Probablemente estemos viviendo en los días de una de las pérdidas de fe más grandes de la historia.

Laicos individuales, grupos o parroquias, denominaciones enteras, se están apartando de las enseñanzas de Jesús.

Y aun así se siguen llamando cristianos.

Algunos ni se dan cuenta que están abandonando la fe.

tunel de la apostasia

Vemos denominaciones cristianas enteras que por ejemplo abogan por el aborto y ordenan pastores homosexuales militantes.
.
Y las encuestas nos muestran que una abultada cantidad de católicos son pro aborto y pro redefinición del matrimonio, a pesar de la expresa condena por el Catecismo de la Iglesia Católica.

Y ni que decir de la cada vez más extendida idea de que satanás no existe, así como tampoco el infierno.

La deriva está llevando a estas denominaciones, grupos y personas cada vez más lejos de la verdadera fe bíblica.

Y les hacen la guerra a quienes permanecen fieles uniéndose a los enemigos declarados del cristianismo.

Pero es particularmente peligroso cuando estos lobos se disfrazan de ovejas y hacen esfuerzos dentro de las iglesias para desviarlas.

Dos fuerzas confluyen en este momento para liquidar los restos del cristianismo practicado en los últimos siglos.

Una es externa: el laicismo.

Y otra es interna: los cristianos que han estado reviendo la moral cristiana tradicional y la consideran fuera de época.

Ambos son compañeros de ruta y aliados circunstanciales.

Y en medio hay una enorme masa de cristianos y católicos que ve que algo anda mal.

Pero no se dan cuenta exactamente de qué se trata.

Y que se niegan a ver cómo la religión que ellos siguen está siendo cambiada en los hechos.

¿Qué debemos hacer al respecto? Dios nos dio libre albedrío.

Podemos seguir taxativamente lo que nos dice la Biblia o tratar de amoldarla paulatinamente al mundo.

Es nuestra decisión y nuestra conciencia y hay varias bibliotecas al respecto.

beso de judas giordano

  

JESÚS AVISÓ LA INFILTRACIÓN DEL ENEMIGO

Jesús informó a sus discípulos que el reino de los cielos (su presencia en la tierra a través de la iglesia) sería infiltrada por los enemigos de Dios (ver Mateo 13:24- 30,36-43).
.
Profetizó que mientras todo el mundo durmiera, un enemigo (el diablo) vendría a sembrar cizaña entre el trigo.

El trigo (es decir, los creyentes) y malezas (hijos del maligno) crecerían juntos en el mundo. 

En el fin del mundo, Jesús enviará a sus ángeles para recoger las hierbas para quemar y para cosechar el trigo.

Él lo expresa de esta manera:

“El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su reino a todos los que causa el pecado y todos los que hacen el mal (Mateo 13:41).

Jesús advirtió de una época en que

“muchos se apartarán de la fe” y “muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos” (Mateo 24:10-11).

Hemos visto esta profecía cumplida en varias ocasiones a lo largo de la historia.

Y sin embargo, lo que vemos que sucede hoy en la Iglesia no tiene parangón con lo que se había visto antes.

Aspectos del final de “Gran Apostasía” se hablan en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21.

En Hechos 20:29-31, después de amonestar a los presbíteros de la iglesia de Éfeso sobre vigilar el rebaño puesto bajo su cuidado por Dios, San Pablo nos advierte:

“Yo sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros y no perdonarán al rebaño.
.
Y de vosotros mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para arrastrar a los discípulos tras ellos.
.
Así que estad en guardia.
.
Recuerden que durante tres años no he cesado de amonestar a cada uno día y noche con lágrimas.”

La Biblia nos advierte de un día, en que el mundo llegará a ser tan corrupto que incluso los llamados “creyentes” podrán desaparecer.

Separándose de los verdaderos cristianos mostrarán que no son de ellos (ver 1 Juan 2:19).

Vemos estas Escrituras cumpliéndose hoy.

En la medida que denominaciones, líderes y creyentes usan al Señor para servirse a sí mismos y al reino de las tinieblas.

anticristo

  

APOSTASÍA ANTES Y AHORA

No era extraño que en la iglesia primitiva hubiera cizaña entre el trigo.

En 1 Timoteo 1:19-20, vemos el caso de Himeneo y Alejandro, a quienes dice Pablo que había “naufragado su fe” al rechazar la fe y la buena conciencia.

Pablo les entrega a satanás,

“Para que aprendan a no blasfemar” y más adelante advierte:

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1 Timoteo 4:01). .

Luego dice:

“Porque vendrá tiempo cuando no aceptarán la sana doctrina, sino que, llevados por sus propios deseos, se rodearán de una gran cantidad de maestros que les dirán lo que quieren oír.

Ellos apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las mitos” (2 Tim. 4:3-4).

En los primeros siglos de la Iglesia, podemos ver que la profecía de Pablo actuó en los judaizantes, arrianos y los gnósticos que continuamente sangraron la iglesia.
.
En cierto modo, eran las herramientas de poda en la mano del diablo, sirviendo a los propósitos de Dios.

En siglos más recientes, hemos visto que la apostasía en curso a través del surgimiento de diversos cultos evangélicos, así como los Mormones y los Testigos de Jehová.

Hoy, sin embargo, vemos la apostasía que tiene lugar principalmente dentro de las estructuras de las propias iglesias protestantes, ortodoxas y católica romana.

Cuando Dios comienza a someter a la iglesia visible a una mirada más intensa y santa, partes de ella se desintegran en polvo.

Las malezas de satanás están siendo expuestas y sólo tienen el poder, el dinero y la pretensión de mentiras para perpetuar su farsa.

Vemos líderes dentro seminarios cristianos, denominaciones e iglesias que pretenden ser siervos de Dios, sin embargo niegan deliberadamente la palabra clara de la verdad que se encuentra en las Escrituras.

Sin embargo, millones de personas permanecen en las iglesias, y no hacen nada para corregir la situación. 

Lo que es peor, siguen financiando la apostasía continúa con sus diezmos y ofrendas y son engañados como castigo por su colusión.

En 2 Tesalonicenses 2, leemos los comentarios de Pablo acerca de una “rebelión” y de cómo están los que “[rechazan] amar la verdad” y quienes se “[deleitan] en la maldad”.

Pablo los ve como colaboradores o agentes del reino de las tinieblas.

En 2 Corintios 11 habla de ellos como que enseñan “otro Jesús” y transmiten un espíritu diferente del evangélico.

En los versículos 13-15, escribe:

“Estos hombres son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.

Y no es maravilla, porque el mismo satanás se disfraza como ángel de luz.

No es de extrañar, entonces, que sus ministros se disfracen como ministros de justicia. Su fin será conforme a sus obras”.

En 2 Timoteo 3:1-7, Pablo habla de los “últimos días” de nuevo.

Y dice que se caracterizan por la existencia de aquellos que son “amadores de sí mismos” y “amantes de los deleites más que de Dios”.

Él dice que “[tendrán] una forma de piedad, pero [negarán] su poder” [el de Dios].

En la medida que satanás, a través de su apariencia de luz, extiende la oscuridad más intensa en toda la tierra, Dios está al mismo tiempo aumentando la intensidad de su luz.
.
La hipocresía, el compromiso, la inmoralidad que Él vio que es adoptada por su pueblo, ya no es capaz de soportar la refinación de su luz.
.
Y sus devotos están cambiando aún más flagrantemente para el reino que sostiene a las tinieblas – la sinagoga de satanás (ver Apocalipsis 2:09, 3:9).

mega iglesia

  

LA IGLESIA JUDAS

Lo que estamos viendo en nuestros días es el surgimiento de la “Iglesia de Judas”.

Judas Iscariote, el que traicionó a Cristo, era más que un individuo. Él era un estereotipo.

Su vida y sus acciones representan un patrón que se ha repetido a lo largo de historia de la iglesia y que finalmente ha culminado en nuestros días como la Gran Apostasía.

Judas era alguien que fingía ser un fiel seguidor de Cristo, sin embargo, le robó al que él llamaba el Señor, llegando a ser un traidor (véase Juan 12:4-6, Lucas 6:16).

De manera similar, la iglesia de Judas roba a Dios y a su pueblo en forma material y espiritual.
.
Y al final se vuelve traidora al Señor y lleva a todos a la perdición (ver Mat. 23:15).

Al igual que Judas Iscariote, los líderes de esta apostasía pretenden compartir el pan de nuestro Señor. 

Y se ponen trajes para disfrazar su unión con Baal, llevan las túnicas blancas instituidas por Dios en el Sinaí para reflejar la santa vocación del sacerdote (ver Éxodo 28:39-43; Lev 16:04).

Con declaraciones de amor por Cristo le han de entregar, por así decirlo, con un beso, vendiendo su alma por el poder, el prestigio y piezas de plata.

imagen de la virgen llora sangre fondo

  

LLEGÓ EL TIEMPO

Debido a su duplicidad en curso, llegó un tiempo en que satanás entró en Judas, el cual salió a traicionar al Señor (Lucas 22:1-6).

Es por eso que hay denominaciones que han estado viviendo en el compromiso de apoyo al asesinato de niños en el vientre de sus madres, ordenando a sabiendas homosexuales practicantes y adúlteros.

Y renunciando a la Palabra de Dios como su guía infalible para la fe y la doctrina, y enseñando a otros a hacer lo mismo.

Cuando ves la abominación en el lugar santo, ya es demasiado tarde.
.
En otras palabras, cuando ves desplegada la apostasía en la mayoría de los líderes dentro de una denominación, satanás ya ha ganado mucho terreno para que la comunidad sea salvada.

Lamentablemente, las noticias nos traen que muchas iglesias, denominaciones y grupos parroquiales son culpables de apostasía.

La Iglesia Judas se puede encontrar en todas partes y bajo cualquier pretexto.

¿Cómo respondemos? Miramos hacia otro lado y fingimos como si no pasara nada, o  exponemos la oscuridad y declaramos la verdad de la Palabra de Dios.

El pastor anglicano y escritor John RW Stott escribió:

“Nuestro Señor y sus apóstoles no se encogen cuando es necesario la tarea de denunciar y derribar las falsas enseñanzas.

Desagradable e incluso peligroso es esto, pero no podemos conscientemente evitar la misma tarea para nosotros mismos. 

De hecho, en la iglesia de hoy, devastada por muchos lobos rapaces, hay una gran necesidad de buenos y fieles pastores, que no sólo alimentarán a las ovejas, sino derrotarán a los lobos“.

Lo de hoy se trata de un movimiento más que de personas aisladas que apostatan.

san pio X fondo

San Pío X

  

LA SÍNTESIS DE TODAS LAS APOSTASÍAS: EL MODERNISMO

Muchos se preguntan ¿por qué existen hoy día tantos errores dentro de la Iglesia?

Existen “católicos” que apoyan el aborto y las uniones homosexuales, entre otros errores y horrores morales.
.
Existen quiénes convierten la misa en una reunión social, una cena conmemorativa.
.
Existen quienes han reformado los mismos rituales, quitando subrepticiamente todo el sentido de lo sobrenatural y de lo sacro.

Errores todos estos, provenientes y derivados de la actitud y fe modernistas y liberales.

Lo que hoy llamaríamos “catolicismo liberal” o simplemente “progresismo religioso”, con sus diferentes matices pero que en esencia son impulsados por la filosofía del modernismo.

En muy resumidas palabras, el modernismo es aquel error filosófico que intenta transformar a la Iglesia (y a todas sus creencias) en algo subjetivo desligándola a esta misma de toda trascendencia.

Aquí seguimos un consistente resumen realizado por el sacerdote dominico Jean-Dominique, de lo que ha creído siempre la Iglesia y de lo que cree el modernismo, para ilustrar a quienes no han sido informados.

Iglesia del Señor de los rayos en aguas calientes mexico

  

¿QUÉ ES EL MODERNISMO?

Los juicios del magisterio de la Iglesia contra el modernismo son de una vehemencia impresionante.

La doctrina es calificada como: “veneno de error”, “monstruosidad”, “plaga terrible”, “resumidero de todas las herejías”, que “conduce al panteísmo” y a “la destrucción de la religión”, etc..

“Tenemos que luchar contra hábiles enemigos”, afirma el Papa San Pío X“contra un género muy pernicioso de hombres, los modernistas traman la ruina de la Iglesia”.

Estos adversarios están embargados de

una “sed de novedades, una habilidad nueva y con frecuencia pérfida son enemigos que se ocultan en el seno y en el corazón mismo de la Iglesia los peores enemigos de la Iglesia”.

Así, los modernistas son tanto más de temer cuanto que

“Su insidiosa táctica consiste en no presentar jamás sus doctrinas metódicamente y en con­junto”.

dios y el diablo ateismo cristiano

  

¿POR QUÉ TAMAÑA CONDE­NA?

El término “modernista” nos provee ya una indica­ción.

“Moderno” significa aquello que pertenece o convie­ne al tiempo presente o a una época relativamente re­ciente.

En consecuencia, el modernismo consiste en la tendencia a conciliar la exégesis cristiana con los presu­puestos de la crítica histórica y la filosofía moderna.

El modernismo quiere adaptarse al gusto del día; no quiere quedar al margen de la sociedad.
.
La Igle­sia —dicen— debe adaptarse a las costumbres y a la ma­nera de pensar de la época, las cuales nacieron de una fi­losofía racionalista y subjetivista.

Por decirlo de alguna manera, el modernista que­rrá hacer un maridaje entre la fe tradicional y las nove­dades salidas del Protestantismo y de la Revolución Francesa.

Lejos de subordinar el pensamiento humano a las exigencias de la fe, pide a la Iglesia que tome la filosofía contem­poránea tal como ella es.

Es probable que se conserve el lenguaje tradicio­nal, pero se le dará un sentido nuevo. 

El modernismo, en consecuencia, aparece a primera vista como una pretensión de poner al día a la Iglesia, en el sentido de una adopción sincera de los datos de la fi­losofía reinante.

Una consecuencia inmediata es el ecumenismo.

Da­do que el hombre fabrica su religión y que es el maestro de su aproximación a Dios, será suficiente que cada uno siga su conciencia, que practique su propio culto.

  

HOY ESTAMOS ASISTIENDO A UN NOTORIO INCREMENTO DE PODER DEL MODERNISMO

El cristianismo occidental está asistiendo al ascenso del modernismo, que está destruyendo a su paso los vestigios de la fe ortodoxa.

En el afán de hacer el cristianismo aceptable para la gran masa occidental contemporánea, los modernistas no hablan de Dios sino de la experiencia de Dios, lo que tiene como consecuencia el ocultamiento de Sus reclamaciones hacia el hombre.

Esta experiencia de Dios se puede obtener en cualquier lado sin estar atado a moralidades.

Por ello, consideran que lo más importante es sintonizar con las demandas más populares de la población y tratar de decodificarlas como una experiencia de Dios.

En definitiva el cristianismo ya no es la revelación y el cumplimiento de la serie de demandas que Dios planteó en las Escrituras.

Sino la experiencia personal de lo divino en medio del mundo, no necesariamente atado a una serie de normas de vida.

Este movimiento teológico no tiene unidad ni una doctrina establecida.

Es más que nada un principio, que cada modernista lo adapta teológicamente a su experiencia.

Por lo tanto se ve como amorfo, vago y sin unidad.

El que tiene criterios modernistas no se puede definir como tal, porque no hay una doctrina formal, precisa y bien hilvanada.

Es más bien un guerrillero que trata de deconstruir la armazón moral del cristianismo ortodoxo (el de los apóstoles) desde uno o más puntos de vista.

Que unido a otros que hacen lo mismo con otros puntos de vista, forman un movimiento amorfo.

(Nótese que este artículo utilizamos la palabra ‘ortodoxa’ no referida a la Iglesia Ortodoxa, del este, sino a la fe de los apóstoles.)

Esta etapa a la que estamos llegando hoy es el post cristianismo.

  

UN PERÍODO COMO EL DE LA REFORMA PROTESTANTE

En la historia de la religión occidental, lo que estamos viviendo hoy en día es probablemente un momento que los historiadores podrán etiquetar con el tiempo como la Era de la Liquidación del Cristianismo.

Es una reminiscencia de la época de la Reforma Protestante, al menos como sucedía principalmente en Inglaterra, Escocia, Holanda, Escandinavia, y la mayor parte de Alemania.

A partir de 1517, la antigua religión fue súbita y rápidamente eliminada.

Algo similar ha estado ocurriendo durante los últimos cincuenta o sesenta años en los EE.UU., Canadá y Europa Occidental, y también en el resto de occidente, aunque de forma más retardada.

La antigua religión se ha derrumbado en gran medida. La asistencia a la iglesia se ha reducido drásticamente.

Y casi nadie se toma la antigua moral sexual cristiana en serio.

Por supuesto, la eliminación del catolicismo del norte de Europa en el siglo XVI no fue una aniquilación total.

Ciertos residuos de la antigua religión persistieron: ciertas doctrinas, rituales, normas morales.

Los líderes de la Reforma incluso fueron tan lejos como para insistir en que lo suyo era un proceso esencialmente conservador.

Dijeron que no querían deshacer de la antigua religión sino purificarla, liberarla de corrupciones, llevándola de nuevo a lo que había sido originalmente en los días de los Apóstoles.

Incluso no la llamaron pos su nombre correcto, Revolución Protestante, un nombre que habría puesto de relieve el carácter radical de lo que estaba ocurriendo.

La llamaron el Reforma Protestante, un nombre que sugiere que este era un fenómeno conservador.

Vemos algo similar en la actualidad. Los fabricantes de la revolución religiosa de hoy niegan que se están deshaciendo del cristianismo.

Ellos admiten que se están deshaciendo de algunas de las formas anticuadas de la cristiandad, tanto de católicos como de protestantes, especialmente sus enseñanzas morales fuera de época.

Dicen que ellos están preservando su enseñanza central, lo que constituye la esencia del cristianismo, a saber, su enseñanza de que debemos amar a nuestros vecinos.

Sostienen que después de muchos siglos de incomprensión, de un malentendido basado muy a menudo en el odio del “otro”, al fin hemos llegado a comprender el meollo de la cuestión.

Jesús, el rabino autodidacta y genio moral, enseña una cosa y sólo una cosa: el amor.

Si Jesús estuviera vivo hoy, él haría suyo el lema del movimiento ‘matrimonio igualitario”,  “gana el amor”.

  

EL CREDO POST CRISTIANO

¿Qué es el amor, según la ortodoxia post-cristiana? Es tres cosas:

  

1 – Por encima de todo está la tolerancia

Hay que respetar e incluso promover la diversidad: la diversidad de todo tipo  – racial, étnica, religiosa, cultural, lingüística, económica, estética, moral, y (especialmente) sexual.

Si no toleras otros estilos de vida, como la sodomía o el aborto o la transexualidad, no eres seguidor de Jesús.

Resulta, entonces, que los verdaderos seguidores de Jesús no son los cristianos ortodoxos sino los post-cristianos.

Los antiguos cristianos que hablaban del amor al prójimo, en la práctica enseñaban el odio a los vecinos que eran “diferentes”, que no se ajustaban a su estrechez de mente.

  

2 – Debe cultivarse la compasión

En todos los momentos del día o de la noche el lado afectivo de su naturaleza debe estar impregnada de un tono de compasión.

Una compasión que entra en acción cada vez que a una persona no se le cumplen los deseos, por ejemplo emigrar a otro país para tener un mejor estándar de vida.

O cuando no puede comulgar porque está en pecado mortal; entonces en lugar de tratar de que la persona salga de ese estado la respuesta es cambiar las normas, por compasión.

  

3 – Debe sintonizarse con las nuevas necesidades de la gente

El mantra es saber lo que la gente quiere para atraerla a los templos cada vez más escuálidos en concurrencia.

Para ello no se debe hablar de cosas que asustan a la gente o que le desagrada,

Y asegurarse que la comunidad comprenda el mensaje que cada persona que haya pisado alguna vez la iglesia, y que la familia diga que es una buena persona, cuando muera estará ya en el cielo sin más trámite.

  

DÓNDE ESTÁ LA FALACIA EN ESTE ENFOQUE DE LA FE

No toman en cuenta que la religión no es producto del talento y del genio humano, sino de la revelación Divina, dada a los hombres.

Y por lo tanto no puede ni necesita ser cambiada.

La revelación permanece siempre igual, porque la produjo Dios que es eterno y omnisciente.

Lo que les impulsa es lo que ya nos advierte el Evangelio: el orgullo de la mente, la lujuria de la carne, las tentaciones del mundo con su espíritu semi-pagano y el culto al placer.

Es el deseo de combinar lo incompatible: la santidad y el pecado, el amor a Cristo con la concupiscencia del mundo. La Iglesia con la Torre de Babel, la revelación divina con conceptos e ideas limitados.

Es el deseo no someterse a la revelación, sino que la revelación se someta a los seres humanos.

Para ellos, la religión no es una revelación de la eternidad en la historia y un camino hacia ella, sino una de las garantías para la prosperidad terrenal.

  

CÓMO ACTÚA EL MODERNISMO

Hasta ahora ha tenido un trabajo tipo de “guerrilla” dentro de la Iglesia, sin mostrar demasiado la cara y dando golpes donde podían; especialmente en las parroquias.

Con esta táctica han generado la apostasía en los bancos de los templos.

Hoy por hoy parece claro que es muy fuerte en los seminarios.

Y es cada vez más visible en la vida de la Iglesia.

El reformismo de los modernistas puede comenzar con la deformación de la forma, mientras presuntamente preserva el contenido.

Sostienen que la forma es irrelevante, que podemos aceptar el pluralismo, que un cambio o simplificación de la forma puede hacer que el contenido sea más accesible para los creyentes.

Sin embargo, esto no sólo puede empobrecer el rito, sino también deformar el contenido mismo.

Pero también la propuesta de los modernistas puede comenzar con la deformación del contenido mientras que al mismo tiempo preserva la forma.

En este caso el contenido se cambia, mientras que la forma se conserva temporalmente con el fin de ocultar el fraude y el cambio en la religión.

Hay que recordar que el contenido y la forma están estrechamente relacionados entre sí.

El contenido se encarna en ciertas formas, y la forma es un guardián constante del contenido.

Pero usted no tiene que cambiar todos los números en una fórmula compleja; es suficiente cambiar un número y la fórmula entera no funcionará.

Una herida profunda en el cuerpo de un hombre es suficiente para que fluya la sangre.

Por lo tanto, los errores de los modernistas pueden estar contenidos en cualquier formato, o incluso limitarse a uno.

Aquí hay algunos conceptos que manejan; algunos modernistas proclaman sólo unos de ellos y otros no, pero en su conjunto hacen crecer al modernismo.

-Los modernistas niegan la transmisión del pecado de Adán a sus descendientes.

Son escépticos con respecto a los milagros descritos en la Biblia y en las vidas de los santos, así como respecto a las apariciones marianas. Y especialmente a todo lo sobrenatural.

Niegan la transubstanciación del pan y el vino en la carne y la sangre de Cristo celebrados en la Liturgia.

Son hostiles a la palabra “misticismo”, confundiendo conscientemente el misticismo católico con el misticismo falso.

Consideran el amor de Dios aislado de la justicia de Dios, justificando así la permisividad moral.

-Se refieren a la Santa Tradición, como costumbres arraigadas.

-Para ocultar su orientación anti-ortodoxa, los modernistas afirman en un lugar lo que niegan en otro.

En este sentido, si un modernista es denunciado por pensamientos heréticos, entonces dice que sus puntos de vista deben considerarse no aisladamente, sino como un todo.

Niegan que el pecador tenga que pasar por el sufrimiento purificador en la tierra o en el purgatorio, creyendo que es suficiente para un pecador desear la salvación y él será salvo.

-Los modernistas minimizan la importancia de los poderes angélicos y demoníacos en la historia del mundo y la vida moral de cada hombre.

Están inclinados a anular la tentación demoníaca como efectos emocionales y trastornos mentales.

Y cuando hablan del demonio no se refieren a un ser sino a una expresión humana, sin decirlo expresamente.

Aceptan las enseñanzas evolucionistas acerca de la creación del mundo y del hombre, al punto que llegan a decir que Adán y Eva nunca existieron.

-Para ellos la confesión es una descarga emocional porque no ponen énfasis en la enmienda de vida de quien confiesa.

El lector de este artículo seguramente puede agregar más.

  

¿POR QUÉ ESTA TENTACIÓN ES TAN GRANDE EN NUESTRO TIEMPO?

Nuestro tiempo es una era de revoluciones sociales y morales que aturden al mundo.

Hay un proceso creciente de revisión y reforma en todas las esferas de la vida social, cultural y moral, alterando la moral, rompiendo las cosmovisiones y las relaciones humanas, causando la catastrófica ruptura de la familia.

Hay una contaminación de la moral y una disculpa por el pecado a través del arte, la literatura y los medios de comunicación.

La moralidad y la castidad se consideran opuestas a la naturaleza.

Los programas de televisión se están convirtiendo en inyecciones de libertinaje, crueldad y orgullo.

La permisividad de la lujuria se desarrolla paralelamente a la permisividad de la mente.

Pero aún queda en el alma del hombre algún sentimiento del misterio de la eternidad, que ni el positivismo ni el ateísmo pueden conceder.

Por lo tanto, el hombre no se separa completamente de la religión, sino que busca compromisos para satisfacer sus sensibilidades religiosas.

Tratando de no obstaculizar los deseos de su alma y cuerpo al mismo tiempo.

El declive general de la espiritualidad fue un caldo de cultivo para el modernismo.

Que promete crear un cristianismo aligerado para la voluntad, cómodo para las pasiones y libre de dogmas y cánones.

En este caso, una persona puede ir a la iglesia y decir sus oraciones, y al mismo tiempo hacer yoga y meditaciones tomadas desde el Oriente, ser un habitué a los conciertos de rock.

Y opinar favorablemente sobre cosas en las antípodas de la doctrina, como el aborto y la celebración de la homosexualidad.

Además de hacer propia la agenda del mundo, opinando que el Islam es una religión de paz (a pesar de su historia) o que hay que reducir la cantidad de población del planeta para combatir el cambio climático.

La enseñanza evangélica y los altos ideales del cristianismo no parecen naturales a sus almas, sino una abstracción inaceptable.

Hermosa pero imposible de poner en práctica en la vida, al punto de considerar los 10 mandamientos como ideales y no como exigencias reales que nos hace Jesucristo.

Los modernistas buscan reemplazar el ascetismo por los placeres de la naturaleza humana, disculpando las pasiones y tratando de encajarlas bajo el cristianismo.

En nuestro tiempo de degradación moral y con la legalización de lo que antes se consideraba una perversión, llegan a decir que la moral no es necesaria para la salvación.

Pero la moralidad es uno de los elementos orgánicos de la religión.

Con su caída, la religión deja de ser la vida interior del hombre y se mueve a la periferia de su conciencia.

Este cristianismo liberal y de compromiso es como una medicina que no cura pero tranquiliza al enfermo, escondiéndole que sus entrañas están diezmadas por el cáncer.

Un cristianismo donde el cielo y la tierra cambian de lugar.

El modernismo es una bandera blanca, lanzada frente a la agresión del secularismo.

El humanismo que proclama el modernismo no es sólo la preferencia del hombre a Dios, sino la esclavización de la deidad por el hombre.

  

¿HAY UNA “CURA” GENERAL PARA EL MODERNISMO?

La medicina es la humildad de la mente y la castidad del alma.

Los antiguos sabios ya han dicho: “El hombre es lo que come”, lo que significa no sólo el alimento físico, sino también espiritual e intelectual.

Para preservar la ortodoxia de la mente, el hombre debe ser prudente con respecto a lo que lee.

El sabio Salomón dice: Bebe aguas de tu propia cisterna, y aguas corrientes de tu propio pozo (Proverbios 5:15).

Esta cisterna es obra de los Santos Padres, y el pozo de la Iglesia.

Para guardar tu mente no sólo del modernismo, sino de una variedad de engaños, incluyendo el ocultismo, debes preservar tu alma de las imágenes pecaminosas y las seductoras tentaciones que pervierten los sentidos y el pensamiento.

Si un hombre preserva su castidad de alma, entonces sus intuiciones religiosas, como una voz interna, le dirán dónde está la verdad, y donde está la mentira.

El enfriamiento en la fe sucede cuando alguien vive no según los mandamientos del Evangelio, sino según las pasiones; especialmente sin oración y arrepentimiento.

La fe ilumina la mente a través del dogma, y el corazón a través de la adoración.

Y la participación en los sacramentos fortalece la voluntad mediante el cumplimiento de los mandamientos del Evangelio.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: