Casi todo el mundo sufre de una forma leve de depresión de vez en cuando.

Y en tales situaciones, las experiencias de algunos de los santos pueden ser de ayuda y animarnos.

estatua de angel pensativo

Lo que demuestran las investigaciones es que la creencia es Dios es mejor para combatir la depresión.
.
Y que las personas que tienen fe tienen menos posibilidad de sufrir ansiedad y depresiones y llevan mejor las enfermedades.

Leer también:

    

LOS SANTOS Y LA DEPRESIÓN

¿Es posible que un santo – alguien que ha probado la maravilla y la riqueza del amor divino mucho más profundamente de lo que el resto de nosotros – pudiera ser perturbado por la depresión?
.
Definitivamente sí. 

Por ejemplo, en el siglo XIV la virgen Santa Flora of Beaulieu, después de una infancia normal, se negó a cooperar con los intentos de sus padres para encontrar un marido, en cambio, ella anunció que se dedicaría a Dios y entró en un convento.

Esto, sin embargo – a pesar de que era su vocación – precipitó un período intenso y prolongado de depresión, que afectó su comportamiento de una manera que irritaba enormemente a las otras hermanas. 

Finalmente, con la ayuda de un confesor comprensivo, Flora resistió este periodo e hizo un gran progreso espiritual a causa de ello.

San Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola

Dos santos franceses del siglo XVII, en particular, sufrieron mucho de la depresión – por razones muy diferentes. 

El sacerdote jesuita San Noel Chabanel fue uno de los mártires norteamericanos, trabajó entre los indios hurones con San Charles Garnier.

Los misioneros a menudo llegan a ser muy comprensivos con aquellos a quienes sirven, pero este no fue el caso para el Padre Noel, que sintió una fuerte repugnancia por los indios y sus costumbres. 

Esto, junto con dificultades en el aprendizaje de su lengua y retos similares, le causó una duradera sensación de tristeza y asfixia espiritual.

¿Cómo respondió? 

Al hacer un voto solemne de nunca renunciar o dejar su misión – una promesa que mantuvo hasta el día de su martirio.

Una forma diferente de santidad heroica fue practicada por Santa Juana Francisca de Chantal.

Ella estuvo felizmente casada con el barón de Chantal durante ocho años, y cuando murió su marido, su suegro – un viejo inútil, testarudo – obligó a Juana y sus tres hijos a vivir con él. 

No es de extrañar que Juana se deprimiera mucho.

Lo que es tal vez sorprendente (al menos para nuestra sociedad, en la que la gente hace un gran arte de quejarse y de la condición de “víctima”) es como Juana respondió.

Ella eligió permanecer alegre y dar respuesta a la falta de amabilidad de su suegro con caridad y comprensión.

Mucho más tarde en la vida, incluso después de la formación de una cálida amistad santa con el gran obispo San Francisco de Sales y trabajar con él para establecer una orden religiosa para las mujeres mayores, Juana todavía experimentó tiempos de sufrimiento y pruebas – pero ella siguió respondiendo alegre y activa.

Mantenerse ocupado también resultó ser un salvavidas en medio de los mares de la depresión de San Agustín, una de las más grandes figuras de la Iglesia – y, de hecho, de la civilización occidental.

Su madre, Santa Mónica, sin duda mereció grandes gracias simplemente soportando pacientemente el mal humor y la imprevisibilidad de su brillante hijo.

Agustín estaba buscando la verdad, pero en sus propios términos, y fue muchos años antes – con la asistencia de innumerables oraciones de su madre y de su admiración por el gran obispo San Ambrosio – que finalmente se entregó a Dios y aceptó el bautismo.

Poco después murió su madre y luego su propio hijo, y durante los más de cuarenta años que siguieron, su personalidad fue santificada, pero no se borró por la gracia divina lo que a menudo se manifestó en una tendencia hacia la intensa ira y la depresión severa.

San Agustín se elevó por encima de estas cadenas a través de la oración, el sacrificio y el trabajo.

De hecho, sus responsabilidades como obispo y sus escritos en defensa de la Iglesia lo mantuvieron muy ocupado.

Otra poderosa personalidad – también dada a los sentimientos de profunda inquietud y dolor – fue San Ignacio de Loyola.

En su autobiografía (escrita en tercera persona), Ignacio dijo:

Las cosas que vio le fortalecieron entonces y siempre le daban tanta fuerza en su fe que a menudo piensa para sí mismo: si no hubiera Escrituras que nos enseñaran de estos asuntos de la Fe, estaría dispuesto a morir por ellos, sólo por lo que había visto”.

Este sentido de la certeza y convicción no había sido fácil; después de su conversión a la fe, Ignacio tuvo que luchar con un período de escrupulosidad (en que tuvo la tentación de la desesperación de nunca ser digno a los ojos de Dios), seguido por una depresión tan severa que en realidad considera el suicidio.

Por supuesto, él perseveró, y Dios lo sacó de la fosa oscura del sufrimiento interior, para lo que había sido preparado, de hacer grandes cosas en nombre de Cristo y de su Iglesia.

San Ignacio experimentó de primera mano a lo que mas tarde hizo referencia como la desolación en sus Ejercicios Espirituales.

En gran parte similar a la depresión, la desolación es un estado en el que nos sentimos inquietos, irritados, incómodos, inseguros de nosotros mismos y de nuestras decisiones, asaltados por las dudas e incapaces de perseverar en nuestras buenas intenciones.

San Agustín

Según Ignacio, Dios no puede causar la desolación, aunque Él puede permitirla para sus propios fines – como para recordarnos nuestra profunda necesidad de Él, o para “sacudir” a un pecador a fin de lograr el arrepentimiento.

Los sentimientos de desolación, Ignacio señala, a menudo son causados o provocados por el maligno, especialmente después de que hemos tomado medidas prácticas para crecer en santidad o para discernir y seguir la voluntad de Dios.

Basado en parte en su propia experiencia, San Ignacio de Loyola ofrece tres piezas muy importantes del consejo para cualquier persona que experimenta la desolación:

• No cambies una buena resolución anterior, porque después de que hayas tomado la decisión que es agradable a Dios, el Diablo puede tratar de hacer que tengas segundos pensamientos.

• Intensifica tus actividades religiosas – es decir, pasa más tiempo en la oración, la meditación y las buenas obras. Porque si las tentaciones de satanás simplemente causan un aumento en tus esfuerzos para crecer en santidad, él tendrá un incentivo para dejarte en paz.

• Persevera en la paciencia, porque la autoridad y capacidad de asalto del diablo se limita única y exclusivamente por Dios, lo que significa que vas a ser relevado de tus sufrimientos espirituales si tan sólo te mantienes el tiempo suficiente.

Como Ignacio descubrió, la depresión puede ser un gran desafío espiritual – y también una gran oportunidad para el crecimiento.
.

Vamos a mantener esto en mente cada vez que sufrimos de depresión y volvamos a los santos por su intercesión.

tren que lleva enfermos a la gruta de lourdes

Tren que lleva enfermos a la Gruta de Lourdes

    

LA CREENCIA EN DIOS ES BENEFICIOSA PARA COMBATIR LA DEPRESIÓN 

Un estudio encontró que la fe ayuda a la sanación.
.
La investigación ha demostrado que los que creen en un poder superior y se relacionan regularmente con ese poder, son más capaces de hacer frente a la depresión. 

Se ha encontrado que la fe religiosa mejora significativamente el tratamiento para las personas que padecen una enfermedad psiquiátrica, según un estudio realizado por el Hospital McLean en Belmont, Massachusetts, EE.UU.

Siguiendo a 159 pacientes en el transcurso de un año, los médicos del programa de Hospitalización Parcial de Salud Mental en McLean investigaron la relación entre el nivel de la creencia en Dios del paciente, las expectativas para el tratamiento y los resultados reales del tratamiento.

Se pidió a los sujetos de prueba medir su creencia en Dios, así como sus expectativas sobre los resultados del tratamiento en una escala de cinco puntos.

Los niveles de depresión, bienestar y autolesión fueron evaluados al inicio y al final de su programa de tratamiento.

Los pacientes que “no” o sólo “ligeramente” creían en Dios fueron dos veces más propensos a no responder al tratamiento que los pacientes con niveles más altos de creencia.

Por lo tanto, el estudio concluyó que la creencia en Dios se asocia con mejores resultados en los tratamientos en la atención psiquiátrica.

“Nuestro trabajo sugiere que las personas con un nivel moderado a alto de creencia en un poder superior van mucho mejor en el tratamiento psiquiátrico a corto plazo que los que no lo tienen, independientemente de su afiliación religiosa”, decía el informe.

La creencia fue asociada con una disminución de la depresión y en la intención de auto-daño. 

Estudios previos, como el llevado a cabo en Hospital General de San Francisco también han puesto de manifiesto el poder de la oración en la salud de la persona.

La mitad oró por un grupo de desconocidos que sólo tenían los nombres de los pacientes.

Como resultado, los que oraron tuvieron menos complicaciones, menos casos de neumonía y necesitaron menos tratamiento con fármacos.
.
También mejoraron más rápidamente y pudieron abandonar el hospital antes.

orando en un hospital

    

PERSONAS DE FE TIENEN MENOS POSIBILIDAD DE SUFRIR ANSIEDAD, DEPRESIONES Y LLEVAN MEJOR LAS ENFERMEDADES

La espiritualidad mejora la salud de acuerdo con investigadores de la Universidad de Missouri. 

Las personas creyentes cuentan con una mejor salud mental que los ateos o agnósticos.
.
Esta es la principal conclusión del estudio Relationships Among Spirituality, Religious Practices, Personality Factors and Health for Five Different Faith Traditions de la Universidad de Missouri, que dirigió el profesor de Estudios Religiosos Dan Cohen
. Ver el informe de la investigación en inglés aquí.

Con el aumento de la espiritualidad la gente reduce su sentido de sí mismo y da un mayor sentido de unidad y conexión con el resto del universo.

“La buena salud mental de las personas que se recuperan de distintas enfermedades, como el cáncer, las lesiones de médula espinal, los traumatismos cerebrales o la apoplejía guarda una relación directa con las creencias espirituales y, sobre todo, con sus prácticas religiosas”, indica el investigador.

Los participantes del estudio con fuertes creencias religiosas coincidían en ciertos rasgos positivos de la personalidad que los diferenciaban de los ateos, como la ausencia de egocentrismo y una escala de valores más vinculada a lo trascendental, en lugar de a lo material.

Lo más interesante, añade el profesor de Estudios Religiosos Dan Cohen que dirigió el estudio, es que:

“cuanto mayor sea el grado de participación en distintas actividades religiosas, menos posibilidades hay de caer en depresiones y otros problemas mentales”.

Por tanto, defiende que “las creencias pueden ser clave para minimizar los traumas generados al contraer una enfermedad grave”.
.
Las creencias influyen positivamente en los procesos de rehabilitación médica.

En las conclusiones del estudio, los autores señalan que la intervención espiritual o religiosa de los pacientes, basada en la meditación espiritual y la búsqueda de los puntos de vista trascendentales, es una estrategia necesaria para afrontar de la manera más positiva posible las recaídas físicas o psicológicas, pero Dan Cohen va mucho más allá.

Uno de los pilares de la investigación se centra en el grado de neurotismo de las personas, un rasgo que define el mayor o menor grado de estabilidad emocional.

De este modo, las personas con profundas creencias religiosas presentaron un nivel bajo de neurotismo, lo que las lleva a ser más seguras, sufrir menos episodios de ansiedad, menos preocupaciones y tensiones; unos rasgos vinculados a la sintomatología psicosomática.

Todo lo contrario que la muestra de individuos ateos o agnósticos, que además se inclinaban más hacia los pensamientos negativos responsables de intensificar todavía más sus sufrimientos.

Las creencias “son un mecanismo psicológico de defensa”, explica el director de la investigación, que  permite a las personas lidiar emocionalmente con el estrés y otros trastornos neuronales, independientemente de la religión que se procese, según matiza Cohen. Las personas con fe tienen menos posibilidades de sufrir ansiedad y depresiones.

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Robert J Bowles dice:

    De psicologo no tengo ni un pelo, pero porque en vez de depresion no se dice “tristeza”. Se puede estar triste y no perder la esperanza, ni el gozo, ni la alegria de sabernos hijos de Dios. Depresion deshumjaniza el sentimiento y lo coloca en un laboratorio. La madre Teresa de Calcuta, se sentia profundamente triste en las noches obscuras de su fe, pero nunca perdio la esperanza, el gozo y la alegria de saber qaue amaba a Jesus.

Leave a Reply