La religión introduce buenos valores a la sociedad.

 

El laicismo avanza en EE.UU., aunque no con una velocidad rápida que algunos quisieran que tuviera. Y esto puede ser porque, en el fondo, los norteamericanos creen que la religión introduce ciertos buenos valores a la sociedad, y que el aumento del laicismo hace peor a la sociedad.   

 

ninios orando

 

Casi la mitad de todos los estadounidenses dicen que el reciente crecimiento en el número de personas no religiosas es algo malo para la sociedad, incluso aquellos que no están afiliados a una religión ven la tendencia como preocupante.

Y hay otros datos interesantes que muestran que la afiliación religiosa en un elemento de contención que funciona. Los jóvenes que se llaman espirituales pero no religiosos son más propensos a delitos que los religiosos. Y grupos humanistas están inaugurando “iglesias” ateas con el fin de replicar el funcionamiento comunitario de las iglesias cristianas.

LA MAYORÍA CREE QUE LA NO RELIGIOSIDAD ES MALA PARA LA SOCIEDAD

El Centro de Investigación Pew sobre Religión y Vida Pública ha preguntado recientemente a unos 4.000 estadounidenses si el que haya “más gente que no es religiosa” es una buena cosa, una mala cosa, o no es importante para la sociedad estadounidense. La mayoría (48 por ciento) dijeron que era malo, mientras que el 11 por ciento dijo que era bueno. Otro 39 por ciento dijo que no hay mucha diferencia.

Pew hizo la pregunta más de seis meses después de que publicara los resultados que mostraron que el número de estadounidenses que no se identifican con ninguna religión había aumentado a casi 20 por ciento del 12% hallado en el 2007, o sea un estimado de 46 millones de personas.

Gallup comprobó lo mismo con una encuesta publicada en enero, que mostró que los llamados “nones” eran un 17,8 por ciento de la población, pero que su crecimiento se había estancado, con un aumento de menos de 1 punto porcentual de 2011 a 2012.

Independientemente de la tasa de crecimiento, el análisis más reciente de Pew mostró que tanto a las personas religiosas y como a la no religiosas no les gusta la no religiosidad a nivel social. Casi una quinta parte de los que se identificaron como no religiosos dijeron que número cada vez mayor de su clase es una cosa mala, en comparación con una cuarta parte que dijo que estaba bien y más de la mitad que dijo que no importaba.

Pew no explora por qué los encuestados mantienen estos puntos de vista. Pero la investigación independiente de la Universidad Baylor, una escuela privada cristiana de investigación en Texas, comparando los comportamientos sociales de los jóvenes religiosos y no religiosos, y las noticias de que los grupos humanistas adoptan algunas de las formas sociales de la religión organizada, ofrece algunas pistas.

IMPACTO EN LA JUVENTUD

En un estudio que sugiere que los jóvenes no religiosos son más antisociales, los investigadores de la Universidad de Baylor analizaron los comportamientos delictivos de los jóvenes adultos quienes diferían en su afiliación religiosa y si se identificaban como espirituales o no.

Los investigadores encontraron que los adultos jóvenes que se consideraban a sí mismos “espirituales pero no religiosos” son más propensos a cometer delitos contra la propiedad que aquellos que se identificaban a sí mismos como “religiosos y espirituales” o “religiosos pero no espirituales”.

El estudio, publicado en la revista de Criminología, también mostró que aquellos que se identificaron como “ni espirituales ni religiosos” son menos propensos a cometer delitos contra la propiedad de las personas que los “espirituales pero no religiosos“. Sin embargo, no se encontraron diferencias entre los dos grupos cuando se trataba de crímenes violentos.

Llamarse espiritual pero no religioso resultó ser más una característica antisocial, a diferencia de la identificación de uno mismo como religioso, dijo el investigador de Baylor Aaron Franzen, un estudiante de doctorado y coautor del estudio.

IMPACTO DE LA RELIGIÓN

Al mismo tiempo, aparece un número creciente de estadounidenses no religiosos que se identifican como ateos que buscan una experiencia más social y comunitaria con otros humanistas, que imitan los servicios de adoración semanales de los estadounidenses religiosos, según varios informes de prensa recientes.

Entre esos informes hubo un artículo del New York Times sobre un movimiento ateo en Louisiana, dirigido por un ex sacerdote pentecostal. Algunos de los que se reunieron un domingo del mes pasado, incluyendo a su líder Jerry Simon, dijeron que ellos perdieron la experiencia comunitaria de las iglesias a las que asistieron una vez  cuando rechazaron la creencia en Dios y rechazaron la religión organizada.

“El secular puede aprender que el hecho de que valoremos el pensamiento crítico y el método científico, no significa que de repente nos convirtamos sin cuerpo y que ya no nos podemos beneficiar de nuestra vida emocional”.

Entre los beneficios de la asistencia a misa regularmente, la investigación ha puesto de manifiesto, están la mejor salud física y mental y una mayor actividad caritativa de la comunidad.

El blogger ateo Harry Cheadle citó la investigación reciente, cuando escribió sobre su experiencia en la asamblea dominical de los humanistas en Nueva York, los ateos pueden ayudar a su causa, al no identificarse simplemente con lo que ellos no creen.

“Ateos que forman comunidades entre sí es bonito, porque los ateos consiguen una manera de proclamar su no creencia sin mofarse de las religiones”, escribió.

Tienen mucho camino por recorrer, según las encuestas de opinión pública.

Pew informa que alrededor del 6 por ciento del público estadounidense se identifica como ateo o agnóstico, mientras que el 14 por ciento se identifica como nada en particular. Y entre los no afiliados, más de la mitad (68 por ciento) creen en Dios con distintos grados de certeza.

Pero los estadounidenses tienden a tener una visión más negativa hacia los ateos que de aquellos que dicen que no son religiosos. Una encuesta realizada a principios de este año por el Public Religion Research Institute preguntó a los encuestados acerca de cómo varios grupos impactaban la cultura política, religiosa, social y étnica estadounidense. Los investigadores encontraron que el 39 por ciento dijo que los ateos están cambiando la cultura americana y su forma de vida para peor, en comparación con el 31 por ciento que sentía lo mismo de las personas no religiosas.

Fuentes: Deseret News, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: