Primeros apuntes.

 

Con la festividad de Cristo Rey terminó oficialmente el Año de la Fe, lo que nos impulsa a hacer un balance, o por lo menos reunir algunas ideas. Tenemos que recordar que la razón de esta iniciativa del Año de la Fe, proclamado por el Papa Benedicto XVI, fue que las Iglesias particulares sentaran las bases y el criterio de su compromiso pastoral en la centralidad del misterio de Cristo, único Mediador y Redentor de la humanidad y de todo hombre.

 

año de la fe

 

En una sociedad occidental, dominada por el relativismo y lo efímero, fue una llamada providencial para releer la fe para el cristiano. El Año de la Fe era la oportunidad de investigar la verdad del símbolo y examinar la experiencia del cristiano y de la Comunidad acerca de los parámetros de la fe.

REPASO DEL CATECISMO

Ciertamente muchas Iglesias particulares y los movimientos eclesiales se han interrogado sobre el grado de conocimiento de los postulados de la fe, de la que el Catecismo de la Iglesia Católica, publicado en octubre de 1992, es un precioso tesoro que tienen los católicos, después de las desviaciones teológicas y morales en todos los continentes en los últimos treinta años.

Se lo divulgó, se lo citó, se lo re imprimió y distribuyó por internet, tratando de que sea un material de consulta básica como la Biblia.

RENUNCIA Y NUEVO PAPA

La renuncia al ministerio petrino de Benedicto XVI fue un “rayo caído del cielo”, así como una sorpresa el nombre y el estilo del nuevo obispo de Roma, el Papa Francisco.

Ciertamente, que la renuncia y la elección del nuevo Papa no fue un aspecto organizativo ni un evento planificado de antemano, pero el Año de la Fe ha ganado importancia y atención ecuménica e interreligiosa, gracias también a la humanidad del Papa Bergoglio.

Después de todo hay que recordar que el Espíritu Santo sopla sobre la Iglesia y la elección del nuevo Papa, y la renuncia de Benedicto XVI probablemente sean su obra, justo para afianzar el Año de la Fe.

LA SALVACIÓN LLEVADA A LAS PERIFERIAS

Esto ha sido posible gracias a la preciosa enseñanza de Benedicto XVI y el Papa Francisco, que tomaron la enseñanza profética de la Iglesia con respecto a la verdad revelada sobre Dios y sobre el hombre y que trabajaron, en el método de la atención misericordiosa, para hacer ver el “gran corazón de Dios Padre”, que en Cristo quiere ofrecer la salvación a los que están perdidos o arrepentidos, para que vuelvan a la casa del Padre.

Uno de los frutos del Año de la Fe es, sin duda el estilo que ofrece a toda la Iglesia el Papa Francisco, que atrajo al mundo a la atención sobre las periferias, tanto geográficos como existenciales, y ese mensaje de sobriedad y esperanza que asombra a creyentes y no creyentes.

SÍNODO SOBRE LA FAMILIA

También importante fue la proclamación del nuevo Sínodo de los Obispos sobre la familia y el matrimonio, y sobre todo el método que el Papa Francis ha querido dar: escuchar al pueblo de Dios a través de los creyentes individuales y las instituciones particulares, todo mediante el envío de un cuestionario a todos los obispos del mundo.

LUMEN FIDEI

Un paso importante en este año fue la publicación de la encíclica Lumen Fidei, que recoge las reflexiones del “Papa saliente” y “del Papa entrante” como un tributo de lealtad al “depósito de la fe” y a la misión de la Iglesia en la historia, para ayudar al hombre en busca de Dios (n 35), reconociendo la experiencia del antiguo Israel (n 8-14) centrado en Cristo y la nueva lógica de la fe (n 20).

La encíclica presenta entonces el valor del diálogo entre la fe y la razón (n 35) e indica a la iglesia como madre de nuestra fe (n 37-39).

A pesar de que hizo un poco de ruido en los medios, la Lumen Fidei fue tomada en cuenta en las distintas diócesis como base para las sesiones de encuentros formativos, tanto para laicos como sacerdotes. Algunas de las revistas de teología trabajaron el mensaje y señalaron los aspectos de mayor interés para los destinatarios.

¿QUÉ QUEDARÁ DEL AÑO DE LA FE? 

No se detecta rápidamente y quizás sea demasiado pronto para evaluar lo que queda del impulso. Seguiremos profundizándolo a través del tiempo.

El hecho es, sin embargo, que toda la Iglesia Católica reflexionó sobre la fe como luz y en las políticas alternativas de ministros ordenados y consagrados, así como de laicos y familias cristianas, que sugieren que el llamado cristiano debe apreciar los hechos, las circunstancias y las perspectivas sociales y culturales en las que se encuentra.

En muchas comunidades eclesiales, como fruto del Año de la Fe, se divulgaron los veinte años la edición del Catecismo de la Iglesia Católica, se espera que esté presente en todas las familias, además de la Biblia y un signo religioso (crucifijo o icono) para colocar en un lugar significativo. 

También se pidió a las familias volver a introducir o continuar con la oración de una manera sistemática en el hogar.

Y también se habló bastante de la confesión y la necesidad de hacerla.

Estas iniciativas son simples, pero quizás de ahí venga su eficacia.

La fe, que es un don gratuito de Dios, debe ser como una lámpara, alimentada por el aceite de la oración y los sacramentos.

Por lo que cada cristiano no puede hacer nada a menos que sea una “lámpara viva” en una realidad socio-cultural, y que de la fe puede recibir la serenidad que ofrece dignidad en la vida compleja de la post-modernidad.

 Fuentes: La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: