Estudio entre ratas que tiene consecuencias para la homosexualidad.

 

Hace un par de días publicamos un artículo de un científico que sostenía que sustancias intoxicantes del medio ambiente y de los alimentos estaban intoxicando los cerebros de los bebes en el útero materno, haciéndole perder habilidades e inteligencia, que ponían en jaque el progreso de nuestra civilización, como sostiene que sucedió en Roma y con los Samurai, ver aquí. Ahora un científico de Chile sale a advertir que esa misma intoxicación mas el estrés psicológico del embarazo, podrían estar causando alteraciones y reprogramaciones celulares, feminizarían la conductade de los hombres y predispondrían a la homosexualidad; todo esto hallado en una investigación entre ratas.

 

ratones blancos

 

El Presidente del Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, Andrei Tchernitchin, explicó que químicos como las dioxinas, e incluso las hormonas que se secretan ante un estrés psicológico extremadamente intenso durante el embarazo, atraviesan la placenta y afectan al feto provocando alteraciones físicas comprobables y por consiguiente efectos conductuales observables.

Estos agentes causan las alteraciones y reprogramaciones celulares, y

“feminizan la conducta de juego infantil ligado al sexo, causan una feminización morfológica y conductual en los niños varones, y predisponen al desarrollo de la homosexualidad”, dijo el médico, que además es Profesor Titular de la Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

El Dr. Tchernitchin describe que ya realizó estos análisis en los años previos y fueron publicados en 2006 en los Cuadernos Sociales de la Universidad de Chile.

Esta hipótesis del Dr. Tchernitchin, comprobada aparentemente entre ratas, habría que verificarla entre los seres humanos. Y de confirmarse, sería un vuelco asombroso en la discusión que hoy tenemos respecto a la homosexualidad.

Hoy los estudios más serios y robustos tienden a concluir que no existe el tal “se nace homosexual y no se puede cambiar”, que no hay algo innato, sino más bien que la homosexualidad es consecuencia de situaciones vividas en el entorno familiar a edades tempranas por los sujetos. Ver aquí algún ejemplo.

Por otro lado, llama la atención de que estos estudios del Dr. Tchernitchin datan del 2006, suficiente tiempo para que el poderoso lobby homosexual se interesara por el tema e inyectara fondos para profundizar la investigación, porque son quienes están más preocupados por demostrar que la homosexualidad no es un producto de entorno social sino de fenómenos físicos.

UNA ALTERACIÓN PRODUCIDA POR INTOXICACIÓN

Tchernitchin aclaró que es difícil para el ser humano comprender que su conducta sexual puede ser estimulada por una alteración física en el período de gestación, así que para explicarlo estudió en los animales un ambiente de contaminación química similar al que puede recibir un ser humano.

El señaló que algunas personas con tendencias sexuales diferentes “no aceptan” que su conducta es

una “alteración que corresponde a una alteración de la salud y dicen que ahora aumentó por la moda o porque se puede realizar más abiertamente, pero en los animales de experimentación (ratas y ratones) no hay modas y también ocurre”.

En el caso de los agentes químicos que causan marcados efectos están las dioxinas, como los policlorobifenilos (PCB) o bifenilos policlorinados, señala su estudio adjunto.

Los PCB se generan y liberan al medioambiente como subproductos en la fabricación e incineración de sustancias químicas, describe Greenfacts.

Estos son productos sintéticos que se presentan en una variedad de formas que va desde líquidos grasos hasta sólidos cerosos. No son inflamables, son estables y con un elevado punto de ebullición, lo que les permite tener propiedades de aislante eléctrico. Por ello, fueron empleados como refrigerantes y lubricantes en transformadores y otros equipos eléctricos; como fluidos hidráulicos; y como plastificantes, pigmentos, tintes y también en la tinta de los papeles autocopiantes.

RECREANDO LA CONTAMINACIÓN EN EL LABORATORIO

En animales de laboratorio, la exposición al tetraclorodibenzo-p-dioxina causó la atrofia del timo y supresión de la respuesta inmune debida a una alteración en las células troncales linfocitarias, dice el estudio de Tchernitchin.

Lo notable, dice el escrito, es que  causa también una disminución de espermios eyaculados, una disminución de peso de las glándulas sexuales en el macho, una demasculinización y feminización morfológica y conductual y una disminución de la fertilidad.

Los niveles de testosterona y los receptores de andrógeno se mantienen dentro de límites normales, agrega el informe.

Esta dioxina causa incluso una inhibición del desarrollo de los genitales masculinos y una disminución del peso del complejo urogenital. Se observa una disminución del peso de la próstata ventral, de las glándulas urogenitales, del epidídimo y de los testículos, además de rebajar el largo del pene y disminuir ciertos receptores andrógenos, dice el estudio.

Entre otros efectos también mencionados está un atraso de la pubertad en machos, y una disminución en el recuento de espermios, además de cambios de conducta en las hembras.

El estudio que analiza también otras investigaciones, revela que algunos componente medibles en el ser humano pueden verse alterados en el ser adulto, al igual que en animales en laboratorio.

HORMONAS, FÁRMACOS Y OTROS CONTAMINANTES

Los efectos de los químicos y el estrés alteran los receptores hormonales mediante el mecanismo del imprinting o reprogramación celular, afectando  la diferenciación, su función y determinando el desarrollo de diversas patologías más tarde en la vida, estimulando cambios de conducta, señala el estudio.

La exposición prenatal o postnatal precoz a ciertas hormonas y otros compuestos con acción hormonal tienen diverso efectos en la salud directos y diferidos.

En la investigación del Dr. Tchernitchin se describen pruebas de laboratorio en animales que recrearon los efectos de ciertas hormonas de estrés en períodos críticos de gestación.

En el laboratorio se comprobó que los mismo efectos no son sólo causados por las hormonas sino también por compuestos químicos, tales como contaminantes ambientales, fármacos, aditivos de alimentos, componentes naturales de los alimentos, además de las dioxinas.

Se evidenciaron en todos estos casos alteraciones irreversibles en la diferenciación normal de diversos tipos celulares del organismo.

Estas se manifiestan como modificaciones cualitativas y cuantitativas en diversos receptores hormonales y enzimas. Esto da por resultado cambios morfológicos, es decir físicos, cambios bioquímicos y funcionales de las células del cuerpo. Se originan entonces enfermedades más tarde en la vida.

Entre los compuestos que afectan en forma irreversible las gónadas o la sexualidad por el mecanismo de la inducción de vías de heterodiferenciación celular, es necesario mencionar entonces no solo las dioxinas y las hormonas de estrés, sino también los compuestos que inducen actividad hormonal semejante a los esteroides sexuales. Están la nicotina y otros compuestos derivados deltabaquismo, los  plaguicidas, la cafeína, diversos aditivos de los alimentos elaborados, la contaminación por plomo, cadmio, dióxido de nitrógeno y etanol.

ALIMENTOS CONTAMINADOS

Algunos agentes dañinos para la salud entran al organismo y al feto a través del consumo de carnes contaminadas con estos compuestos. La nicotina entra por la placenta. Algunos compuestos entran por la vía respiratoria. Otros al consumir frutas y hortalizas con plaguicidas. Esto es más intenso por la exposición directa de los trabajadores, agrega el informe.

Carnes con estas hormonas o con agentes contaminantes causan incluso crecimiento mamario en las niñas de 6 meses de edad y efectos en los varones, observados por los pediatras.

Las hormonas que se administran a los vacunos son implantadas en sus orejas; en Estados Unidos existe legislación y fiscalización respecto de la cantidad de implantes y del tiempo de espera post-implante, que debe transcurrir antes del sacrificio de los animales para consumo humano.

Tchernitchin destaca que en el caso de Chile no existe un control adecuado al respecto, de tal manera que un vacuno puede ser sacrificado a los pocos días después de implantado con hormona. Una epidemia de este tipo afectó el 14.1% del total de niñas sanas examinadas en un estudio mencionado por el académico en 2006.

La recreación en el laboratorio de esta situación causa desarrollos genitales anormales, cambios irreversibles en el metabolismo de la testosterona en el eje hipotálamo hipófisis-gonadal de ratas macho. La exposición neonatal a estrógenos determina alteraciones en el desarrollo y cambios estructurales y funcionales en el testículo, próstata y vesículas seminales. El sistema inmune también se ve afectado con alteraciones irreversibles.

Fuentes: La Gran Época, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: