Algunos pronostican una pequeña edad de hielo.

 

La actividad solar está cada vez más quieta y concomitantemente se están registrando temperaturas más bajas en el planeta. Cuando esto sucedió en el siglo XVII, se produjo el Mínimo de Maunder, una pequeña era polar donde las temperaturas fueron muy bajas en Europa e incluso el río Támesis de congeló.

 

pequeña edad de hielo

 

Estos hechos, que ahora pasan la censura de los medios del sistema porque ‘rompen los ojos’, ponen el jaque la hipótesis – que han impuesto – del calentamiento global, y las voces que hablan de que podemos estar entrando en una mini época glacial cada vez son más, y ya no tienen tanta censura de la gran prensa.

EL DESCONCIERTO DE LOS CIENTÍFICOS

“He sido físico solar durante 30 años, y nunca he visto algo como esto”, dice Richard Harrison, jefe de física espacial en el Laboratorio Rutherford Appleton en Oxfordshire. “Si quieres volver a ver cuando el Sol estaba tan inactivo… tienes que volver a unos 100 años atrás”, dice.

Este período de calma solar es desconcertante para los científicos, porque en este momento el Sol debería estar inundado de actividad.

La actividad del Sol puede estar cayendo más rápido que en cualquier momento en los últimos 10.000 años.

Se ha llegado a su máximo solar, el punto de su ciclo de 11 años donde la actividad está en un pico.

Esta gigantesca bola de plasma debería estar salpicada de manchas solares, con la explosión de bengalas y arrojando enormes nubes de partículas cargadas en el espacio en forma de eyecciones de masa coronal.

Pero aparte del evento extraño, como algunas erupciones solares recientes, ha estado muy tranquilo. Y este lapso de un máximo que sigue un mínimo solar fue más largo y más bajo de lo que los científicos esperaban.

“Me ha tomado a mi y a muchos otros científicos solares por sorpresa”, dice la Dra. Lucie Green, del Laboratorio de Ciencia Espacial Mullard del University College de Londres.

La caída en la actividad está sucediendo con sorprendente rapidez, y los científicos están ahora observando de cerca para ver si continuará cayendo en picada.

“Podría significar una estrella muy, muy inactiva, que se siente como que el Sol está en un sueño… una pelota de gas dormida en el centro de nuestro Sistema Solar”, explica la Dra. Green.

NO ES LA PRIMERA VEZ QUE ESTO HA SUCEDIDO

Durante la segunda mitad del siglo XVII, el Sol pasó por una fase extremadamente silenciosa – un período llamado el Mínimo de Maunder.

Los registros históricos revelan que las manchas solares desaparecieron prácticamente durante este tiempo.

La Dra. Green dice:

“Hay un indicio muy fuerte de que el Sol está actuando de la misma manera ahora como lo hizo en el período previo al Mínimo de Maunder”.

Mike Lockwood, profesor de física del entorno espacial, de la Universidad de Reading, cree que hay una posibilidad significativa de que el Sol podría llegar a estar cada vez más tranquilo.

Un análisis de los núcleos de hielo, que mantienen un registro a largo plazo de la actividad solar, sugiere que la disminución de la actividad es la más rápida que se ha visto en 10.000 años.

“Es un declive inusualmente rápido”, explica el profesor Lockwood.

“Estimamos que dentro de unos 40 años más o menos hay un 10% a un 20% – cerca de 20% – de probabilidad de que vayamos a estar de vuelta en las condiciones del Mínimo de Maunder”.

PEQUEÑA ERA GLACIAL

La era de la falta de actividad solar en el siglo XVII coincidió con un período de inviernos muy fríos en Europa.

Los londinenses disfrutaron ferias en el Támesis después de que se congelara, la cubierta de nieve en todo el continente aumentó, el mar Báltico estaba helado y las condiciones eran tan duras, que algunos la describen como una mini-glaciación.

Y el profesor Lockwood cree que este efecto regional podría haber sido impulsado en parte por la falta de actividad en el Sol, y puede volver a ocurrir si nuestra estrella sigue disminuyendo su actividad.

“Es un tema de investigación muy activa en el momento actual, pero creo que hay un mecanismo en Europa, por el cual debemos esperar inviernos más fríos, cuando la actividad solar es baja”, dice.

Se cree que este efecto local se debe a que la cantidad de luz ultravioleta que se irradia desde el sol se hunde cuando la actividad solar es baja.

Esto significa que menos radiación UV golpea la estratosfera – la capa de aire que se encuentra muy por encima de la Tierra. Y esto a su vez alimenta la corriente en chorro – la corriente de aire de flujo rápido en la atmósfera superior que puede manejar el clima.

Los resultados de esto son dominantemente sentidos en Europa, dice el profesor Lockwood.

“Estos son grandes meandros en la corriente en chorro, que bloquean los vientos templados húmedos normales que recibimos desde el Atlántico, y en su lugar recibimos el aire frío que se arrastra desde el Ártico y de Rusia”, dice.

“Esto es lo que llamamos una ola de frío… una serie de tres o cuatro olas de frío en fila suma un invierno frío. Y eso es muy probable que sea a lo que vamos cuando declina la actividad solar”.

LOS MEDIOS DEL SISTEMA NO TIENEN MAS REMEDIO QUE PREGUNTARSE SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL

Entonces, ¿podría este cambio regional en Europa tener un efecto en cadena en el resto de clima del mundo? ¿Y cuáles son las implicaciones para el calentamiento global?

En un reciente informe elaborado por el panel climático de la ONU, los científicos llegaron a la conclusión de que están 95% seguros de que los seres humanos eran la “causa principal” del calentamiento global desde la década de 1950, y si los gases de invernadero continúan aumentando al ritmo actual, la temperatura media global podría aumentar hasta en un 4.8C.

Y mientras algunos han argumentado que flujos y reflujos en la actividad solar están impulsando el clima – anulando el efecto de las emisiones de gases de efecto invernadero  -, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático concluye que la variación solar sólo hace una pequeña contribución al clima de la Tierra.

El profesor Lockwood dice que mientras que los rayos UV varían con la actividad solar, otras formas de radiación del sol que penetra en la troposfera (la capa inferior de aire que se encuentra por encima de la Tierra) no cambia mucho.

Él explica:

“Si tomamos toda la ciencia que conocemos en relación a cómo el Sol emite luz y calor y cómo ese calor y el poder de luz de nuestro sistema climático, y nos fijamos en el sistema climático global, la diferencia que hace que incluso nos remontemos a las condiciones del Mínimo de Maunder es muy pequeña”.

Si bien no se conocen todas las consecuencias de un Sol sosegado, una cosa científicos están seguros es de que nuestra estrella es impredecible, y cualquier cosa podría suceder.

“Este se siente como un período que es muy extraño… pero también hace hincapié en que no entendemos realmente la estrella en que vivimos“, dice el profesor Harrison.

“Porque es complicada, es una bestia compleja”

Fuentes: BBC, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: