El sueño de la Tierra para unos pocos “inmortales”.
Aunque los demógrafos muestran que la Tierra comenzó un proceso de despoblación en los países desarrollados y en occidente -en que nacen menos de los que mueren y que se está extendiendo al resto del mundo-, siguen actuando quienes alarman sobre el aumento excesivo de la población; pero a lo que en realidad apuntan es a bajar la cantidad de población que hoy existe, porque quieren un planeta con menos población.

 

planeta sobrepoblado

 

Estas preocupaciones están relacionadas con el desarrollo de las tecnologías que alargarían la vida humana en forma indefinida, hasta lograr la inmortalidad, que los futuristas suponen que estarán activas por el año 2045.

Se trara de una fiesta a la que no están invitados todos los seres humanos, por eso la preocupación por deshacerse de los “comedores inútiles”, y por eso incluso, plantean la creación de un control central de nacimientos, que haga la tarea de despoblación.

Ahora es Michael E. Arth ex candidato a gobernador de Florida y futurista, que manifiesta que el futuro del planeta se ve sombrío, porque hay demasiadas personas que viven en él y propone el método de “créditos de nacimiento“.

QUE SON LOS CRÉDITOS DE NACIMIENTO

En una entrevista, el urbanista Michael E. Arth, propuso el concepto de créditos de nacimiento” para ayudar a frenar lo que él llama:

un “movimiento lento, hacia desastre global por la superpoblación”

China y el resto del mundo, estarían mejor servidos por un plan basado en elección comercializable de licencias de nacimiento, o “créditos de nacimiento, que podrían detener o revertir el crecimiento de la población en un inatante … A cada persona se emitiría la mitad de un crédito de nacimiento, que él o ella puede combinar con una pareja para tener un hijo, o una persona puede vender su crédito (medio crédito) al precio de mercado. Cada niño adicional cuesta un crédito más. El incumplimiento traería una multa mayor que el costo del crédito, y habría sanciones para los países incumplidores (tales como restricciones a la migración).

La entrada de Wikipedia para los créditos de nacimiento (que en realidad esta escrito o editado por Arth, debido al tono que parece sugerir) explica el plan con más detalle:

Los créditos de nacimiento no permitirían que ninguna mujer tenga tantos hijos como quiera, siempre y cuando no compre una licencia para algún niño más allá de una asignación media, que resultaría en un crecimiento cero de la población. Si esa asignación se determina que sea un niño, por ejemplo, el primer hijo sería libre, y el mercado determinaría el costo de la licencia por cada hijo adicional. El incentivo a la sociedad es la prevención de una tragedia relacionada con el exceso de población, incluyendo una reducción inmediata de los niños no deseados… Al igual que con las leyes de tránsito, la aplicación de los créditos de nacimiento podrían manejarse a través de multas, tasas, impuestos o pérdida de privilegios.

El plan Arth – Wikipedia dice que:

serviría más como una llamada de atención a las mujeres que de otro modo podrían producir niños sin considerar seriamente las consecuencias a largo plazo para sí mismas o para la sociedad.

También asume que los ricos no van a comprar créditos adicionales por nacimiento ya que limitan sus familias por elección. (Que se lo digan al multimillonario Ted Turner, que tiene cinco hijos, pero aboga por una política de un solo hijo para el resto del mundo, para reducir la población a dos mil millones de personas).

UN SISTEMA ABIERTO A QUE LOS QUE TIENEN MAS DINERO TENGAN MAS

Parece como que los que tienen más dinero podrán permitirse procrear o por lo menos tener una opción más para procrear que los pobres no. ¿Suena familiar?

Las medidas de austeridad utilizadas para lograr la solución no mejora la vida de los muchos, sino que en cambio, deliberadamente los priva.

Con los créditos al carbono, el acceso de las personas a la energía se corta si no pueden darse el lujo de pagar una prima por ello, en el caso de las licencias o créditos de nacimiento, los derechos de reproducción se determinarían por el mismo criterio.

LOS MÉTODOS APUNTAN AL FAMOSO GOBIERNO MUNDIAL

Los alarmistas de la sobrepoblación John Holdren y Paul Ehrlich (conocido por The Population Bomb) estaban golpeando de nuevo presentando puntos de vista draconianos extrañamente paralelos a los de Arth sobre el control de la población. Este libro revela en una sección titulada “control de la fertilidad involuntaria” un sistema adicional de licencias de nacimiento que podría ser desplegado:

El desarrollo de una cápsula de esterilización a largo plazo que podría ser implantada debajo de la piel y se retira cuando se desea un embarazo, abre posibilidades adicionales para el control coercitivo de la fertilidad. La cápsula puede ser implantada en la pubertad y podría ser extraíble, con permiso oficial, para un número limitado de nacimientos. La cápsula que iba a durar largo tiempo (30 años o más) no se ha desarrollado, pero está técnicamente dentro del reino de la posibilidad.

La frase clave aquí es “con permiso oficial”. En el libro de Holdren y Ehrlich, dicha autorización se concederá por un “régimen planetario” que también tendrá el control de todo el comercio internacional y de todos los alimentos en el mercado internacional, o sea un gobierno mundial.

¿Quién cree que será en última instancia que controle los créditos de nacimiento en el plan de Arth?

YA ADMITEN QUE NO ESTÁN CONFORMES CON EL CRECIMIENTO CERO DE LA POBLACIÓN

Arth también va a decir que el crecimiento cero de la población es una buena meta, pero realmente tenemos que hacer más:

El crecimiento cero de la población es el mínimo al que debemos aspirar, pero el crecimiento negativo de la población ayudaría a prepararse para el momento, en un futuro próximo, cuando la gente vaya a vivir indefinidamente.

Interesante, teniendo en cuenta que los datos reales muestran que la mayoría de los países en desarrollo ya están sentados en el crecimiento demográfico cero o negativo. Los únicos países que no están en esa categoría son las naciones africanas en desarrollo que tienen algunas de las esperanzas de vida más cortas en el planeta. Mientras que la gente en los países desarrollados viven un promedio de 80 años, la gente en muchos de estos países africanos tienen una vida media que no llega ni a 50 años.

Pero Arth afirma que en un futuro próximo, la gente va a vivir de forma indefinida, por lo que tenemos que planificar en consecuencia y empezar a despoblar más rápido ahora. No parece darse cuenta de que la élite tecnocrática no planea que dicha tecnología esté a disposición de todos. La plebe no está invitada a la fiesta.

Piense en ello. Si estas personas tienen esta preocupación por la superpoblación ahora, ¿por qué querrían que todos en el mundo viviera para siempre?

Los esquemas como planes de nacimientos no son más que sistemas de eugenesia, y la superpoblación no es más que un mito propagado para justificar la despoblación del planeta.

En un momento de la entrevista, Arth en realidad dijo:

Si hubiéramos abordado estas cuestiones en 1985, dos mil millones de personas en el mundo que ahora viven con menos de dos dólares al día nunca habría nacido“.

El celo de Arth para los planes de despoblación eugenésica no puede ser más evidente que si se anunciaran en un cartel gigante.

Fuentes: Activist Post, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: