Informe Especial

 

Canadá y Estados Unidos han sido dos hitos en el avance del matrimonio homosexual en occidente; en ambos la apertura fue realizada por la Suprema Corte de Justicia.

Canadá fue un verdadero laboratorio de sus efectos y a pesar de los conflictos y desajustes que crea esta ley, Estados Unidos lo aprobó 10 años después, lo que ha sido catalogado por el lobby homosexual como el gran avance, porque legitimó lo que el ejecutivo de Obama ya estaba realizando, la exportación de la homosexualidad al mundo.

En este artículo consolidamos la información de estos dos hitos. Sobre Canadá publicamos una evaluación realizada 10 años después sobre sus efectos. Y sobre EE.UU. publicamos un artículo que muestra la estrategia usada para su aprobación.

Canadá fue el tercer país en el mundo y el primero en las américas en aprobar el matrimonio homosexual. Primero fue aprobado por el Tribunal supremo en el 2004 y se hizo efectivo por ley en el 2005. Y en 2015 el Tribunal Supremo de Estados Unidos legalizó el matrimonio del mismo sexo.

Más allá de las diferencias culturales, sociales y de jurisprudencia entre Canadá, EE.UU. y otros países, la experiencia sobre la forma en que fue aprobado y las consecuencias que generó en estas sociedades su puesta en marcha, muestra los desajustes y conflictos de una medida fuertemente divisiva para contemplar a menos del 3% de la población.

 

6 EFECTOS NEGATIVOS DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL EN CANADÁ

 

1. IMPACTA EN LOS DERECHOS HUMANOS

El efecto formal de las decisiones judiciales (y la legislación posterior) que establecieron el matrimonio homosexual civil en Canadá era simplemente que las personas del mismo sexo, ahora podrían conseguir que el gobierno reconozca su relación como matrimonio. Pero el efecto legal y cultural fue mucho más amplio. 

Lo que sucedió fue la adopción de una nueva ortodoxia: que las relaciones homosexuales son, en todos los sentidos, el equivalente del matrimonio tradicional, y que el matrimonio del mismo sexo por lo tanto debe ser tratado de manera idéntica al matrimonio tradicional en el derecho y en la vida pública.

Un corolario es que cualquiera que rechace la nueva ortodoxia debe estar actuando sobre la base de la intolerancia y la animadversión hacia los gays y las lesbianasCualquier declaración de desacuerdo con el matrimonio civil de personas del mismo sexo, se considera una manifestación directa de odio hacia un grupo minoritario sexual.
.
Cualquier explicación razonada (por ejemplo, las que se ofrecían en los argumentos jurídicos que el matrimonio homosexual es incompatible con una concepción del matrimonio que responda a las necesidades de los hijos del matrimonio, de estabilidad, fidelidad y permanencia, lo que a veces se llama la concepción conyugal del matrimonio), es desestimada de inmediato como mero pretexto.

Cuando uno entiende la oposición al matrimonio del mismo sexo como una manifestación de intolerancia y de odio puro, se hace muy difícil de tolerar permanentemente el disenso. Así sucedió en Canadá en que los términos de participación en la vida pública cambiaron muy rápidamente.

Los Comisionados de Matrimonio Civil fueron los primeros en sentir el borde duro de la nueva ortodoxia, varias provincias se negaron a permitir a los comisionados su derecho de conciencia para negarse a presidir bodas homosexuales, y exigieron su renuncia. Al mismo tiempo, las organizaciones religiosas, como los Caballeros de Colón, fueron multados por negarse a alquilar sus instalaciones para la celebración de post bodas.

matrimonio_homosexual

 

2. AFECTA EL DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El impacto de la nueva ortodoxia no se ha limitado al número relativamente pequeño de personas en riesgo de ser obligadas a apoyar o celebrar un matrimonio del mismo sexo. El cambio ha afectado ampliamente a las personas, incluyendo a los clérigos, que deseen hacer públicos los argumentos acerca de la sexualidad humana.

Mucho discurso, que era posible antes del matrimonio homosexual, ahora conlleva riesgos. Muchos de los que han persistido en expresar su desacuerdo han sido objeto de investigaciones por parte de comisiones de derechos humanos y procedimientos (en algunos casos) ante los tribunales de derechos humanos.
.
Los que son pobres, con poca educación y sin afiliación institucional han sido especialmente fácil meta de las leyes anti discriminación, no siempre aplicadas de manera uniforme.
.
Algunos han sido condenados a pagar multas, pedir disculpas, comprometerse a nunca hablar públicamente sobre estos asuntos de nuevo.
;
Esto ha incluido a personas que escriben cartas a los editores de los periódicos locales, y ministros de pequeñas congregaciones de cristianos. Un obispo católico enfrenta dos demandas impulsadas por comentarios que hizo en una carta pastoral sobre el matrimonio.

Tribunales revisores han comenzado a frenar en las comisiones y tribunales (especialmente desde algunos procedimientos imprudentes contra Mark Steyn y la revista Maclean en 2009), y restaurar un punto de vista más amplio de la libertad de expresión. Y en respuesta a la protesta pública tras el asunto Steyn /Maclean, el Parlamento de Canadá recientemente revocó el estatuto jurisdiccional de la Comisión Canadiense de Derechos Humanos para perseguir el “discurso de odio”.

Pero el costo financiero de la lucha contra la máquina de los derechos humanos sigue siendo enorme– Maclean ha gastado cientos de miles de dólares en honorarios de abogados, ninguno de los cuales es recuperable de las comisiones, tribunales o denunciantes. Y estos casos pueden tardar hasta una década en resolverse.

Una persona común con pocos recursos que ha llamado la atención de una comisión de derechos humanos no tiene ninguna esperanza de apelar a los tribunales para su alivio; una persona tan sólo puede aceptar la advertencia de la comisión, pagar una multa (relativamente) pequeña, y luego observar la directiva de permanecer para siempre en silencio.

Siempre que estas herramientas permanezcan a la disposición de las comisiones -para quien la nueva ortodoxia no da ninguna base teórica para tolerar la disidencia – participar en un debate público sobre el matrimonio homosexual es cortejar la ruina.

Presiones similares pueden ser – y son – ejercidas sobre los disidentes por profesionales de los órganos de gobierno (como los colegios de abogados, colegios de profesores, y similares) que tienen facultades legales para sancionar a los miembros de conducta impropia de la profesión.

Las expresiones de desacuerdo con el carácter razonable de la institucionalización de los matrimonios homosexuales son comprendidas por estos organismos como actos de discriminación ilegal, que son materia de censura profesional.

Los maestros están particularmente en riesgo de una acción disciplinaria, y aunque sólo hagan declaraciones públicas criticando el matrimonio homosexual fuera de las aulas, siguen siendo considerados como creando un ambiente hostil para los estudiantes gays y lesbianas.

Otros lugares de trabajo y las asociaciones voluntarias han adoptado políticas similares, como resultado de que han interiorizado que en esta nueva ortodoxia, el desacuerdo con el matrimonio homosexual es discriminación ilegal que no debe ser tolerada.

 

3. DISMINUYE LOS DERECHOS DE LOS PADRES EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA

La institucionalización del matrimonio homosexual ha generado un sutil pero penetrante cambio en la patria potestad en la educación pública.
.
El debate sobre cómo hablar del matrimonio del mismo sexo en el aula es muy parecido al debate sobre el lugar de la educación sexual en las escuelas, y sobre las pretensiones gubernamentales de ejercer autoridad primaria sobre los niños.
.
Pero la educación sexual ha sido siempre un asunto discreto, en el sentido de que, por su naturaleza, no puede penetrar en la totalidad del plan de estudios. El matrimonio homosexual es de una base diferente.

Dado que uno de los principios de la nueva ortodoxia es que las relaciones del mismo sexo merecen el mismo respeto que damos a cualquier matrimonio, sus proponentes han tenido un éxito notable en la exigencia de que el matrimonio homosexual ser presentado de manera positiva en el aula.

Reformas curriculares en jurisdicciones como British Columbia ahora impiden que los padres ejerzan su largamente sostenido poder de veto sobre las prácticas educativas polémicas.

Los nuevos planes de estudios están impregnados de referencias positivas a los matrimonios del mismo sexo, no sólo en una disciplina, sino en todas. Frente a esta estrategia de difusión, la única defensa parental es eliminar a los hijos de la escuela pública por completo.

Los tribunales han sido indiferentes a las objeciones de los padres: si los padres se aferran a fanatismos obsoletos, entonces los niños deben cargar con el peso de la “disonancia cognitiva”, ellos deben absorber cosas contradictorias entre el hogar y la escuela, mientras la escuela trata de ganar.

Las reformas, por supuesto, no fueron vendidas al público como una cuestión de aplicación de la nueva ortodoxia. En su lugar, el fundamento declarado era prevenir el acoso escolar, es decir, promover la aceptación de la juventud gay y lesbiana y los hijos de las familias del mismo sexo.

Se trata de un objetivo loable para fomentar la aceptación de las personas. Pero el medio elegido para lograrlo es una grave violación de la familia. 

Es nada menos que el adoctrinamiento deliberado de los niños (sobre las objeciones de sus padres) en una concepción del matrimonio que es fundamentalmente hostil a lo que los padres entienden que está en sus mejores intereses para los niños. Se frustra la capacidad de los padres para llevar a sus hijos a comprender el matrimonio para que sea propicio su florecimiento como adultos.

A una edad muy temprana, se enseña a los niños que la razón de ser del matrimonio no es otra cosa que la satisfacción de los deseos cambiantes de adultos por compañía.

gaymonio

 

4. ALTERA EL DERECHO DE AUTONOMÍA DE LAS INSTITUCIONES RELIGIOSAS

A primera vista, el clero y lugares de culto aparecían en gran parte inmunes a la coacción, para condonar o realizar matrimonios del mismo sexo. De hecho, este fue el gran pacto de la legislación del matrimonio del mismo sexo, que el clero mantendría el derecho a no realizar matrimonios que violen sus creencias religiosas. Lugares de culto no podían ser reclutados en contra de los deseos de las entidades religiosas.

Debería haber sido claro desde el principio qué tan estrecha era esta protección. Sólo evita que el clero sea obligado a llevar a cabo ceremonias de matrimonio. 
.
No funciona, como hemos visto, como escudo a los sermones o cartas pastorales del escrutinio de las comisiones de derechos humanos
.
.
Deja a las congregaciones vulnerables a problemas legales si se niegan a alquilar sus instalaciones auxiliares a parejas del mismo sexo para su ceremonia de recepción, o a cualquier otra organización que pretenda utilizar la instalación para promover una visión de la sexualidad totalmente en desacuerdo con los suyas.

Tampoco se impide a los gobiernos provinciales y municipales de retener los beneficios a las congregaciones religiosas a causa de su doctrina sobre el matrimonio.

Por ejemplo, el Proyecto de Ley 13 de la misma ley de Ontario obliga a las escuelas católicas de acoger clubes de “Gay-Straight Alliance” (y usar ese nombre en particular), también prohíbe a las escuelas públicas alquilar sus instalaciones para las organizaciones que no estén de acuerdo con el código de la nueva ortodoxia.

Teniendo en cuenta que muchas congregaciones cristianas pequeñas alquilan auditorios de escuelas para llevar a cabo sus servicios de adoración, es fácil darse cuenta su vulnerabilidad.

 

5. CAMBIA LA CONCEPCIÓN PÚBLICA DE MATRIMONIO

Se ha argumentado que si el matrimonio homosexual está institucionalizado, nuevas categorías matrimoniales pueden ser aceptadas, como la poligamia.
.
Una vez que se abandona la concepción conyugal del matrimonio, y se la sustituye por una concepción del matrimonio que tiene a la compañía adulta como su enfoque, no hay ninguna base de principios para resistir la extensión de licencias de matrimonio a las uniones polígamas y poliamorosas.

En otras palabras, si el matrimonio se trata de satisfacer los deseos adultos de compañía, y si los deseos de algunos adultos abarcan acuerdos más novedosos, ¿cómo podemos negarlos? No se evaluará aquí esta afirmación, sino simplemente informar de cómo este escenario se juega en Canadá.

Una prominente comunidad polígama en British Columbia se envalentonó en gran medida por la creación de matrimonios del mismo sexo, y proclamó públicamente que ya no había base de principios para la criminalización continua del estado sobre la poligamia.

De todos los tribunales canadienses, sólo un tribunal de primera instancia en British Columbia ha discutido sobre si prohibir la poligamia es constitucional, y proveyó una opinión consultiva al gobierno de la provincia. La prohibición penal de la poligamia fue confirmada, pero sobre una base estrecha que define como poligamia a los matrimonios civiles múltiples.

El tribunal no se refirió al fenómeno de múltiples matrimonios de derecho consuetudinario. Así que, hasta ahora, las formas dominantes de la poligamia y el poliamor que se practican en Canadá no han obtenido la condición legal, pero tampoco han enfrentado obstáculos prácticos.

La lección es ésta: una sociedad que institucionaliza el matrimonio homosexual no tiene por qué institucionalizar la poligamia. Pero el ejemplo de British Columbia sugiere que la única manera de hacerlo es hacer caso omiso de los principios.

El razonamiento del caso de la poligamia no dio ninguna explicación convincente de por qué sería discriminatorio no extender la franquicia de matrimonio a los gays y las lesbianas, y no discriminatoria trazar la línea en los polígamos y poliamorosos. De hecho, el fallo parece que descansa sobre animadversión hacia polígamos y poliamorosos, lo que no es una base jurídica estable.

Gay-Marriage

 

6. NO AUMENTA LA PRÁCTICA DEL MATRIMONIO 

En cuanto a la práctica del matrimonio, es demasiado pronto para decir mucho. Los datos del censo de 2011 establecen que, en primer lugar, el matrimonio está en declive en Canadá, como en gran parte de Occidente, en segundo lugar, el matrimonio homosexual es un fenómeno estadísticamente menor, y tercero, hay muy pocas parejas del mismo sexo (casadas o no) con niños en el hogar.

Hay aproximadamente 21.000 matrimonios del mismo sexo en Canadá, fuera de 6,29 millones de parejas casadas. Las parejas del mismo sexo (casadas y solteras) constituyen el 0,8% de todas las parejas en Canadá; 9,4% de las 64.575 parejas del mismo sexo tienen hijos en el hogar, y el 80% son parejas lesbianas. Por el contrario, el 47,2% de las parejas heterosexuales tienen hijos en el hogar. Canadá dejó el seguimiento del divorcio después de 2008, y nunca ha proporcionado datos sobre el divorcio de personas del mismo sexo.

Lo que se desprende de estos datos es que el matrimonio del mismo sexo no tiene, contrariamente a los argumentos que se manejaron, el poder de impulsar una cultura renaciente del matrimonio en Canadá. Tampoco existen datos censales (de una forma u otra) para argumentos empíricos que aten la institucionalización del matrimonio del mismo sexo a la estabilidad del matrimonio.

Sin datos empíricos sobre las tasas de divorcio (que no están disponibles en Canadá), nos quedamos con argumentos conceptuales que deben ser evaluados por sus méritos. En este sentido, la experiencia canadiense no puede proporcionar mucha información.

Nos quedamos con la pregunta, ¿la institucionalización del matrimonio del mismo sexo descansa en una concepción del matrimonio que hace especial hincapié en la estabilidad, así como en la concepción conyugal?

Si no es así, entonces podemos razonablemente creer que el matrimonio homosexual va a acelerar la aceptación cultural de una concepción del matrimonio -el modelo de compañerismo adulto – que ha hecho mucho daño social en los últimos cincuenta años.

manifestacio a favor del matrimonio gay en eeuu

 

10 CONCLUSIONES SOBRE LA DECISIÓN DE LA SUPREMA CORTE DE EE.UU.

Veamos qué conclusiones profundas podemos sacar de la resolución de la Suprema Corte.

 

1. Nunca había ocurrido tal activismo de un presidente

Nunca ha pasado en la historia de Estados Unidos que un presidente subiera el tono “asesorando” vigorosamente a los jueces de la Corte Suprema de cómo votar.

Queda cada vez más claro que hay una fuerza tratando de hacernos pensar y actuar de la misma manera, diciéndonos que “la resistencia es inútil y debes asimilarte”.

Esta fuerza no tiene tolerancia para la diversidad de opiniones. La diversidad es el código para exigir la aceptación del último dogma secular del momento. Hoy en día es el matrimonio entre homosexuales, mañana quién sabe.

Los-miembros-de-la-Corte-Suprema-de-Estados-Unidos

 

2. Sólo cinco jueces, no electos por la ciudadanía, lo decidieron

Jueces no electos por la ciudadanía sino por el poder político, han cambiado el concepto constitucional de matrimonio y de la familia en los Estados Unidos.

Los jueces conservadores de la Corte Suprema criticaron la decisión haciendo hincapié en la amenaza que supone para la libertad religiosa, el proceso democrático y la institución del matrimonio.

Los 4 jueces disidentes advirtieron que la decisión usurpó el papel de las personas en un gobierno democrático.

Si una simple mayoría de jueces puede inventar un nuevo derecho e imponer ese derecho en el resto del país, el único límite real de lo que las mayorías [en la Corte] pueden hacer en el futuro es lo que los que tienen el poder político y la influencia cultural están dispuestos a tolerar”, dijo el juez Alito.

Estamos frente al ascenso de un poder totalitario revestido de democracia.

 

3. El juez que decidió con su voto es católico

El juez que decidió la votación es un católico, el Juez Kennedy.

Y en la última encuesta del Pew Research Center, el 56% de los autodenominados católicos de declaraban a favor de tal matrimonio lo mismo que el 34% de quienes iban a misa semanalmente.

matrimonio gay eeuu opinion publica pew

Esto demuestra la apostasía católica en EE.UU., que probablemente esté a la par de otros países de occidente.

 

4. La Iglesia Institucional se opuso es esta legislación

La Iglesia como institución se manifestó contra la ley. Comenzando por la Conferencia Episcopal de EE.UU. y por el Papa Francisco que dijo el mismo día “estamos en un mundo en el que se propagan ideologías contrarias al plan de Dios para el matrimonio y la familia. No sólo ideologías contrarias,  sino las ideologías más contrarias”, siguiendo el juicio de Benedicto XVI cuando llamó a la teoría de género el mayor desafío para la Iglesia y para la sociedad. 

Sin embargo los asesores del presidente Obama aseguran que la libertad religiosa no está en peligro y que las Iglesias y las comunidades religiosas no se verán obligadas por los tribunales a “casar” personas del mismo sexo.

Pero en realidad no es así, porque saben que los activistas LGBT, con poca prudencia, pero con la ventaja de la claridad de la sentencia, ya anunciaron que la próxima batalla será obligar a las iglesias a celebrar “bodas” gay.

 

5. La batalla se comenzó a perder cuando no hubo suficiente oposición a las uniones civiles del mismo sexo

Al igual que en Irlanda, en los Estados Unidos la batalla no se perdió  solamente la votación del juez Kennedy.

Comenzó a perderse cuando estado tras estado, mucho antes del “matrimonio” reconocieron las formas de unión civil que se parecían mucho al régimen matrimonial y luego se le permitió adopciones “siempre y cuando no le llamaran matrimonio”, con poca oposición.

Pero, una vez introducida una forma idéntica al matrimonio su destino estaba sellado. Un proverbio estadounidense dice que si un animal camina como un pato y grazna como un pato puede llamársele pato.

manifestacion contra matrimonio gay

 

6. La Iglesia Católica en los Estados Unidos tiene su parte de responsabilidad en esto

Estaba claro hace 60 años que la vieja hegemonía cultural protestante de la línea principal se desvanecía, que era necesaria una fundación cultural alternativa a la democracia americana, y que un nuevo grupo de ciudadanos-líderes, capaces de articular las verdades morales sobre los que descansa el experimento democrático de América, tenía ser levantado, y el candidato ideal para hacerlo era la Iglesia Católica.

Pero demasiados clérigos y líderes laicos de la Iglesia se perdieron en la duda después de la Humanae Vitae denunciara la anticoncepción.

Por tanto, la ventana de oportunidad se cerró en medio de la vorágine de los años sesenta y la decadencia de los años setenta, y ocupó el lugar vacío el laicismo en ascenso.

 

7. La batalla del matrimonio se perdió en la cultura mucho antes de que se perdiera en los tribunales 

Los cimientos de la cultura estadounidense y occidental se han erosionado tanto que ahora, la nueva normalidad insiste en que, literalmente, todo es de plástico, maleable, y con sujeción a los actos de la voluntad humana. 

El resultado es que la comprensión de la naturaleza humana y la felicidad humana están siendo descartados como mera basura, y los que se resisten a destrozar el patrimonio moral de la humanidad son estigmatizados como fanáticos irracionales, fanáticos religiosos, o ambos.

Esta nueva normalidad es mera voluntariedad, sobre todo cuando esa voluntariedad implica la sexualidad humana.

Nada, al parecer constituye un comportamiento aberrante, excepto la defensa pública de la virtud tradicional.

videntes-de-fatima-estatua

 

8. Esto no tiene que ver solamente con el matrimonio sino que es una batalla por el alma de occidente

La dictadura del relativismo es la nueva normalidad y se está imponiendo en las universidades y profesiones (sin encontrar mucha resistencia), en las comunidades religiosas tradicionales (con sólo algo éxito hasta el momento), y sobre los individuos (a través de la intimidación, la reprobación pública y el avergonzamiento).

En última instancia lo que sucede es que el cristianismo está perdiendo la batalla cultural frente al marxismo cultural, emergente en occidente como uno de los errores difundidos por la Revolución Bolchevique, y que no fue parada a tiempo consagrando Rusia al Corazón Inmaculado de María como pidió Nuestra Señora en la apariciones de Fátima; ahora ya es tarde y se esparció ese error.

 

9. Con este fallo se agudiza el conflicto dentro de la sociedad norteamericana

Lejos de poner fin al conflicto de los valores morales y culturales en el corazón del debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, la decisión del Tribunal Supremo 26 de junio impulsa esta lucha en un frente más amplio.

En el corto plazo, el énfasis del movimiento por los derechos gay se amplía a áreas como la educación y el empleo, mientras que al mismo tiempo castiga a aquellos que desean rescatar el matrimonio tradicional.

Y sobre todo, se reconoce su agenda, que no es solamente referida al matrimonio sino que es restrictiva de las libertades religiosas y la fundación de una nueva moralidad.

Mientras que para los grupos y personas religiosos, su prioridad es asegurar protecciones federales y estatales para su derecho a no cooperar con el matrimonio entre personas del mismo sexo como un ejercicio de libertad religiosa. Y es aquí donde se va a intensificar el conflicto.

matrimonio gay

 

10. La decisión de la Corte Suprema agudizará la persecución a los cristianos

Estos son algunas consecuencias en el corto plazo:

* Los Estados y gobiernos locales aprobarán leyes que prohíban la “discriminación” de los matrimonios del mismo sexo, prohibiendo a los individuos y pequeñas empresas de propiedad privada actuar contra su conciencia (por ejemplo, los que la provisión de servicios de bodas). Las personas que se niegan serán multados, encarcelados o expulsados ??de la empresa más habitualmente que ahora. 

* Las agencias de adopción católicas serán obligadas a colocar a los niños a parejas del mismo sexo.

* Las escuelas católicas serán obligadas a enseñar que el matrimonio gay es correcto, a contratar a profesores gay casados ??con otra persona del mismo sexo y obligado a dar vivienda a las parejas del mismo sexo; si no lo hacen deberán cerrar.

* Las empresas que apoyan al matrimonio tradicional 
podrían ser prohibidas de vender sus productos a través de sus tiendas

* Las editoriales podrían negarse a publicar libros que apoyan el matrimonio tradicional 

Y además:

* Las empresas podrían buscar en los medios sociales y negarse a contratar a personas que han expresado puntos de vista tradicionales.

* Personas conocidas por oponerse al matrimonio gay podrían ser despedidas o forzadas a salir, probablemente sin indicar explícitamente la razón.

* Las empresas conocidas por apoyar el matrimonio tradicional podrían sufrir piquetes, boicots, y obligadas a la quiebra.

* Los políticos ahora bajo presión deberán aceptar el matrimonio homosexual, de lo contrario, sus oponentes los retratarán como en contra de la constitución.

* Sacerdotes católicos y religiosos abandonarán la enseñanza católica, aceptando abiertamente el matrimonio entre personas del mismo sexo y la homosexualidad, con la afirmación de que la enseñanza de la Iglesia viola los derechos humanos.

* El gobierno de Estados Unidos podría ampliar decisivamente la vinculación de la ayuda a las naciones en desarrollo a sus leyes sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que actualmente hace aún de forma no orgánica y los africanos ya lo denunciaron

Si consideras que esto es futurología mira lo que sucedió ya el mismo día.

Mientras el Juez de la Corte Suprema Anthony Kennedy aseguraba en su fallo que los partidarios del matrimonio natural podrían seguir promoviendo sus puntos de vista, incluso en el primer día su sentencia ya tuvo el efecto contrario.

Uno de los mayores editores de noticias en Pennsylvania, Pennlive.com hizo un editorial sobre el fallo de la Corte Suprema señalando que como consecuencia de la decisión, PennLive / The Patriot-News ya no aceptarán, ni van a imprimir, artículos de opinión y cartas al editor que se opongan al matrimonio entre personas del mismo sexo.

orando por bendiciones

 

EL PROBLEMA DE FONDO: OCCIDENTE PERDIÓ LA FE EN LAS VERDADES ETERNAS

Nos seguimos llamando católicos y cristianos, seguimos orando, pero muy a menudo las oraciones no son lo que solían ser: oraciones a Dios y para el llegar al cielo. Más comúnmente hoy en día, cuando incluso las oraciones miran a Dios, hablan más de esta tierra y piden a Dios estar más cómodos en esta tierra. 

Muchas, si no la mayoría de las oraciones, piden a Dios arreglar algo aquí:

“Arregla mis finanzas, Señor; arreglar mi salud; arregla mi situación en el trabajo; ayuda a las personas que están sufriendo; ¡arreglarlo todo Señor!”

Es casi como si estuviéramos diciendo a Dios:

“Haz este mundo más agradable para todos y sólo dame suficiente dinero, salud, amigos y comodidades y me quedaré aquí para siempre”.  

Por supuesto no está mal orar por cualquiera de las cosas de arriba. Pero es el silencio sobre los bienes celestiales que más preocupa por su ausencia. 

¿Acaso no queremos estar con Dios por la eternidad? ¿Si anhelamos el cielo por qué no hablamos más de él hoy? ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste una referencia al cielo en una oración (excepto en un funeral el que probablemente debería estar centrado más en el purgatorio). ¿O cuando fue la última vez que el cielo fue el tema de una conversación, y mucho menos de un sermón?

Probablemente tenga que ver con el hecho de que en la era moderna que hemos tenido mucho éxito en la normalización de la comodidad. Está el aire acondicionado, el servicio estable de energía eléctrica, agua corriente, casas más grandes, una salud razonablemente buena en gran escala, caminos pavimentados, gobiernos estables, y muchos bienes de consumo relativamente baratos y diversos.

La comodidad es grande hoy, pero crea la ilusión de que este mundo puede ser realmente un hogar para nosotros. Así, el objetivo se convierte exclusivamente en mejorar las cosas de aquí. 

Pero la comodidad duradera y el reposo de aquí es una mentira. Una muy pequeña tumba, mucho más pequeña que nuestras camas King, nos espera a todos. Y probablemente  después de una larga enfermedad o después de un accidente repentino.

Hoy la la burla, el desprecio y la persecución son el escenario histórico más común para un cristiano si nos esforzamos por ser fieles. 

Jesús habla de cómo el mundo nos va a odiar y también dice, que en este mundo tendremos aflicción, pero debemos tener confianza, porque Él ha vencido al mundo (Jn 16:33).

Deberíamos recordar más habitualmente el Salve Regina en que “los desterrados hijos de Eva suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de las lágrimas”, le pedimos “después de este destierro, muéstranos a Jesús”.

¿No crees que en el fondo del problema de la descristianización está el hecho que dejamos de mirar al cielo? 

Fuentes:

Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: