La preponderancia del discurso políticamente correcto.

 

Más y más personas en occidente piensan que el sexo (es decir, la masculinidad y la feminidad) no es una realidad biológica objetiva sino una construcción social. En consecuencia, en lugar de “sexo” prefieren usar la palabra “género”, una palabra que, hasta finales del siglo pasado, se refería exclusivamente a la lengua (la mayoría de los idiomas aparte del Inglés asignan, géneros femeninos, masculinos o neutros a las palabras y cosas). A diferencia de sexo, el género puede ser manipulado para servir a las preferencias culturales.

 

 

Los que rechazan la objetividad del sexo dirán a menudo que a pesar de los cuerpos masculinos y femeninos pueden tener algunas diferencias entre ellos, nuestros cerebros son lo mismo. Un hombre, que actualmente está criando tres  hijos “sin género”, argumentó:

“Si realmente quieres conocer a alguien, no preguntes lo que hay entre sus piernas.”

¿Pero es la única diferencia entre los hombres y las mujeres es lo que está entre sus piernas?

DIFERENCIAS CEREBRALES

Los cerebros de hombres y mujeres son biológicamente diferentes.

En el 2004, un equipo de catorce estrellas neurocientíficas de la Universidad de California, la Universidad de Michigan y la Universidad de Stanford, mostraron los resultados que muestran que los cerebros masculinos están genéticamente programados para ser diferente de las mujeres.

Estos científicos analizaron treinta muestras de tejido cerebral humano tomado de diferentes secciones del cerebro y de diferentes individuos. No se les dijo el sexo de la persona de quien se haya tomado cada muestra, y simplemente por el análisis genético del tejido cerebral fueron capaces de identificar correctamente el sexo de todas las muestras.

El neurocientífico Larry Cahill, en un artículo para  la revista Scientific American, escribió que las diferencias estructurales, químicas y funcionales entre los cerebros de hombres y mujeres aumentan la posibilidad de desarrollar tratamientos “sexo-específicos” para enfermedades como la depresión y la esquizofrenia.

JUGUETES

Las diferencias entre los cerebros masculinos y femeninos afectan muchos aspectos de la conducta y la percepción, incluida la memoria, las emociones, la visión, la audición, la forma en que manejamos el estrés, e incluso los juguetes con que nos gusta jugar.

Los investigadores (y los padres) han señalado que los niños son más propensos a jugar con pelotas y coches, mientras que las mujeres tienden a preferir las muñecas y los hornos Easy-Bake.

Los que afirman que “género” es una construcción social encuentran esto abominable. A principios de este año, Boots, la cadena de farmacias más grande en el Reino Unido, se sintió obligada a acabar con los signos de juguetes de “niños” y “niñas” después de que compradores salieron a Facebook y Twitter para acusar a la tienda de “comportamientos sexistas”. Mientras tanto, en Suecia han empezado a presionar con catálogos de juguetes “de género ciego” que representan a las niñas con armas de juguete y a los niños cpn secadores del pelo.

A pesar de que va en contra de la corrección política, la ciencia sugiere que razón por la que los niños y niñas prefieren jugar con diferentes juguetes tiene menos que ver con el condicionamiento cultural que con la biología del cerebro.

En 2002, Melissa Hines de la City University de Londres y Gerianne M. Alexander de Texas A & M University decidieron llevar a cabo experimentos en monos verdes, uno de nuestros primos biológicos más cercanos. Ellos encontraron que los monos mostraron

“diferencias sexuales en las preferencias de juguetes similares a las documentadas previamente en los niños.”

Los monos niños normalmente prefieren jugar con coches y pelotas, mientras que las monas niñas prefieren jugar con muñecas y ollas. (Y no tenían a los padres o a los catálogos de juguetes que les dijeran que deberían preferir.)

Ello llegaron a la conclusión de que esas preferencias de “dimorfismo sexual” por ciertas características de los objetos están profundamente embebidas como producto de la evolución, las preferencias relacionadas con la naturaleza de ser hombre o mujer, que los niños humanos también muestran claramente incrustadas.

¿Todo lo que diferencia a los hombres y las mujeres es lo que está “entre las piernas”? Lejos de ello.

Fuentes: Catholic Answers, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: