La persecución de los cristianos en occidente se agudiza.

 

A principios de este año informábamos que una pasteleía familiar de Oregon se había negado a hacer un pastel de boda para una pareja de lesbianas por razones de conciencia, quienes le habían denunciado y comenzó a ser objeto de persecución por el estado y el lobby homosexual. (Ver aquí la historia). Y ahora anuncia que se ha visto obligada a cerrar sus puertas después de la pesión a sus clientes y proveedores por activistas homosexuales militantes.

 

 

Mientras en oriente medio los islamistas reprimen físicamente a los cristianos, occidente emplea otras tácticas “mas civilizadas”, pero el resultado es el mismo: nos cristianos tienen menos derechos y deben soportar violar su fe.

Quizás alguno vea esto como algo que le pasa a los cristianos en otros países, que en el suyo no sucede, pero es una cuestión de tiempo solamente. En todos los países se están aprobando leyes que paulatinamente ponen los derechos de minorías, en particular de los homosexuales, por sobre las de conciencia, y los derechos de los cristianos quedan cada vez más supeditados a los derechos de estas minorías, que son los que prevalecen.

Llega un momento en que ese paulatino armado legal para hacer prevalecer a los homosexuales toma las características de lo que sucede en EE.UU., y en ese momento ya es tarde.

SE DESPIDEN LOS PASTELEROS DE OREGON

Sweet Cakes By Melissa publicó un mensaje en su página de Facebook diciendo a sus clientes que su tienda de Gresham, Oregon cerrará después de meses de hostigamiento por parte de las fuerzas a favor del matrimonio gay.

“Mejor es el pobre que camina en la integridad quee un hombre rico que está torcido en sus caminos”, decía un post de Proverbios en la página Facebook de la pastelería.

“Es un día triste para los dueños de negocios cristianos y es un día triste para la Primera Enmienda” dijo el dueño Aaron Klein.

“Los ataques LGBT son la razón por la que estamos cerrando la tienda. Han matado a nuestro negocio a través de tácticas de la mafia”.

LA PRESIÓN A CLIENTES Y PROVEEDORES

En enero pasado, Aaron y Melissa Klein fueron noticia nacional cuando se negaron a hacer un pastel de boda de una pareja de lesbianas.
Klein dijo que no tiene nada contra los homosexuales, pero a causa de su fe religiosa, la familia simplemente no puede tomar parte en eventos de bodas gay.

“Creo que el matrimonio es entre un hombre y una mujer”, dijo. “Yo no quiero ayudar a alguien a celebrar un compromiso de toda una vida de pecado.” 

La pareja de lesbianas presentó una queja por discriminación ante la Oficina de Oregon de Trabajo e Industrias, contó su historia a los periódicos locales e hizo declaraciones en televisión.

En pocos días, los grupos de homosexuales militantes lanzaron protestas y boicots. Klein dijo que recibió mensajes que amenazban con matar a su familia. Tenían temor de que sus hijos fueran a morir.

Los manifestantes LGBT luego presionaron a otros vendedores de bodas de la comunidad. Ellos amenazaron con boicotear a floristas, planificadores de bodas y otros proveedores que hicieron negocios con Sweet Cakes By Melissa. 

“Eso inclinó la balanza”, dijo Klein. “Los activistas LGBT los inundaron con llamadas telefónicas y los amenazaron. Les dijeron a nuestros proveedores, Si no dejas de hacer negocios con Sweet Cakes By Melissa, vamos a cerrarte’” 

EL ESTADO QUIERE ‘REHABILITARLOS’

Para empeorar las cosas, el Departamento de Trabajo e Industria de la Oregon anunció el mes pasado que habían iniciado una investigación formal de la discriminación en contra de la familia cristiana.

El Comisionado Brad Avakian dijo a The Oregonian que estaba comprometido con una investigación imparcial y exhaustiva para determinar si la panadería había discriminado a las lesbianas.

“Todo el mundo tiene derecho a sus propias creencias, pero eso no significa que la gente tenga el derecho a discriminar”, dijo el periódico. El objetivo es rehabilitar. Para los que violan la ley, queremos que aprendan de esta experiencia y tener un buen y exitoso negocio en Oregon”

En otras palabras, los cristianos que viven y trabajan en Oregon deben seguir la ley del hombre en lugar de la ley de Dios. Pero en una muestra de benevolencia, el Estado está dispuesto a rehabilitar y reeducar a los empresarios cristianos como los Klein.

Esta es la misma palabra que empleó Hitler cuando enviaba a los judíos a barrios segregados o los soviéticos cuando enviaban a los disidentes a los Gulags o la que emplea actualmente Corea del Norte cuando envía a cristianos a campos de trabajo forzado.

ESTAMOS BAJO ATAQUE 

Klein dijo que el cierre de su tienda es un pequeño precio a pagar por defender sus creencias religiosas.

“Como hombre de fe, estoy de buen humor”, dijo. “Estoy feliz de estar sirviendo al Señor y defendiendo lo que es correcto.”

Klein dijo que lo que ha pasado en Sweet Cakes By Melissa debería ser una advertencia para los demás cristianos de todo el país.

“Esta es una pelea que se ha estado viniendo durante algún tiempo”, dijo. Estén preparados para tomar una posiciónCon suerte, la iglesia va a despertar y comprender que estamos bajo ataque en este momento“. 

Apenas el mes pasado, la Corte Suprema de Nuevo México dictaminó que dos fotógrafos cristianos que se negaron a fotografiar a una unión entre personas del mismo sexo violan la Ley del Estado de Derechos Humanos. Un juez dijo que los fotógrafos estaban “obligados por ley a poner en peligro las creencias religiosas que inspiran sus vidas.”

El también pastelero de Denver, Jack Phillips, se enfrenta a una posible condena de cárcel por negarse a hacer un pastel de una boda gay. La oficina del Fiscal General de Colorado presentó una denuncia formal en contra de Phillips, el dueño de Masterpiece Cake Shop. Una audiencia ante la comisión de derechos civiles del estado está lista para finales de este mes.

En Indianápolis, una tienda de galletas de propiedad familiar enfrenta una investigación discriminación después de que se negó a hacer galletas arco iris para el National Coming Out Day.

Una empresa T-shirt en Lexington, Kentucky se encontró en el centro de una investigación de la Comisión de Derechos Humanos después de que se negó a hacer camisetas para una organización local de derechos gay.

Klein dijo que cada vez es más claro que los cristianos no tenemos el “derecho a creer lo que creemos.” 

En otras palabras, los derechos de los homosexuales prevalecen sobre los derechos religiosos.

Aarón y Melissa Klein dicen que seguirán horneando pasteles de boda de su hogar. Él ya ha tomado un trabajo de tiempo completo para pagar las cuentas y alimentar a sus cinco hijos.

Mrs. Klein dijo a la estación de televisión KPTV que su filosofía no ha cambiado por los acontecimientos recientes.

“La Biblia nos dice que debemos huir del pecado”, dijo. “No creo que hacer un pastel para una boda lesbiana ayude”

La difícil situación de la familia Klein expone la verdadera naturaleza de las políticas pro gay de la administraciónLos que predican la tolerancia y la diversidad son los menos tolerantes y menos diversos de todos.

Fuentes: Fox News, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: