Todos sabemos que el matrimonio y la familia están bajo ataque.

Y lo vemos a través de la cantidad de divorcios, el crecimiento de la lógica de los contactos sexuales sin compromiso, las relaciones extramatrimoniales, etc.

Por eso este es un tiempo de trabajar horas extras para reforzar el matrimonio en dos planos.

Por un lado reforzar la relación con la esposa/esposo y la familia.

Por otro lado, evitar las tentaciones.

matrimonio tradicional

En la medida que se producen una mayor cantidad de rupturas familiares es oportuno dar una serie de consejos prácticos sobre como reforzar la relación familiar
.
Y como evitar las tentaciones, esencialmente con los/las soltero/as.

Harían bien las los padres recordar a sus hijos estas máximas para proteger su vida futura de las tentaciones.
.
Porque hay decisiones que se toman en la vida que son irreversibles.
.
Y que por más que luego se arrepientan, pidan perdón y se rectifiquen, el daño está hecho y la historia no vuelve atrás.

También hay que tener un método para manejar los conflictos que inevitablemente vendrán y no se solucionarán; de eso también hablaremos.

Y los indicadores que nos permiten reconocer una relación matrimonial sana.

¡Que San José, modelo de esposo, nos guíe!

matrimonio con bebe

   

5 FORMAS PARA REFORZAR LA RELACIÓN ENTRE LOS ESPOSOS

1. Pregúntale sobre su día antes de empezar a hablar del tuyo

Ambos han trabajado duro. Ambos están cansados. Ambos pueden tener cosas que desean compartir.

Pero pregúntale primero sobre su día. Siempre.

Eso demuestra que valoras lo que hace y lo que piensa, lo que demuestra que la valoras del otro.

Es recomendable incluso si tienes una gran noticia.

A menos que algo sea urgente, preguntándole acerca de su día y luego compartiendo una gran noticia demuestra lo mucho que te preocupas por el otro.

   

2. Explícitamente agradécele  todos los días por su trabajo para la familia y por ti

Tu esposa/o trabaja duro y probablemente no está consiguiendo un reconocimiento por su trabajo (dinero, elogios públicos, etc.).

Si está haciendo algo para ti, debes estar agradecido. Incluso si hay fallas, debes darle las gracias y señalar lo que te gusta de ella/el.

Por ejemplo, aunque no creas que la cena fue genial, come y dale las gracias de todos modos. No critiques.

Es necesario dejar claro que reconoces el trabajo que está haciendo y que lo aprecias.

Necesitas comunicárselo de alguna manera todos los días. Díselo, déjale una nota, dale un regalo.

   

3. Si algo hay que hacer y los dos están cansados, ser el que va a hacerlo

Es el final de un largo día para los dos, y los dos están deseosos para relajarse, pero hay que cambiar el pañal sucio o los platos todavía tienen que lavarse, o alguna otra cosa necesita ser limpiada, etc).

Ambos están esperando que la otra persona lo haga. Tu debes saltar y hacerlo.

Haz el trabajo que ninguno de los dos quiere hacer.

   

4. Felicítala/o con regularidad y sin necesidad de una ocasión especial

Si ella es su esposa/o, ella es hermosa/o y maravillosa/o.

Y cuando veas otras cualidades que admiras, hazlo saber.

No dejes pasar oportunidades de resaltar sus cualidades.

   

5. Asegúrate de pasar tiempo tiempo de calidad con tus hijos

Esta es una situación de ganar-ganar para todos.

Tu tienes la oportunidad de pasar un rato divertido con tus hijos, y tus hijos la oportunidad de tener un momento de diversión contigo, pero esto es también una manera de amar a tu esposa, por dos razones.

En primer lugar, porque va a disfrutar viendo a su cónyuge en la construcción de buenas relaciones con sus hijos.

En segundo lugar, le da un descanso para hacer otras cosas.

mujer y dos hombres

  

5 FORMAS PARA EVITAR LA TENTACIÓN

   

6. Mantén tu anillo

Hay muy pocas excepciones en que ese anillo puede quitarse: operar maquinaria pesada, nadar en aguas infestadas de tiburones, etc.

Si estás a punto de entrar en una situación en que consideres si lo necesitas o no, ¡aléjate de ahí!

Tus votos, el matrimonio, tus hijos y más dependen de esas decisiones importantes.

   

7. Pon fotos de tu esposa/o en el trabajo

Sería prudente que eligieras un par de fotos grandes y divertidas tu pareja y las desplegaras en tu oficina o lugar de trabajo.

Escoge un momento que haya sido muy divertido, por dos razones: te recordará por qué la/o amas tanto, y además, va a hacer una gran herramienta de conversación con los demás, especialmente cuando las personas del otro sexo pregunten.

Actualiza la imagen según sea necesario para mantener a la gente alrededor tuyo sabiendo que su relación sigue creciendo.

   

8. Mantén el contacto visual simple y corto con las/los demás

No leas esto a mal, no se está diciendo que seas grosero/a.

Sino que tengas cuidado por donde recorren sus ojos y el tiempo que viajan cuando estás en presencia de un soltero atractivo.

Tu sabes que una vez que te involucras en la primera mirada seria pueden venir problemas.

Se breve y sigue adelante. Vuelve a la imagen puesta en tu escritorio.

   

9. Mantén una conversación general y profesional

Si trabajas con solteros, no hay duda de que se planteará una conversación. 

Todo depende de ti en cómo decidas hablar con ellos.

Puedes elegir ser breve y general y optar por mantener el clima profesional o puedes optar por mantener fuera de esto y permitir que vayas a lugares que no deberías.

Se cortés, pero muy intencional en lasconversaciones. Si es necesario, una vez más, siempre debes estar listo/a para que aparezca algo sobre tu esposa/o o familia.  La seguridad ante todo.

   

10. Habla acerca de tu cónyuge y tu familia a menudo

La idea es presentar un hogar firme.

Los solteros con las que te comuniques cada día si es necesario, no deben ser rivales de tu cónyuge y tu familia.

Tu familia debe ser tu primera prioridad en cualquier lugar y con quien te encuentres cada día.

Se breve, sencillo y menciona a tu cónyuge.

¿Y cómo sabemos que estamos ante una relación sana? ¿Cómo podemos hacer del matrimonio una relación sana?

   

10 SIGNOS DE UNA RELACIÓN SANA

   

1. Pones a Dios primero en la relación

Es hacer coincidir la voluntad de Dios para la vida personal y la vida de pareja; saber que Dios está en medio del matrimonio.

Porque es fácil confundir la voluntad de Dios con nuestros deseos fugaces.

Y cuanto más se conozcan más fácil será determinar si una relación es saludable.

Esto se debe discernir a través del contacto profundo de la pareja desde que se conoce hasta que empiezan a intimar.

   

2. Hay expectativas realistas

No se trata de que el la mujer encuentre a su San José y el hombre encuentre a su María.

Esta búsqueda es irreal porque vivimos en un mundo caído.

Lo más probable es que no exista un San José o una María, sino seres perfectibles que tienen sus defectos.

Y por lo tanto hay que ser realistas con las heridas del pasado de la pareja y saber perdonar los inconvenientes que suceden.

   

3. Buscas la amistad primero

Una relación sana debe tener una amistad sólida que nace desde el momento del romance.

Y es esta amistad, por sobre las atracciones físicas, las coincidencias de personalidad y de valores, la que permitirá capear cualquier tormenta.

   

4. La relación se basa en la confianza

Y esto se mide por las cosas que puedes compartir con tu pareja.

Saber qué él o ella respetarán tu vulnerabilidad y que no habrá una estrategia consciente de mentir, hacer trampas o lastimar a la otra persona.

En una pareja sana cada persona es libre de ser ella misma y debe confiar en que el otro lo ve así.

   

5. Te conviertes en una mejor persona

El matrimonio no se trata de una relación explosiva de amor porque esas cosas tienden a pasar después de un tiempo.

El objetivo del matrimonio cristiano no es hacerte feliz, sino hallar un compañero que te ayude en la vida, como dijo Dios cuando creó a Eva para Adán.

Cada uno se fortalece en la medida que experimenta paz y alegría en la relación, sabiendo que se está convirtiendo en la mejor versión de uno mismo.

   

6. Hay respeto por la dignidad de cada uno

Una pareja sana lo es porque cada uno respeta la dignidad de la otra persona.

Y no la ve simplemente como alguien para servir sus deseos.

Tienes que ver a la pareja a una persona con su propia historia, que debe incluirse en la historia del matrimonio.

Cuando respetas a la otra persona te preguntas ¿qué es lo realmente bueno para él o ella? cuando tienes que tomar alguna decisión.

   

7. Hay interdependencia

Esto es distinto a la independencia o a la dependencia.

El matrimonio es un misterio en el que una persona mantiene su identidad única y al mismo tiempo forma un nuevo tipo de identidad como pareja casada.

Hay un sentido de conexión que llamamos interdependencia.

Por lo tanto debe haber un equilibrio entre las identidades individuales y una profunda conexión íntima entre los cónyuges.

   

8. Escuchar a la familia

Los padres de cada uno tienen cosas para enseñar, porque han pasado por dificultades similares a la que pasará la nueva pareja.

Tan importante como los padres casados son los padres divorciados, porque han pasado por muchas más situaciones difíciles, que pueden dar una buena experiencia de los malos momentos que suceden a las nuevas parejas.

   

9. Apoyo mutuo en momentos difíciles

Hay que aceptar que la pareja pasará por momentos difíciles.

Y hablar este tema desde el romance para ir generando la coraza para esos momentos.

También acordar que la pareja puede recurrir a la familia, amigos de confianza, a un director espiritual e incluso a un terapeuta, para solucionar los problemas más complicados.

   

10. Fortalecer el matrimonio a través de la oración

El padre Peyton decía que familia que reza junta permanece unida.

Y el Papa Benedicto XVI llamó a que los recién casados a que aprendan a orar juntos en la intimidad del hogar, para que su amor sea cada vez más verdadero, más fructífero y duradero.

Pero hay que ser realista al pensar que siempre habrá conflictos, entonces hay que saber cómo lidiar con ellos.

   

CÓMO LIDIAR CON LOS CONFLICTOS

No importa lo bien que lo estés haciendo, siempre sucederán conflictos y hay que utilizar un método para encauzarlos.

Para cualquier relación es central el saber oír al otro; no monologar.

No se puede escuchar y hacer otra cosa al mismo tiempo.

Elimina todas las distracciones (televisión, computador teléfono) y concéntrate en tu cónyuge y lo que esa persona está diciendo.

Haz contacto visual. Los ojos son la ventana del alma.

Mirando a los ojos de tu cónyuge vas a conectarte en un nivel más profundo.

Escucha cómo se siente tu cónyuge. Trata de ponerte en su lugar.

Pero aun así, no importa lo bien que domines estas habilidades de comunicación, la verdad es que todavía habrá un conflicto de vez en cuando.

Ten en cuenta estos consejos prácticos sobre cómo manejar los conflictos cuando se presenten, de modo que la pasión no queme tu casa.

   

1 . El conflicto sirve para aclarar temas y bajar la tensión

Haz las cosas con claridad y comprendiendo tu relación.

No permitas que las cosas se agraven y no dejes pasar sin la comunicación los temas que te hacen daño.

Las heridas se convierten en amargura que tienen el poder de destruir tu vida.

Efesios 4:27 dice: “No deis lugar al diablo.” Le damos al diablo un lugar en nuestras vidas cuando no nos ocupamos de las cosas y dejamos que la relación se infecte.

   

2 . No ataques a la persona, ataca al problema

El objetivo cuando no se está de acuerdo no es determinar quién está bien o mal.

El objetivo es resolver el problema.

El diablo quiere estar en el centro de tu desacuerdo y pintar a tu cónyuge como tu enemigo.

Recuerde que tu cónyuge es tu aliado.

Lidia con el problema del desacuerdo sin volverte en contra de tu cónyuge.

   

3 . Disciplina la manera de tu desacuerdo

Sin menospreciar a tu pareja o usar palabras o lenguaje corporal negativo, amenazas emocionales u obscenidades.

El Espíritu Santo está ahí para ayudarte a discutir sin ser agresivo uno hacia el otro.

Puedes detener el comportamiento desagradable por el poder del Espíritu Santo.

Pídele a Él su auxilio. Y si es tu cónyuge que no puede dominar la ira, entrega a Dios tus padecimientos, pero no reacciones.

   

4 . Sobre los reproches

Mantén el pasado en el pasado. Evita frases como “Siempre haces esto”.

No seas un aficionado a la historia.

Recuerde Filipenses 3:13, que dice: “una cosa hago: olvidar ciertamente lo que queda atrás, y extenderme a lo que está delante”.

   

5 . Cuando no se puede llegar a un punto de la resolución, toma un tiempo de espera

Se puede tomar 30 minutos un par de horas, un día o varios.

Puede ser bueno estar a solas en el proceso.

Deja que Dios te hable acerca de la situación. Él puede hacer que se veas la situación de manera diferente, o te puede ayudar a entender mejor el punto de vista de su cónyuge.

Incluso si necesitas un poco de tiempo a solas, siempre vuelve junto a ella.

No dejes que se construyan muros entre ustedes.

Aun cuando has hecho todo lo que sabes hacer para discutir constructivamente, algunos desacuerdos te harán sentirte herido y enojado.

En esos momentos, debes elegir a perdonar.

Jesús nos perdonó cuando no lo merecíamos. Como cristianos, debemos hacer lo mismo.

Tenemos que estar dispuestos a dejar ir las cosas.

No entender nuestras diferencias es probablemente la razón principal por la que el enemigo es capaz de alterar nuestra casa.


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply