Un tributo a la corrección política.

 

La deriva occidental es tal, que cada vez que se tratan cuestiones relacionadas con la homosexualidad, las instituciones occidentales parecen perder todos sus sentidos. El resultado son decisiones francamente peligrosas, que no hacen otra cosa que aumentar el poder que la comunidad LGTB tiene – por supuesto muy superior a su peso poblacional -, al agregar privilegio más privilegio sobre las demás personas.

 

gay-pride-parade

 

La semana pasada hubo dos decisiones que muestran la falta de juicio equilibrado cuando se trata de demandas de los homosexuales. Por un lado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró que ser homosexual es una condición suficiente para que a una persona se le de asilo, sin considerar la prueba de que es homosexual. Y por otro, el Departamento de Policía de Ontario lanzó un documento para mejores prácticas internas donde da a los LGTB privilegios especiales en términos de compensaciones y carrera respecto a los demás.

SER HOMOSEXUAL ES SUFICIENTE PARA GANAR ASILO EN LA COMUNIDAD EUROPEA

La más reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) afirma que “ser homosexual” es una condición para la obtención de asilo en la UE, si los actos homosexuales se castigan en el país del solicitante de asilo de origen.

La sentencia es la respuesta del TJUE a una cuestión previa planteada por el holandés Raad van State en vista de tres solicitantes de asilo procedentes de Sierra Leona, Uganda y el Senegal, quien afirmaron ser homosexuales.

Por lo tanto el último privilegio de los gays y lesbianas es obtener asilo, donde otros no lo consiguen.

La falla obvia de la sentencia es que no hace una distinción entre, por un lado, sentirse atraído por una persona del mismo sexo, y, por otra parte, la comisión de actos homosexuales. Mientras que cometer actos homosexuales está sujeto a un proceso penal como un acto de indecencia grave en muchos países, en ningún país el “ser homosexual” se considera un delito.

La sentencia no define lo que es ser homosexual. Pero, ¿cómo puede alguien realmente “ser” homosexual?

El Tribunal parece adherirse al mito completamente no-científico y no probado de que la homosexualidad es una característica innata de las personas afectadas, como si estuviera predeterminado genéticamente. Esto es, por supuesto, absolutamente falso, y esto por sí solo es suficiente para cuestionar la validez de las conclusiones de la Corte.

La sentencia se basa en una interpretación torpe y descuidada del verbo auxiliar “ser”: uno “es” no homosexual en el mismo sentido que se trata de un hombre, una mujer, un anciano o una persona con discapacidad. Y si como causa para obtener el asilo es suficiente ser parte de “un grupo social particular” ¿no podría decirse lo mismo de los pedófilos (dado que la APA considera ahora la pedofilia, como la homosexualidad, como una “orientación sexual”)?

Cometer actos homosexuales es una opción deliberada, de la que uno puede abstenerse. Por tanto, la cuestión no es si los homosexuales constituyen “un grupo social particular”, sino si es razonable para los legisladores en terceros países tipificar como delito los actos homosexuales, y si el deseo de cometer actos homosexuales sin riesgo de castigo debe considerarse suficiente como motivo de asilo.

Esto plantea también algunas cuestiones prácticas importantes que el TJUE no parece haber considerado. En particular, cabe señalar que la Agencia Europea de Derechos Fundamentales (FRA), en un informe emitido hace algunos años, ha sentenciado que someter a los solicitantes de asilo que decían ser homosexuales a pruebas que tenían el propósito de verificar si esa afirmación era cierta, equivalía a “un trato inhumano y degradante”, y por lo tanto no era admisible. 

Por lo tanto el juicio de el TJUE no da ninguna pista en absoluto como se puede verificar en la reclamación de un solicitante de asilo la manera de “ser homosexual”. Al parecer, es suficiente simplemente hacer el reclamo, y cualquier intento de las autoridades de los Estados miembros para comprobarlo se denominan como “inhumanas”.

Con este juicio, por lo tanto, el TJUE parece haber creado una manera 100% segura de obtener asilo en la UE.

¿Qué pasará cuando la noticia de esta aberración jurídica más reciente se extienda más allá de la zona del Sahel. ¿Será Europa prontamente inundada por los aspirantes homosexuales?

PRIVILEGIOS ESPECIALES PARA LOS HOMOSEXUALES DE LA POLICÍA EN ONTARIO

Los líderes de la policía de Ontario han lanzado un “documento de mejores prácticas”, escrito por un abogado activista gay que dicen que ayudará a “fortalecer las relaciones” entre los grupos LGBT y la policía. Pero los críticos dicen que será utilizado para silenciar a aquellos que creen en los valores tradicionales.

“En este documento se envía una fuerte señal a las comunidades LGBT y para todos los miembros de nuestras organizaciones policiales, que la policía está decidida a abordar de manera proactiva los problemas que son de importancia para los ciudadanos LGBT, sus familias y sus amigos”, dijo Paul Cook, presidente de la Asociación de Ontario de Jefes de Policía (OACP), en un comunicado de prensa .

Sin embargo, Jack Fonseca de Campaign Life Coalition llama a las directrices

propaganda pura diseñada para dar instrumentos de poder a los activistas homosexuales radicales, que se pueden utilizar posteriormente para castigar a los que no están de acuerdo con su estilo de vida.” 

Gwen Landolt, abogada y vicepresidente nacional de REAL Women Canada, dijo que las fuerzas de policía de Ontario implementando estas directrices

dará lugar a la discriminación contra todos los que no están en la comunidad LGBTQ.”

El documento de 82 páginas dado a conocer, titulado “Mejores prácticas en el ámbito policial y las comunidades LGBTQ de Ontario“, fue supervisado por el Comité de Diversidad de OACP durante un período de dos años. El investigador líder del proyecto Kyle Kirkup, activista “gay “, abogado y especialista en derecho penal, analizando los temas LGBT, llamó a las directrices

“el primer documento de su tipo publicado en Canadá, y esperamos que sirva como un modelo para otras organizaciones policiales en Canadá y a nivel internacional”.

El documento insta a la policía a que, como líderes de la comunidad , tienen

una “responsabilidad de apoyar a las comunidades LGBT”, y pide a la fuerza “desarrollar y mantener relaciones con los miembros de las comunidades LGBT.”

El documento de directrices busca ayudar a

“erradicar la homofobia y la transfobia en la cultura de la policía”. 

A pesar de que requiere el uso de “lenguaje justo y equitativo” en los asuntos LGBTQ, el propio documento define un lenguaje homosexual con palabras tales como “homofobia”, “transfobia”, “heterosexismo”, y ofrece una lista de palabras y definiciones LGBTQ que deben ser utilizadas por los servicios de policía cuando se hace referencia a los grupos LGBTQ.

El documento explica en detalle que

“la terminología utilizada para describir a los miembros de las comunidades LGBT es fluida” y por lo tanto la terminología policial debe evolucionar con los nuevos tiempos para evitar “discriminación”.

Al interactuar con las personas transgénero o transexuales, a la policía se les pide ser “mansos y no confrontacionales” con el fin de no molestar a nadie.

El documento llama a la policía a

“reclutar miembros de las comunidades LGBT a la labor policial” y desarrollar “una estrategia para retener personal policial LGBTQ” a fin de “responder a las realidades vividas por las comunidades locales LGBT”.

Las fuerzas policiales deben proporcionar

“compensación especial, formación y educación avanzada”, “incentivos” y “ascensos en la carrera” para el personal de LGBT en el servicio de policía.

Las fuerzas policiales deben

“proactivas en los casos en que policías trans comienzan su transición en el lugar de trabajo”.

El documento “destaca la importancia” de que la policía “no haga cumplir” el código criminal de leyes sobre la edad de consentimiento para implicarse en el “sexo anal” que ha sido quitado por cinco provincias, como Ontario, pero se mantiene sin modificaciones por el Gobierno Federal.

Un recién graduado de un programa de aplicación de la ley de dos años de Ontario, dijo que estaba “preocupado” por las nuevas pautas de comportamiento.

“Mientras que todo el mundo merece un trato justo y equitativo bajo la ley, estas directrices parecen más acerca de dar un trato preferente a los miembros de la comunidad LGTBQ”, dijo en condiciones de anonimato.

Estas medidas dan un tratamiento tan especial a un grupo selecto de personas que es una “forma de la desigualdad” para todos los demás.

El documento define a un “aliado” LGBTQ a las

“personas que están comprometidas activamente con la diversidad e inclusión para las personas de todas las orientaciones sexuales, identidades de género y expresiones de género.”

“¿Significa esta definición que me convierto en un enemigo si no estoy promoviendo activamente la causa LGTBQ? Ciertamente parece ser el caso”, dijo.

Fonseca por su parte dijo que las directrices

“otorgan derechos especiales a los activistas gay en la contratación, retención y promoción.”

“No se trata de la protección de un grupo en desventaja”. “El hecho es que los activistas gay ejercen todo el poder institucional en estos días. Desde el periodismo, la televisión, a la academia, a la justicia, la política, lo que sea, ellos lo tienen. Y ahora quieren el servicio de policía de la nación”. 

Fonseca dijo que la posición de poder actualmente pertenece a los activistas homosexuales y sus aliados y que han utilizado sistemáticamente su poder para silenciar a los disidentes.

“Ellos rutinariamente lo utilizan para perseguir a los cristianos, por ejemplo, en la radiodifusión, en la hotelería, enseñanza, y otras ocupaciones en las que los canadienses tradicionalmente de principios están perdiendo sus medios de vida en las manos de los activistas gay”.

“¿Dónde aparece en el documento de 82 páginas proteger a los cristianos”, preguntó Fonseca.

Gwen está de acuerdo con Fonseca, quien agregó que el documento

“incluye muchas referencias al hecho de que la Comunidad LGBTQ tienen derecho a ser parte activa de los servicios de policía y ser consultada en cualquier asunto relacionado con ellos.”

“Es decir, una vez más, una demanda de derechos y privilegios especiales que no están disponibles a los demás”.

“Si la policía obliga a poner en práctica estas recomendaciones, sitúa a la Comunidad LGBTQ en una posición de privilegio especial en lo que respecta a la aplicación de la ley.”

Fuentes: Turtle Bay and Beyond, Life Site News, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: