Datos de estudios que los pro gay no quieren aceptar.

 

Una consigna que los medios de comunicación del sistema repiten una y otra vez es que los padres del mismo sexo son tan buenos padres como los heterosexuales. Esto parece respetuoso para los homosexuales, pero su simplicidad es engañosa y no pasa las pruebas de las recientes investigaciones.

 

familia con padres del mismo sexo

 

La investigación ha sido muy limitada en el pasado, pero está mejorando. Aunque bueno es decirlo, una parte de ella es sesgada hacia los intereses de lobbies. 

Habrá algunos que aceptando estos datos como válidos se pongan en una postura de que lo central es evitar la aceptación de adopción de niños por partes de parejas homosexuales. Y otros, que dirán que eso es utópico por el momento, porque el hecho ya está planteado, y por lo tanto, ante la realidad de que las leyes progresivamente están aceptando la adopción gay, hay que hacer un trabajo de limitar los daños, difundiendo esta información, alertando, vigilando, etc.

Es un tema para su consideración y discernimiento.

EN PRIMER LUGAR

Pese a las negativas continuadas, parece que los niños de padres gay-lesbianas bisexuales (GLB) son más propensos a desarrollar un comportamiento sexual homosexual, al menos experimentarlo, o a identificarse como LGTB, que los niños de padres heterosexuales.

Esto puede estar relacionado con la evidencia de que los padres LGTB son mucho más flexibles o tolerantes con sus hijos sobre adoptar una orientación no heterosexual que la mayoría de padres heterosexuales.

Existe además alguna evidencia de que el comportamiento sexual de los niños heterosexuales, de padres del mismo sexo, es menos tradicional (cohabitan antes, más mas probabilidad de tener relaciones sexuales antes del matrimonio).

EN SEGUNDO LUGAR

Si los padres del mismo sexo tienen relaciones estables a largo plazo, sus niños pueden ir bien en algunas zonas (el ajuste psicológico, el éxito de la escuela), al menos según lo informado por el padre (tenemos menos información en función de los informes de niños u observadores independientes).

Sin embargo, los padres del mismo sexo parecen tener una relación mucho menos estable que las parejas heterosexuales casadas, incluso que parejas que cohabitan.

Por lo tanto, la inestabilidad puede ser un problema para los niños, tanto para las familias homosexuales como heterosexuales. Pero el riesgo es mayor para los hogares con padres del mismo sexo y por lo tanto sus hijos pueden estar en desventaja en promedio.

EN TERCER LUGAR 

Existe una creciente evidencia de que los roles de género de los hijos de parejas del mismo sexo, incluyendo parejas del mismo sexo adoptivos, son más “flexibles”. O sea que los niños pueden representar ambos sexos con menor dificultad.

Lo que esto significa en la práctica es que en los hijos de heterosexuales, la más masculina de las niñas puntúa muy por debajo de la puntuación media para los varones, mientras que el más femenino de los varones puntúa muy por encima de la puntuación media de las niñas.

Entre los hijos de padres del mismo sexo, no es raro que las chicas más masculinas puntúen por encima del promedio para los niños y que el más femenino de los varones puntúe por debajo de la media de las mujeres (es decir, mucho mayor solapamiento de las distribuciones, y también están más cerca el uno al otro).

EN CUARTO LUGAR

Existe una creciente evidencia de que los hijos de parejas del mismo sexo pueden ser más propensos a usar o abusar de drogas ilegales.

Esto puede reflejar una mayor utilización de tales medicamentos por los homosexuales en general o puede reflejar menos entrenamiento en diferir la gratificación por los padres del mismo sexo.

Hay pruebas de que las personas homosexuales son más propensas a tener un historial de abusos sexuales en la infancia, lo que podría jugar en la forma en que se comportan como padres, si se convierten en padres.

EN QUINTO LUGAR

Si los padres tienen una relación de ADN con un niño, tienen un mejor cuidado del niño. 

Una referencia es la investigación de que en los novios que vieven juntos hay mayor tendencia a abusar de los hijos de su novia más que los padres biológicos.

EN SEXTO LUGAR

Cualquiera que haya tratado de vivir con un miembro del sexo opuesto, sabe que es un trabajo emocional y que no siempre es fácil, pero la norma es la fidelidad.

La investigación es clara que los hombres gay por lo general se sienten bien acerca del sexo fuera de una unión o matrimonio, a menudo de común acuerdo.

¿Con qué frecuencia un hombre casado heterosexual obtiene el consentimiento “mutuo” de su esposa a tener una aventura?

En otras palabras, un costo del matrimonio para los heterosexuales es la restricción sexual, que puede implicar el sacrificio personal. Con el matrimonio entre personas del mismo sexo, la norma social se reducirá aún más.

Esta flexibilidad de la norma de la fidelidad obviamente es transmitida a sus hijos.

Fuentes: Mercatornet, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: