La Cuaresma es un tiempo para ejercitarnos en la verdadera libertad.

Luchando contra las tentaciones.

Ese debe ser nuestro ánimo para crecer espiritualmente.

el maligno

En la Cuaresma los textos que se leen en misa y la prédica de los sacerdotes están dirigidos a practicar las herramientas que nos permiten luchar y vencer las tentaciones.

En el centro de la cuaresma están las tentaciones que el demonio hizo a Jesús y cómo éste respondió.

Debemos sacar provecho de estas enseñanzas.

   

DEBEMOS APRENDER DE LAS TENTACIONES A JESÚS EN EL DESIERTO

Durante los 40 días qué Jesús estuvo en el desierto fue tentado por el demonio pero no pecó.

Por lo tanto debemos distinguir entre la tentación y el pecado, porque a veces la tentación nos hace sentir pecaminosos cuándo no lo somos.

Tener tentaciones no nos convierte en pecadores y no pecar en medio de las tentaciones nos glorifica.

Jesús se defendió contra las tentaciones citando las escrituras, lo cual nos enseña a recordar las escrituras cuando tenemos tentaciones.

Jesús fue tentado 3 veces por el demonio y luego deja de hacerlo.

El mensaje es que podemos vencer a las tentaciones oponiéndonos una vez tras otra y así nos vamos fortaleciendo.

La carta de Santiago 4 dice que si resistimos al diablo el huirá.

Las tres tentaciones que sufrió Jesús nos ayudan a comprender cuál es la dinámica de las tentaciones hoy día.

En la primera tentación el demonio le dijo si Él era el hijo de Dios ordenara que la piedras se convirtieran en panes.

Jesús le respondió uno no vive de pan sino de cada palabra que sale de la boca de Dios.

Acá estamos frente a una tentación de las pasiones; quiere que Jesús renuncie a su disciplina.

Porque el hambre es un deseo y una pasión, no solamente un alimento para hacer funcionar el cuerpo.

El demonio intenta llevar a Jesús a pecar convirtiendo el deseo físico de comer en una pasión desordenada.

Y la enseñanza es que debemos mantener a raya las pasiones aunque estén fijadas en necesidades físicas, porque si no, se descontrolan y nos llevan a pecar

En la segunda tentación el demonio le dijo a Jesús que si era el hijo de Dios se arrojara al precipicio, que no le pasaría nada porque los ángeles lo ayudarían.

Jesús nuevamente le contesto con la escritura diciéndole que no debía poner a prueba a Dios.

La enseñanza es que debemos confiar en Dios pero no actuar de manera imprudente.

Y la imprudencia en este punto nos refiere al pecado de presunción.

Hoy es común que la gente presuma que no habrá ninguna consecuencia si sigue pecando.

Y este juicio de “no pasa nada” con las conductas pecaminosas nos va endureciendo el corazón.

En la tercera tentación el demonio le dice que le dará todos los reinos del mundo si Jesús se postra y lo adora.

Y Jesús le contesta con las escrituras dicen que adorarás al Señor, el único Dios.

La tentación aquí es orientarse a las posesiones mundanas.

Y el mensaje de Jesús es que no debemos servir a nuestras posesiones sino sólo a Dios.

Porque el amor excesivo por las cosas de este mundo nos hacen separarnos de Dios y acercarnos al demonio.

tentacion manzana

  

TIEMPO DE LUCHA CONTRA LAS TENTACIONES

Durante la Cuaresma, la Iglesia invita a caminar en una peregrinación de penitencia, reparación y conversión del corazón.

La gracia viene durante y después de experimentar las tentaciones en el desierto de la Cuaresma.

Jesús con decisión rechaza todas estas tentaciones y reafirma su voluntad inquebrantable de seguir el camino trazado por el Padre, y sin ningún tipo de compromiso con el pecado o la lógica del mundo.

Ten en cuenta también que Jesús no dialoga con satanás, como lo hizo Eva en el paraíso terrenal.

Jesús sabe bien que no puede dialogar con satanás. satanás es muy astuto.

Por esta razón, Jesús, en vez de dialogar con satanás como Eva lo hizo, decide refugiarse en la Palabra de Dios y responde con la fuerza de esta Palabra.

Recordemos esto: en el momento de la tentación, en nuestras tentaciones, no debemos discutir con satanás, sino siempre defenderemos con la Palabra de Dios.
.
Y esto nos salvará.

Estamos llamados a participar en la “buena batalla” de la que San Pablo enseña.

La Cuaresma es un momento en que nuestra armadura espiritual (Efesios 6) debe reforzarse para que podamos alegrarnos más plenamente en la victoria de la cruz que se realiza el domingo de Pascua.

Como Cristo, debemos ser probados por el bien de la alegría de la auténtica libertad cristiana.

  

EL SIGNIFICADO OCULTO DE LOS 40 DÍAS DE CUARESMA

La cuaresma tiene 40 días y ese número 40 está asociado con casi todas las nuevas situaciones históricas que plantea Dios en el camino de la salvación, según lo que muestra la Biblia.

Es un período de 40 días en que Dios viaja con nosotros, sufre con nosotros y actúa espiritualmente en nosotros.

Pero además el número 40 tiene su significado en el mundo natural, con respecto a la gestación de la vida.

Es la cantidad tradicional de semanas que se consideran en un embarazo.

En este sitio se hace la conexión entre el tema religioso y el tema del embarazo.

El embarazo comienza con un momento intenso de amor, que es la concepción.

Le sigue el período de mezcla dolorosa y anticipación gozosa, que es la espera.

Y luego de ese periodo de espera surge el nacimiento de alguien nuevo.

Eso es lo que pasó María en su embarazo que gestó durante un período de 40 semanas la etapa más significativa de la nueva era de la salvación.

Y es particularmente asociable a lo que sucedió en el Éxodo.

Comenzó con el extraordinario cruce del Mar Rojo, donde Dios demostró todo su amor hacia el pueblo de Israel haciendo un milagro muy notorio, como partir el mar en dos.

Le siguió la dramática estancia en el desierto, que fue un período de dolor y de esperanza para llegar a la tierra prometida, como el transcurso de un embarazo.

Y el momento del parto se asocia en el Éxodo a otro cruce milagroso para llegar a la tierra prometida, que fue el cruce del río Jordán.

También se asocia con los 40 días que Moisés estuvo en la montaña con Dios.

Los 40 días que también exploraron los exploradores la tierra prometida.

Los 40 días durante los que Goliat desafío a los israelitas a una pelea.

El sostenimiento a Elías por 40 días con la comida entregada por el ángel.

La postergación de la destrucción de Nínive, dando tiempo para que la población se arrepentirse.

Pero también hay menciones de 40 años en La Biblia.

Como la duración de los reinados de Saúl y David y los descansos otorgados a la tierra de Israel en el libro de los Jueces.

También el 40 aparece en la longitud en metros de la sala principal del primer y segundo templo.

Y 40 también eran los latigazos permitidos para castigar a alguien según el Deuteronomio

También esta los 40 días que Jesús pasó en ayuno en el desierto tentado por el demonio.

Que culminó con el bautismo en el Jordán por Juan el Bautista.

Y los 40 días que también estuvo en la tierra luego de su resurrección y antes de su ascensión a los cielos.

De modo que el número 40 muestra la cantidad de tiempo en qué Dios actúa en la prueba de su pueblo.

Es un lapso en el que Dios busca la absoluta dependencia de Él, para conformarnos a su imagen y semejanza.

Y en ese período nos debemos enfrentar al maligno, a sus tentaciones, lo que significa una prueba a nuestra fortaleza espiritual.

Pero si somos fuertes y apelamos al auxilio divino, seguramente creceremos en nuestra fe y lo expulsaremos, de la manera que sucede en los exorcismos.

  

LAS MENTIRAS DEL MALIGNO SE DESVANECEN ANTE LA PRESENCIA DIVINA

Los creyentes saben que el diablo es un mentiroso desde que Juan enseña,

El fue un asesino desde el principio, y no tiene nada que ver con la verdad, porque no hay verdad en él. 

Cuando habla mentira, habla según su propia naturaleza, porque es mentiroso y padre de mentira” (Juan 8:44).

Exorcistas y sus equipos han sido testigos de que cuando el poder del rito romano inflige tormento a un demonio por lo que debe huir, el Señor, o su madre, o un santo o ángel puede obligarle a ofrecer alguna información que sea verdadera.

La verdad es contraria a su naturaleza, pero el Espíritu de la Verdad puede forzar al espíritu de mentira para ofrecer una verdadera declaración que a veces ayuda al exorcista.

Exorcistas han escuchado declaraciones ofrecidas por un demonio atormentado como “Deja de esos cuentos” cuando se oraba un rosario de intercesión por la víctima.
.
O “¡El agua me quema!” cuando el agua bendita se rocía sobre la víctima.
.
O “¡Oh, no, la mujer ya está aquí!” cuando se invoca a María.

el maligno orando

  

A LOS DEMONIOS NO LES GUSTA LA CUARESMA

Sobre la temporada de Cuaresma se ha escuchado de un demonio,

“¡No me gusta el tiempo de Cuaresma!
.
¡La gente hace lo que siempre debe hacer y lo odio! “

¿Por qué es la temporada de Cuaresma una amenaza para el mundo de los demonios?

Lo que es evidente durante el ministerio del exorcismo es que los demonios son extremadamente legalistas y muy conscientes de la auténtica autoridad, la obediencia y el poder del amor de Dios.

Ellos son los más amenazados por la autoridad de Dios operando a través de la Iglesia Católica, especialmente a través de sus ministros ordenados, los sacerdotes.

Se ven amenazados también por la obediencia de la fe, que protege al sacerdote exorcista y al equipo, puesto que funcionan en obediencia a su obispo.

Lo más llamativo es la forma en que los demonios son amenazados por la caridad del sacerdote y la fe de su equipo para la liberación de la víctima.

La Cuaresma amenaza al reino demoníaco por :

La autoridad magisterial de la Iglesia que nos enseña a dejar el pecado y vivir el Evangelio.

El reino de satanás está amenazada por la obediencia de la fe manifestada públicamente por la recepción de las cenizas nos recuerdan las últimas cuatro cosas: muerte, juicio, infierno y cielo.

El plan de satanás es frustrado cuando volvemos a la confesión sacramental, de manera que nos restituye a la comunión con Dios y la Iglesia.

El ayuno cuaresmal nos da el poder para resistir las tentaciones al agudizar el discernimiento de los espíritus.

Las devociones cuaresmales: estaciones de la Cruz, misiones parroquiales y la Adoración frecuente al Santísimo Sacramento amenazan a satanás por el aumento de la fe, la esperanza y el amor entre nosotros.

La limosna cuaresmal y obras de sacrificio ayudan a recuperar el Reino de Dios en los pobres y necesitados, amenazando el orgullo de satanás.

como-vencer-las-tentaciones-I

  

EN BUSCA DE LA VERDADERA LIBERTAD

En su clásico espiritual, Transformación en Cristo”, Dietrich Von Hildebrand articula la verdadera libertad como Cristo quiere:

La verdadera libertad es una consecuencia de nuestra transformación en Cristo

El egoísmo impide el logro de la verdadera libertad

Los sentimientos de inferioridad disminuyen la libertad

La preocupación por el respeto humano disminuye la libertad

La verdadera libertad se juzga por la norma de Cristo

Una visión de nosotros mismos como espectador limita nuestra libertad

La independencia intelectual o espiritual compulsiva disminuye la libertad

La verdadera libertad se distingue claramente entre las normas humanas y los mandamientos divinos

El rencor disminuye la verdadera libertad

La autoindulgencia es una forma de falta de libertad

Relajación espiritual también inhibe la verdadera libertad

tentaciones de cristo

  

CÓMO REFORZAR LA VERDADERA LIBERTAD EN CUARESMA

Cristo nos liberó para ser libres. Manténganse, pues, firmes y no se sometan de nuevo al yugo de la esclavitud” (Gálatas 5:1).

En nuestro camino cuaresmal de la fe cuando somos tentados en el desierto, como Cristo lo fue, retengamos a la palabra de Dios,

“En todo eso saldremos triunfadores gracias a Aquel que nos amó.” (Romanos 8:37).

Satanás es derrotado por el poder infinito del amor divino manifestado en la cruz.

Las armas del exorcista incluyen: el crucifijo bendecido (icono de amor obediente), la biblia, el agua bendita, las oraciones, la autoridad de la Iglesia articulada en el rito romano, y el infinito amor del Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento.

En el desierto de la Cuaresma, cada católico puede tomar estas armas del discipulado que impiden el mal:

Orar ante un crucifijo, llevar un crucifijo, venerar Sus Santas Llagas

Meditar en la Biblia: volver a leer los Evangelios

Recibir el amor del Sagrado Corazón a través de la frecuente Comunión y Adoración

Hacer un llamado al Santo Nombre de Jesús todo el día

Acompañar María en los misterios dolorosos del Rosario

Oran las Estaciones de la Cruz, sobre todo cuando la tentación del pecado

Sacrificadamente dar su tiempo, talento y tesoro, sobre todo a los más necesitados espiritual y materialmente.

Renunciar al mal y arrepentirse del vicio, nada es de Dios

Luchar por virtud, el autocontrol y la sencillez de vida

Debemos ejercitar el don de la fe, la esperanza y el amor por la oración en Cuaresma, la penitencia y la limosna. 

Nuestra transformación en Cristo se fortalece con nuestras observancias cuaresmales y por eso la Cuaresma es una amenaza para el reino de las tinieblas.


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: