Un momento para ser prudentes con la hipótesis del cambio climático.

 

Mientras las evidencias muestran que en los últimos 15 años el planeta no se calentó y en el último año se han dado fuertes fríos, el poder político occidental y la ONU siguen hablando del calentamiento global y el cambio climático producido por el hombre y diseñando políticas para combatirlo.

 

calentamiento global

 

Considere que este año El Cairo vio su primera nevada en 100 años, el estado de Oregon, al igual que varios otros estados, alcanzó su temperatura más fría en 40 años, Chicago vio sus días más fríos registrados, y – como si quisiera añadir firmeza a la tendencia – la Antártida alcanzó la temperatura más fría jamás registrada en cualquier lugar en la tierra.

“Las nevadas son ahora sólo una cosa del pasado”, había anunciado el titular del periódico británico The Independent en el cambio de milenio. El informe cita a David Viner, científico de investigación senior de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia, considerado durante mucho tiempo una voz autorizada para la investigación del calentamiento global, diciendo que

la nieve pronto sería “un evento muy raro y emocionante” en Gran Bretaña. “Los niños no van a saber lo que es la nieve”, dijo.

Hoy, las voces que se alzaban denunciando que la hipótesis del calentamiento global se estaba usando para una operación de reingeniería del poder y de la economía suenan más fuerte.

Esto es para su discernimiento.

¿ESTÁ RETROCEDIENDO EL CALENTAMIENTO GLOBAL?

Desde hace un tiempo, y especialmente en la década de 1990 y en la década de 2000, la tierra se ha encontrado casi exactamente con el tipo de fluctuación climática – una tendencia al calentamiento – de la que fue testigo durante la Edad Media. 

En aquel entonces, también, los glaciares se derritieron. Desapareció el hielo del Ártico. Por el año 1300 dC hubo agricultura en algunas partes de Inglaterra y hasta Groenlandia, que nunca se habían tenido cultivos antes. El maíz fue cosechado hasta el norte de Noruega.

 

 

El calentamiento global, en la época medieval, fue seguido, después de varios siglos, por un repentino cambio a un clima más frío, con efectos graves, como sequías, inundaciones, tormentas, escasez de alimentos, y, finalmente, la peste.

Algunos creen que tal enfriamiento se produjo debido a lo que hoy llamamos el Mínimo de Maunder: una caída en picado del número de manchas solares (“tormentas solares”) en torno a 1645 y en la década de 1700. 

Después gradualmente, hace unos 150 años, empezamos a entrar en otra tendencia al calentamiento, que entró en plena aceleración durante las últimas décadas, pero que algún día será seguido por un largo período de enfriamiento global (probablemente a pesar de los impactos de la industria y otros componentes humanos).

Estos no son temas de debate de radio. Son hechos simples – presentados por el National Climactic Data Center tanto bajo presidentes conservadores y liberales. El calentamiento ha llegado en lo que llaman el Máximo Solar Moderno, que puede haber empezado a decaer alrededor del 2000.

Hasta el momento, hay poca evidencia sostenida de un nuevo período de frío, pero sí hay algunos indicios.

Este mes, la capa de nieve acumulada en América del Norte es la mayor en una década. Mientras tanto, el hielo del Ártico – que había disminuido considerablemente durante los últimos años, hasta el punto que los barcos podían navegar a través en lo que una vez fueron los canales bloqueados por el hielo. Hubo nieve la semana pasada en El Cairo y Jerusalén.

Y es por lo menos digno de tomar nota que vemos informes de que de repente desaparecen las manchas solares, como durante el Mínimo de Maunder.

Actualmente el ciclo de espacio-clima es el más débil en cien años (más débil que el que cualquier investigador que viva haya visto nunca, según un experto de la Universidad de Stanford). Puede ser simplemente una breve inversión, como ocurrió en lo que se conoce como el Ciclo Solar 14 en los 1900. Ni siquiera está claro si el frío inusual continuará durante el invierno boreal (que está por empezar). En este momento hay un frío grande, pero tenga en cuenta que noviembre fue uno de los primeros cinco más caluroso registros de la historia.

LA VARIABLE POLÍTICA

Pero no importa el frío que haga, los partidarios del calentamiento global insisten en que todo es parte de lo que ellos creen que es anormal y el calentamiento global de la superficie del planeta pronto va a ser catastrófico, debido a la introducción imprudente del hombre de los “gases de invernadero” en el ambiente.

El hecho es que la Tierra no se ha calentado durante los últimos 15 años. Esta verdad, ahora ampliamente conocida fue confirmada en septiembre en un informe filtrado, resultado de seis años de trabajo por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o IPCC, promocionado como la autoridad mundial sobre el cambio climático y sus supuestas causas.

De hecho, los investigadores estaban tan desconcertados en la absoluta falta de evidencia que apoya el calentamiento global antropogénico que, como informó el Mail Online, a los mejores científicos del clima “del mundo se les dijo de ‘encubrir’ el hecho de que la temperatura del planeta no ha aumentado en los últimos 15 años”.

A la luz de todo esto, ¿por qué hay tantos todavía tan alarmados por el calentamiento global? Y más en consecuencia, ¿por qué el gobierno de Obama sigue promoviendo frenéticamente la idea de que el calentamiento global es una amenaza inminente?

La respuesta no es complicada: “El poder y el dinero”.

El poder obtenido a través de leyes y reglas creadas en respuesta al calentamiento global supone medidas que limitan lo que las personas pueden hacer con sus propias vidas y propiedades.

El dinero, porque cuando los créditos de carbono se compran y venden, enormes cantidades de dinero cambian de manos. Y alguien tiene que pagar los costos enormes de ejecutar todas las ambiciosas ideas “verdes”.

Que enormes cantidades de dinero están involucradas no es objeto de controversia. Hace sólo unas semanas, las Naciones Unidas y el Banco Mundial presionaron para gastar U$S 600 mil millones a U$S 800 mil millones al año en “energía sostenible” para reemplazar al petróleo y el gas.

Christopher Monckton, que asesoró a la ex Primer Ministro británica Margaret Thatcher en temas como el calentamiento global, hace un año estaba en Qatar en una conferencia sobre el cambio climático y afirmó que

las estrategias propuestas para resolver “el calentamiento global constituyen una amenaza real a la democracia”.

“Es claro que el único objetivo de la estafa del clima, como la ONU lo ve, era servir como un caballo de Troya que le permita alcanzar su largamente sostenida ambición de destruir la soberanía nacional y la transferencia de todo el poder político real para sí misma, dijo.

“Si Estados Unidos se mantiene firme por unos pocos años más, hasta que se vuelva obvio para todos que los científicos locos estaban más preocupados por las subvenciones que con la verdad, podemos sin embargo evitar que el gobierno mundial que el Sr. Ban [Ki-moon] anhela”, dijo.

En otras palabras, el calentamiento global – “el cambio climático” – es realmente acerca de la redistribución de la riqueza y el poder, según los críticos como Lord Monckton, y otros.

Fuentes: Spirit Daily, WND, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: