Es bueno ver a una familia completa en misa.

Padre, madre e hijos sentados en un banco en la iglesia es un estímulo para todos.

Pero obviamente es una situación que requiere paciencia y experiencia.

familia-en-misa

En la iglesia católica hay una larga tradición de bienvenida a las familias con niños pequeños en las misas.
.
Los sacerdotes siempre lo destacan cuando hay niños, pero hay situaciones por demás estresantes.

Los niños lloran, gritan, corren y a veces perturban a los demás files y no dejan concentrarse en la homilía al sacerdote.

Por eso estos 20 consejos.  

Esto no sucede en general en los cultos evangélicos.
.
Y a ellos les resulta chocante la primera vez que concurren a una misa católica y ven a los niños corretear libremente por el templo mientras transcurre la liturgia.
.
Incluso hasta se ofenden diciendo que es una falta de respeto.

Pero también hay algunas patologías, como curas que prestan más atención a lo que hacen los niños correteando que a la propia misa.

  

CONCURRIR A MISA ES UN DERECHO DE LOS NIÑOS Y UN DEBER DE LOS PADRES

La Iglesia insiste en que los niños sean bautizados rápidamente después del nacimiento.

Y aunque el bautismo no les permite recibir la eucaristía, igual los hace parte del cuerpo místico de Cristo.

De modo que concurrir a misa podemos considerarlo como un derecho bautismal.

La misa es un acto de adoración y oración.

Pero que no podemos hacerlo completamente por nuestra propia voluntad, sino por la gracia que nos da el Espíritu Santo.

Por lo tanto estar a misa no significa sólo participar con la razón, saber lo que hay que contestar y contestarlo bien.

Sino que en realidad se trata de nuestra presencia para recibir las gracias a través de la Iglesia.

Es por esta razón que los padres no sólo tienen el derecho de llevar a los niños a la misa sino la obligación de hacerlo.

Para que sus hijos obtengan un conocimiento infuso y las gracias que derrama el cielo cuando se abre sobre la Iglesia en el momento de la misa.

En el momento de la misa hay miles de ángeles en el templo y santos que vienen a la eucaristía.

Y si bien no lo vemos con nuestros ojos eso tiene repercusión en nuestro ser.

Por algo Jesucristo dijo “dejen que los niños vengan a mí” en lugar de “dejen a los niños que vengan a mí si se comportan bien y tiene la edad suficiente para comprender”.

Sin embargo no es tarea fácil para los padres lograr que los niños aprendan el comportamiento adecuado en misa, para no molestar al resto de los feligreses.

Necesitan un aprendizaje, y como todo aprendizaje lleva su tiempo, se desarrolla en varias etapas y requiere una estrategia.

Por ejemplo es importante llevar a los niños alimentados antes de misa para que no estén especialmente inquietos, porque de cualquier manera ellos no tienen obligación del ayuno eucarístico.

Las instrucciones de los padres deben ser sistemáticas y repetidas permanentemente en el proceso de aprendizaje de los niños en misa.

Los padres deben establecer su nivel de expectativa sobre cómo quieren que sus hijos se comporten, y repetirlo hasta el cansancio.

Y predicar con el ejemplo.

Los padres además deben considerar que son los primeros catequistas de sus hijos.

Pero se deben armar de paciencia y perseverar, porque el aprendizaje lleva su tiempo.

Veamos los 20 consejos.

  

CONSEJO 20 

Enséñales acerca de la importancia de la Misa.

Diles por qué asisten, y lo que otros adoradores necesitan con el fin de participar en el servicio.

Enseñarle a tus hijos sobre la importancia de la Misa, les ayudará a desarrollar un profundo respeto y comprensión de la misma.

  

CONSEJO 19

Deja que tus niños escojan qué comer si se comportan durante la Misa.

Si es una tradición familiar comer después del servicio, diles a tus hijos que escojan la comida u otro premio que les quieras dar si se comportan bien durante la Misa.

Esto ayuda a fomentar el buen comportamiento.

  

CONSEJO 18 

Llega puntualmente a misa, de preferencia minutos antes de que inicie.

La misa debe ser para la familia el acto más importante de la semana, por lo tanto, todos deben comenzar a prepararse con la suficiente anticipación para que puedan darse un baño, arreglarse y llegar con tiempo a misa.

Para salir de casa no debe haber enojos ni reclamos.

  

CONSEJO 17 

Procura que la familia se siente en los bancos de adelante para evitar que los niños se distraigan.

Así los niños podrán ver al sacerdote moviéndose en el altar y sus gestos en la celebración.

Eso atraerá su atención.

familia con hijos en misa

  

CONSEJO 16 

Procura que tus hijos te oigan contestar en misa.

Es recomendable pronunciar bien, vocalizando, para que ellos oigan y aprendan.

Échales una miradita animándoles a que participen.

  

CONSEJO 15 

Es importante que nuestros hijos nos vean atentos y que nos vean rezar.

Un buen momento para rezar es después de la comunión, con mucho respeto.

Es conveniente animarles a que ellos también se pongan de rodillas y recen.

  

CONSEJO 14 

El respeto al sacerdote.

Cuando entre el sacerdote debemos ponernos de pie, y al final de la misa esperamos a que salga él para salir nosotros.

  

CONSEJO 13 

Canta la Misa.

Va a inspirar a tus niños a cantar.

Y hay pocas cosas en este mundo mejor para las personas que oír en la Iglesia el sonido del canto de los niños.

familia con bebes en misa

  

CONSEJO 12 

Inventa un juego auditivo.

Durante la Misa, has que tus hijos vean las veces que oyen una palabra determinada.

Esta puede ser “amén”, “viene”, “rezar” o cualquier otra palabra de uso común repetida durante la misa.

No sólo los mantendrá ocupados, sino que les animará a escuchar lo que está pasando, y participarán en mayor medida.

  

CONSEJO 11 

Al entrar en el banco, separa a los niños con problemas.

Tu sabes cuáles son.

Sentar a un niño a cada lado de ustedes es una buena práctica.

Esto es especialmente importante si tienden a pelear mucho.

No serán capaces de hablar ni tocarse durante la misa.

  

CONSEJO 10 

Siéntate cerca de las familias con niños mal educados.

El espectáculo de los niños va a mantener a tus niños tranquilos porque van a estar en estado de shock y se preguntarán por qué pueden salirse con la suya.

Y tus hijos se verán muy bien en comparación.

  

CONSEJO 9 

No creas a las personas mayores que dicen después de la misa que tus hijos están muy bien educados.

Algunos ancianos a menudo exigen mucho a los niños moderación.

No estoy diciendo nada en contra de ello.

Todos merecemos moderación, especialmente los niños.

Pero por otro lado, no escuches a la gente que se molesta por tus niños en la Misa tampoco y hace parecer que tu familia es una molestia para los demás.

Tú perteneces a allí. Y también tus hijos.

familias con niños en misa

  

CONSEJO 8 

No dejes que tus niños vayan al baño durante la misa.

Hay algo acerca de los baños y los niños.

Dejar que un niño vaya al baño no sólo hace que a todos tus otros niños les venga instantáneamente el síndrome del intestino irritable, y también hace que todos los otros niños los sigan.

Nunca ha sido un titular “Niño explota durante la misa, los feligreses empapados en orina”.

Nunca lo vi. Ni una sola vez. En resumen, no dejes ir al baño.

  

CONSEJO 7 

A veces debes dejarlos ir al baño.

Yo sé lo que dije. Pero es una cuestión de criterio.

  

CONSEJO 6 

Díle a tus niños que el signo de la paz no es como el saludo de los niños en la escuela, ni un golpe en la espalda ni un Ok guiñando el ojo.

  

CONSEJO 5 

Viste a tus niños de manera realmente agradable y realiza un montón de ruido subiéndolos en la camioneta para ir a misa el domingo por la mañana.

Es bueno para tus vecinos ver a dónde van.

Eso quita todas sus excusas para no ir.

Yo sé lo que dijo Jesús acerca de la oración en privado y no atraer sobre uno mismo, pero nunca se sabe a quién se va a inspirar a ir a misa.

Ya sé que no se siente como una inspiración después de lidiar con un montón de chicos, pero a veces ocurre justo inspiración cuando estás haciendo lo mejor posible.

Permite que lo vean.

familia con niños en misa fondo

  

CONSEJO 4 

Ten cuidado si llevas al más pequeño para la comunión.

Si no estás prestando atención él podría recibir el sacramento tempranamente.

  

CONSEJO 3 

Prepara a tus niños para ciertas Misas.

Díles que la palma no es un arma.

Explícales que no es necesario mostrar una emoción desbordante cuando gritan “Crucifícale”.

Nosotros no somos católicos metodistas.

Ah, y prepáralos para la la vigilia de Navidad.

Hay algo acerca de decir la palabra “engendrado” cuando repasamos la genealogía de Jesús que hace reír a los niños.

No sé por qué. Simplemente lo hacen.

Se han hecho estudios y se ha demostrado que cada niño en el mundo por lo menos esboza una sonrisa cada vez que oye a alguien tratando de decir: “Y Salomón engendró a Roboam. Y Roboam engendró a Abia. Y Abia engendró a Asa. Y Asa engendró a Josafat. Y Josafat engendró a Joram. Y Joram engendró a Ozías”.

No sé por qué los hace reír. Simplemente lo hacen.

  

CONSEJO 2 

Permite que cada chico ponga una moneda o dos en la canasta de la colecta.

Les hace sentir generosos.

A veces sentirse generoso realmente inspira generosidad. No todo el tiempo. Pero a veces.

  

CONSEJO 1 

Los niños pequeños que no saben leer quieren mantener el misal y los que saben leer, no quieren hacerlo.

Simplemente trata de limitar el volumen del intercambio de páginas.

Ah, y no les digas que se llama misal hasta la edad universitaria.

Si dices “misal” oirán “misil”. Ellos obtendrán ideas divertidas.

  

Como padre, lo único que puede hacerse es apuntar a tu niño en la dirección correcta.
.
Cuando lleves a tus hijos a misa los está apuntando en la dirección correcta.
.
Si les enseñas a centrarse en el Santísimo Sacramento durante la Misa, haces que sea más fácil que el Santísimo Sacramento se convierta en el centro de su vida en el futuro.


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: