Su excentricidades desafían nuestra cordura moderna.

Los profetas son algunos de los personajes más extraños y más excéntricos de la Biblia. 

Eso podría ser en realidad un eufemismo. 

Dicho sin rodeos, el comportamiento de los profetas, especialmente del Antiguo Testamento, es tan extraño para los estándares seculares de la cordura de hoy, que serían catalogados casi como dementes.

O por lo menos, pasibles de alguna forma de terapia psicológica.

estatua de profeta

Considera a Isaías, que se quitó toda la ropa y paseaba desnudo (Isaías 20).
.
O Jeremías, que no sólo ocultó su ropa interior en una roca, sino que luego volvió a recuperarla después de un “largo tiempo” (Jeremías 13).

A Jeremías al parecer no le importaba separarse de la ropa interior.

Pero él no podía separarse del yugo de ganado que había fijado a sus hombros hasta que otro profeta lo rompió (Jeremías 27 y 28). 

Otro, Oseas, que se casó con una prostituta y nombró a su hija Lo-Ruhama, que significa “no amada” (Oseas 1).

Sería bueno que leyera este artículo consultando los capítulos de la Biblia que se mencionan.

  

ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN

Los Profetas del Antiguo Testamento hacían cosas extrañas a nuestra lógica.

Por ejemplo podemos encontrar a Ezequiel horneando pan sobre heces humanas o a Isaías caminando desnudo durante 3 años.

¿Estaban locos?

Para evaluar su cordura hay que considerar que la función de los profetas era ser comunicadores.

Y los comunicadores todos sabemos utilizan una amplia gama de recursos verbales y no verbales para llamar la atención.

A veces las comunicaciones no verbales son más importantes que las verbales.

Aunque un texto escrito difícilmente las pueda comunicar en toda su dimensión.

En el caso de Ezequiel, la Biblia registra una serie de comunicaciones no verbales que ayudaban hacer comprender el mensaje.

Por ejemplo lo podemos ver atándose con cuerdas, o afeitándose la cabeza, o golpeándose el cuero cabelludo con una espada, cubriéndose la cara y cavando una pared.

Esas extrañas conductas hacían dirigir la atención hacia él y entonces él podría verbalizar un mensaje a la gente que ya le había prestado atención.

Podrían ignorar sus palabras, pero seguramente las recordarían unidas al hecho exótico de su conducta.

Por ejemplo tenemos un caso de Jeremías compra, usa y entierra un cinturón y luego lo desentierra descubriendo que ya no le sirve para nada (Jeremías 13: 1).

Pero junto con eso aparece el mensaje verbal que Jeremías proclama en el capítulo 13 versículo 8 a 10,

“Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos:

‘Así dice Yahveh: Del mismo modo echaré a perder la mucha soberbia de Judá y de Jerusalén.

Ese pueblo malo que rehúsa oír mis palabras, que caminan según la terquedad de sus corazones y han ido en pos de otros dioses a servirles y adorarles, serán como esta faja que no vale para nada’”

Pongamos otro caso el de Isaías caminando desnudo descalzo por 3 años (Isaías 20).

La interpretación está en el mismo capítulo con un mensaje profético transmitido por el Señor,

“Dijo Yahveh: ‘Así como ha andado mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años como señal y presagio respecto a Egipto y Kus, así conducirá el rey de Asur a los cautivos de Egipto y a los deportados de Kus, mozos y viejos, desnudos, descalzos y nalgas al aire – desnudez de Egipto’” ( Isaías 20: 3-4)

De modo que debemos entender esas excentricidades de los profetas como la forma que tenían para posibilitar que el mensaje profético pasara.

Además le agregaba dramaticidad al mensaje, porque no es solamente verbal.

Jonás predicando en Nínive

  

JONÁS

Estaba Jonás, el profeta fugitivo que pasó tres días en el vientre de una ballena antes de responder a la llamada de Dios. 

Cuando finalmente se decidió a predicar en Nínive, la ciudad entera se arrepintió.

Para cualquier otro predicador esto habría sido un resultado feliz.

Pero a Jonás le fue tan molesto que su profecía del día del juicio no se hubiera cumplido que le rogó a Dios que lo matara, petición que quedó sin respuesta.

Jonás estaba en la negativa.

Convencido de que el apocalipsis local estaba todavía en obra, salió de la ciudad y se ubicó en un lugar donde podía ver de forma segura todo el espectáculo de fuego y azufre.

Jonás no tenía compasión por los habitantes de Nínive.

Pero cuando un pequeño arbusto que le había sido refugio del sol abrasador murió, se volvió loco, pidiéndole a Dios una vez más que acabara de terminar con su miseria.

Profeta Ezequiel

  

EZEQUIEL

Pero el más raro puede haber sido Ezequiel.

Tras ser testigo de una visión de Dios flanqueado por cuatro criaturas quiméricas, el profeta se comió un rollo que se le había sido dado (Ezequiel 1 y 3). 

Ezequiel fue llamado a ser un profeta, pero su ministerio inicialmente no incluyó ninguna palabra profética, porque Dios se había vuelto mudo para él (Ezequiel 3).

En su lugar, Ezequiel hizo una imagen que representaba la Jerusalén sitiada en una tablilla de arcilla.

Luego se acostó a su lado, con una plancha de hierro que lo separaba de su arte arcilla.

Pasados 190 días, Ezequiel se dio la vuelta al otro lado y lo repitió. (Ezequiel 4).

Después que su escena de la tableta de arcilla hubo terminado, Ezequiel tomó una nueva dieta de pan de cebada cocida sobre estiércol de vaca (Ezequiel 4).

Lo siguiente fue que Ezequiel usó una espada, sí, has leído bien, una verdadera espada para afeitarse la barba, dividiendo sus cabellos en tres partes.

Puso un tercio en el fuego. Dispersó otro tercio por la ciudad golpeándolo con la espada. Y arrojó el tercio restante al viento.

Pero la escena del pelo estaba lejos de terminar.

Ezequiel había guardado unos cuantos pelos de su barba, que conservaba en su manto, y luego los quemó (Ezequiel 5).

Los hechos extraños no se detuvieron cuando Ezequiel finalmente comenzó a hablar.

En Ezequiel 6, profetiza contra las montañas. 

Seis capítulos después, entra en espeluznantes detalles, al menos por los estándares bíblicos, acerca de la depravación sexual de dos hermanas prostitutas. 

Más tarde, profetiza sobre los huesos secos en un valle. 

Cuando Ezequiel está hablando a su audiencia, él tuvo una visión de los huesos viniendo a la vida (Ezequiel 37).

Profeta Isaías

  

¿COMPORTAMIENTOS PEDIDOS POR DIOS?

Un detalle importante se ha omitido en estos relatos: las acciones de Ezequiel, Oseas, Jeremías e Isaías fueron ordenadas por Dios, lo que significa que no podemos desestimar su comportamiento.

En efecto, estos hombres eran profetas, no obstante sus excentricidades.

Más bien, sus acciones estaban en el centro de su ministerio.

En las Escrituras, se explican como actos simbólicos que transmiten mensajes divinos junto con sus palabras.

Por ejemplo, el despojo de Isaías simboliza la futura humillación de Egipto y Etiopía a manos de los conquistadores asirios.

El yugo de Jeremías significaba la servidumbre de los Judíos de Babilonia, mientras que las comidas calentadas por el estiércol de Ezequiel presagiaron su exilio, donde se verían obligados a comer alimentos impuros.

Jonás podría parecer una excepción a todo esto, pero Dios terminó con su caprichoso viaje para simbolizar el sacrificio de Cristo y el descenso de tres días al infierno.

Mirando hacia atrás a Jonás y los otros desde la perspectiva del Nuevo Testamento empezamos a ver una especie de armonía entre su extraño comportamiento y sus profecías de pesimismo y liberación.

Hay una lógica en la encarnación de sus ministerios.

Los profetas no eran sólo hablantes de la palabra.

La vivían en sus vidas, a través de sus acciones, su elección de la ropa, e incluso sus propios cuerpos.

Por tanto, son testigos de cómo la Palabra de Dios puede transformarnos totalmente y perturbadoramente cuando dejamos que consuma toda nuestra vida.

Ahora, este mensaje puede no haber sido tan claro para los Judíos de su tiempo y los que vivieron en los siglos inmediatamente después.

Y el misterio de los profetas se habría profundizado cuando toda la profecía cesó repentinamente con Malaquías, marcando el comienzo de 400 años de silencio.

  

LAS COSAS ‘RARAS’ DE JESÚS

Pero, con la venida de Cristo, podemos mirar hacia atrás en estos profetas y verlo a Él.

No sólo a través de prefiguración de las profecías que hablaban de su venida, sino a través de sus acciones proféticas.

Cristo era, después de todo, la Palabra hecha carne en la forma más completa y más rica posible.

Y, como con los profetas, el comportamiento de Cristo era completamente extraño, perturbador y confuso de acuerdo a las normas sociales convencionales de la época.

Por ejemplo alguien que prometió reconstruir el templo en tres días, cenaba con prostitutas y recaudadores de impuestos, puso demonios en una piara de cerdos, sanó a un hombre ciego frotando barro con saliva en sus ojos, y una vez caminó sobre el agua.

Nada puede ser más raro que esto.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply