La Virgen de Kazán abre camino a los ejércitos rusos.

 

No es nuevo en la historia que los gobernantes usen símbolos religiosos para sus afanes políticos y bélicos, pero sí parece ser bastante extraño para el mundo secularizado de las últimas décadas, salvo en el mundo musulmán, donde todo gira en torno a la conquista de los infieles.

 

putin besando icono

 

Ahora llegan noticias que el presidente ruso Putin hizo volar el ícono de la Virgen de Kazán sobre el Mar Negro en vísperas de los sucesos de Ucrania y de la anexión de Crimea. Ver aquí la historia del Ícono de Nuestra Señora de Kazán.

LA PROTECCIÓN DE LA VIRGEN DE KAZÁN PARA FINES BÉLICOS

El mes pasado, cuando Vladimir Putin ordenó que la Virgen Negra de Kazan, el icono más sagrado de la Iglesia Ortodoxa Rusa, volara sobre el Mar Negro, muchos creyeron que deseaba asegurar las bendiciones para los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

Era la primera vez que el icono – o bien una copia del misma, porque el original fue robado y posiblemente destruido en 1904 -, se desplegó para bendecir una empresa pacífica.

A través de los siglos, la “Virgen Negra” ha sido llevada a los campos de batalla para bendecir a los ejércitos rusos en lucha con los suecos, polacos, turcos, persas, los invasores franceses y alemanes. Stalin lo envió a Stalingrado en 1943 para asegurar la victoria sobre los invasores alemanes bajo el mariscal de campo Friedrich Paulus.

Con las tropas de Putin en el control de Crimea y la amenaza de seguir avanzando en Ucrania, ahora sabemos que el icono fue llevado para bendecir una operación militar en esta ocasión también.

EL USO DE LA RETÓRICA DE PROTECCIÓN DE LOS CRISTIANOS

A lo largo del siglo XIX, Rusia utilizó “la protección de las minorías cristianas” como una excusa para invadir a sus vecinos musulmanes, sobre todo al Imperio Otomano e Irán, y la anexión de vastas porciones de territorio. El conjunto del norte del Cáucaso, además de Georgia y Armenia, se anexó con esa excusa, al igual que Crimea. En el siglo XVIII, la emperatriz Catalina II utilizó el pretexto de proteger a los cristianos para arrebatarle Daguestán y Georgia a Irán.

Rusia también utilizó la excusa para apoderarse de territorios que pertenecían a los vecinos europeos, entre ellos Alemania, Polonia y Finlandia. Durante casi 100 años, Rusia se expandió a una tasa promedio de 62 millas cuadradas (100 kilómetros cuadrados) al día, creando el imperio más grande de la historia en términos de territorio.

Llamándose a sí mismos como la “Tercera Roma” y el defensor definitivo del cristianismo, los constructores de imperios rusos alegaron que su empresa disfrutaba de la bendición divina.

OTRAS EXCUSAS

Rusia ha utilizado el truco de la concesión de la nacionalidad rusa a las personas de los países vecinos como pretexto para la invasión desde el siglo XVIII. En 1829, Rusia utilizó la excusa de liberar a las mujeres de Georgia, supuestamente concediendo la ciudadanía rusa, al harén del Shah de Persia como pretexto para una invasión de Irán. Una turba de Teherán se vengó asesinando al Encargado de Negocios de Rusia, Alexander Griboyedov.

En 1911, una serie de príncipes de Qajar liderados por schú Al-Saltaneh (el Haz de Luz de la monarquía) y opuestos a la revolución constitucional de Irán, se declararon súbditos del zar y las banderas rusas flamearon en la parte superior de sus palacios. El zar utilizó el pretexto de “proteger” a sus súbditos para invadir Irán, ocupó cinco provincias iraníes y envió un ejército para destruir el parlamento iraní recién creado.

En 1912, Rusia utilizó la excusa de proteger a sus ciudadanos para invadir partes de China y la anexión de grandes extensiones de tierra, especialmente en lo que hoy es Mongolia.

Después de la revolución bolchevique de 1917, el imperio, rebautizado como la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, reemplazó el cristianismo con el comunismo como su matriz ideológica. Fue en nombre de la defensa del “socialismo” que, en los años 1950 y 1960, la Unión Soviética envió tanques a Hungría, Polonia y Checoslovaquia. La invasión de Afganistán en 1979, también fue vendida como un intento de “defender el socialismo.”

¿CONSTRUYENDO UN NUEVO IMPERIO?

Después de la desintegración del imperio soviético en 1991, Rusia revivió la vieja excusa de proteger su “familiares y amigos” en los países vecinos. En algunos casos, esas minorías son auténticas comunidades de más de un siglo más o menos. En otros, sin embargo, las comunidades son creaciones artificiales que se utilizan como medio de presión sobre los vecinos más débiles.

Con Putin, Moscú ha estado distribuyendo un gran número de pasaportes rusos, algunos sugieren que millones de personas, en los países vecinos, sobre todo Azerbaiyán, Bielorrusia, Ucrania, Letonia, Lituania, Estonia y Kazajstán.También hay un número significativo de titulares de pasaportes rusos en Transnistria, que forma parte de Moldavia, que no tiene una frontera con Rusia.

La primera prueba de la  excusa llegó en 2000, cuando, como primer ministro, Putin obligó Tayikistán a albergar 15.000 tropas rusas estacionadas en seis bases.

La próxima vez fue en agosto de 2008, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Beijing, cuando Putin, esta vez como presidente, ordenó la invasión de Georgia y anexó las repúblicas autónomas de Osetia del Sur y Abjasia. Hoy, Rusia tiene unos 40.000 soldados estacionados en los dos enclaves.

Ucrania es la tercera nación de experimentar el juego de Putin.

LA POSICIÓN DE RUSIA EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

Expertos dicen que las acciones de Putin en Crimea son síntomas de un malestar más profundo causado por la incapacidad de Rusia para adaptar su lugar en el orden internacional posterior a la Guerra Fría y la incapacidad de las potencias europeas y los Estados Unidos para dar cabida a Rusia de una manera acorde con su peso, y sus ambiciones.

En el último cuarto de siglo, con la pérdida de su influencia en Europa oriental y central, Rusia ha visto que la OTAN llega a la derecha en sus fronteras. Todo el continente europeo se ha reorganizado en el marco fijado por la OTAN y la Unión Europea. Hoy en día, Rusia es la única de las cuatro potencias europeas que sigue excluida de la OTAN y la UE.

Le tomó Rusia casi dos décadas para obtener la admisión en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y, más tentativamente, el ofrecimiento de una silla de lado en el G8. El único espacio de liderazgo que Rusia ha tenido es su asiento de poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, una reliquia de la Guerra Fría.

Putin ha construido su narrativa sobre el tema del cerco de potencias hostiles y sus “agentes” dentro de Rusia. Para Occidente, Rusia se queda fuera de Europa, pero sigue siendo, paradójicamente, su principal socio comercial.

Hacia el sur, Rusia está cercada por una serie de naciones de mayoría musulmana con profundo resentimiento a los zares y la opresión comunista. Hacia el este, Rusia se enfrenta a dos potencias hostiles, China y Japón, parte de cuyos territorios permanecer bajo ocupación rusa.

En casa, Rusia se enfrenta a una guerra sin fin contra las fuerzas jihadistas en cinco repúblicas del Cáucaso, mientras que las relaciones con Georgia y Armenia siguen siendo tensas.

El primer ministro Dmitri Medvedev dice que Rusia está hoy en la vanguardia de la lucha contra el “terrorismo islámico”, y su objetivo de conquistar el mundo. Sin embargo, los jihadistas no son los únicos que representan una amenaza a la visión idealizada de Putin, de una Rusia con un liderazgo global.

Grupos misioneros cristianos bien financiados, principalmente de los EE.UU., están ampliando sus redes en toda Rusia a expensas de la Iglesia ortodoxa, que se ha convertido en aliado ideológico de Putin.

Para empeorar las cosas para Putin, su estilo autocrático de gobierno también se ve desafiado por un número creciente de rusos seducidos por las ideas occidentales de la democracia multipartidista, el pluralismo y la desacralización del poder político.

Mientras tanto, la dominación de la economía rusa por los oligarcas, cuyo apoyo necesita Putin, se ha ralentizado, y en algunos casos incluso impedido el desarrollo genuino. Rusia se ha convertido en un exportador de materias primas, especialmente el petróleo y el gas, en función de los mercados europeos. Peor aún, una buena parte del capital formado en Rusia se abre paso en los bancos europeos, especialmente en Gran Bretaña y Suiza.

Hoy en día, la verdadera cuestión no es si las tropas rusas permanecen en el interior de sus bases en Crimea o muestran sus dientes en las calles de Sebastopol. El verdadero problema es cómo encuentra Rusia un lugar en un orden mundial, de cuya creación no participó.

Y esto sería peligroso, tanto para Rusia y como para el mundo, incluso si la Virgen Negra de Kazan fue llevada para realizar un milagro.

Fuentes: Asharq Al-Awsat, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: