Cada 8 de marzo, en el día internacional de la mujer, se está repitiendo lo mismo en todo el mundo.

Mujeres radicalizadas, pro aborto, anti maternidad, pro ideología de género, anti familia, anti católicas, se han apoderado del movimiento feminista.

El vidente argentino Benjamín Solari Parravicini profetizó en sus psicografías de las décadas de 1930-40 la ideología feminista y de género.

En las bases del feminismo actual están en el concepto de lucha de clases y rebelión contra el poder.

Y lo trasladan al entorno familiar, a fin de que la mujer adopte el modelo masculino del éxito social (económico, intelectual, profesional, etc.).

Liberándose radicalmente del rol de procreadora, educadora y guía de la próxima generación.

En última instancia es la destrucción de la familia.

Pero es tan poderoso el rol maternal y la familia que puede generar el milagro de la conversión de la fundadora de femen Brasil, por ejemplo.

Veremos cómo todo esto ya fue profetizado hace 8 décadas.

triunfa la mujer sobre el hombre

  

SIN ENTENDERLO, PARRAVICINI HABLÓ EN SUS PSICOGRAFÍAS DEL DESARROLLO DEL FEMINISMO

El católico argentino Benjamín Solari Parravicini profetizó en sus psicografías de las décadas de 1930-40 la ideología feminista y de género.

El empoderamiento de la mujer, su “liberación” y tratar de ocupar los mismos espacios del hombre, a través del movimiento feminista y luego la ideología de género, fueron los elementos principales de esta situación de hoy en occidente:
.
Descaecimiento de la familia, el transexualismo y la homosexualidad, la baja en la natalidad porque las parejas no quieren concebir, abortos, anticoncepción.
.
Que están creando un invierno demográfico imparable en el planeta (occidente no puede reponer a los que mueren), envejecimiento de la población y problemas de mano de obra y en los sistemas de salud.

Parravicini era un hombre profundamente y radicalmente católico.

  

LA LIBERACIÓN DE LA MUJER

Parravicini alcanzó a ver con una claridad admirable la tortuosa senda por lo que habían de transcurrir los pasos de la liberación de la mujer.

Y en cierto modo se estremeció.

Ya en 1936 diría:

“La mujer pasará su cabello al hombre y el hombre pasará sus ropas a la mujer.

Ambos mandarán en igualdad de mando, pero el tiempo les hundirá”,

Porque había intuido una trastocación de la realidad, de la naturaleza más profunda del ser humano.

la mujer hombre sera

  

EL TRANSEXUALISMO

No se trataba sólo de extrañas profecías, como aquella del año 1937 en que anticipaba un transexualismo que entonces no se podía entender pero que hoy vemos desconcertantemente nítido:

“El hombre mujer, será en dos faces (sic).
.
Una por nacimiento bisexo, otra por ancestralismo.
.
El mal será el vicio en el hombre, este llevará el sexo en búsqueda y terminará en hombre mujer falso.
.
Médicos operarán y harán bien, más el hombre mujer no será interpretado hasta el 70.”

No, no se trataba de intuiciones proféticas de excesos marginales.

No, para Parravicini había una previa trastocación del ser del hombre en el mundo, de su misión constitutiva e íntima.

En la que la mujer sería arrebatada del corazón del hogar para ser entregada al falso corazón de un mundo tecnificado.

  

EL FEMINISMO ANTICIPADO

Y ese era el problema anterior y esencial.

Por eso Parravicini dejaría en 1949 una sorprendente profecía que parece hablar de nuestros días:

“La mujer perderá la atracción del sexo, usurpará al hombre de su quehacer, atrapará la política, llevará su mando al alto estrado, será dominante factor en el mundo, pero el mundo en el día de los días la aplastará.
.
Será en el final de la grande prueba.”

Porque ese éxito de la mujer se ha convertido en su misma destrucción, en su misma insatisfacción, en su misma desilusión.

Y con la “pérdida” de la mujer se ha avanzado en la destrucción de la civilización, porque ha sido posible derribar sus cimientos más esenciales al grito de “realización”.

Benjamín Solari Parravicini y Sigurd Von Wurmb

  

UNA PRUEBA PARA LA HUMANIDAD

Pero era una prueba, una dura y pesada prueba que estaba atravesando el hombre, hasta esa culminación final que intuyó el mismo Parravicini:

“En el final de la prueba la mujer llagará a mostrarse en disfraces ridículos y modales absurdos, imposibles al hombre, el que en hastíos escapará de ella.
.
El día de San Malaquías es casi en el día!”.

el contacto sexual disminuira

Desaparecido el hogar, el hombre queda a merced del mundo, desarrapado, desprotegido, sometido a los vaivenes del dictado de los medios.

Y su vocación al amor queda pervertida porque se ha apartado del él a quien mejor puede enseñar el verdadero sentido del amor: la madre.

Por eso interesa encumbrarla, hacerla mundo, para que el hombre encuentre el suelo del afecto que le guía en la vida y le constituye en lo más profundo.

Por eso veía Parravicini en ello signo de la perversión de los tiempos y de su precariedad.

Hoy sus oníricas profecías las comprendemos como nunca antes, porque vemos que su materialización ha llevado a las sociedades a un duro invierno.

Invierno demográfico y familiar que, curiosamente, algunos siguen llamando primavera.

Pero también hay fuerzas opuestas hacia la maternidad y la familia que logran grandes milagros como el que ahora describimos.

sandra giromin y su hijo

  


LA CONVERSIÓN DE LA FUNDADORA DE FEMEN BRASIL

La feminista brasileña Sara Winter solía trabajar para legalizar el aborto.

Ella fue una de las fundadoras de Femen Brasil un grupo para llevar a cabo protestas en topless ofensivas en las iglesias.

Ahora, ella dice que las personas deben aprender de las personas religiosas que ponen su fe en acción..

Y rechaza a las poderosas fuerzas que promueven el aborto en su país.

¿Qué ha cambiado su mente? El nacimiento de su hijo.

  

LA HISTORIA DE SARA WINTER

Cuando las arpías de Femen irrumpieron chillando en los boletines de noticias hace unos años vistiendo sólo pintadas en sus torsos y haciendo la guerra contra el patriarcado, la homofobia y el catolicismo en Europa, una brasileña de 20 años, quedó muy impresionada.

Sara Fernanda Giromin había crecido con un padre que intimidaba a su madre. A

la edad de 14 años se había ido de la Iglesia Católica. Se involucró en la prostitución y en enfrentamientos con la policía.

sandra winter legalizar el aborto

Así que cuando vio estas feministas intrépidas batallando en la primera línea contra el patriarcado masculino pensó, quiero hacer eso.

Ella se convirtió en Sara Winter, la cara del feminismo radical en Brasil.
.
Después de un breve período de formación en Ucrania en 2012 armó un grupo Femen en Río de Janeiro.
.
Y puso en marcha protestas en topless, la marca registrada del movimiento en contra de la Iglesia y otras instituciones sociales.

Al año siguiente se fue de Femen, denunciándolo como un “negocio”, que ni siquiera le reembolsaba los gastos incurridos en la organización de sus protestas.
.
Pero continuó como activista en Bastardxs, un grupo feminista que incluye tanto a hombres como mujeres.

Recientemente, sin embargo, la Giromin ha hecho una vuelta completa.
.
Repudiando toda forma de feminismo y hablando de la alegría de la maternidad con un bebé de 3 meses en su regazo.

Ella también habla de regresar a la fe cristiana y de trabajar con el movimiento pro-vida.

Lamenta profundamente que su primer hijo fuera abortado y “pide perdón” por su aborto.

También pide a los cristianos que la perdonen por la escena de enero 2014 cuando participó de un beso entre personas del mismo sexo con otra mujer en topless en frente de la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, en Río de Janeiro, y actos ofensivos similares.

“Fuimos demasiado lejos y terminamos ofendiendo a muchas personas religiosas y no religiosas”, dice en un video:

  

¿QUÉ PASÓ?

Sara Giromin era una adolescente herida cuando ella llamó a la puerta de Femen.
.
Parece que ella estaba buscando algún tipo de apoyo después de las experiencias de su infancia y de la prostitución.
.
Pero resultó que nadie en ese grupo o del otro al que se unió realmente se preocupaba por sus problemas personales.

En cambio, se sintió obligada a adoptar la cultura sexual del movimiento.

sara winter con su bebe

“Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen mucho más voz y respeto dentro del movimiento.
.
Por lo que con cada día que pasaba, deconstruía mi heterosexualidad sustituyéndola con una bisexualidad artificial”.

Agrega además en el libro que escribió:

Para la secta feminista, las mujeres no son la inspiración, sino son la materia prima en el peor sentido de la palabra.

Son objetos convenientes útiles para el propósito de inflamar el odio contra la religión cristiana, el odio contra los hombres, el odio en contra de la belleza de las mujeres, el odio contra el equilibrio de las familias”.

“Eso es lo que el feminismo es, y puedo garantizar que es así, porque yo estaba en el interior”.

Vi al movimiento feminista encubriendo a pedófilos“.

Vi al movimiento feminista persiguiendo a mujeres

Soy un testimonio del hecho de que hoy en día en el movimiento feminista las mujeres no tienen ninguna importancia, sino que sirven como combustible para los fuegos del odio que la secta feminista no puede permitir que muera”.

Su experiencia es, por supuesto, con una forma extrema del feminismo, pero son estos extremistas quienes están impulsando la agenda de los derechos humanos en la actualidad.

La Giromin habla de la negatividad fundamental y el anarquismo de un movimiento por los derechos de género que ni siquiera cree en hombres y mujeres.

No tiene nada que ver con la igualdad entre los sexos, sino con la deconstrucción y la reducción de la sexualidad al mero hedonismo.

No hay respeto por la naturaleza humana, o incluso por la sociedad, sólo la hay para la afirmación de un derecho absoluto a la libre expresión impulsada por pura voluntad. Aquí es donde la agenda de género se dirige.

Pero la joven brasileña también rechaza el feminismo mayoritario, diciendo que perjudica a las mujeres mediante el fomento de la promiscuidad, la anticoncepción y el aborto.

Ella es perceptiva sobre eso también, ya que la anticoncepción y el aborto prepararon el camino para la anarquía sexual que ahora socava el matrimonio y la familia.

Ser madre la ha cambiado mucho. Ella escribió:

“Ayer se cumplió un mes después del nacimiento de mi bebé y mi vida ha tomado un nuevo significado.

Estoy escribiendo esto mientras él duerme serenamente en mi regazo. Es la más grande sensación en el mundo”.

A los 24 años, ella es afortunada de haber visto todo este lío espantoso de la revolución sexual y abrazar una alternativa que afirma la vida.

Ella se ha asociado con una psicóloga cristiana, Marisa Lobo, para dar charlas contra el feminismo, la ideología de género y el marxismo cultural.

Ella dice:

“Dejé que el movimiento del cual hace cuatro años yo era uno de los principales símbolos de Brasil, y nadie puede decir lo contrario”.
.
¿El resultado? Hoy estoy mucho más feliz y soy capaz de ayudar a las mujeres más”.

sara winter arretada por la policia

  

UN MENSAJE EN FACEBOOK EL 15 DE DICIEMBRE DE 2015 QUE NO TIENE DESPERDICIO

Lo que me faltaba era el amor (que cambió cuando me convertí en madre), amor que vino a mí después de haber reflexionado mucho sobre el feminismo militante de hoy”.

El 15 de diciembre de 2015 denunció el financiamiento internacional para promover el aborto en Brasil. Ella pidió perdón por haber sido “parte de ese plan para conseguir la legalización del aborto.”

“Yo no sabía que todo lo que se habla de la legalización del aborto en Brasil había sido el trabajo de las organizaciones controladas por magnates.
.
Hombres ricos interesados en la reducción de la población de mi país.”

“No estoy agitando una bandera más.

No estoy de acuerdo con que las mujeres sean encarceladas por tener un aborto, creo que siempre deben ser tratadas con compasión, pero yo estoy en contra de la promoción del aborto que llevan a cabo las ONG feministas“.

Mientras que las feministas están haciendo protestas ridículas (yo misma solía ser una de ellas), que son embarazosas para las mujeres, hay mujeres de fe, con hogares, que protegen a las víctimas de violación.

Y otras mujeres que dan vida al proporcionar vivienda, sosteniendo a las mujeres en situaciones de peligro, y proporcionando todo tipo de ayuda”.

Hay una gran cantidad de organizaciones no gubernamentales e instituciones que necesitan una mano de ayuda y voluntarios para atender a las víctimas de la violencia, así que vamos a ponernos en marcha, ayudarlos, hacer nuestra parte. Cuidar, ayudar y amar a otras mujeres”, animó a sus lectores.

Sara también se ha convertido en crítica de la ideología transgénero.

Explicó que ella no tiene ninguna animosidad contra personas que dicen que son transgénero, pero agregó:

No creo que el cambio de la ropa, hacerse implantes mamarios de silicona, la transición con hormonas y cirugía, pueda cambiar el sexo de nadie

Sara empezó a hablar de este giro radical en su vida, en octubre de 2015.

“Lamento haber tenido un aborto y hoy estoy pidiendo perdón”, escribió en Facebook 14 de octubre, casi un mes después del nacimiento de su segundo hijo.
.
Desde el nacimiento de su bebé, ella dijo, “mi vida ha tomado un nuevo significado.”

“Yo no quiero que te pierdas por lo mismo que hice yo”, dijo a sus lectores.

Años antes, se sometió a un aborto usando un medicamento proporcionado por una feminista.

“Yo casi me desangro y tuve complicaciones muy graves”, recordó.
.

Y agregó que la persona que vino en su ayuda en esas circunstancias era un hombre que no tenía “ninguna conexión con el feminismo radical.”

E instó, “el feminismo debería concentrarse más en el cuidado de las mujeres en lugar de poner en riesgo sus vidas.”

Ella dijo que su aborto anterior le había causado dificultades en su segundo embarazo.

Sara dijo que se ha enfrentado a una reacción hostil por parte de la facción feminista que ha abandonado.

No tienen ni idea de las represalias de que he sido víctima procedente de las feministas”, ella escribió.

Temo incluso de salir a la calle con mi bebé, pero tengo fe en que todo esto va a desaparecer.”

A principios de diciembre, Sara publicó un libro digital corto “Perra ¡No! Siete veces que fui traicionada por el feminismo“.

sara winter posando encadenada fondo

El libro es una recopilación de las experiencias extrañas ella dice que tuvo como parte del movimiento feminista brasileña, orgías, alcohol, drogas y el mal uso de los fondos.

Por cada libro vendido, ha ofrecido a donar un Real Brasileño (unos 25 centavos de dólar) a “las iniciativas que ayudan a las mujeres en situaciones de violencia y contra el aborto”

Sara ha declarado que el feminismo tiene una cura y yo soy la mayor prueba de ello.”

Ella dijo que la razón principal por la que a los brasileños no les gusta las feministas es porque la mayoría de ellas actúan histéricamente y utilizan los medios de comunicación social “para burlarse y humillar a las personas religiosas.

Predican el odio contra los hombres, además de ser extremistas y muestran una falta de respeto del patrimonio religioso de otras personas.”

“Soy muy culpable. Yo solía ser así también, pero gracias a Dios he sido sanado, dijo.

Más allá de este caso de Sara Winter debemos comprender ideológicamente el feminismo extremo y tóxico, que viene de su mixtura con el marxismo.

feminismo

  

LAS RAÍCES MARXISTAS DEL FEMINISMO

Un breve repaso histórico ayuda a explicar cómo el feminismo pasó de ser una opinión excéntrica en manos de unas pocas mujeres de alto nivel y descontentas, a una ideología que revolucionó los puntos de vista de la sociedad sobre cómo posicionarse y vivir en las familias.

El líder de la “corriente principal” del grupo feminista en Estados Unidos, la National Organization for Women (NOW), dijo en su declaración de 1966 de objetivos que se conformaría con nada menos que una revolución del rol sexual para hombres y mujeres que reestructuren todas las instituciones:

la crianza, la educación, el matrimonio y la familia, la medicina, el trabajo, la política, la economía, la religión, la teoría psicológica, la sexualidad humana, la moralidad y la evolución de la raza.

¿De dónde las feministas sacaron la idea de que la vida en familia necesita una “revolución”?

De los especialistas en la revolución, los marxistas.

En su tratado de 1884, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, el mejor amigo de Karl Marx y co-autor, Frederich Engels, afirmó que la familia burguesa, con su división del trabajo -los hombres trabajan, las mujeres cuidan a los hijos- era uno de los mayores obstáculos para el logro de una sociedad socialista.
.
Engels sostuvo que esta barrera debe ser desmantelada alentando a las mujeres a verse a sí mismas como una clase oprimida.
.
Como trabajadoras de las fábricas explotadas, que deben participar en “la lucha de clases” marxista en contra de sus padres y maridos.

Por supuesto, “la lucha de clases” en el lugar de trabajo ha sido condenada por numerosos papas, incluyendo León XIII y Pío XI.

La aplicación de ese principio socialista a las relaciones íntimas de la familia es aún más destructiva.

Las mujeres que aceptan ese principio deben dejar de ver a la familia como una unidad de objetivos comunes.

Y en cambio sentirse moralmente justificadas en la búsqueda de sus intereses egoístas en detrimento no sólo de sus maridos, sino también de sus hijos.

Si los propios hijos de una mujer pueden ser sus enemigos, no es de extrañar que las feministas respalden la anticoncepción y luego el aborto como requisitos fundamentales para el progreso de la mujer en la sociedad.

balanza ombre y mujer

  

DE LA LUCHA DE CLASES A LA ANTICONCEPCIÓN

Es cierto, que como “feministas pro-vida”, las primeras feministas como Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton aceptaron la creencia, común en su época, que el aborto es un crimen de barbarie cometido por los hombres egoístas en contra de las mujeres víctimas.

La mayoría de las Sufragistas del siglo decimonono pensaban al votar, que las mujeres, con su moral supuestamente más noble, podrían sanar a un mundo herido por el egoísmo masculino.

Sin embargo, su premisa fundamental de que las mujeres eran una clase oprimida social, un “proletariado interno”, con el tiempo erosiona los principios sociales sanos que habían heredado de una sociedad profundamente cristiana.

Hoy en día no hay una sola gran organización feminista importante que no soporte la anticoncepción y al aborto a petición.

Oponerse a cualquiera de esas demandas significa que las mujeres sean expulsadas de dichas organizaciones.

Así como las candidatas pro-vida a un cargo encuentran la oposición de estos grupos feministas de alto poder de recaudación de fondos como Emily’s List.

Aún en su fase más benigna, la suposición implícita del feminismo, que las esposas y los maridos son opositores en una lucha de poder, fue corrosiva para la sociabilidad.

Las palabras de las líderes sufragistas revelan que, al igual que Engels y Marx, querían acabar con los roles familiares tradicionales.

Las sufragistas no convocan a la sociedad a valorar la particular e insustituible contribución de la mujer como madres y maestras de jóvenes, que a veces, por necesidad, tenían que trabajar fuera del hogar.
.
En su lugar, pidieron a las mujeres rechazar su vocación natural, para vivir como hombres.

En 1868, la líder sufragista Elizabeth Cady Stanton, ella misma casada y madre de siete hijos, abogó por control de la natalidad y equiparó el matrimonio tradicional con la prostitución.

Ella continuó diciendo:

Nuestra idea es que cada mujer de mente y cuerpo sanos, con un cerebro y dos manos, es más noble, virtuosa y feliz manteniéndose ella misma.

Cuando una mujer es dependiente de un hombre, su relación con él será falsa.

Ya sea en matrimonio o fuera de él, ella se despreciará y odiará al que gratifica sus deseos por las necesidades de la vida.

Un libertario podría suponer que el feminismo es simplemente una estrategia para dar a las mujeres más opciones.

Permitiendo a aquellas que no están llamadas a la maternidad, alcanzar otras posiciones de gran valor en la sociedad.

¡Pero no!. Para las mujeres que no abrazan su agenda, las feministas tienden a abogar por la coerción en lugar de la libertad.

Simone de Beauvoir, autora de la obra pionera feminista El Segundo Sexo, admitió en 1975:

Mientras la familia y el mito de la familia, el mito de la maternidad y el instinto maternal no se destruyan, las mujeres serán oprimidas….

Ninguna mujer debe ser autorizada a permanecer en casa y criar a sus hijos.

La sociedad debe ser totalmente diferente. Las mujeres no deben tener esa opción, precisamente porque si existiera esa opción, muchas mujeres la tomarían.

Es una manera de forzar a mujeres en una determinada dirección.

FEMINISMO

  

DE LA ANTICONCEPCIÓN AL ABORTO

En el contexto de los tiempos, no es de extrañar que la cruzada de Margaret Sanger sobre el control de la natalidad encontrara reclutas más ansiosas entre las feministas de la década de 1920.

Ellas buscaron, como ella lo dice, reducir la “plaga” de las familias numerosas entre los grupos de inmigrantes étnicos “menos aptos” que estaban llenando las ciudades de Estados Unidos.

Las feministas, que comparten la preocupación eugenésica de Sanger para la creación de una raza humana “superior” a través de reproducción selectiva, influyeron en la aprobación de leyes en trece Estados Americanos, requiriendo la esterilización de los que caían por debajo de una determinada norma en las pruebas de Coeficiente Intelectual.

Las feministas que no se unieron a la cruzada eugenésica de Sanger se preocuparon por la autonomía de las mujeres para defender el uso de métodos anticonceptivos en el matrimonio.
.
Las prácticas que antes estaban confinadas a las prostitutas, fueron aclamadas como la clave para la felicidad del matrimonio por organizaciones con inocuos nombres como “Women’s Health Project”, “Family Planning Associates” y, el más conocido, “Planned Parenthood”.

Inspirada en parte por los argumentos feministas, la Iglesia de Inglaterra en 1930 se convirtió en la primera denominación cristiana en la historia en apoyar el uso de métodos anticonceptivos artificiales.

Incluso cristianos bien intencionados, engañados por este tipo de propaganda, se unieron a conocidos personajes públicos y fundaciones filantrópicas como Planned Parenthood como benefactores.

Los donantes van desde la columnista Abigail Van Buren a Johnny Carson, el senador Barry Goldwater, Bill y Melinda Gates, Barbra Streisand, Ted Turner y Jane Fonda.

Con el tiempo la mayoría de las otras iglesias anglicanas siguieron el ejemplo, dejando sola a la Iglesia Católica.

Sin embargo, por los años 1950 y 1960, muchos católicos-conscientemente o no-, también habían aceptado la premisa feminista que las mujeres deben ser liberadas de la “carga” de tener hijos, para ocupar su lugar junto a los hombres como sostén de la familia.

Durante la década de 1960, a raíz de los cambios introducidos en el nombre del Concilio Vaticano II, esperaban que el Papa Pablo VI concediera permiso para que los católicos utilizaran métodos anticonceptivos artificiales.

Los Promotores urgieron a la Iglesia aprobar “la píldora”, una invención reciente de anticoncepción hormonal.

El argumento no hubiera ganado fuerza si hubiera sido conocido que la píldora no siempre impide la concepción, y que puede causar un aborto temprano y enfermedades.

En 1968, para consternación general, el Papa Pablo VI publicó la histórica encíclica Humanae Vitae.

Que reafirmó dos mil años de enseñanza de la Iglesia que las relaciones matrimoniales están, naturalmente, ordenadas a la reproducción y que no se pueden emplear medios artificiales para frustrar los propósitos procreativos o unitivos del acto sexual.

En el documento, el Papa emitió graves advertencias sobre las posibles consecuencias de la aceptación generalizada de la anticoncepción.

Sus profecías fueron descartadas, pero la mayoría de ellas han llegado a suceder.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: