La confesión y la dirección espiritual son como círculos que se superponen parcialmente.

Comparten algunas características comunes, pero sus centros, sus esencias, son distintos.

confesion

La confesión es un sacramento y debe ser realizada por un sacerdote.
.
Mientras que la dirección espiritual es un consejo espiritual sólido y puede ser realizada también por un laico.

Leer también:

Reflexiones sobre la Confesión

Recomendaciones para una Buena Confesión

Las 10 Oraciones para Confesar, Pedir Perdón y la Misericordia de Dios [Aprobadas por la Iglesia]

El sacramento de la penitencia en la historia

Sacramento de la Penitencia y la Reconciliación en el Catecismo de la Iglesia Católica

  

LA CONFESIÓN

La Dirección Espiritual es menos conocida que la Confesión. 

A veces se le llama Acompañamiento Espiritual.

Y es una práctica muy antigua en la tradición judeo- cristiana como un medio para encontrar a Dios.

La esencia de la confesión es la gracia sacramental que Cristo da a nuestra alma a través del ministerio de su sacerdote.

Cuando abrimos nuestros corazones a él a través de un sincero arrepentimiento y la confesión sincera de nuestros pecados en el sacramento de la reconciliación, recibimos una infusión de la gracia que perdona nuestros pecados.
.
Fortalece nuestra debilidad espiritual, especialmente en relación con las conductas que confesamos.
.
Y aumenta el lazo de nuestra amistad sobrenatural con Cristo. 

Aumenta además las virtudes sobrenaturales de la fe, la esperanza y la caridad.

En la confesión, Dios actúa en nuestra alma en la forma en que un cirujano actúa sobre un paciente.

Actúa directamente, profundamente, de manera que nunca podríamos reproducirlo por los esfuerzos meramente naturales.

Es por eso que no hay que preocuparse, incluso si el sacerdote que escucha nuestra confesión es taciturno, sordo, gruñón, en pecado mortal.

El sacerdote es instrumento de gracia de Dios dentro de este sacramento, no la fuente de esa gracia.

  

NO PUEDE HABER UNA BUENA DIRECCIÓN ESPIRITUAL SI NO HAY CONFESIÓN

Se espera que los católicos vayan a la confesión al menos una vez al año.

Y las temporadas habituales para las confesiones son el Adviento y la Cuaresma.

Recordemos cuales son las cosas que hay que tener en cuenta para una buena confesión.

El penitente debe presentarse al confesor con un buen examen de conciencia de los pecados cometidos.

Debe evitar la vergüenza, porque las cosas de las que te puedes avergonzar no son necesariamente los peores pecados.

Nos avergonzamos más de los pecados que implican una pérdida de control, pero no por aquellos pecados que hacemos de manera consciente y rutinaria

Tampoco el miedo a ser atrapado y castigado es un buen indicador de la gravedad del pecado.

Esto tiene más que ver con la vergüenza y el miedo a ser descubierto.

Hay que evitar la culpa, porque la culpa tampoco es un buen indicador de la gravedad del pecado.

En realidad culpa, vergüenza y miedo son emociones y el pecado no es una emoción, sino cualquier cosa que nos aleja de Dios, que es el bien supremo.

O cualquier cosa que intente reemplazarlo.

Sólo cuando tengamos una verdadera visión de lo que es bueno, verdadero y bello, podremos lograr una aversión real hacia el pecado.

La teología moral católica distingue entre el pecado objetivo y la culpabilidad subjetiva de la persona.

Por ejemplo una mentira siempre está mal, sin embargo la culpabilidad por ese pecado puede variar según las circunstancias, la intención y los posibles resultados.

Piensa por ejemplo en una mentira piadosa que se le puede decir a un enfermo terminal sobre su salud.

O a una quinceañera que pregunta si el corte de pelo que se hizo es lindo o feo.

La Iglesia no tiene una lista de pecados mortales, aunque sabemos que hay algunos que si lo son, como por ejemplo el asesinato o el aborto.

Pero cualquier pecado puede ser grave y mortal según las circunstancias y la intención.

La Iglesia Católica dice que para que un pecado sea mortal debe ser sobre una materia grave, o sea que destruya la caridad hacia Dios o hacia el prójimo.

Debe hacerse con pleno conocimiento y con pleno consentimiento.

La culpabilidad disminuye cuándo el pecador no tiene pleno conocimiento debido a una mala catequesis.

O cuando los pecados son realizados en momentos en que no estamos en control, por ejemplo pensemos que las adicciones pueden disminuir la culpabilidad.

En definitiva, cuando nos enfrentamos a la confesión debemos pensar que Dios quiere el perdón porque no quiere que nadie perezca.

Y que volviendo a Él, arrepintiéndose y haciendo una intención de enmienda, Dios levanta la condición de pecado mortal.

Incluso si hacemos un acto de contrición, sin confesarnos pero con la intención de confesarnos lo antes posible, también es algo que levanta nuestra condición de pecado mortal.

acompanamiento

  

LA DIRECCIÓN ESPIRITUAL

La esencia de la dirección espiritual es un consejo sólido.

El director espiritual nos ayuda a ver más claramente lo que Dios nos pide y cómo actúa en nuestras vidas. 

El director también nos ayuda a ver de manera objetiva la calidad de nuestra respuesta a Dios.

¿Estamos siendo dóciles y humildes, o estamos simplemente engañándonos a nosotros mismos para hacer lo que nos da la gana?

El director espiritual es como el terapeuta físico que nos ayuda a identificar los ejercicios que debemos estar haciendo para crecer espiritualmente.

Y luego nos ayuda a ajustar nuestro programa espiritual de trabajo con el fin de mantenernos efectivo y en la pista.

Este es un consejo muy valioso.

Pero es notablemente diferente al cirujano que realmente reconstruye una rotura de ligamentos o reconstruye un pulmón roto.

Esta es una de las razones por las que nada inhibe a los laicos para que se conviertan en excelentes directores espirituales.

La ordenación no es necesaria.

Sólo una sólida formación en teología espiritual, una amplia experiencia personal en la vida espiritual.

Y los dones del Espíritu Santo de conocimiento, discernimiento y consejo.

Pero Dios ha reservado el sacramento de la confesión a sus sacerdotes ordenados, con el fin de garantizar que actúa directamente en el mismo.

  

TERRENO EN COMÚN DE AMBOS

Sin embargo, a pesar de las esencias diferentes, las características secundarias de la confesión y la dirección espiritual a menudo pueden solaparse.

Un buen confesor da más que la absolución.
.
También utiliza el sagrado momento en que esta persona está abriendo su corazón a Dios para recordarle de la bondad, el amor y la sabiduría de Dios.

Si detecta alguna confusión o frustración, también puede dar buenos consejos, así como un director espiritual haría. 

Si el penitente tiene preguntas o dudas, las respuestas del confesor y las resuelven.

La atmósfera de fe en la que el sacramento tiene lugar es incomparablemente propicia para la acción del Espíritu Santo y la docilidad del penitente en esa acción.

En los siglos pasados, de hecho, los laicos recibían normalmente la dirección espiritual en el sacramento.

Irían al mismo sacerdote para confesarse regularmente, y este “confesor” se convertía en su padre espiritual, su director espiritual.

En tiempos más recientes, sin embargo, la práctica de tener dirección espiritual separada, que solía ser reservada para los religiosos consagrados, se ha extendido a los laicos también.

Esto está relacionado con la creciente importancia en la Iglesia de la vocación laical como una vocación a la santidad.

Tanto como una vocación religiosa es una llamada a la santidad.

Mujeres-conversando

  

EL CONFESOR Y DIRECTOR ESPIRITUAL

Algunos sacerdotes que son excelentes confesores incluso prefieren dar dirección espiritual en el sacramento de la confesión.

Combinando ambas se hace una estancia larga en confesionario pero puede fructificar.

Si estás teniendo problemas para encontrar un director espiritual, es posible que desees dar una vuelta para descubrir que sacerdotes en tu área tienen una reputación de ser confesores prudentes.

A continuación, puede ir a confesarse con ellos.

Y además de la confesión de tus pecados, también puedes mencionar en el sacramento que estás tratando de seguir un programa de crecimiento espiritual.

Entonces incluir como parte de tu confesión las áreas de trabajo espiritual en el que has tenido dificultades en las últimas semanas.

Estas dificultades pueden ser imperfecciones (fallos inconscientes) más que pecados.

Pero al confesarlos expresas la delicadeza de tu amor a Cristo, y le dará el confesor una mayor comprensión de la situación de tu alma.

Entonces el sacerdote tendrá la oportunidad de darte consejos y orientación sólida antes de darte la absolución.

Puedes utilizar ese asesoramiento para ajustar tu programa de trabajo espiritual para las próximas semanas.

De esta manera, tu confesor puede doblarse como su director espiritual.

La desventaja de esta disposición, sin embargo, es la falta de tiempo para conversar.

A menudo, lo que es más útil en la dirección espiritual es que la conversación se centre en las cosas espirituales.

Necesariamente, los parámetros del sacramento reducen este tipo de discusión.

Por supuesto, la situación contraria también surge.

A menudo, si un padre espiritual es también un sacerdote, es muy natural terminar la dirección espiritual con el sacramento de la confesión.

En este caso, el sacerdote tomará menos tiempo para ofrecer consejos y ánimo, lo que ya se ha dado en la dirección espiritual.

La desventaja de esta disposición (que por cierto no es un requisito), es la tendencia a diluir la propia conciencia de la acción de Dios a través del sacramento.

Una predilección para considerar el sacramento sólo como la cereza en el pastel de la dirección espiritual, por lo menos en un nivel subconsciente.

Ten en cuenta la diferencia esencial entre la confesión y la dirección espiritual. 

Si lo haces, entonces la superposición de características secundarias puede tomar muchas formas diferentes, siempre para mejorar y nunca confundir su experiencia de ambas.

Confesor

  

CUALIDADES QUE DEBE TENER EL DIRECTOR ESPIRITUAL

Ante todo, que él o ella sea un hombre o mujer de oración, que conozca personalmente a Dios en la fe, en la oración, en los sacramentos.

Que sea una persona que lucha por vivir coherentemente su fe, que está en continua búsqueda por la santidad, y que ama y es fiel a lo que enseña la Iglesia.

Si, por ejemplo, un supuesto director espiritual te dice que algo que la Iglesia enseña no es verdad, es señal de que quizás no te convenga tanto…

Tú sigues a Cristo y el director espiritual te ayuda a caminar por la senda que nos marca la Iglesia.

Ten en cuenta que la dirección espiritual:

No es buscar consejo puntual ni ir de sacerdote en sacerdote.

Ni te apoyen diciéndote que lo haces todo bien.

No consiste sólo en desahogarse psicológicamente, como se hace en el marco de la amistad.

No es tampoco una simple búsqueda de consejo, como la que realizan tantas personas que acuden a los consultorios sentimentales y buscan orientación.

Ni es como ir al psicólogo, aunque el director debe tener conocimientos básicos de psicología y derivar a profesionales de la salud mental si hace falta esa ayuda.

No es lo mismo que el sacramento de la reconciliación, aunque en el confesionario a veces se plantean cuestiones de dirección, y una reunión de dirección puede empezar o acabar con la Confesión.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Silvia Ortiz dice:

    NUNCA OLVIDO LAS PALABRAS DE UN GRAN SACERDOTE ,EL PADRE ESPOSITO, CUANDO , EN UN RETIRO, NOS ENSEÑABA : NO IMPORTA LA CANILLA POR DONDE SALE EL AGUA ,PUEDE SER DE ORO O DE PLÁSTICO , LO IMPORTANTE ES LA CALIDAD DEL AGUA QUE BROTA POR ELLOS , ES DECIR NO IMPORTA EL SACERDOTE, IMPORTA LA GRACIA QUE SE RECIBE A TRAVÉS DE EL .

Leave a Reply