En reconocimiento de la calidad de la enseñanza católica.

 

La muerte de un magnate estadounidense ateo, homosexual y suicida es noticia para los católicos porque legó a la arquidiócesis de New York millones de dólares para soportar la enseñanza católica, porque los colegios estaban cerrando.  

 

Robert W. Wilson

 

Robert W. Wilson era un típico exponente del pensamiento políticamente correcto americano. Había hecho su fortuna en Wall Street con los fondos de cobertura, acumulando millones y millones de dólares. Robert W.Wilson era una leyenda viviente, la quintaesencia del magnate de Nueva York.

Robert W. Wilson murió a finales de diciembre al saltar desde el decimosexto piso de su edificio de apartamentos en el fantasmagórica Palacio San Remo que da al Central Park, una de las direcciones más snob de los barrios más lujosos de la Gran Manzana, el Upper West Side, un lugar donde vivían tipos como el director Steven Spielberg, los actores Demi Moore, Glenn Close, Dustin Hoffman, Steve Martin y Bruce Willis, el cantante Bono de U2 y el gurú de Apple, Steve Jobs.

Sólo el apartamento, decorado con obras de arte y una fabulosa atención en cada detalle, tenía un costo de 300 mil dólares, pero en 2011 fue valorado en 20 millones.

Pero él nunca tomaba un taxi, siempre usaba el metro. Las pocas veces que había tomado un taxi, lo había compartido con algunos de su Palacio.

ANTES DE SALTAR AL VACÍO, ROBERT W. WILSON DEJÓ UN MENSAJE 

Había tenido recientemente un derrame cerebral, que se le había ido, pero él sentía que el final se acercaba y no quería prepararse para sufrir. Así que lo pensó largamente y en el último gesto preparó su propio camino.

Él había decidido donar todos sus millones de dólares, 800, a la beneficencia, y así lo hizo. De hecho, comenzó a donar dinero unos pocos años antes, ganándose el respeto y la estima de la jet set de los multimillonarios.

Sus últimos cientos de millones fueron 100 que repartió entre el Fondo Mundial de Monumentos, la Nature Conservancy, la Wildlife Conservation Society y el Fondo de Defensa Ambiental (EDF), un grupo de defensa ecologista relacionado con el cambio del clima.

UNA GRAN DONACIÓN A LA ENSEÑANZA CATÓLICA

Cuando murió, hace unos días, Robert W. Wilson tenía 87 años.

Él era conocido por ser ateo, había estado casado durante 35 años y luego se divorció y finalmente anunció al mundo su homosexualidad: un icono perfecto, en definitiva, del relativista políticamente correcto. 

Precisamente por esto es noticia de que 100 de esos sus últimos millones de dólares Wilson los donó a la Arquidiócesis Católica de Nueva York, liderada por el combativo cardenal Timothy M. Dolan (ex jefe de los obispos de Estados Unidos). Seamos sinceros, todo lo contrario de su estilo de vida y su ideología

¿Y por qué? Porque, como Wilson explicó a Bloomberg News en el 2010,

me di cuenta de que en todo el país, las escuelas católicas estaban cerrando y que Bill Gates probablemente no tuviera suficiente dinero para salvarlas.”, dijo con sarcasmo.

Ayudando a los sacerdotes católicos de su ciudad, Wilson pretendía ayudar a las escuelas católicas y, a continuación, sacar el máximo provecho de sus inversiones,

“soy ateo”, dijo, “pero las escuelas católicas son de una calidad excepcional y por lo que pensé que era mi deber ayudarles.

Fuentes: La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos 

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: