Una válvula de escape según la mentalifad mundana.

 

Una de las mayores perversidades que existen en el momento actual contra el matrimonio son las compañías que ofrecen sitios para encontrar parejas casadas para cometer adulterio.

 

ashley-madison

 

Pero aunque claramente pecan contra la santidad de matrimonio, no parece tan claro que lo hagan contra la familia incidiendo en el divorcio, porque parecería que los affaires son como una válvula de escape para los corazones mundanos, que les permite seguir adelante con el nucleo familiar sin ruptura, cuando hay desavenencia conyugal, sobre todo en términos sexuales.  

Esto es lo que parecería que sucede en Japón, que ha registrado el mayor crecimiento de la compañía – Ashley Madison que ofrece un sitio para el adulterio – en el mundo, y a su vez registra de los menores niveles de divorcio.

Y esto es posible porque la cultura japonesa no es de base judeo cristiana y privilegia las formalidades, siendo permisiva con lo que no se ve a simple vista.

Este material es para reflexionar y discernir las peculiaridades del mundo en que vivimos en estos tiempos, de una manera racional.

EL ÉXITO DE ASHLEY MADISON EN JAPÓN  

Ashley Madison, el sitio online más grande del mundo para las personas casadas que quieran una aventura extramatrimonial está teniendo una de las mejores performances en Japón, ayudado por una cultura que da preponderancia a las formas.

Este negocio sólo funciona cuando la monogamia es la regla en la superficie pero, en el fondo, las parejas quieren hacer trampa. Es por eso que está funcionando en grande en Japón.

En esta nación asiática, que se enorgullece de la conformidad y las apariencias adecuadas, alcanzó un millón de usuarios en ocho meses y medio, el ritmo más rápido entre cualquiera de los 37 países donde opera el sitio de adulterio. El récord anterior fue en Brasil a los 10 meses. En los EE.UU., que cuenta con el mayor número de usuarios, 13 millones, se tomó un año para alcanzar la marca de un millón. En España tardó casi dos años.

Las relaciones sexuales extramatrimoniales y los affaires no son nuevos en Japón, pero un sitio como Ashley Madison es una “una nivelación del campo de juego” para las mujeres, dijo Noel Biderman, director ejecutivo de Avid Life Media Inc., que opera AshleyMadison.com. Hay una tradición de hombres ricos que toman amantes en Japón y su sociedad dominada por los hombres ha proporcionado un montón de puntos para que los hombres casados ?encuentren sexo casual.

La tasa de divorcio en Japón es relativamente baja, cerca de dos casos por cada 1.000 personas frente a cuatro casos en los EE.UU. En la década de 1960, los divorcios eran aún más raros, con menos de uno por cada 1.000 personas.

Con su lema, “La vida es corta. Tenga una aventura”, Ashley Madison ha llegado casi a 25 millones de usuarios en todo el mundo desde que comenzó en Canadá en 2002. Ahora cuenta con 1,07 millones de usuarios en Japón después de abrir en junio del año pasado.

Biderman, quien se encuentra en un matrimonio monógamo y tiene dos hijos, insiste en que la red social es sólo una herramienta y no se puede obligar a nadie a traicionar a su cónyuge. Un hombre desinhibido amistoso con respuestas rápidas a casi cualquier pregunta acerca de la infidelidad, no es tímido en declarar que le podrían engañar si su matrimonio fuera sexualmente insatisfactorio.

EL SITIO WEB QUE CONDUCE A LOS CORAZONES AL ADULTERIO

Noel Biderman, fundador y Director Ejecutivo de la web de adulterio Ashley Madison explica el concepto de la empresa: conectar a los tramposos en todo el mundo.

Un atractivo de este sitio es que permite los seudónimos o el anonimato. Es seguro y cerrado digitalmente, no se usan los correos electrónicos, lo que reduce las posibilidades de ser atrapado. Es mucho menos complicado que tratar de encontrar una salida erótica en Facebook o en la oficina, dijo Biderman durante una visita a Tokio la semana pasada.

Una parte pequeña pero significativa de los usuarios en todo el mundo no tienen affaires y se limitan a flirtear en “citas de fantasía” en el ciberespacio, según Ashley Madison.

Los solteros pueden unirse, pero sólo si están dispuestos a encontrarse con personas casadas. Las mujeres pueden usar los servicios de forma gratuita.

Los ingresos provienen del pago de los usuarios masculinos, que son el 64 por ciento de los miembros del sitio en Japón y el 70 por ciento a nivel mundial. Un paquete de 100 créditos cuesta  4,900 yenes (U$S 49), lo que permite conexiones con 20 socios potenciales. Los créditos también se utilizan para regalos para atraer a los amantes potenciales, como las flores virtuales. La compañía tuvo ganancias de unos U$S 40 millones el año pasado. Sus ingresos fueron de aproximadamente U$S 125 millones, frente a U$S 100 millones en 2012.

ASHLEY MADISON NO HA SIDO MUY BIEN RECIBIDO EN TODAS PARTES DE ASIA PERO EN OTRAS SÍ

El gobierno de Singapur bloqueó el acceso al sitio para su lanzamiento allí a finales del año pasado en medio de una protesta pública y ha censurado el servicio como un

“flagrante desprecio de los valores de la familia y la moralidad pública”.

Pero la nación que inventó la geisha, Japón no es nuevo en el juego del engaño.

Ya cuenta con una gran cantidad de sitios de encuentros en línea llamado “Deaikei”, que significa “encontrando gente””Tierra de telenovela” es un lugar real, donde las mujeres ligeras de ropa dan masajes y mucho más. “Hoteles del amor”, es el lugar oficial para aventuras amorosas secretas, que son un negocio en auge.

Nobuyuki Hayashi, un consultor de tecnología y escritor, no se sorprende de que Ashley Madison sea un éxito. Los japoneses tienen poca resistencia a involucrarse en relaciones lujuriosas con extraños, y se basan en teléfonos celulares y otras tecnologías de redes sociales para conectarse, dijo.

Y con las largas horas típicas en trabajo en las empresas de Japón, la satisfacción inmediata se vuelve crucial, dijo.

“Si usted tiene éxito en Silicon Valley, es posible vaya a comprarse un jet. Aquí en Japón, no hay muchas maneras grandes de divertirse y los hombres van y derrochan en los clubes”, dijo Hayashi, refiriéndose a bares de alterne.

UNA ENCUESTA REVELADORA

En una encuesta realizada este año por Ashley Madison a más de 3.500 usuarios, mostró que la razón principal para la búsqueda de un affaire era simple: “No hay suficiente sexo” en sus vidas.

El 45 por ciento de las mujeres encuestadas japoneses y el 51 por ciento de los hombres dieron eso como su razón número 1.

Mientras que cerca de una quinta parte de los encuestados en la muestra global, dijeron que se sentían culpables por tener un romance, los japoneses no sentían casi ningún reparo en absoluto. Sólo el 2 por ciento de las mujeres y el 8 por ciento de los hombres reconocieron la culpabilidad.

Dado que la muestra de la encuesta es de auto-selección sus conclusiones no pueden extrapolarse a la población en general. Sin embargo, Japón no se encuentra inmerso en la moral judeo-cristiana prevaleciente en las naciones occidentales, y se enorgullece de una cultura que celebra el arte de la seducción, como “La historia de Genji”.

“La razón por la que la gente tiene affaires es que ellos quieren seguir casados”, dijo Biderman, señalando que hay mucho en juego en un matrimonio como el estatus social, los bienes comunes, tal vez los niños. Un divorcio puede ser un poco incómodo, y aún difícil, dependiendo de las leyes.

Subrayando la opinión de Biderman, el 84 por ciento de las mujeres japonesas en la encuesta creen una aventura funciona como un plus para su matrimonio.

Fuentes: CNBC, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: