Una propuesta genética clasista.

 

Un científico estadounidense del Kings College de Londres, Robert Plomin, encontró que la inteligencia heredada es responsable de casi el 60 por ciento de los resultados académicos de un adolescente. Y que por tanto el ambiente escolar, la calidad de la enseñanza y el entorno familiar tienen menos efecto en los resultados de los estudiantes. Plomin piensa que la exploración genética podría ser utilizada para identificar desde que nacen a los niños superdotados o con deficiencias académicas. Y por lo tanto sirve para seleccionar a que niños dar mejor educación y mejores empleos de futuro. Esta es la misma base clasista que han tenido las ideologías racistas como por ejemplo el nazismo o el movimiento de la eugenesia en EE.UU. cuya cara visible hoy es el aborto.   

 

rendimiento escolar

 

Plomin sugiere que elevar el nivel de enseñanza en las escuelas puede tener un impacto limitado sobre el rendimiento académico de los niños, en comparación con los genes con que se nace. O, dicho más simplemente, lo natural triunfa sobre lo adquirido.

LA PELÍCULA GATTACA YA NO ES CIENCIA FICCIÓN

Lo que está debajo de la teoría de Plomin, la segregación según el ADN, ya no sería una fantasía de Hollywood. Sino que estaría frente a nosotros.

Válido y no válido esa es la división de la sociedad del futuro según Gattaca. Son válidos los genéticamente perfectos, los carentes de cualquier supuesto defecto en el ADN, quienes  también son seleccionados y clonados, y elegidos por las empresas para el trabajo aliviado, mejor gratificado y mejor adaptado a su código genético.

Están después los no válidos, los seres humanos normales, portadores de un genoma banal: la mitad de la madre, la mitad del padre, quizás un poco remodelado, con las mutaciones y defectos que cada uno de nosotros lleva. Ellos, los defectuosos, están bien para los trabajos más genéricos y humildes.

Es el resumen de la película de 1997, Gattaca, que lleva el nombre de una secuencia de bases nitrogenadas (los “bloques de construcción” que se alinearon, conformando nuestro ADN): guanina, adenosina, tiamina, citosina.

PLOMIN PREDICE QUE ES EL FIN DEL ENFOQUE GENERALIZADO DE LA ENSEÑANZA

El dice que sus hallazgos podrían significar el fin del enfoque generalizado de la educación en favor de un sistema a la medida de la capacidad individual.

“Si somos capaces de leer el genoma de un niño se puede predecir y prevenir enfermedades. Si somos capaces de leer su ADN, podemos adaptar la enseñanza para ayudar a un niño con dificultades de aprendizaje. Sin duda, es peor que sentarse en un aula y fracasar, porque no se ha identificado que podría tener problemas”

Pero este planteo que se arguye aparentemente para ayudar a los menos favorecidos con el ADN, tiene la cara de la discriminación desde el momento del nacimiento. Los más privilegiados por el ADN irían a una mejor educación, lo que supondría mejores trabajos, poder e ingresos.

Esto es el mismo de base que utilizó el régimen nazi al separar a los arios puros del resto. Y lo que los eugenistas norteamericanos, aún más radicales, propulsaron con la esterilización de negros e indígenas en su país, y que ahora están promoviendo el aborto entre las mujeres más pobres y extendiéndolo a Africa y Asia a través de programas de la ONU.

Este planteo eficientista, piensa en la enseñanza como un gran separador de capacidades, que divide a los individuos en quienes triunfarán económicamente y quienes no, en lugar de dar a la enseñanza un rol de formación y adaptación de los individuos a la sociedad.

EL ESTUDIO DE PLOMIN

El Profesor Plomin, del Instituto de Psiquiatría del Kings College de Londres, dirige el estudio del desarrollo temprano de los gemelos, que sigue a todos los gemelos nacidos en Inglaterra y Gales desde 1994 hasta 1996.

El análisis de los resultados de más de 11.100 de ellos sugirió que el fondo genético tuvo un impacto “sustancial” en sus resultados. En ciencia representan el 58 por ciento de las puntuaciones, en matemáticas el 55 por ciento y 52 por ciento de Inglés.

Las puntuaciones del coeficiente intelectual también se han relacionado con los genes antes pero el Profesor Plomin dice la ventaja aumenta con la edad.

‘Las diferencias genéticas pequeñas se hacen más grandes y más grandes a medida que avanzan por la vida. Niños brillantes leen más, se asocian con niños que leen más”.

Simplificando al máximo, el estudio tomó miles de gemelos, que son “clones naturales”, separados al nacer por alguna razón (diferentes familias, diferentes escuelas, etc), entonces se fijaron en las diferencias y similitudes, tanto de comportamiento y cognitivas, y luego lo compararon con unos trozos de ADN elegidos como marcadores.

A continuación, calcularon cuánto del resultado final puede ser debido a los genes, y a la cantidad de educación y el medio ambiente, así como decidieron cuáles de estos marcadores pueden haber tenido más influencia en los individuos.

Las pruebas de ADN, ahora son relativamente rápidas y baratas. Y esto implica que ya está activa la facilidad para la selección sobre la base del ADN para clases especiales y diferentes vidas, y para no perder el tiempo con aquellos que no lo merecen. 

¿ESTE ES EL MUNDO FELIZ AL QUE NOS DIRIGIMOS?

Se supone que, en el peor de los casos, alrededor del 50 por ciento de los resultados de un niño son debidos a su genoma, el resto a la educación. Según Plomin, esto es suficiente para clasificar a los niños en el origen y decidir las opciones educativas y, en consecuencia, el resto de su vida. 

Uno puede preguntarse qué diferencia hay entre esta propuesta y volver a la vieja manera de las clases sociales rígidas, o las castas al estilo hindú. Una vez nacido en una determinada familia, la persona permanece en “ese nivel”, con sus escuelas, sus ocupaciones predefinidas, sin posibilidad de cambio.

Después de todo, si por lo menos el 50 por ciento de lo que soy es gracias a mis genes, el restante 50 por ciento se debe al medio ambiente o para la familia en la que crecí y a mis experiencias. Ambos métodos de clasificación serían entonces equivalente y científicamente justificables.

Esperamos que la propuesta de “genética clasista” de Plomin, como de muchos otros, se mantenga en el papel de sus libros y artículos. Pero dada la deriva siniestra de la humanidad….

Fuentes: Tempi, Daily Mail, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: