Fundador de Greenpeace dice que el ‘calentamiento global’ no tiene que ver con la actividad humana

Surgen voces disidentes al pensamiento único.

 

El discurso ecologista del calentamiento global generado por el hombre se está resquebrajando por varios elementos. Uno es que las temperaturas no están mostrando calentamiento; no solo la serie histórica de las últimas dos décadas – que no muestra calentamiento – , sino ahora perceptiblemente para el ciudadano que ve como las temperaturas se han más frías.

 

calentamiento global

 

El otro elemento es que los medios del sistema están dando espacio a disidentes del pensamiento único del calentamiento global, y en muchos casos “astillas del mismo palo”, que han reflexionado y cambiado de opinión viendo los datos científicos y los manejos políticos del tema.

Ahora ha salido a luz Patrick Moore, quien fundó el movimiento ecologista en los años setenta, para luego dejarlo por sus crecientes posiciones políticas y no científicas. Moore ahora dice:

“No hay ninguna evidencia que vincule el calentamiento global con el hombre”

¿EL CAMBIO CLIMÁTICO? NO TIENEN NADA QUE VER CON LA ACTIVIDAD HUMANA

Quien lo dice no es un negador de la industria del calentamiento global, sino inesperadamente un ambientalista, uno más del movimiento verde por excelencia, Greenpeace, de quien fue uno de los fundadores en los años setenta.

Su nombre es Patrick Moore, es canadiense y su voz canta fuera del coro del activismo de las asociaciones que son mayoría.

Durante el trabajo que el Senado de los EE.UU. ha dedicado al medio ambiente, no ha hecho nada que explicar, una vez más, su posición:

“No hay evidencia científica de que las emisiones humanas de dióxido de carbono sean la principal causa del calentamiento de la atmósfera de la Tierra en los últimos 100 años”.

CRÍTICA AL IPCC 

Así, desconfía de aquellos que dicen que el calentamiento global tiene una evidencia científica. Para Moore son sólo hipótesis y conjeturas, sobre la cual fueron erróneamente construídas las políticas industriales y ambientales.

Y en este punto Moore vincula la resistencia a rever la realidad del calentamiento global a la inercia de las inversiones realizadas por los gobiernos y privados. Los frenos ante estas situaciones se deben hacer de a poco.

El ejemplo más llamativo de esta mala interpretación es el IPCC, el grupo de científicos que la ONU ha construido para monitorear el cambio climático, que ha argumentado durante años que “es muy probable” que el aumento de la temperatura del planeta esté vinculada a las actividades del hombre. “Sin embargo, ‘muy probable’ no es un término científico”.

Y en su lugar es más creíble mirar los datos que son el resultado del análisis estadístico de rastrear el aumento de las temperaturas de la edad de hielo “cuando el CO2 era 10 veces mayor”.

“Sé que mis comentarios son contrarios a muchas especulaciones sobre el clima de hoy – dice Moore – , pero estoy seguro de que la historia avalará mi tesis, sobre la futilidad de confiar en los modelos informáticos para predecir el futuro, sobre que las temperaturas más cálidas son mejores que las más frías para la mayoría de las especies”.

OMG Y ARROZ DORADO 

No es la primera vez que Moore se revela como un ecologista atípico. Él fue uno de los fundadores de Greenpeace en los años setenta, pero ya en el 86 abandonó el movimiento ambiental, en desacuerdo con el avance altamente político que el grupo había tomado.

Se ha convertido en un gran crítico de ese movimiento, que al principio, según él, tenía la creencia de que el hombre pudiera tener la solución a los problemas ambientales, pero luego tergiversó sus posiciones mediante la identificación de la humanidad como un enemigo de la tierra.

Como puede verse la aversión incondicional a los OMG “el caso más llamativo de ambientalismo equivocado”.

“Cualquier tonto sensacionalismo creado por activistas carentes de cultura científica termina inmediatamente en las telenoticias de la noche”. 

Hace un mes, realizó una gira por Europa para promover el cultivo de arroz dorado

“un cultivo modificado genéticamente que puede ayudar a prevenir la ceguera a medio millón de niños al año”, pero que “está bloqueado por estos anti-humanidad, que dan prioridad a sus propios temores infundados, más que a la pobreza en el mundo.Unicef estima que cada año dos millones de niños mueren por falta de vitamina”.

Fuentes: Tempi, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: