Un Rey que no es de este mundo.
La figura de Jesucristo está siendo usada por los palestinos para re escribir la historia con fines anti isralíes. La narrativa es que Jesús es Palestino, al punto que los propios judíos lo mataron. En este intento se suman varias fuerzas: los palestinos que tratan de desacreditar la historia de los judíos en la zona; los musulmanes que reclaman para sí a Jesús como un profeta islámico; evengélicos que tienen como meta el diálogo interreligioso con el islam; y liberales e izquierdistas históricamente desalineados con la cuestión israelí.

 

palestina

 

Que Jesús de Nazaret nació y vivió como un judío es un hecho histórico obvio, pero los cristianos no deben entrar en utilizar su figura para fines políticos terrenos, porque incluso el mismo Señor lo evitó al decir que su reinado no era de este mundo.

EL INTENTO DE ARAFAT  LLEGA A LOS EVANGÉLICOS

Lo que comenzó como una estratagema de propaganda inteligente por Yasser Arafat, como parte de su intento para borrar la historia judía, ha sido recogido por evangélicos estadounidenses.

El fondo de Jesucristo, sin embargo, indiscutiblemente la persona más famosa en la historia, es de gran importancia. Su vida como Judio es cada vez más cuestionada por los musulmanes, que están trabajando horas extras para abrir canales de “diálogo interreligioso” con los líderes cristianos estadounidenses.

Los revisionistas originalmente eran los mismos de siempre: Arafat, eruditos religiosos y medios de comunicación de la línea principal. Pero ahora esta historia revisionista ha hecho su lugar en la comunidad evangélica estadounidense.

AUNQUE PAREZCA INCREÍBLE

En febrero de 2000, el popular autor Philip Yancey se refirió a Jesús como un “rabino palestino” en las páginas de la revista Christianity Today.

Ed Stetzer, presidente de investigación de LifeWay -el brazo de recursos de la Convención Bautista del Sur – se refirió a Jesús como un “Judio palestino” en un post del 12 de septiembre de 2011 titulado “El lunes es de Misionología: Reflexiones sobre la contextualización.”

En un banner del 9 de mayo 2012 con el título de entrada al blog, “¿Solidaridad rápida con los palestinos?”, el ministro Asambleas de Dios y Profesor Paul Alexander de; Palmer Theological Seminary se refirió a Jesús como “el Judio de Palestina”. El profesor Alexander de Ética Cristiana y Política Pública en Palmer, (el seminario de la Universidad del Este) ha defendido durante mucho tiempo a los palestinos.

A sabiendas o sin saberlo, algunos líderes evangélicos están avanzando hacia una narración falsa inventada por los gustos de Arafat y la OLP.

Según Palestinian Media Watch:

La reescritura de la historia de la Tierra de Israel con el fin de negar el derecho de Israel a existir, es fundamental para la política de la Autoridad Palestina (AP). Mucho antes de que se iniciara la campaña de terror de la AP, la AP estaba luchando una guerra con la historia – borrando la historia judía y sustituyéndola por una historia palestina fabricada.

El borrado de la historia judía en la tierra de Israel es seguida por la invención de historias antiguas y modernas que apoyan su ideología política y la reivindicación de la tierra de Israel, por la Autoridad Palestina. Los aspectos del Holocausto y otros de la historia judía se niega alternativamente, minimizandolos o distorsionandolos.

Otra distorsión es ocultar a los palestinos que Jesús fue un Judio que vivió en la tierra de Judea / Israel. Líderes de la AP definen varias veces a Jesús como un palestino que predicó el Islam, negando así no sólo la historia judía, sino también la historia y la legitimidad del cristianismo.

LOS PALESTINOS SE APODERAN DE LA PASCUA

En un artículo de opinión de Al-Hayat Al-Jadida, de 6 de mayo de 2013, el escritor Adel Abd Al-Rahman dijo:

Pascua… no es un día de fiesta para los cristianos palestinos, sino sólo un día de fiesta para el nacionalismo palestino, porque Jesús, que descanse en paz, es un cananeo palestino. Su resurrección, tres días después de haber sido crucificado y muerto por los Judios – según se informa en el Nuevo Testamento – refleja la narrativa palestina, que lucha contra los descendientes del moderno judaísmo sionista, en su nueva forma de colonialismo, que conspira con los capitalistas occidentales que afirman pertenecer al cristianismo.

Jesús, que descanse en paz, el virtuoso patriarca palestino, que renovó el Antiguo Testamento, llevó lejos a sus seguidores, dio a luz a su Nuevo Testamento y lo extendió entre la humanidad – y llevó a que los Judios lo persiguieran hasta que lo atraparon, lo crucificaron y lo asesinaron. Posteriormente, se levantó de entre los muertos como el ave fénix y se dedicó a difundir sus enseñanzas que aún existen y existirán mientras exista la humanidad.

La historia de Jesús es la historia de su pueblo [palestino], el movimiento sionista – herramienta del Occidente capitalista – quiso falsificar los hechos históricos, para exiliar y crucificar a la nación árabe palestina y luego asesinarla por medio de la limpieza étnica… Pero los palestinos, descendientes de Jesús, surgieron de las cenizas, como el ave fénix, de las ruinas de la Nakba (es decir, “la catástrofe”, el término Palestino para el establecimiento del Estado de Israel) y la Naksa (es decir, “el revés”, término Palestino para la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días). Ellos vistieron sus heridas y levantaron la bandera de la nacionalidad de nuevo…

La Pascua es una fiesta nacional palestina distinta que no afecta sólo los cristianos, sino más bien a todos los palestinos que creen en las diferentes religiones – el Islam, el Cristianismo y el Judaísmo.

EL JESUS PALESTINO DE LOS EVANGÉLICOS

Aunque la narración anterior es falsa, “Jesús como Palestino” está ganando terreno dentro del evangelicalismo estadounidense. Mark Tooley del Instituto sobre Religión y Democracia, lo ha visto antes:

Las afirmaciones de que Jesús era ‘Palestino’ son comunes en los círculos anti-Israel, pero no tienen su origen en la historia. La zona en la que vivió Jesús no fue nombrada por los romanos como Palestina hasta el siglo II. Jesús nació y vivió en la tierra como un Judio. No conocía a su tierra como ‘Palestina’. Los evangélicos deben rechazar este intento de deslegitimar la milenaria historia del pueblo judío con la tierra llamada Israel.

Algunos no lo hacen y el 22 de diciembre 2011 un artículo de la revista Relevant, el estudiante Andrew Haas de Wheaton College reveló hasta qué punto la clásica propaganda de la OLP se ha infiltrado en evangelismo:

Jesús había nacido en Belén, hoy en día, los belenes que adornan la iglesia americana y numerosos jardines parroquiales se verían muy diferentes si realmente no fueran políticamente correctos. María y José, probablemente, demasiado pobres para pagar los impuestos locales sobre un vehículo, se verían obligados a viajar en transporte local palestina.

El autobús los dejaría fuera de Cisjordania en un puesto de control israelí. Desde allí caminarían a través de un laberinto de torniquetes y puestos de seguridad a Belén. Si bien su documento de identidad dice ‘ciudadano israelí, hay algunas dudas sobre si a la pareja que espera se le permitiría ir a la aldea soñolienta en base a la legislación vigente.

Haas llegó a escribir:

Si el Hijo de Dios hubiera nacido en la aldea soñolienta de hoy, sería sin ciudadanía. Palestina sigue siendo un territorio, no un país. Considerado como una amenaza a la seguridad, desde su nacimiento, Él habría recibido su identidad palestina verde a la edad de 16 años. Sin autorización, concedida sólo por el gobierno de Israel, Él tendría prohibido cruzar el muro en Jerusalén, a sólo 15 minutos de distancia.

Los permisos son difíciles de adquirir, y a menudo sólo duran de uno a cinco meses. Su incapacidad para viajar más allá de un muro, de cuatro veces la altura de Shaquille O’Neal, sería un obstáculo para un Evangelio destinado para el mundo.

Dentro de Belén, Jesús y sus padres aún podían practicar la carpintería. Muchos hombres trabajan en las fábricas productoras de tallas preciosas de olivo. Sin embargo, sus tallas de madera de olivo acumularían polvo en las tiendas porque los turistas a menudo estarían con demasiado miedo de entrar.

EL REFORZAMIENTO DE LA AGENDA ANTI ISRAEL

Este intento de comparar los evangelios con la teología de la liberación palestina solía existir sólo en los seminarios liberales. Ahora se está convirtiendo en la corriente principal dentro del evangelicalismo.

El escritor británico Paul Wilkinson también está muy familiarizado con este tipo de agenda anti-Israel:

La representación del Señor Jesucristo como un refugiado palestino que vive bajo la ocupación militar, en los últimos años, se ha utilizado como una poderosa arma de propaganda contra Israel por parte de un número creciente de evangélicos pro-palestinos.

Esta pintura blasfema de Jesús hace eco de lo que los autores palestinos, clérigos y líderes políticos han estado diciendo públicamente en los últimos tiempos en un descarado intento de reclamar a Cristo como uno de los suyos.

Propagando su versión islamizada de la “teología de reemplazo” (ahora rebautizada “teología del cumplimiento” o “cumplimiento mesiánico” por los principales evangélicos pro-palestinos como Stephen Sizer y Gary Burge), los eruditos islámicos se han hecho amar por muchos en la Iglesia que han renegado de la Palabra de Dios y el Espíritu de Dios.

La forja de la alianza impía Evangélica-Musulmana en el nombre del “diálogo” y la “construcción de puentes” es una reminiscencia de la nefasta alianza que se desarrolló entre Herodes y Pilato, durante el juicio de Jesús – que fueron enemigos acérrimos pero que se unen contra un enemigo común, hoy en día el enemigo común es Israel.

Fuentes: Prophecy News Watch, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: