Los cristianos son minoría.

 

Los desafíos son: la conversión de los niños de las otras religiones, la orden del ministerio que pide estudios islámicos como materia “obligatoria” en todas las escuelas y el uso de la palabra “Allah” queda prohibida a cualquier persona que no es musulmana.

 

christ-church-in-melaka-in-malaysia-shaun-higson

 

Los cristianos en Malasia están todos preocupados sobre estos tres temas que actualmente atraviesan la vida política y social, relacionados con la libertad religiosa.

“Al abordar estas cuestiones, nuestra referencia es siempre la Constitución de Malasia, que garantiza la libertad de religión para todos los ciudadanos”, dice a Fides Tan Kong Beng, teólogo y profesor universitario, secretario ejecutivo de la “Federación Cristiana de Malasia”, que combina todas las denominaciones cristianas en Malasia, un país donde alrededor de 2,8 millones de fieles sobre alrededor de 27 millones de habitantes.

La cuestión de la conversión religiosa de los menores saltó a los titulares en el caso de dos niños hindúes, que se convirtió al Islam sin el consentimiento de la madre, mujer de etnia india y su marido un musulmán malayo. El hecho es ilegal en Malasia, ya que la ley establece que la conversión religiosa de un niño sólo puede tener lugar con el consentimiento de ambos padres.

Tras el caso en junio del año pasado, el gobierno ha presentado una enmienda a la ley vigente, lo que habría permitido a una persona menor de 18 años convertirse al Islam, incluso con sl consentimiento de uno sólo de los padres.

“El proyecto fue cancelado debido a la opinión contraria de muchos sectores de la sociedad civil, el Colegio de Abogados de las comunidades religiosas no musulmanas”, dice a la Agencia Fides Tan Kong Beng, expresando satisfacción por las minorías religiosas.

“Sin embargo – añade – en muchos estados de la Federación de Malasia, todavía es una práctica normal que los niños, especialmente en los matrimonios mixtos, de convertirse al Islam sin el consentimiento de ambos padres. Pedimos al gobierno para hacer cumplir las disposiciones vigentes en esta materia”.

Un segundo foco de los cristianos es una orden del Ministerio de Educación, que ofrece estudios islámicos como “obligatorios” para los estudiantes de instituciones privadas de educación superior. El acuerdo, que entrará en vigor el 1 de septiembre de 2013, encontró la oposición de la “Asociación China de Malasia” (MCA), que representa a los ciudadanos chinos en Malasia, y todos los componentes no islámicos.

“Estos estudios podrán establecerse como una opción voluntaria”, en una sociedad pluralista como Malasia, formada por componentes étnicos y religiosos diferentes, según el MCA en un comunicado enviado a la Agencia Fides.

“La imposición a estudiantes no musulmanes de estudiar y tomar exámenes en una religión y civilización distinta de suya es una práctica desleal y contraria al artículo 12 de la Constitución”, afirma la nota.

El tercer punto es muy importante, se refiere a la controversia relativa a la utilización del término “Allah” en la Biblia y las publicaciones cristianas. Parte de la comunidad musulmana en Malasia, reivindica el uso exclusivo de la palabra “Allah” para indicar a Dios La disputa fue objeto de un recurso interpuesto por la Iglesia Católica en 2008 contra una disposición del gobierno de Malasia que prohibía la “el uso de” Allah “para los cristianos. En 2009, un tribunal falló a favor de la Iglesia Católica y el gobierno apeló ante el Tribunal Supremo contra la decisión, en espera de la mediación. En 2011 el gobierno emitió una declaración en 10 puntos, nunca aplicada. En los últimos días, la Iglesia Católica se ha hecho cargo del expediente, pidiendo a la corte que cancele el recurso del gobierno.

“Usar el nombre ‘Allah’ para llamar a Dios es nuestro derecho que toca al 60 por ciento de los cristianos de Malasia, que practican el culto en lengua Bahasha Malasia”, dijo a Fides Tan Kong Beng.

“Queremos llegar hasta el final en este asunto. Si el Tribunal acepta la última petición de los cristianos, el gobierno puede presentar una apelación final ante la Corte Suprema, el federal “, informa.

Fuentes: Tempi, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: