La subrogación de lactancia.

 

El mercado de donación de gametos (espermatozoides / células huevo) y de subrogación de vientre está en plena expansión, porque al crecimiento de la demanda de parejas heterosexuales que quieren tener hijos a mayor edad, se le suma el caso de las parejas homosexuales, que requieren sí o si algún gameto, y en el caso de las parejas gay, que requieren un vientre alquilado que lleve al bebé.

 

mujer repartiendo leche

 

Pero también se está sofisticando, porque está creciendo la demanda por mujeres que den el pecho a estos bebes recién nacidos, una práctica que se contrataban en siglos anteriores las mujeres adineradas de las cortes, pero que luego cayó en desuso, y que las parejas gay tienen necesariamente que contratar.

LA EXPANSIÓN DEL ‘MATRIMONIO’ HOMOSEXUAL

Mientras que Francia acaba de unirse a más de una docena de países en legalizar el matrimonio y la adopción de niños por parejas del mismo sexo, no permite la subrogación o la reproducción asistida para las parejas gay y lesbianas, así como vender leche materna de mujer.

También es ilegal en Canadá el contrato de embarazo, pero en otros países, entre ellos Estados Unidos, pagar a las mujeres por los servicios de gestación es tanto legal como un negocio viable.

Las preocupaciones éticas comunes con estas prácticas incluyen la explotación de las mujeres y la mercantilización de los niños. 

VENTA DE LECHE MATERNA EN ESTADOS UNIDOS

Como lo informó recientemente el New York Times, las mujeres gestacionales ahora pueden vender su leche materna durante meses o incluso años después de dar a luz y entregarla al niño. Entonces los pechos de las mujeres gestacionales son ahora para alquilar junto con sus vientres.

En los EE.UU., la venta y la donación de leche materna humana ha estado sucediendo durante años. Los Bancos de Leche adquieren, conservan y distribuyen la leche materna a los hospitales, a un costo de alrededor de 4 dólares la onza.  La leche materna se puede comprar por internet por precios que van desde 50 centavos a 3 dólares la onza.

Como la leche materna se considera una sustancia alimenticia, no está sujeta a las normas que rigen otros fluidos y tejidos (por ejemplo, órganos y semen) corporales.

EN FRANCIA

Ahora que el matrimonio gay se ha convertido en legal en Francia, puede haber oportunidades comerciales para las Nodrizas. Una enfermera de 29 años de edad, ha publicado un anuncio, en el que se ofrece a alquilar sus pechos a las parejas homosexuales a 100 euros al día, garantizando al menos 10 fuentes para el bebé.

Alexandre Woog, director ejecutivo de la página web donde apareció el mensaje, dijo que su personal había contactado a la persona y no tenía ninguna duda acerca de su identidad y de la seriedad de la propuesta.

Y agregó:

“Nuestros asesores legales están seguros de esto. Es ilegal en Francia vender la leche materna, pero esto se trata de una persona que propone un servicio, no la venta de la leche en frascos“.

Por su parte la enfermera de la oferta dijo:

“He recibido más de una docena de solicitudes, pero sólo la mitad de ellas eran serias. El resto eran de pervertidos”.

LOS CONTRATOS INCLUYEN LA LECHE MATERNA

La comercialización ya ha hecho grandes avances en este ámbito. Los contratos comerciales de subrogación en los EE.UU. a veces incluyen la lactancia materna.

Con el contrato embarazo ahora la leche materna se está incluyendo. En el caso de C, discutido en el  artículo del New York Times citado, una pareja rica blanca en sus finales de los años 50 con tres hijos biológicos han querido experimentar criar a una hija. Pagaron a C, una mujer de 39 años de edad, pobre, con cinco hijos de dos relaciones anteriores, U$S 35.000 para hacerles un bebé y para proporcionar la leche materna.

La compra de la leche materna puede ser vista como una prueba de amor, padres cariñosos que quieren dar lo mejor a sus recién nacidos.

Porque la leche materna es mejor que la fórmula infantil, ya que es una fuente más rica de nutrientes (por ejemplo, ácidos grasos esenciales para el desarrollo cerebral) y anticuerpos naturales contra ciertas enfermedades, y se ha demostrado que disminuye la incidencia de alergias en los niños alimentados con leche materna.

Por oro lado, el contacto piel a piel, promueve una relación de amor y sentido de seguridad. El recién nacido también consigue la exposición temprana a la flora natural de la mujer en periodo de lactancia, lo que le permite aumentar la resistencia a las bacterias naturales que se expone en su entorno familiar, aunque estos beneficios se perderán en caso de que la gestación y la leche materna se subcontraten.

EL PRESAGIO DE LO QUE VENDRÁ

La práctica de incluir la leche materna en los contratos de embarazo es quizás un presagio de lo que vendrá. En el extremo, podemos imaginar el papel de las mujeres que trabajan bajo contrato con la intención de expandir la paternidad significativamente.

Su lista de obligaciones contractuales podría incluir: proporcionar gametos, aceptar la transferencia de embriones, lleva el feto en desarrollo a plazo, hacer todo lo que sea necesario durante el embarazo para asegurar la salud del feto, el parto el recién nacido  siguiendo un plan de parto dictado por los promitentes padres, el suministro de leche materna para alimentar al recién nacido, el suministro de servicios de cuidado infantil, y cuando el niño está durmiendo o se entretiene con los padres legales, tal vez hacer un poco de limpieza, cocinar y cosas como esa.

EL PUNTO DE VISTA MORAL

¿Hay algo moralmente malo en la reducción de los padres a una relación jurídica, mientras que otras, llevan en su vientre, dan nacimiento, nutren y cuidan a los hijos de otro dice un padre?

La respuesta corta a esta pregunta dada por los bioéticos canadienses Françoise Baylis y  Ryan Tonkens es “SI”.

Aquellos que no comparten este punto de vista pueden señalar que, durante siglos, las nodrizas fueron pagadas por las mujeres de nivel socioeconómico más alto para proporcionar sustento a sus hijos recién nacidos, ya sea porque las mujeres no podían amamantar a sus hijos o porque era socialmente inaceptable para ellas hacerlo así.

Pero ninguno de estos factores explica o justifica por qué las mujeres que hoy compran servicios de gestación también compran leche materna y más.

Las mujeres que no han estado embarazadas pueden producir leche suficiente para amamantar a un recién nacido si así lo quieren. Esto se puede lograr mediante la adopción de domperidona unos pocos meses antes del nacimiento anticipado del niño. Así, las mujeres que contraen con otras mujeres para hacer de ellos un bebé (y los padres adoptivos también) podían amamantar a “su” recién nacido.

Pero el tema es insoluble para las parejas gay, por lo tanto es en este segmento donde se abre el mercado para la subrogación de leche materna.

Fuentes: Bioedge, Impact Ethics, Signos de estos Tiempos  

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: