Situación parecida cuando se negaban las intenciones de Hitler en 1939.

 

El mundo no ha visto tantos nubarrones de tormenta desde 1939. Vivimos en tiempos con una gran caudal de información que muestra el desencadenamiento del islam en todo el mundo, con un sesgo radical y supremacista. Y ante el cúmulo de datos que lo muestran se podría pensar que más gente se daría cuenta, pero no es así.

 

musulmanes en alemania

 

El discurso políticamente correcto y la tendencia a vivir en un mundo de fantasía para huir de la cada vez más dolorosa realidad, nublan el vidrio y no deja ver, que del otro lado, una civilización distinta a la occidental está tratando de colonizarla y acabar con ella.  

¿LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD DE OCCIDENTE?

En su libro de 2005, La última oportunidad de Occidente, Tony Blankley señaló que hay

un “instinto natural del ser humano de olvidar el pasado distante y asumir que las tendencias más o menos benignas de los últimos años van a continuar.”

Sin embargo, observó Blankley,

“las divergencias impactantes del status quo han definido el camino de la historia.”

Pero estas divergencias son raramente anticipadas. Por ejemplo,

“los londinenses en el verano de 1939, mis padres incluidos, nunca esperaron que cuarenta mil londinenses no tardarían en estar muertos en las calles por los bombardeos alemanes.”

La Última Oportunidad de Occidente es sobre el peligro que representa la islamización de Occidente. El libro de Blankley advierte de que los ciudadanos de Occidente enfrentan a una amenaza similar a la que se enfrentaron los londinenses en 1939 y están en desventaja por una incapacidad similar a reconocer la gravedad de la amenaza.

La evidencia de la islamización de Europa que Blankley señaló en 2005 es mucho más abundante de lo que era cuando lo escribió.

¿POR QUÉ LOS OCCIDENTALES TIENEN TANTA DIFICULTAD EN RECONOCER LO QUE DEBERÍA SER OBVIO?

Parte de la dificultad reside en la tendencia natural a “olvidar el pasado distante” y asumir que el status quo continuará. En nuestros tiempos esta tendencia se ve agravada por una mayor desconexión del pasado. El hombre moderno tiene dificultad para recordar el pasado cercano, por no hablar de un pasado lejano. 

Para una generación adicta a la sensación del momento, el 11/9 ya parece historia antigua. También lo es la atrocidad de Beslán, el bombardeo metro de Londres y los disturbios de un mes en trescientas ciudades francesas que se produjo en 2005.

El bombardeo en el maratón de Boston ocurrió hace menos de un año, pero parece destinado a desaparecer rápidamente de la memoria, ya que se caracterizó inmediatamente como un  hecho aislado perpetrado por un par de lobos solitarios auto-radicalizados.

Se une a una larga lista de incidentes similares que incluyen la decapitación de Buffalo, los “bombarderos de la ropa interior”, el intento fallido de derribar un avión de pasajeros, y el intento de Faisal Shazhad de volar Times Square.

MIRAR LOS DATOS Y NO VER NADA

Es aún más difícil de recordar el pasado, cuando los medios de comunicación, el gobierno y otros censores imponen una prohibición, no oficial, al notar un patrón para ciertos eventos. Sin duda usted ha visto esos titulares que denuncia la cifra diaria de muertes producidas por terroristas suicidas y de iglesias quemadas.

Usted puede saber no saber que sitio web Religion of Peace.com  no pierde de vista todos los ataques terroristas islámicos mortales desde el 9/11. A partir del 11 de septiembre 2013 se habían documentado 21.583.

Las generaciones anteriores, menos afectadas por la corrección política, habrían sido capaces de discernir un patrón y habrían percibido mucho antes que el número llegara a cinco figuras.

Nosotros, sin embargo, hemos sido condicionados para ver este tipo de incidentes como, eventos desconectados.

Sería de mala educación, poco político, e incluso islamófobo sacar conclusiones sobre la base de esas pruebas “dispersas”.

El buen ciudadano de hoy es contrario a sacar conclusiones. De hecho, se puede contar con que mira kilómetros de pruebas y no ve nada.

FALTA DE IMAGINACIÓN

Todavía hay otro factor que ayuda a explicar la ausencia de alarma acerca de nuestra situación con el Islam, es decir, la falta de imaginación.

Parece paradójico que una sociedad tan empapada en la fantasía imaginativa tuviera problemas para imaginar que lo que ha ocurrido muchas veces en el pasado puede volver a suceder hoy. Ese parece ser el caso.

Quizá sufrimos de sobrecargas de fantasía. Cuando todo es fantasía, no debe tomarse en serio. Y hoy en día, casi todo el entretenimiento participa de lo fantástico. Fantasía futurista, y películas de ciencia ficción hacen una gran parte de las producciones de Hollywood y las películas de acción, incluso de aventuras, contienen secuencias de acción que lindan con lo fantástico.

Los principales proveedores de fantasía, también son los creadores de videojuegos. Los jóvenes pasan muchas horas al día absorbidos en estos juegos, pero también lo hacen los adultos.

Según una encuesta de la edad promedio de un jugador es de treinta, y otro estudio pone los treinta y siete. Los críticos de la industria gamer justificadamente se preocupan por el efecto en las mentes impresionables de ver demasiado contenido violento, pero la amenaza más grande y más insidiosa que viene con el uso a largo plazo, es una desconexión de la realidad, una incapacidad para apreciar el significado de los acontecimientos del mundo real.

Es difícil leer la escritura en la pared, si tus ojos están pegados a una pantalla de ordenador durante la mitad del día.

NUESTRA CAPACIDAD DE LEER LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS PARECE QUE SE HA DISMINUIDO CONSIDERABLEMENTE

Por ejemplo, no se debería tener demasiada imaginación para reconocer el oscuro futuro que los islamistas tienen para los no creyentes, al ver que sus líderes espirituales están demasiado dispuestos a declarar públicamente el futuro sombrío – que ya ha llegado – para un sinnúmero de no musulmanes en el mundo musulmán.

Y la evidencia de que los diseños islámicos no se limitan al mundo musulmán sigue aumentando.

A pesar de un patrón histórico bien establecido de la conquista a través de la inmigración por parte de los musulmanes, Europa sigue recibiendo un flujo constante de inmigrantes musulmanes, con el resultado de que en muchas grandes ciudades europeas la población musulmana oscila entre el 25 y el 40 por ciento.

Se estima que en Bruselas, la autoproclamada “Capital de Europa”, los musulmanes serán la mayoría de la población en 15 años.

Si los musulmanes fueran asimilando a las costumbres occidentales y los valores podría ser una historia diferente, pero muchos musulmanes europeos parecen haber tomado en serio la creencia del primer ministro turco Erdogan que la asimilación es un crimen contra la humanidad.”

En Francia solamente, hay 751 zonas liberadas “No-Go-zonas”, controladas por los musulmanes  en Inglaterra, los musulmanes tienen sus propios tribunales de la sharia, en Escocia, el programa de vacunación infantil más grande nunca realizado en el país fue detenido tras las quejas musulmanas, en muchos países las escuelas han desestimado el Holocausto y las cruzadas de sus planes de estudio a instancias de los musulmanes y han cumplido con las demandas musulmanas de menús halal para todos.

Por otra parte, en deferencia a las leyes de blasfemia islámicas, los críticos del Islam han sido llevados ante los tribunales inquisitoriales, y en todo el norte de Europa numerosas manifestaciones contra-jihad han sido canceladas por temor a los “antifas” -bandas de matones callejeros cuya misión es silenciar a los los críticos del Islam que se escapan del sistema judicial. Mientras tanto, las iglesias se queman, los judíos son golpeados en las calles, y el crimen violento se ha disparado.

AL IGUAL QUE EN 1939

Las élites europeas han reaccionado a este golpe cultural encogiéndose apaciguadamente. La prensa se ha amordazado a sí misma. Los críticos del Islam son acosados ??de un lado para otro. Los académicos explican todos los problemas de los disturbios y violaciones en términos de pobreza y discriminación. Y los gobiernos aumentan sus subvenciones ya fastuosas para la construcción de más mezquitas y madrazas. 

En términos culturales, los líderes europeos ya han dado al Islam hasta el equivalente de varios Sudetenlands. Pero no todos tienen ojos para ver. Para aquellos que viven en un mundo no-histórico de fantasía, el mundo real se puede mantener a raya durante un tiempo sorprendentemente largo, y para ellos la vida continuará como de costumbre, hasta que no lo haga más.

Aún así, parece que la dura realidad de hoy sería difícil pasar por alto, incluso para aquellos que se inclinan a la fantasía. Para la fantasía imaginativa es difícil de superar el resurgimiento mundial de una ideología religiosa del siglo VII cuyo fundador, como los personajes de El Señor de los Anillos, tenía la costumbre de nombrar a sus espadas, y cuyo resurgimiento como potencia en el mundo se niega con tanta vehemencia como es el regreso de Voldemort en una historia de Harry Potter.

Sin embargo, “El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado” (excepto de la manera más respetuosa) ha vuelto para una venganza. Y si los líderes iraníes están en lo cierto, el Mahdi también está programado para regresar en cualquier momento. Él es el “Imam Oculto” que ha estado en un estado de trance desde el siglo IX, pero volverá a aparecer para derrotar a los infieles siempre y cuando los líderes chiítas puedan provocar un evento suficientemente catastrófico en el Medio Oriente.

Fuentes: Crisis Magazine, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: