El mundo se pregunta: “¿Cómo puede ser esto?”. 

Corazones que empiezan a funcionar de nuevo por sí mismos. Tumores que desaparecen sin dejar rastro.

¿Diagnósticos defectuosos?  ¿Las víctimas tuvieron “suerte”? ¿Dios actuó?

El mundo pide respuestas.
.
El carpintero de la llanura de Galilea dio, y sigue dando, la mejor respuesta de todas:
.
“En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a esta montaña: Quítate de ahí y ponte más allá, y la montaña obedecería.
.
Nada sería imposible para ustedes”

Comencemos por un milagro eucarístico producido en Navidad hace poco.

 

MILAGRO EUCARÍSTICO EN LA NAVIDAD DE 2013 EN POLONIA

Este milagro fue aprobado por la Iglesia en el 2016.

comunicado-del-obispo-de-legnica

Este es el comunicado del obispo Zbigniew Kiernikowski, de la diócesis de Legnica:

El 25 de diciembre de 2013, durante la distribución de la Sagrada Comunión, una hostia consagrada cayó al suelo y luego fue recogida y depositada en un recipiente lleno de agua (vasculum).

Poco después, aparecieron manchas de color rojo.

El ex obispo de Legnica, Stefan Cichy, estableció una comisión para observar el fenómeno.

En febrero de 2014, se separó un pequeño fragmento rojo de la hostia y fue depositado en un corporal.

La Comisión ordenó la extracción de muestras para conducir análisis rigurosos por institutos de investigación relevantes.

En el anuncio final del Departamento de Medicina Forense, se lee lo siguiente:

En la imagen histopatológica, se ha descubierto que los fragmentos de tejido contienen partes fragmentadas de músculo estriado transversal. (…)

El conjunto (…) se asemeja en gran medida al músculo cardiaco con las alteraciones que aparecen frecuentemente durante la agonía.

Los estudios genéticos indican el origen humano del tejido.”

La investigación sobre este fenómeno duró dos años. Se tomaron 15 muestras del fluido con varios hisopos, así como del agua del grifo, en que sumergió la hostia.

Las imágenes de las secciones histológicas, que se hicieron, describen estructuras fibrosas, la mayoría de las fibras se asemejan a fibras musculares del corazón.

Se trata del segundo milagro en Polonia en 10 años. El último caso de milagro Eucarístico tuvo lugar en Podlasie Sokolka.

En octubre de 2008, la hostia, que cayó al suelo, fue transferida a un recipiente de agua para disolverse.

En cambio, después de una semana la hostia y el agua tomaron un color rojo.

Los sacerdotes pusieron las piezas restantes sobre el corporal y se trasladó a una capilla privada.

El material rojo fue estudiado por especialistas, quienes han declarado que la hostia inexplicablemente se fusionó con una parte del músculo cardíaco.

hostia-del-milagro-eucaristico-de-legnica-fondo

En varios milagros eucarísticos los científicos se encontraron con fragmentos de “corazón en agonía”, que pertenecía a una persona del tipo de sangre AB que es el mismo grupo sanguíneo que se ha encontrado en la Sábana Santa de Turín

Un grupo raro que se produce en aproximadamente en 7 a 8 por ciento de los seres humanos, mayoritariamente en los habitantes de Oriente Medio e Israel.

Recomendamos especialmente leer este artículo: El Informe más Completo que hayas leído sobre los Milagros Eucarísticos

Por otro lado, en Navidad, el Dr. David Steinberg, un oncólogo en el Centro Médico de la Clínica Lahey en Burlington, Massachusetts, levanta el ánimo de otros médicos y enfermeras con una recitación de los milagros del año.

 

UN TUMOR QUE DESAPARECE

Uno fue Brandon Connor, cuyo tumor desapareció repentinamente en la víspera de su cirugía.

Los médicos descubrieron un tumor en crecimiento cerca de la columna cuando aún estaba en el vientre de su madre.

Cinco semanas después de su nacimiento, los médicos llevaron la mala noticia a sus padres, Kristin y Mike Connor.

Brandon tenía neuroblastoma, una de las formas más letales de cáncer infantil.

La cirugía arriesgaba parálisis, por lo que los Connors esperaron, con la esperanza de que el tumor pudiera retroceder como a veces lo hacen. No con Brandon.

Cuando cumplió dos años, los cirujanos programan a Brandon para la cirugía.

La noche antes de la cirugía se programó una serie de análisis finales, pero no revelaron ningún tumor, no había masa, sólo un poco de tejido graso.

Kristin dijo:

Fue un milagro. Fue surrealista para nosotros que esto podría haber sucedido”.

Los médicos tuvieron una explicación fácil: el neuroblastoma había cometido “suicidio celular”.

 

UN CORAZÓN QUE SANA

Tim Kaczmarek, de 48 años, tenía una bomba mecánica instalada en el pecho después de la cirugía de bypass cuádruple de emergencia por un ataque masivo al corazón.

La bomba iba a permanecer en su lugar hasta que estuviera lo suficientemente fuerte como para someterse a un trasplante cardíaco completo.

Después de seis semanas, la función del corazón de Kaczmarek se había recuperado hasta el punto en que se le retira la bomba.

Los médicos no lo llaman un milagro, sólo “inusual”.

Dijo el Dr. Robert Kormos, que dirige el programa de corazón artificial en el Medical Center de la Universidad de Pittsburgh,

“Es relativamente raro ver que un paciente como él se recupere de un ataque mayor al corazón.

Fue una grata sorpresa descubrir que él tenía lo suficiente reserva cardiaca para poder sanar y tener un buen funcionamiento del corazón”.

Kaczmarek tuvo otra respuesta:

“Es un milagro. No se puede creer que algo como esto le suceda a una persona y uno todavía está aquí para hablar de ello”.

 

UN TUMOR QUE YA NO ESTÁ MÁS

La joven Stacy Perrotta descubrió un bulto extraño en su abdomen, a veces volviéndose hacia fuera como una pelota de golf.

No le dolía o le molestaba, y cuando se presiona sobre ella el bulto se escondía y luego volvía. Así que ella quería sacarlo.

Una semana antes de chequeo de rutina al médico, sin embargo, Stacy menciona el bulto a su madre, quien hizo los arreglos para una exploración que reveló un tumor grande.

Cuando los cirujanos quitan el tumor, que era del tamaño de una pelota de béisbol diagnostican un tumor desmoplásico con células pequeñas rondando, lo que dio Stacy una posibilidad entre cinco de sobrevivir.

En ese momento, el cirujano principal, el Dr. David Korones, un oncólogo pediatra, pensó:

“Oh muchacha. Esto no es bueno. Esto va a ser duro”.

Dos años más tarde, Stacy permanecía libre de cáncer y fue nombrada en la lista del Hospital de Niños “Miracle Kids.”

Ahora está en la escuela secundaria, Stacy se dirige a un grado de enfermería.

Los médicos estuvieron en apuros para explicar lo que sucedió.

El Dr. Herbert Benson, profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard, hizo lo que pudo:

“Muchas veces nosotros, como médicos, nos sorprendemos de lo bien que va un paciente.

Creo que la medicina tiene que dejar la puerta abierta para la creencia y al auto-cuidado para añadir su contribución impresionante a la curación, que los medicamentos y la cirugía puedan hacer”.

 

UNA MADRE Y UN BEBE QUE SE SALVAN

Cuando llegó el momento para Tracy Hermanstorfer de tener a su bebé, ella fue al Memorial Hospital en Colorado Springs, Colorado.

Era la víspera de Navidad y durante el parto, su corazón se detuvo

Ella no tenía signos de vida. Sin latido. Sin presión arterial. Ella no estaba respirando”, dijo la doctora Stephanie Martin, especialista en medicina materno-fetal en el hospital.

Así que tuvo su bebé por cesárea y el bebé, según el Dr. Martin, “estaba básicamente inerte, con una frecuencia cardíaca muy lenta”.

Cuando los médicos le dijeron al marido de Tracy, Mike, él dijo: “Mi vida entera apenas empezada”.

Pero luego ellos trabajaron en el recién nacido y, de repente, milagrosamente, el bebé se recuperó.

Un minuto más tarde, también lo hizo Tracy.

Dijo el Dr. Martin,

“Hicimos una evaluación a fondo y no pudimos encontrar nada que explicara por qué sucedió esto”.

Cuatro días más tarde, la familia – Tracy, Mike y el recién nacido Coltyn – se fueron a casa.

 

UN CORAZÓN QUE SE REGENERA

Oscar Tasker nació con un defecto cardíaco muy grave en que su única esperanza era un trasplante de corazón, pero la espera para un nuevo corazón era de 100 días. 

Para mantenerlo con vida los médicos le instalaron un corazón artificial. 

Durante la espera angustiosa, el corazón de Oscar se curó.

El médico principal tenía una explicación fácil: Esos 100 días de espera fueron suficientes para permitir que su corazón “Descansara y se recuperarse”.

Él también lo atribuye a un poder superior:

“Alguien allá arriba debe estar sonriendo de que Oscar como su corazón ha comenzado a trabajar por su propia cuenta.

Todo esto sucedió en el tiempo que los Taskers llevaron a Oscar a casa con ellos, justo a tiempo para la Navidad”.

 

UNA CAÍDA MORTAL

Thomas Jeglum trabajaba como escalador en una torre de telecomunicaciones en junio pasado en Allentown, Pennsylvania, cuando se cayó de una “altura de 15 metros” y sufrió tal tipo de lesiones graves, que permaneció en coma durante meses. 

Los médicos preparan a su compañera Regina para lo peor, ya que sólo el 10 por ciento de la gente se despierta después de caer desde una altura tal.

Después de dos meses, sin embargo, Thomas se despertó y comenzó la recuperación en serio.

En diciembre hicieron planes para casarse, el día de Navidad. 

Regina dijo:

“Es increíble. Ahora él está despierto y mejorando cada día”. 

 

LA MUJER DEL MILAGRO DE NAVIDAD, DESPUÉS DE 19 AÑOS EN UNA SILLA DE RUEDAS

El fin de semana de Pascua 1993, Ema McKinley perdió el equilibrio y cayó de un loft de almacenamiento en el trabajo. 

Su pie se interpuso entre las cajas y su cuerpo cayó cabeza abajo, hasta que un compañero de trabajo la encontró y llamó al 911.

“Mi cabeza golpeó contra algo muy duro y no vine en sí el día siguiente”, recuerda Ema.

Ema fue curada de las heridas pero desarrolló distrofia simpática refleja generalizada, conocida como DSR.

Un trastorno neurológico crónico y progresivo que dejó todo su cuerpo con un dolor severo. 

Se lo dejé a Dios porque este accidente era más grande de lo que podía manejar y yo sabía que tenía que hacer participar más a Jesús más en mi vida ahora que nunca antes”, dice Ema.

Ema quedó confinada a una silla de ruedas.

Cathy Ruggeberg que ha sido su cuidadora los últimos 18 años dijo:

“No podía caminar, todo el tiempo estaba en su silla de ruedas, 24/7, con la excepción de ir al baño. Y así ha sido así durante muchos, muchos años”.

“Con el tiempo el dolor se puso tan mal en el pie y en la mano izquierda, que el pie comenzó a quedar torcido, dice Ema.

La mano izquierda de Ema quedó cerrada y el puño no se podía abrir. 

Su cuello y la columna vertebral se torcieron a la izquierda dejando su cuerpo en una posición incómoda y dolorosa.

Su hijo Jason, vio la vida dura que estaba enfrentando su madre. 

“Le era difícil simplemente hacer las cosas diarias. Se podía ver el dolor en su cara, dice Jason.

Es difícil ver a alguien pasar por eso y mucho menos un miembro de la familia”.

A través de los años Ema mantuvo una actitud positiva a pesar de su situación dolorosa.

Cathy Ruggeberg recuerda,

“No importaba cuán difícil estaba físicamente, ella siempre tenía una sonrisa en su cara y siempre era muy cálida y alentadora, y la otra cosa que nunca he visto vacilar es su fe”.

“Seguí yendo hacia adelante cada día, sabiendo que Jesús iba a darme esa fuerza; que iba a estar allí para mí y nunca me ha defraudado. Él estaba allí para mí”, dice Ema.

Los coágulos de sangre formados en sus piernas le plantearon problemas que amenazaron la vida.

Los doctores querían amputar ambas piernas, pero Ema se negó. 

“Nunca me di por vencida. Seguí orando y dando gracias a Dios por mi sanidad porque tenía mucha fe en mi Jesús, sabiendo que algún día me iba a dar la curación.

La noche antes de la Nochebuena de 2011, Ema se cayó de su silla de ruedas. 

Durante ocho horas quedó tendida en el suelo con un dolor insoportable, clamando a Jesús en busca de ayuda.

Ema dice que Jesús entró en su habitación y se acercó a tocarla. 

“Lo que vi fue la túnica blanca más impresionante, dice Ema.

Yo sabía quién era. Nuestros ojos humanos apenas pueden mirarlo, de tan brillante blanco. 

No podía verlo, pero podía sentir que el pie izquierdo iba cambiando de posición. Jesús fue enderezando el pie torcido. 

Yo sabía que mi cuello estaba siendo enderezado. Estaba siendo enderezada mi espalda

De esa mano izquierda que había estado con el puño cerrado más de 18 años, Jesús comenzó a tomar los dedos y a abrirlos. 

Ahora podía abrir esa mano y podía flexionar y usar los dedos. 

Jesús ahora estaba arrodillado sobre una rodilla junto a mí y extendió su mano hacia mí, preguntando por mi rodilla.

Y entonces se puso de pie junto a mí y a pesar de que los huesos estaban sonando Él todavía estaba trabajando en ellos. 

Entonces yo supe que tenía que empezar a caminar y utilizar esos pies y las piernas. Y lo hice”.

Apenas unas horas más tarde, los dos hijos de Ema y sus nietos vinieron a celebrar la Nochebuena, sin darse cuenta del milagro que su madre acaba de experimentar.

Jason recuerda ese día con claridad.

Pude ver por el pasillo que venía caminando. No podía ser ninguna manera.

No había visto a mi madre fuera de una silla de ruedas desde mi boda en 1993.

En ese momento se suponía que debía estar en la silla, pero ella estaba caminando

Fue un momento surrealista ver su pie. 

Era como ver un milagro. No podía ser otra cosa”.

“Y me abracé a mis dos hijos. Me acerqué y tomé los dos nietos, y les di un gran abrazo por primera vez en todos estos años, dice Ema.

Esa noche Ema y su familia estuvieron celebrando el poder de Dios y su milagro de Navidad.

Ema dice que ser capaz de ponerse de pie y caminar por sí misma ha cambiado su vida para siempre.

A pesar de que todavía tiene otros síntomas de DSR, ella y su familia creen que Dios está en control de su enfermedad.

Hoy en día con su hijo Jason, Ema comparte con alegría su historia de cómo Jesús escuchó sus oraciones y cambió para siempre su vida en la víspera de Navidad.

“Esta es una historia de esperanza, un ejemplo. Este milagro no es sólo para mi madre; no sólo para nuestra familia, sino que es para todo el mundo, dice Jason.

“Cualesquiera sean las dificultades que las personas puedan enfrentar, siempre hay esperanza”.

Jesús nunca me ha defraudado, dice Ema.

“Él siempre ha estado ahí para mí. En su Palabra dice que Él nunca nos dejará ni nos abandonará y yo supe eso y confío en su palabra. 

Ya no soy la mujer torcida con el cuerpo roto en la silla de ruedas. Soy conocida como ¡la Mujer del Milagro de Navidad!

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: