Lo que se ha dado en llamar Ciencia está en crisis en este comienzo del siglo XXI.

Arrinconada por tres procesos que amenazan destruirla.

Uno es la politización de las investigaciones, que tergiversan datos para asentar el pensamiento políticamente correcto.

El segundo es la tendencia creciente a las profecías científico – religiosas cuyo exponente más claro es el ecologismo convertido en un movimiento político.

Y el tercero es la falta de apertura hacia concepciones menos materialistas de la realidad, lo que le impide avanzar en la comprensión de los fenómenos no materiales.

Ciencia-y-Religion

Hay dos maneras de ver lo que es la ciencia.
.
Una es considerar que lo científico es lo que se ajusta al método científico, o sea la contrastación de hipótesis mediante métodos estadísticos asépticos.
.
Y otra es considerar que ciencia es lo que hacen los científicos, quienes se supone aplican el método científico.
.
Lamentablemente los científicos se han ido inclinando hacia este criterio epistemológico en las últimas décadas.

Es así como han ido creciendo dos perversiones y toda una serie de controles para que no se violen los dos criterios centrales:
.
– la ciencia es políticamente correcta
.
– y la realidad es una expresión de procesos físico-químicos.

Y en este sentido se ha transformado en un vehículo para imponer el laicismo de una manera agresiva contra la religión.

   

1 – POLITIZACIÓN: LA CIENCIA POLÍTICAMENTE CORRECTA

En algún momento todos aprendimos las reglas del método científico, ¿no?:

1 – En primer lugar, desarrollar una hipótesis.
.
2 – A continuación, diseñar un experimento para probar la hipótesis.
.
3 – Y aquí está la perversión moderna:
Si el experimento parece confirmar la hipótesis, el lanzamiento de una campaña de relaciones públicas para ridiculizar a cualquiera que la cuestione, y pedir el fin de la financiación pública de los científicos que no están de acuerdo.

¿Y el paso 3 es nuevo, de donde salió?

De lo que los científicos políticamente correctos están haciendo en las últimas décadas.

ciencia-politizada2

Es tal la politización de la ciencia que los debates más interesantes se están llevando a cabo no en laboratorios y revistas especializadas, sino en columnas de opinión de los periódicos y en las legislaturas.

Escribiendo en el  Wall Street Journal, Daniel Henninger observa que la politización de la ciencia podría tener implicaciones graves para nuestro futuro.

Si la gente común llega a la conclusión cínica que los científicos están jugando juegos políticos, alterando hechos y suprimiendo evidencia, entonces el progreso científico que hemos dado por sentado durante más de un siglo podría llegar a un punto muerto.

O como Henninger dice,

“Si muchas personas piensan que los científicos están mintiéndoles, la humanidad se dirige hacia el famoso acantilado de los lemmings“.

La Ciencia, la verdadera Ciencia, a diferencia de la versión que se encuentra en las páginas de opinión, requiere una discusión libre y abierta.

Un investigador con una opinión impopular debe tener derecho a presentar la evidencia, sin miedo a ser acusado por los lobbies de poder, a la pérdida de financiación, o a la pérdida incluso de su título.

Pero por desgracia, es notoria la falta de ese tipo de libertad en los debates más candentes de nuestro tiempo.

De hecho, la politización de la ciencia ha creado una situación en la que cualquiera que cuestione cualquier parte de la ortodoxia imperante está sujeto a denuncias rituales hechas por sus propios colegas:

No es suficiente reconocer que el clima mundial está cambiando.
.
Se espera que uno también esté de acuerdo en que el cambio ha sido causado por la actividad humana.
.
Y milite para silenciar a los que piensan en contrario.

No es suficiente decir que las vacunas pueden prevenir la enfermedad sin causar efectos secundarios dañinos.
.
Hay que apoyar la vacunación obligatoria, sin distinguir entre las vacunas.

No es suficiente decir que las parejas homosexuales pueden criar niños sanos.
.
Uno debe aceptar los estudios que pretenden demostrar que los niños de los hogares del mismo sexo no se enfrentan a problemas emocionales o de desarrollo especiales, e ignorar los que informan de los contrario.
.
Y denunciar como homofóbicos a los estudios que llegan a la conclusión que los niños crecen mejor con un padre y una madre de sexo diferente.

La intimidación de los investigadores que cuestionan el consenso popular y el esfuerzo concertado para sofocar las opiniones minoritarias, son una vergüenza para el mundo de la ciencia.

Y unido a esto asistimos a profecías ambientalistas, ecologistas, que hacen declaraciones proféticas y no admiten datos científicos que las contradigan.

Estamos hablando del cambio climático, que se ha transformado en un dogma y en un movimiento político, que utiliza a los jóvenes en todo el mundo para movilizar políticamente con el slogan “salvemos el mundo”.

Este movimiento tiene detrás de si enormes errores que muchos no quieres recordar.

  

2 – LAS PROFECÍAS AMBIENTALISTAS CONVERTIDAS EN POLÍTICA

El famoso profesor de biología de Stanford Paul Ehrlich proclama:

“Yo creo y todos mis colegas creen que estamos en un curso directo a un colapso de nuestra civilización.”

¿Todos los colegas de Ehrlich realmente creen esto?

Lo más probable es que Ehrlich exagere en un esfuerzo para avanzar en los temores sobre lo que él realmente cree que es una muerte inminente.

Los científicos no sólo se guían por los hechos, sino por sus propias opiniones, también.

Por desgracia, a veces como los políticos, engañan.

Por hacer vívidamente la predicción de la fatalidad, esperan ganar conversos en nombre de salvar la humanidad.

Ehrlich escribió un libro en 1968 llamado La Bomba de la Población en la que predice para la década de 1970, que los niveles de población podrían alcanzar niveles insostenibles. 

Cientos de millones de personas mueren de hambre y es demasiado tarde para hacer nada al respecto, se lamentó. 

Estas predicciones fantasiosas equivocadas no han inducido a la modestia en Ehrlich, ni han detenido a otros la difusión de sus ideas.

Un titular en un sitio web de divulgación científica dice:

“Los seres humanos se extinguirán en 100 años, dice el científico eminente”.

Frank Fenner, profesor de microbiología de noventa y cinco años de edad, cree que los humanos serán eliminados en unas pocas décadas. Él declara,

“El Homo sapiens se extinguirán, quizás dentro de 100 años… Una gran cantidad de otros animales también lo harán. Es una situación irreversible. Creo que es demasiado tarde”.

Fenner culpa a la superpoblación y al consumo desenfrenado. 

En consecuencia, su visión apocalíptica incluye incluso las guerras y la violencia por los alimentos.

Ehrlich y Fenner son herederos de una tradición engendrada por un clérigo, Thomas Malthus.

En 1798, el clérigo británico predijo,

El poder de la población es tan superior al poder de la tierra para producir la subsistencia del hombre, que la muerte prematura tiene que de alguna forma u otra visitar a la raza humana. 

Los vicios de la humanidad son ministros activos y capaces de despoblación. 

Ellos son los precursores en el gran ejército de la destrucción, y con frecuencia terminan el trabajo terrible por sí mismos. 

Pero en caso de que falle  esta guerra de exterminio, temporadas de enfermedades, epidemias, la peste y la plaga avanzarán de forma fenomenal, y barrerán miles y decenas de miles de personas.

Malthus argumentó que mientras que la población humana aumenta geométricamente (1, 2, 4, 16, 32), el suministro de alimentos sólo aumenta de forma aritmética (1, 2, 3, 4, 5)

En algún momento, la población superará nuestra capacidad de alimentarnos a nosotros mismos y la humanidad deberá morir de una muerte agonizante.

  

LA HERENCIA APOCALÍPTICA EN EL PENSAMIENTO CIENTÍFICO

Visiones apocalípticas del futuro dominan la mente de los científicos del medio ambiente, al igual que lo hacen en algunos líderes cristianos. 

¿Por qué? ¿Qué hace que líderes de dos supuestamente distintos campos como la ciencia y la religión demuestren patrones de pensamiento análogos?

En primer lugar, la ciencia y la religión no son tan diferentes como la gente cree, porque ambas son formas humanas para interpretar y comprender el mundo.

Antes de la aparición de la ciencia moderna, la civilización humana se basó en la religión para explicar su mundo, por lo que los objetivos de la ciencia y la religión son paralelos.

Los verdaderos padres de la ciencia, de hecho, eran sacerdotes babilónicos que estudiaron el cielo.

Reconocieron que los fenómenos astronómicos eran predecibles, lo que llevaba a creer que la actividad científica permitía prever los asuntos humanos.

Los eclipses a veces se consideraban signos de una catástrofe inminente, por ejemplo.

Al interpretar las modernas predicciones apocalípticas de destacados científicos, hay que reconocer que el cristianismo puso la columna vertebral de la historia intelectual de Occidente por un millar de años. 

Todos hemos sido moldeados por nuestro pasado, tanto a nivel individual como cultural.

Científicos cristianos e intelectuales como Malthus naturalmente influyeron en las opiniones de sus sucesores, al igual que nuestros padres y abuelos nos han dado forma, nos guste admitirlo o no.

Todos hemos heredado las tradiciones de nuestro pasado.

El “fin de los tiempos” es una idea es casi tan antigua como la civilización occidental (en realidad comienza con los autores del Antiguo Testamento) y el aumento de la laicidad no ha borrado la idea en la historia intelectual. 

¿Por qué habríamos de pensar que podríamos eliminar un patrón que existe desde hace dos mil años en apenas dos siglos?

La actividad científica – definida como el estudio del mundo físico – es de aproximadamente cuatro mil años de antigüedad, pero la actividad científica como una esfera separada de la religión es sólo de alrededor de doscientos años.

En otras palabras, en el primer 95% de su existencia, la ciencia y la religión estaban unidas. 

La relación se ha debilitado, pero es evidente que no ha terminado.

No se puede separar completamente de su pasado.

  

EL SINCRETISMO ENTRE CIENCIA Y RELIGIÓN CON FINES POLÍTICOS

Lo eco-apocalíptico ha mezclado una poderosa tradición en nuestro pasado – el “fin de los tiempos” natural del cristianismo – con el concepto dominante de este siglo, la ciencia.

Sincretismo es la palabra académica que describe la mezcla de conceptos ideológicos.

Rara vez, si acaso, surgen sistemas de creencias que son totalmente independientes de los sistemas de creencias que preceden. 

Es normal que las crecientes ideologías mezclen lo antiguo con lo nuevo.

Para que nadie se olvide, la ciencia moderna (o filosofía natural como se le llamaba en el siglo XVII, porque la ciencia y la filosofía no son campos separados) fue forjada en el crisol de la religión.

Data del siglo XVII, con figuras como Galileo, Boyle y Newton. 

Estos hombres eran profundamente religiosos y nunca intentaron la ciencia socavara la religión. 

Ellos no veían los dos campos como reinos independientes de investigación. 

Pero hoy vemos la religiosidad en supuesta ciencia del ecologismo del calentamiento global, que es usado como movimiento político.

   

3 – BASES CONCEPTUALES FALSAS SOBRE LAS QUE OPERA LA CIENCIA MODERNA

Además de la creciente politización de la práctica de la ciencia y la tendencia a crear profecías, también la ciencia se encuentra en una encrucijada sobre su concepción de la realidad.

Rupert Sheldrake ha escrito un libro importante, “Ciencia Liberada”, que desmonta los errores de base sobre los que funciona nuestra ciencia moderna.

Un sistema de creencias hiper materialistas físico-químicas, sostenidas a nivel cuasi religioso, que le impide observar ciertos fenómenos, reflexionar sobre ellos y aún menos explicarlos.

Si bien el autor tiene una apertura espiritualista, no da el paso de concebir a Dios.

De cualquier forma, es un aporte compatible desde una mirada del mundo a través de la fe, que nos ayuda a lidiar argumentalmente con el “imperialismo cientificista”.

El autor estructura el libro sobre la base de que la ciencia moderna opera sobre la base de 10 supuestos falsos que no permiten el progreso del conocimiento más profundo de la naturaleza, el universo y nosotros mismos.

viejo telescopio

  

FALSO SUPUESTO # 1 – EL UNIVERSO ES MECÁNICO

La ciencia moderna cree que el universo entero está hecho de “cosas” y nada más.

No hay conciencia, ni espíritu, ni mente y nada más que cosas mecánicas y químicas.

Esto explica la obsesión de la ciencia moderna en la búsqueda de partículas cada vez más pequeñas en el CERN.

Muchos científicos creen realmente que si los bits más pequeños y pedazos de un universo mecánico finalmente están identificados y etiquetados – ya que las etiquetas son muy, muy importante para la visión materialista del mundo -, a continuación, todo el cosmos finalmente podrá ser entendido y el “engaño” de Dios / creador / arquitecto, finalmente, podrá ser desestimado para siempre (en su opinión).

Su objetivo es el pesimismo final.
.
Destruir toda creencia en una inteligencia superior.
.
Y condenar a los seres humanos a una vida sin sentido vivir, que termina en la destrucción total en el momento de la muerte.

  

FALSO SUPUESTO # 2 – TODA LA MATERIA ES INCONSCIENTE

La ilusión más sorprendente de la ciencia moderna es el hecho de que la mayoría de los científicos modernos no creen que, ellos mismos, sean seres conscientes.

La ciencia moderna supone que los seres humanos no son más que robots biológicos y que los animales no son conscientes tampoco.

Ellos literalmente creen que la conciencia es un artefacto ilusorio de la química del cerebro.

No en vano, sino que también, no creen que las plantas y otros sistemas vivos tengan conciencia.

Más aún, la idea de que los objetos inanimados, como los minerales o cristales pueden tener algún tipo de conciencia es considerada una herejía por la mayoría de los científicos modernos.

Esta negación de la conciencia es una suposición, sin embargo.
.
No hay ninguna evidencia que apoye ésta suposición.
.
De hecho, la evidencia en primera persona de la experiencia humana parece contradecir directamente la falsa suposición de que los humanos no son conscientes.

cientifica bioquimica

  

FALSO SUPUESTO # 3 – LA CANTIDAD TOTAL DE MATERIA Y ENERGÍA ES SIEMPRE UNA CONSTANTE

Esta suposición de la ciencia moderna es especialmente sospechosa, dado que incluso cosmólogos convencionales admitirán fácilmente que el 96% del universo aún no se ha detectado en absoluto.

Esa es la “materia oscura / energía oscura” parte del universo, y que se sepa, ni la materia oscura ni la energía oscura nunca se han medido o visto por los científicos humanos directamente.

Excepto por la teoría del Big Bang, no hay fenómeno por el cual los científicos modernos crean que la totalidad de la materia y la energía pueden llegar a existir o salir de nuestro universo.

Este supuesto es especialmente extraño teniendo en cuenta el marco teórico de la teoría del Big Bang, que afirma que toda la materia conocida y la energía en todo el cosmos, apareció espontáneamente sin causa, por sí sola, sin ninguna intención.

La teoría del Big Bang – y su teoría de la inflación cosmológica – son, por definición, una especie extraña de la mística material.
.
Que hace todo lo posible para negar la existencia de un creador / diseñador / ingeniero / civilización avanzada inteligente / etc.

  

FALSO SUPUESTO # 4 – LAS LEYES DE LA NATURALEZA SON FIJAS, ESTÁTICAS

Esto, también, es una suposición que parece estar ya desentrañándose gracias a los esfuerzos de algunos científicos de hoy en día.

Como un simple ejemplo, varios experimentos de física ahora se llevan a cabo en todo el mundo – ampliamente replicados – que muestran tele transportación de información “más rápida que la luz” a través de entrelazamiento cuántico.

Solo como un ejemplo de esto, aquí hay un artículo que describiendo, en ScienceDaily, tele transportación cuántica más rápida que la luz.

De acuerdo con las leyes clásicas de la naturaleza, tal teletransporte cuántica es imposible.
.
De hecho, toda la computación cuántica debería ser imposible, y probablemente los transistores no deberían funcionar bien.
.
Pero lo hacen. Y lo hacen rompiendo las leyes clásicas de la física.

  

FALSO SUPUESTO # 5 – LA NATURALEZA ES SIN PROPÓSITO, SIN NINGÚN OBJETIVO O DIRECCIÓN

El marco Darwinista de la ciencia biológica asume que la naturaleza logra estructuras biológicas altamente complejas, estructuras sociales, ingeniería mecánica y culturas de comportamiento, simplemente por el proceso de la selección natural.

Mientras que la selección natural tiene lugar constantemente en la naturaleza, por sí sola no es suficiente para explicar la capacidad de las plantas, animales, seres humanos y, posiblemente, incluso universos, para alcanzar los objetivos finales notables puramente por azar y herencia.

Parece haber una “fuerza conductora creativa” detrás de gran parte de lo que observamos en la naturaleza, incluso en los animales y los seres humanos.

Esta fuerza creativa de conducción, a fin de cuentas, parece tener una conexión con el espíritu.

Lo que vemos en el mundo natural – en los ecosistemas, plantas, animales e incluso seres humanos – no es explicable a través de la selección natural por sí sola.
.
Existe la intención, la conciencia y el deseo aparente de lograr metas complejas tomando fantásticos saltos evolutivos que la ciencia moderna no puede explicar.

Como un simple ejemplo de esto, considera el hecho de que a pesar de miles de fósiles de humanoides que se han descubierto en los últimos dos siglos, todavía no existen fósiles que registren el “eslabón perdido”, teoría que se supone vincula a los seres humanos con los primates.

¿Por qué no se han encontrado los fósiles? Casi con toda seguridad, porque no existen.

  

FALSO SUPUESTO # 6 – TODA LA HERENCIA BIOLÓGICA ES MATERIAL, LLEVADA EN EL ADN

La idea de que su ADN controla su cuerpo y su vida es ahora un mito antiguo.

Sólo en los círculos materialistas de la vieja escuela de la “ciencia” la gente todavía piensa que ADN por sí solo controla su salud, su comportamiento y todos sus atributos heredados.

Por otra parte, la conciencia y el libre albedrío anulan el ADN.
.
Mientras que puedes tener una tendencia hereditaria hacia un comportamiento en particular, puedes optar por anular ese comportamiento como una cuestión de elección.

molecula de la vida

  

FALSO SUPUESTO # 7 – NO EXISTE TAL COSA COMO “MENTE” QUE NO SEA UN ARTIFICIO DE LA FUNCIÓN CEREBRAL

Es desconcertante que la mayoría de los científicos de hoy en día todavía no se atreven a reconocer la existencia de la “mente” – una conciencia / presencia / conciencia moral / o sobrenatural que coexiste con el cerebro, pero no se deriva de la mecánica y la química del cerebro.

Cómicamente, muchos científicos usan sus mentes para tratar de refutar la existencia de todas las mentes.

A ellos les gustaría que creamos que nuestra conciencia de nosotros mismos es una ilusión o que términos como “mente” o “conciencia” son sólo “palabras truco” que se utilizan para hablar de la química del cerebro, no de conceptos reales que realmente existen.

Sin embargo, han fracasado.
.
Hasta la fecha, no hay prueba científica alguna que apoye la idea extraña de que la conciencia no existe o que la mente no está presente en un ser consciente.

“La ciencia” no puede refutar estas cosas porque las herramientas de la ciencia moderna son materialistas, por definición y por lo tanto incapaces de probar o refutar fenómenos no materiales.

Es como tratar de medir la velocidad de un objeto en movimiento con un termómetro.

  

FALSO SUPUESTO # 8 – LOS RECUERDOS SE ALMACENAN QUÍMICAMENTE EN EL CEREBRO Y DESAPARECEN CON LA MUERTE

Los científicos modernos creen que los recuerdos son almacenados químicamente, utilizando el cerebro como una especie de disco duro biológico.

Y que si pudieran encontrar el lugar del cerebro en el que se almacenan estos productos químicos, podrían literalmente “leer la mente”, así como copiar archivos desde una unidad con un pen drive.

Este supuesto está muy alejado de la realidad.
.
Es posible que los recuerdos sean almacenados holográficamente a través no sólo de la materia misma del cerebro, sino también en una matriz espiritual no material de algún tipo, que interactúa con el cerebro físico.

Esta es la razón por la que la ubicación física de los recuerdos en el cerebro nunca puede ser localizada por los científicos.

Esto también es por qué algunas personas se encuentran sorprendentemente y completamente funcionales en el mundo a pesar de que prácticamente no tienen masa cerebral alguna.

Por ejemplo, aquí hay una historia del New Scientist sobre un hombre que no tenía casi ninguna materia cerebral, pero aún poseía IQ normal y era parte normal de la sociedad. 

Y el hombre tenía recuerdos, también.

Así que si los recuerdos se “almacenan” en algún lugar en el cerebro como los científicos de hoy en día creen falsamente, entonces ¿cómo puede este hombre tener recuerdos si prácticamente no tiene ningún cerebro físico, para hacerlo? (Y su historia es sólo una de las muchas…).

la ultima cena con einstein

  

FALSO SUPUESTO # 9 – FENÓMENOS INEXPLICABLES COMO LA TELEPATÍA SON ILUSORIOS

“Escépticos” de hoy en día hacen todo lo posible para tratar de refutar algo que incluso huele a “mentalismo” o telepatía.

Pero no pueden refutar racionalmente el trabajo científico de gente como Dean Radin, autor de El Universo Consciente: La verdad científica de los fenómenos psíquicos.

Radin tiene, una y otra vez, evidencia científica convincente para la telepatía de bajo nivel y de otros fenómenos como la premonición.
.
Las explicaciones de estos fenómenos son totalmente coherentes con la no-localidad cuántica y el entrelazamiento cuántico, que Einstein llamó “acción fantasmal [a distancia]”.

“Escépticos” que intentan refutar el trabajo de gente como Dean Radin finalmente terminan declarando algo como: “Si eso fuera cierto, ya lo sabríamos”.

Un ejemplo clásico de razonamiento circular fallido rozando la autocomplacencia dogmática.

  

FALSO SUPUESTO # 10 – LA MEDICINA MECANICISTA ES LA ÚNICA QUE REALMENTE FUNCIONA

Los científicos más modernos no creen que cualquier vitamina, cualquier mineral o cualquier alimento tengan algún efecto biológico sobre el cuerpo humano, además de proporcionar calorías, azúcares, proteínas, fibra y grasa.

Esta creencia delirante está consagrada en el marco regulatorio de la FDA y se practica en todos los hospitales y centros de salud de todo el planeta.

Sin embargo, es una creencia realmente absurda.

¿Cómo puede la vitamina D no tener ningún efecto sobre el cuerpo humano, cuando casi todos los órganos del cuerpo tienen receptores de vitamina D?

¿Cómo pueden los minerales no jugar ningún papel en la salud humana cuando los elementos como el magnesio y el calcio son necesarios para los procesos químicos más fundamentales de la neurología muscular?

La parte física del ser humano requiere, obviamente, elementos materiales de construcción.
.
Estos bloques de construcción son nutrientes, productos químicos a base de la plantas, minerales, proteínas y agua.
.
No son las estatinas, medicamentos para la presión arterial, la quimioterapia y la radiación.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: