Las complicadas y cambiantes alianzas entre los musulmanes.

 

El mundo musulmán siempre ha estado en conflicto entre distintos grupos y las alianza entre ellos cambia muy rápidamente. Quizás sea una ventaja para occidente porque no habría un poder unido y fuerte que unificadamente tratara de introducir el Islam en todo el mundo. O quizás pacificaría la región.

 

siria. islamistas

 

Pero ahora la guerra de Siria parece ser un aglutinador, porque nadie gana con ella. Un cambio estratégico monumental está teniendo lugar en el Oriente Medio con un super-bloque islamista que se está formando. Turquía y los Hermanos Musulmanes lo están haciendo con Irán y Hezbollah. Egipto y los Estados del Golfo están formando su propia alianza. Y hay contactos para unir ambos bloques.

La guerra civil en Siria ha enfrentado a la sunnita Hermandad Musulmana y Turquía contra Irán, Hezbollah, Irak y el régimen sirio desde 2011. Ahora, en un sangriento estancamiento. 

ACERCAMIENTO DE LOS BLOQUES TURCO E IRANÍ

Turquía ha estado tratando de mover su relación con Irán más allá de la antigua rivalidad Otomano-Persa durante años.

Uno de los arquitectos de la relación turco-iraní, es el jefe de inteligencia turco Hakan Fidan, que el ministro de Defensa israelí describió como un “amigo de Irán”. Algunos funcionarios israelíes se refieren en privado a él como el “jefe de la estación de Ankara” para la inteligencia iraní.

Estas declaraciones sobre el papel de Fidan no es exageración. El último embajador de EE.UU. en Turquía e Irak, James Jeffrey, lo puso de esta manera: “Hakan Fidan es la cara del nuevo de Oriente Medio.”

Hasta hace poco, la cruenta guerra civil en Siria había mitigado las aspiraciones de Fidan. Aliado ideológico de Turquía, la Hermandad Musulmana, está tratando de derrocar al dictador sirio Bashar Assad, el más valioso aliado de Irán. Pero ahora ambas partes están agotadas. La guerra es costosa, sangrienta y nadie está ganando nada con su continuidad.

Turquía ve que los afiliados de Al Qaeda toman el control de la causa rebelde siria y las milicias kurdas se hacen con el control en la frontera. El costo de derrocar a Assad sería exorbitante. Al-Qaeda y los kurdos serían aún más fuertes y la guerra sectaria exasperaría la crisis de refugiados.

Los partidarios iraníes y rusos de Assad quieren (o al menos a su régimen) que permanezca en el poder por razones estratégicas, pero ambos tienen que darse cuenta de que sus fuerzas están sobrecargadas y no pueden esperar recuperar la totalidad del país.

Funcionarios turcos e iraníes de alto nivel se están reuniendo con el propósito expreso de poner fin al conflicto sectario. Un funcionario de alto nivel de Turquía, no identificado, dijo a Reuters: “Tanto Irán como Turquía se encuentran en un punto en el que creen que pueden trabajar juntos en Siria.”

Turquía se ha convertido en el “centro regional de la organización internacional de los Hermanos Musulmanes.” También es sede de un puesto de mando de Hamas. Si Turquía está tratando de llegar a Irán, se debe suponer que la Hermandad está haciendo lo mismo.

A finales de septiembre, se reveló que la Hermandad Musulmana está tratando de unir a los islamistas en un “Consejo Islámico” internacional. Al mismo tiempo, los representantes de Irán, Hamas y Hezbollah en reunión acordaron formar un “eje de resistencia.”

Hamas ha estado en una crisis financiera grave desde que perdió el apoyo de Irán y su estrés sólo va a aumentar a medida que el gobierno egipcio sigue cerrando túneles de contrabando de Hamas en la frontera del Sinaí y Gaza. Los iraníes y Hezbollah están gastando un montón de recursos para salvar a Assad de los rebeldes apoyados por la Hermandad. Ambas partes tienen importantes incentivos para llegar a un acuerdo.

La economía y los recursos también juegan un papel en las relaciones turco-iraní. Su comercio debe llegar a U$S 30 mil millones en 2015. Irán quiere que Turquía reemplace al pro occidental Emiratos Árabes Unidos como un centro de re-exportación, y Turquía quiere ser el cliente más grande de gas natural iraní.

Otro actor importante es el “aliado” de los EE.UU. Qatar. Está firmemente en el campo de Turquía y la Hermandad Musulmana. El Emir de Qatar está haciendo propuestas al nuevo presidente de Irán.

EL BLOQUE SAUDITA

Arabia Saudita está liderando un tercer bloque que se opone a Irán y la Hermandad Musulmana. Los Emiratos Árabes Unidos han presionado fuertemente para dicha coalición. Otros miembros incluyen a Egipto, Jordania, Bahrein, Kuwait, Yemen y Omán. Los países de África del Norte Libia, Marruecos y Argelia son también probables participantes, al igual que Túnez, una vez que derrocamiento de la Hermandad se haya completado.

Este es el bloque menos hostil a los intereses de Estados Unidos e Israel. Estos países dan la bienvenida en privado a un ataque israelí sobre el programa nuclear de Irán. Sus funcionarios están celebrando reuniones secretas en Israel.

Desafortunadamente, Arabia Saudita es un Estado salafista basado en la Sharia por lo que no se espera que apoye a los musulmanes moderados, con una visión diametralmente opuesta. Los saudíes están apoyando a los auto llamados salafistas “moderados” en Siria para competir con Al-Qaeda.

Un comandante rebelde dijo que “figuras tribales saudíes han estado haciendo llamadas en nombre de la inteligencia saudí” y repartiendo dinero para comprar lealtad.

Aproximadamente 50 grupos rebeldes cerca de Damasco, anunciaron que se unen en el “Ejército del Islam” y que luchan por un país basado exclusivamente en la Sharia. Se sospecha que los saudíes diseñaron esto con el fin de dirigir la causa rebelde.

Puede haber una diferencia de opinión dentro de este bloque con respecto a Siria. Egipto no ha tomado una postura clara. No está sumando su voz a las fuertes demandas de los saudíes que Assad renuncie, pero no disienten tampoco.

LAS POTENCIAS EXTRA REGIONALES 

El apoyo de EE.UU. a la Hermandad Musulmana en Egipto ha alienado a la mayoría de los egipcios. Después que la administración de Obama suspendió una cantidad significativa de la ayuda militar, el gobierno egipcio abrazó a Rusia como una alternativa.

El acercamiento de EE.UU. a Irán y un mínimo soporte para los rebeldes sirios ha causado que funcionarios saudíes hablen de un “gran cambio” fuera de los Estados Unidos. El Secretario de Estado John Kerry trató de calmar a los saudíes con una visita y una declaración conjunta reiterando que Assad debe ser removido del poder.

Los saudíes están dispuestos a convencer a Rusia para poner fin a su apoyo a Assad a cambio de un acuerdo petrolero secreto y una alianza estratégica. Los saudíes también pueden moverse agresivamente hacia China, un país que ha sido un cliente más grande para las exportaciones sauditas que los EE.UU. desde 2009. Es evidente que Asia va a ser el cliente más importante de petróleo saudita.

Fuentes: Prophecy Watch, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: