No se podrá mencionar la doctrina de la Biblia.

 

El parlamento italiano se apresta a considerar por ley que cualquier palabra que suponga disentir con la homosexualidad será objeto de castigo. La iglesia ya no podrá expresar su doctrina del estilo de vida desordenado de los gay ni la incoveniencia del matrimonio gay o de la adopción de niños por parejas del mismo sexo.

 

defendamos la libertad de expresion

 

El proyecto de ley “anti-homofobia” de Italia, que fue aprobado en la Cámara de Diputados la semana pasada, es una reminiscencia de los métodos utilizados por la Unión Soviética y la China maoísta para reprimir la disidencia política, esto lo dijo un prominente filósofo político Inglés en una entrevista esta semana. 

El lenguaje y las ideas detrás del proyecto de ley, dijo, son una forma de orwelliana de la “neolengua” que se utiliza para crear la idea en la mente del público de que hay una gran “fuerza maligna”, de discriminación e intolerancia.

Roger Scruton enseña filosofía en Oxford y en la Universidad de St. Andrews en Escocia, y tiene una beca en Cambridge. Él le dijo a Il Foglio que la “cuestión homosexual es complicada y difícil”, pero no va a ser ayudada por un instrumento terminante como la ley propuesta contra la homofobia.

LA VIOLENCIA PARA IMPEDIR LA DISIDENCIA

La ley sobre la homofobia, dijo Scruton,

“es inculcar en la mente del público la idea de una fuerza maligna que impregna el conjunto de Europa, que se encuentra en los corazones y en las mentes de las personas que pueden no ser conscientes de sus maquinaciones.”

Tales leyes, dijo, han contribuido a un ambiente de autocensura en los países europeos,  “un miedo a la herejía”

Los ideólogos detrás de estas leyes, han creado

“un notable sistema de etiquetas semi-oficiales destinadas a impedir la expresión de ‘puntos de vista peligrosos’.”

IGUAL QUE EN LOS REGIMENES COMUNISTAS

El éxito de estas etiquetas, dijo, ha sido – como en los regímenes comunistas – la de

marginar y condenar a los opositores de las creencias comunistas de que la realidad se puede cambiar mediante el cambio del lenguaje”.

Scruton, conoce el tema, porque aparte de sus extensos logros académicos y literarios, trabajó para fundar universidades libres subterráneas en varios países de Europa Central durante el régimen soviético.

“Usted no puede aprisionar encerrar el pensamiento con la ley”, dijo.

El proyecto de ley

“es la criminalización de la crítica intelectual sobre el tema del matrimonio gay. Es un nuevo crimen intelectual e ideológico, al igual que el anticomunismo durante la Guerra Fría”.

“Este proyecto de ley sobre la homofobia es una reminiscencia de los procesos de Moscú, y los de la China maoísta, donde las víctimas confesaban sus crímenes con entusiasmo antes de ser ejecutadas”.

EL GRAN CRIMEN DE LA SOSPECHA DE HOMOFOBIA

Cuando los activistas políticos opositores acusan de ‘odio’, dijo, hay una ‘inversión moral’.

Si usted se opone a la normalización de la homosexualidad es un ‘homófobo’. Si usted cree en la cultura occidental, que es un ‘elitista’. Las acusaciones de ‘homofobia’ significan el final de una carrera, especialmente para aquellos que trabajan en una universidad”.

“La gente ve su idioma, la sintaxis y el estilo sacrificado por uno más “inclusivo”, evita palabras sobre el sexo, la raza, el género, la religión. Cualquier frase o expresión que contenga la revisión de una categoría o clase de personas pueden llegar a ser objeto de estigmatización. Se trata de una censura indirecta, políticamente correcta, que envía a la gente a la hoguera por pensamientos ‘prohibidos’. Las personas son condenadas con la misma violencia que a las sospechosas de nrujería en Salem”. 

“Quién expresa su protesta tendrá que luchar contra poderosas formas de censura. Los que disienten de la ortodoxia, en la que se están convirtiendo en “derechos gay”, es acusado regularmente de ‘homofobia’. En Estados Unidos hay comités responsables de la designación de los candidatos, quienes los examinan sobre la sospecha de ‘homofobia’, y son liquidados una vez que se ha hecho la acusación, por ejemplo, ‘No se puede aceptar la solicitud de una X mujer a formar parte de un jurado en un proceso, porque es una fundamentalista cristiana y homofóbica'”. 

LA RE EDUCACIÓN

Él comparó este proceso de manipulación política con el proceso descrito por George Orwell en su clásica sátira política ‘1984’. La “neolengua” del proyecto de ley es un ejemplo de la utilización de lenguaje para crear un “hechizo”.

El propósito de esta manipulación lingüística es

“mostrar el triunfo de las palabras sobre las cosas, la inutilidad de la argumentación racional y el peligro de la resistencia al encanto”.

La amenaza, dijo, es más que teórica. Se refirió a la muerte de millones de personas en la Unión Soviética estalinista, que los comunistas describían como “sólo la limpieza del kulak”.

“Fue fácil encerrar a la gente durante años en campos de trabajos forzados hasta que se enfermaban y morían, y el único idioma permitido para definirlo es “re-educación”, dijo Scruton.

“Ahora hay una nueva intolerancia secular que quiere criminalizar la libertad de expresión en el gran tema de la homosexualidad”.

LA ASFIXIA DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Un ejemplo de estas preocupaciones sucedió en una conferencia celebrada el domingo en Casale Monferrato, que fue rodeada por un grupo de manifestantes homosexualistas que interrumpieron el proceso con señales y gritos.

La conferencia, titulada “El género, la homofobia, transfobia: Hacia la abolición del hombre” fue organizado por las asociaciones católicas, Alleanza Cattolica, Comunión y Liberación y el Movimiento de Vida, bajo los auspicios de la Oficina para la pastoral de la salud de la Diócesis de Casale.

a entrada estaba bloqueada por un piquete de personas con camisetas y sosteniendo pancartas con las consignas del movimiento homosexualista.

Durante una de las primeras exposiciones, unos 40 manifestantes, organizados por la Coordinadora del Orgullo LGTB de Turín, el Grupo Altereva y Arcigay, entraron en la habitación y comenzaron a interrumpir al orador, gritando consignas como “vergüenza” y silbando. Un manifestante se acercó a la mesa donde el presentador estaba hablando y se puso delante de él con los brazos extendidos, mientras que una veintena de jóvenes con carteles salieron al escenario y rodearon la mesa.

Un organizador de la conferencia, el Prof. Mauro Ronco, Profesor de Derecho Penal de la Universidad de Padua y miembro de Alleanza Cattolica, terminó la sesión e invitó al público a salir de la sala sin interactuar con los manifestantes. Poco después, la policía llegó, y retiró a los manifestantes, pero la conferencia estaba ahora en ruinas.

Al día siguiente, los periódicos nacionales no publicaron siquiera un párrafo. Silencio absoluto.

Fuentes: Life Site News, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: