Un caso que evidencia el subdesarrollo del conocimiento médico.

 

Una evidencia del limitado conocimiento de la medicina sobre la vida lo evidencia el caso de una paciente que estuvo 23 años en lo que decían los médicos era un como vegetativo, y sin embargo, con un avance de las técnicas, se descubrió que en realidad estuvo conciente todo el tiempo, dentro de un cuerpo inerte, dándose cuenta de cada cosa que pasaba a su alrededor, pero sin poder comunicarse.

 

Rom-Houben

 

Esto debería llamar a la humildad a quienes creen tener todos los conocimientos sobre la vida, al punto de decidir cuando “tirar del enchufe” para desconectar a personas de su sistema de supervivencia, u optar por formas de modificación de la naturaleza humana.

23 ANOS DE INCAPACIDAD PARA COMUNICARSE

Imagine que Ud. está atrapado en la cama, consciente pero incapaz de hablar o moverse, una cuarta parte de su vida, tratando desesperadamente de comunicarse con la gente de alrededor, mientras todos piensan que está en un estado de coma “vegetativo”.

Esto es lo que pasó a Rom Houben de Bélgica, hoy de 46 años, que un accidente  en 1983 había causado que su corazón y su cerebro estuvieran privados de oxígeno durante varios minutos, y su cuerpo quedó paralizado

En 2009, se descubrió que en realidad había estado plenamente consciente, pero simplemente paralizado, durante todos estos años.

Es una de las peores pesadillas imaginables, estar atrapado y conciente en un cuerpo sin vida, y no ser capaz de comunicarse con cualquier persona por un total de 23 años consecutivos.

Pero de alguna manera, Houben fue capaz de sobrevivir a esta experiencia inimaginable que destruye gran parte de lo que el sistema médico piensa que sabía sobre el daño cerebral y el inconsciente. Todo el proceso de diagnóstico de coma como lo conocemos actualmente, de hecho, está ahora en cuestión, ya que muchos más individuos presuntamente en estado de coma en realidad podrían ser plenamente conscientes y despiertos a su entorno.

Según The Guardian, Houben ha sido esencialmente un prisionero en su propio cuerpo desde principios de 1980, no podía comunicarse con las enfermeras, familiares y otras personas que continuamente intentaban comunicarse con él. No fue sino hasta 2006, cuando un nuevo sistema de escaneo PET llegó a la escena, que los cuidadores de Houben se dieron cuenta del error de sus supuestos. Houben había sido todo el tiempo capaz de escuchar y entender la vida, y todo lo que tenía lugar alrededor de su cuerpo sin vida.

VIVIENDO EN LA PESADILLA

Houben se comunica ahora con un dedo y una pantalla táctil especial en su silla de ruedas, porque ha desarrollado un cierto movimiento con la ayuda de una intensa fisioterapia en los últimos tres años.

“Grité, pero no había nada que escuchar”, dijo Houben a través de un teclado especial que se hizo para él tras el descubrimiento.

“yo he viajado con mis pensamientos en el pasado, o a otra existencia por completo. Sólo tenía mi conciencia, y nada más”, agregó el ex estudiante de ingeniería, que habla cuatro idiomas diferentes, acerca de cómo se las arregló con su vida vegetativa.

Recordando el día en que sus cuidadores descubrieron por primera vez que había sido plenamente consciente de todos esos años, Houben dijo que lo sentía como un “segundo nacimiento”, ya que, obviamente, cambió el curso de toda su existencia de una manera importante. Toda la rabia, la impotencia y la desesperación que sentía Houben todos esos años, que dice que la calmó a través de la meditación y otras medidas desesperadas, desaparecieron en un instante.

LA MITAD DE LOS DIAGNÓSTICOS DE COMA SERÍAN COMO EL DE HOUBEN

Casi la mitad de todas las personas que se encuentran diagnosticados en estado de coma pueden estar despiertas como Houben, dicen expertos a partir de la aplicación de esta nueva técnica.

Y nos abre la puerta para pensar si una técnica más sofisticada en el futuro no describirá que los otros también no están en total estado vegetativo.

No mucho después, el hombre que acreditó el descubrimiento de la verdad sobre la condición de Houben, el neurólogo Steven Laureys, llevó a cabo un estudio de seguimiento que tuvo como objetivo averiguar los falsos prevalentes diagnósticos de coma. Para su sorpresa, el experto de la Universidad de Lieja encontró que hasta un 40 por ciento de todas las personas diagnosticadas en la actualidad como en un estado de coma u otro estado vegetativo, es probable que estén plenamente conscientes pero incapaces de comunicarse, al igual que Houben.

Los pacientes comatosos son mal diagnosticados “de forma preocupantemente regular” dijo Laureys en declaraciones a Der Spiegel  de Alemania.

“Una vez que alguien es etiquetado como sin conciencia, es muy difícil deshacerse de eso”, agregó, señalando que, de los 44 pacientes que examinó que se cree que están en un estado vegetativo, sólo 26 de ellos en realidad lo estaban.

Los hallazgos increíbles de Laureys, que fueron publicados en la revista peer-reviewed BMC Neurology, son un importante cambio de juego en lo que respecta a la forma en la profesión médica hace diagnósticos de coma.

Asimismo, plantea nuevos interrogantes en cuanto a la moralidad de “tirar del enchufe” en los diagnosticados como “irremediablemente vegetativos”, ya que muchos de ellos, al igual que Houben, podrían no ser así.

Fuentes de este artículo son: The Guardian, Natural News, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: