra admitir que tiene una estrategia a veces terrorista y a veces pacífica, a veces religiosa y a veces sólo política, que lo desarma.

 

jihad

 

Hace dos años del cambio radical que trajo a las fuerzas de la jihad islámica y la ley sharía al poder en un país tras otro en el Medio Oriente y África del Norte – con la ayuda asombrosa de los EE.UU.

Indicadores y advertencias siguen creciendo sobre el resurgimiento de un “eje de la Jihad”, compuesto por Irán, Hezbollah y al-Qaeda. Este eje no es nuevo: los tres actores, tanto a nivel nacional y supranacional, han estado trabajando juntos en una alianza terrorista operativa desde hace más de dos décadas. Sin embargo, muchos parecen ignorar no sólo esta alianza, sino los vínculos ideológicos que los unieron en Jartum, Sudán, a principios de 1990 y los han mantenido juntos hasta el día en curso.

El vínculo es tan antiguo como el Islam, e incluye el compromiso con la jihad [guerra en el nombre del Islam] y la ley sharia islámica, la amenaza es para todas las sociedades que se interponen en el camino del gobierno islámico mundial y la aplicación forzosa de Ley de la Sharia islámica.

FUNDACIÓN DEL EJE DE LA JIHAD

Este moderno eje de la Jihad se formó en el Sudán bajo la égida del régimen de la Hermandad Musulmana de Omar al-Bashir, y su aliado en algún momento político, el Partido del Congreso Nacional del presidente Hassan al-Turabi. Al-Qaeda, como tal, todavía no había tomado su forma actual, pero después del fin de la guerra de Afganistán de 1980 contra la Unión Soviética, Osama bin Laden y Ayman al-Zawahiri habían encontrado refugio en el Sudán. Al-Bashir y Turabi son pan-islamistas, lo que significa que ven el mundo en términos de Dar al-Islam (la Casa del Islam, donde se aplique la sharia) frente a la Dar al-Harb (todas las partes que no están bajo la ley islámica). Tal visión del mundo opta por ignorar el antiguo cisma intra-islámico entre sunitas y chiítas e insta a unificar todo el mundo islámico en la jihad contra los “infieles”.

Así fue que al-Bashir y Turabi invitaron al liderazgo del régimen iraní y a sus terroristas de Hezbollah a Jartum a finales de 1990 para reunirse con el futuro liderazgo de al-Qaeda. El entonces presidente iraní (y una vez más el candidato de 2013) Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, el director de inteligencia Ali Fallahian, el comandante Mohsen Reza’i del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) y otras altas figuras de liderazgo iraní aceptaron la invitación de al-Bashir y viajaron a Jartum, junto con los jihadistas islámicos de toda la región.

Allí, y en las reuniones subsiguientes que tuvieron lugar en Jartum en toda la década de 1990, se formó la alianza entre Irán, Hezbollá, y la que luego sería conocida como al-Qaeda. Osama bin Laden estaba especialmente interesado en la experiencia de explosivos junto con una mentalidad de “martirio” que había visto demostrada por Hezbollah con mucho efecto mortal contra objetivos occidentales. Se dispuso que Imad Mughniyeh , alto operativo terrorista de Hezbollah, se comprometiera a entrenar al grupo de terroristas de Osama bin Laden en técnicas de explosivos, especialmente a aquellos que involucran atentados con camiones bomba suicidas que podrían hacer caer grandes edificios. Campos de entrenamiento se crearon en Sudán, el Líbano, y en otros lugares donde los aspirantes a reclutas de al-Qaeda shahid  podrían aprender este arte. Los ataques a las Torres Khobar, a las Embajadas del este de África de Estados Unidos en Dar Es-Salaam y Nairobi, contra el USS Cole, y, finalmente, los ataques del 9/11 son todos todos el resultado de esta alianza terror.

EL EJE QUE RESURGE

El eje de la Jihad no terminó el 9/11, ya que los ataques posteriores en Túnez, Estambul, Riyadh, Madrid y otros lugares, que se atribuyeron al Consejo de la Shura de Al Qaeda que opera fuera de Irán post-9/11, lo testifica. Después del 9/11, sin embargo, el eje no tuvo éxito otra vez en atacar el territorio estadounidense, la feroz respuesta de EE.UU. al 9/11 puso al-Qaeda a la defensiva como en todo el mundo y su liderazgo, arrestado y eliminado. Como Irán tercamente siguió adelante durante el período con su programa de armas nucleares, su Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), la Fuerza Qods, y el Ministerio de Inteligencia y Seguridad (MOIS) también fueron atacsdos en varias ocasiones, así como Israel persiguió a sus científicos y agentes de seguridad en la llamada “Guerra en las Sombras“.

La alianza Irán-Hezbollah-al Qaeda sobrevivió, sin embargo – a pesar de los contratiempos externos e internos – sólo para salir una vez más de las sombras en el año 2013. Irán había reactivado a su representante terrorista Hezbollah incluso antes de intentar vengar el asesinato de Mughniyeh de febrero de 2008. Los ataques y complots – lanzados por el rejuvenecida unidad terrorista de operaciones Organización de la Jihad Islámica (IJO) de Hezbollah, de forma independiente o en conjunto con la Fuerza CGRI / Qods (y, a veces, delincuentes también) – parecieron multiplicarse en lugares tan lejanos como Baku, Tbilisi, Nueva Delhi, Estambul y Nairobi. En un primer momento, muchas de los planes fueron interrumpidos por las autoridades – hasta el 18 de julio de 2012, cuando un autobús lleno de turistas israelíes fue volado por un terrorista suicida en Burgas, Bulgaria, con el pérdida de cinco israelíes y el conductor del autobús búlgaro (además del atacante). Decenas más fueron heridos.

Fue el ataque al US-Canada ferroviario, sin embargo, el que anunció, con detenciones, por la Real Policía Montada de Canadá (RCMP) en abril de 2013, el renacimiento del Eje. De acuerdo con la Policía Montada, el complot, que habría hecho descarrilar un tren de pasajeros de Nueva York-Toronto sobre la garganta del río Niágara, fue dirigido por al-Qaeda Shura con sede iraní, liderado por el comandante de las operaciones egipcias de Al-Qaeda, Saif al-Adl.

Fue alarmante, sin embargo, que a pesar de que el FBI estaba al parecer trabajando en estrecha colaboración con la Real Policía Montada del lado de la frontera con EE.UU., no hubo arrestos anunciados dentro de los EE.UU. y los miembros adicionales de la red probablemente quedaron en libertad. La renuencia de la inteligencia de EE.UU. y los funcionarios de seguridad nacional para reconocer la realidad y la amenaza crítica de la alianza Irán-al-Qaeda, o el hecho de que al-Qaeda no está derrotado desde 2001, ha hecho metástasis en un nivel global, y contribuye a la incertidumbre acerca de la capacidad occidental para hacer frente a Irán y a las operaciones conjuntas de al-Qaeda, tratandolos siempre como fenómenos separados.

INDICADORES Y ADVERTENCIAS

Los nuevos indicadores y las advertencias vienen con más urgencia de Reza Kahlili, antiguo oficial y agente encubierto de la CIA del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán [Guardianes de la Revolución], cuyos contactos dentro de Irán le avisaron de un gran ataque en 2013 que llegaría dentro de los EE.UU. y que tendría como objetivo un gran hotel (pero sin identificar), en un asalto al estilo Mumbai.

Anteriormente, en febrero de 2010, como informa Kahlili, una reunión clave se produjo dentro de Irán para coordinar las operaciones terroristas de la Fuerza Qods, Hezbollah y al-Qaeda. Entre los asistentes a esa reunión estuvieron Qassem Suleimani, comandante de la Fuerza Qods, Seif al-Adl el jefe de operaciones de al-Qaeda con sede en Irán, y Mustafa Badr al-Din, el comandante de operaciones terroristas de Hezbollá, que tomó el lugar de su cuñado, Imad Mughniyeh, como jefe del “Aparato de Investigación Especial”, compuesto de varios cientos de cuadros de Hezbollah cuya misión son las operaciones terroristas internacionales.

LA IDEOLOGÍA QUE UNE

La ideología que sostiene al sunita Al Qaeda tan estrechamente afiliado (al menos en las cuestiones operativas de terrorismo) con los chiítas de Irán y Hezbollah en el transcurso de décadas es, simplemente, el Islam. Es la creencia ferviente de que Alá, el dios del Islam, ordena a todos sus fieles una vía a la supremacía y la conquista. La obediencia al Corán, la Sunnah y la sharia es la forma más elevada de devoción para los musulmanes que responden a la llamada a la jihad.

Por esto, el Eje de la Jihad debe ser ampliado para incluir a los musulmanes que persiguen la “civilización jihad, según el término de la Hermandad Musulmana, en lugar de sólo identificar con al-Qaeda la clase violenta de la jihad. El presidente de la Hermandad Musulmana de Egipto, Mohamed Morsi, recordó en las elecciones presidenciales de 2012 la unidad esencial del credo islámico cuando recitaba el lema de la Hermandad ante los rugidos de aprobación:

Alá es nuestro objetivo, El Profeta es nuestro guía, El Corán es nuestra ley, la Jihad es nuestro camino, Y morir en el camino de Allah es nuestra aspiración más elevada

La falsa división que algunos analistas establecen entre estas variedades de jihad no alcanza la subyacente verdad clave: apuntan a los mismos objetivos, a saber, el gobierno islámico [califato] y el sometimiento universal a la ley islámica. En todo caso, los llamativos ataques jihadistas de al-Qaeda, Hamas, Hezbollah, o los talibanes sirven para condicionar a la sociedad a la sensación de terror, como el general de brigada SK Malik explicó tan claramente en “El concepto coránico de la guerra“.

El terror golpeando en los corazones de los enemigos no es sólo un medio, es un fin en sí mismo. Una vez que se obtiene un estado de terror en el corazón del oponente, casi nada queda por hacer.

Este “estado de terror” está destinado a desmoralizar a las personas específicas para consentir las demandas de la Shariah aparentemente no violentas de un grupo de fachada de la Hermandad Musulmana, que parece preferible y razonable por contraste. Por supuesto, la imposición de la ley islámica, en disimulo o por la violencia y el terror, o en forma gradual desde dentro, es el punto de este ejercicio.

¿POR QUÉ AHORA?

A pesar de la actual campaña militar contra “al-Qaeda y sus afiliados”, los EE.UU. y en general occidente fallan en reconocer y contrarrestar la ideología islámica subyacente como la fuerza animadora que impulsa tanto al-Qaeda como a la Hermandad Musulmana, combinado con la voluntad de dar una desconcertante bienvenida a afiliados y operativos de Hermandad en los puestos más altos del gobierno de EE.UU., provocando la ira y el desprecio del enemigo jihadista. A dos años del cambio radical en todo el Oriente Medio y Norte de África (MENA) que llevó a las fuerzas de la jihad islámica y a la ley islámica al poder en un país tras otro tras otro – con la ayuda asombrosa y extensa de los EE.UU. – el eje del Jihad al parecer juzga que los EE.UU. y sus aliados occidentales todavía necesitan otro empujón para garantizar la retirada completa de las tierras “musulmanas”.

Ese empujón, de acuerdo con informes de Kahlili y otras fuentes independientes y fiables y mutuamente corroboradas, ahora ha sido preparado bajo el mando conjunto del eje Irán-Hezbollah-al-Qaeda. El régimen iraní comenzó a construir las redes operativas en el hemisferio occidental en serio desde el 2005, año en que el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad llegó al poder en Irán. Él inició una expansión diplomática en América Latina en el que se registró un aumento en las embajadas iraníes de seis a diez entre 2005 y 2010. Cada uno de ellas, y los centros islámicos Imam Ali, sirven como centros de mando y control para las unidades especiales de la Fuerza CGRI / Qods, y ofrecen una cobertura de posiciones para la inteligencia iraní y agentes de servicios de seguridad cuyos trabajos incluyen el enlace con el narcotráfico, el crimen organizado y grupos terroristas tales como Hezbollah.

La región de la triple frontera de América del Sur, donde se unen las fronteras de Argentina, Brasil y Paraguay, sirve como un centro de las operaciones terroristas desde la década de 1980 en adelante para la Embajada de Irán en Buenos Aires y Hezbollah, que dirigen conjuntamente en 1992 y 1994 ataques terroristas contra la Embajada de Israel y el Centro Cultural Judío, respectivamente..

Desde el año 2005, la base de operaciones de Irán en Venezuela se ha convertido en el nexo de sus operaciones en el Hemisferio Occidental, incluyendo Sudamérica, América Central y América del Norte. Las relaciones diplomáticas con otros regímenes latinoamericanos hostiles a los EE.UU., tales como Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, y también proporcionan a Irán un medio de eludir el aislamiento y las sanciones internacionales, la obtención de una fuente de documentos de viaje fraudulentos, y el lavado de dinero.

Operaciones de Hezbollah en el Hemisferio Occidental, incluyendo el interior de los EE.UU. y Canadá, se observaron con especial preocupación por funcionarios estadounidenses: el ex secretario de Seguridad Nacional Michael Chertoff señaló que Hezbollah hizo parecer a al-Qaeda “un equipo de ligas menores“, mientras que el ex subsecretario de Estado Richard Armitage ha llamado a Hezbollah el “equipo A” y al-Qaeda “equipo B”. Maestros de inteligencia clandestina, así como las fuerzas de operaciones especiales más altamente capacitadas y comprometidas ideológicamente en cualquier lugar, Hezbollah (que está entrenado por los iraníes) gasta un esfuerzo considerable en el establecimiento de redes de celulas en las Américas. Estas células son asignadas a la vigilancia y el soporte, a la recaudación de fondos a través de una variedad de delitos como el contrabando de cigarrillos, el narcotráfico y la planificación operativa de los ataques terroristas. El ex embajador de EE.UU. Roger Noriega testifica regularmente para que el Congreso los detalles de la colaboración de Hezbollá con narcotraficantes y grupos guerrilleros (como las FARC – Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), cuya droga y actividades de formación terrorista se están convirtiendo cada vez más y mas complejas, peligrosas y amenazantes para la seguridad nacional de EE.UU., así como la de los amigos y aliados de todo el hemisferio.

La Isla Margarita de Venezuela, más conocida como un destino turístico de primer orden, se ha convertido en un refugio seguro para los terroristas y traficantes de drogas, así como para la banca de Hezbollah y el centro financiero en el Hemisferio Occidental. Según Noriega, Hezbollah maneja un sinfín de empresas y casas de seguridad en la isla. Incluso más al norte, Hezbollah ha forjado relaciones operativas con los cárteles mexicanos de la droga como Los Zetas. Los enlaces son oportunistas, no ideológicos, a ambos lados; Hezbollah utiliza cada vez más el tráfico de drogas para llenar los vacíos dejados por los recortes de la financiación generosa de Irán, mientras que el beneficio de los carteles son los explosivos de Hezbollah, su expertise en tuneles, y la experiencia en armas. Al-Qaeda, también, ha hecho alarde de la facilidad de mover sus brazos no convencionales y armas de destrucción masiva en los EE.UU. a través de los túneles de la droga mexicanos. El informe de Kahlili nombra al operativo de al-Qaeda, Adnan Shukrijumah, que ha sido visto y seguido en los últimos años por los EE.UU. y agencias aliadas de seguridad desde Canadá a los EE.UU., y el sur en América Latina, y también a comandantes de operaciones en espera de órdenes de ataque de Irán como el comandante de la Fuerza Qods, Qassem Suleimani, comandante general de la coalición de Irán-Hezbollah-al-Qaeda.

El Director Nacional de Inteligencia, James Clapper dijo al Congreso en 2011 que altos funcionarios iraníes “están ahora más dispuestos a llevar a cabo un ataque en Estados Unido … “. Al parecer, ya sea consciente o olvidándose de la coordinación estrecha de Irán y Hezbollah con al-Qaeda en los ataques del 9/11, Clapper sin embargo no transmitió la evaluación de la comunidad de inteligencia de EE.UU. que un cambio en el pensamiento estratégico de Irán podría presagiar nuevos ataques terroristas patrocinados por Irán. Las autoridades iraníes también han indicado la voluntad del régimen para apuntar su campaña de guerra asimétrica en las calles estadounidenses: en mayo de 2011 el ministro de Defensa iraní, Ahmed Vahidi amenazó abiertamente de un “respuesta contundente y aplastante” a cualquier ataque de EE.UU. contra Irán.

Fuentes: Gatestone, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: