Informe en la semana del Foro Económico Mundial de Davos.

 

Las 85 personas más ricas del mundo tienen la misma cantidad de riqueza como la mitad inferior de la población, según un nuevo informe que pone de relieve la creciente desigualdad de ingresos, cuando los líderes políticos y empresariales se reúnen en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, entre el 22 al 25 de enero de 2014.

 

yacht-landscape-billion-oxfam

 

Esos individuos ricos son el 1% más rico de la población, y poseen alrededor del 46% de la riqueza mundial, según el informe de la organización humanitaria británica Oxfam Internacional.

Esta información es para su discernimiento y para recordarlo, porque es una de la causa de muchos males que afectan a nuestras sociedades, como por ejemplo la violencia.

CIFRAS DE LA DESIGUALDAD ECONÓMICA

La desigualdad económica crece rápidamente en la mayoría de los países. La riqueza mundial está dividida en dos: casi la mitad está en manos del 1% más rico de la población, y la otra mitad se reparte entre el 99% restante.

Dada la magnitud del incremento de la concentración de la riqueza, la monopolización de oportunidades y la inequidad en la representación política suponen una tendencia grave y preocupante. Por ejemplo:

• Casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el 1% de la población.

• La riqueza del 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial.

La mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo.

• Las 85 personas más ricas en todo el mundo comparten una riqueza combinada de 1 billón de libras, igual como la de los 3.500 millones más pobres de la población mundial.

Siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años.

• El 1% más rico de la población ha visto cómo se incrementaba su  participación en la renta entre 1980 y 2012 en 24 de los 26 países de los que tenemos datos.

• En Estados Unidos, el 1% más rico ha acumulado el 95% del crecimiento total posterior a la crisis desde 2009, mientras que el 90% más pobre de la población se ha empobrecido aún más.

SOCAVA LA DEMOCRACIA

Es un recordatorio escalofriante de lo más profundo de la desigualdad de la riqueza cuando los líderes políticos y empresarios se reúnen en los picos nevados de Davos para el Foro Económico Mundial.

Los hallazgos socavan la democracia y hacen que sea más difícil combatir la pobreza, según el informe.

“Es asombroso que en el siglo XXI, la mitad de la población mundial posee menos que una pequeña élite cuyo número podría hacer que quepan cómodamente en un solo vagón de tren”, dijo Winnie Byanyima, director ejecutivo del grupo.

“La ampliación de la desigualdad es la creación de un círculo vicioso en el que la riqueza y el poder se concentran cada vez más en las manos de unos pocos, dejando el resto de nosotros para pelear por las migajas de la mesa”, dijo.

Oxfam sostiene que esto no es casualidad, ya que la creciente desigualdad ha sido impulsada por una “toma de poder” por las elites ricas, que han cooptado el proceso político para manipular las reglas del sistema económico en su favor.

Oxfam pidió a los asistentes al Foro Económico Mundial tomar un compromiso personal para hacer frente al problema, absteniéndose de esquivar los impuestos o usar su riqueza para buscar favores políticos.

Además de ser moralmente dudosa, la desigualdad económica también puede exacerbar otros problemas sociales como la desigualdad de género, Oxfam advirtió.

LOS RICOS HAN SESGADO LAS POLÍTICAS A SU FAVOR

El informe de Oxfam encontró que en los últimos decenios, los ricos han manejado con éxito la influencia política para sesgar las políticas a su favor en temas que van desde la desregulación financiera, los paraísos fiscales, las prácticas comerciales restrictivas de la competencia para bajar las tasas de impuestos a las rentas altas y los recortes de servicios público para la mayoría. Desde finales de 1970, las tasas de impuestos para los más ricos han disminuido en 29 de los 30 países para los cuales se dispone de datos, según el informe.

Esta “captura de oportunidades” por los ricos a expensas de las clases medias y los pobres ha llevado a una situación en la que el 70% de la población mundial vive en países donde la desigualdad ha aumentado desde la década de 1980 y el 1% de las familias posee el 46% del global de riqueza.

Oxfam hace un llamamiento a los reunidos en el Foro Mundial de Davos a prometer: apoyar los impuestos progresivos y no esquivar sus propios impuestos; abstenerse de utilizar su riqueza para buscar favores políticos que socavan la voluntad democrática de sus conciudadanos; hacer públicas todas las inversiones en sociedades y fideicomisos de las que ellos son los usufructuarios finales; desafío a los gobiernos a utilizar los ingresos fiscales para proporcionar asistencia sanitaria universal, educación y protección social; exigir un salario digno en todas las empresas de su propiedad o que controlan, y desafíar a otros miembros de la élite económica a unirse a ellos en estas promesas.

EL PAPA FRANCISCO ENVIÓ UNA CARTA A DAVOS

En una carta al Foro Económico Mundial Francisco reconoce las bondades de la economía moderna pero, al mismo tiempo, advierte que el crecimiento económico no basta para acabar con la pobreza

“La economía moderna ha ayudado a muchos a salir de la pobreza, pero por sí sola no es suficiente. La riqueza por sí sola no basta a acabar con la pobreza, no puede gobernar la humanidad”.

Palabras que sugieren una respuesta a los conservadores estadounidenses que lo acusaron de marxista.

El mensaje al Foro Económico Mundial de Davos, el Papa Francisco lanzó un desafío a la comunidad financiera intrnacional: sus acciones pueden marcar la diferencia.

El texto fue leído por el cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz del Vaticano, la tarde de este martes en Suiza. Firmado por el mismo pontífice, está dirigido al presidente ejecutivo del Foro, Klaus Schwab.

Aunque no mencionó abiertamente a su crítica contra la “teoría del derrame” económico (según la cual sólo con generar riqueza en las cúpulas se puede combatir la pobreza en las bases de la pirámide social), mantuvo y completó su idea original con la frase:

“El crecimiento de la igualdad requiere algo más que el crecimiento económico, aunque si lo presupone”.

 No sólo eso. El Papa evocó también a su predecesor, Benedicto XVI, quien en su encíclica “Caritas in veritate” (Caridad en la verdad) advirtió la necesidad de contagiar el mundo financiero de “una visión trascendente de la persona” porque

“sin la perspectiva de una vida eterna, el progreso humano en este mundo se queda sin aliento”. 

Su reconocimiento de las aportaciones positivas no impidió que Francisco reclamase que, no obstante los objetivos logrados en reducción de la pobreza, se ha generado una “amplia exclusión social”. Y lamentó que

“la mayor parte de los hombres y mujeres de nuestro tiempo siguen experimentando la inseguridad cotidiana, y no raramente con consecuencias trágicas”.

“Os exhorto a aprovechar (vuestros) grandes recursos humanos y morales, y a haceros cargo de este desafío con determinación y visión de futuro. Sin ignorar, por supuesto, los requisitos específicos, científicos y profesionales, de cada sector, os pido que os esforzéis para que la humanidad se sirva de la riqueza y no sea gobernada por ella”, estableció.

Fuentes: Oxfam, The Guardian, Vatican InsiderSignos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: