Uno de los temas más interesantes de la teología es la explicación del pecado original.

Y la posibilidad de un Adán y Eva históricos. 

La lectura rápida del Génesis da por sentado que Adán y Eva fueron las únicas dos personas en la Tierra en un paraíso primigenio. 

jardin del eden

Algunos descartan la existencia de Adán y Eva por completo diciendo que no es más que un mito hebreo de la creación ideado para explicar la existencia del mal.
.
Pero es doctrina católica, sin embargo, que de alguna manera, en algún lugar, hubo un Adán y una Eva históricos. 

El tema es importante porque nuestra fe es histórica.

Desde el comienzo del libro del Génesis, a través de las genealogías de los judíos se nos recuerda que los personajes de la prehistoria se vinculan con los personajes que conocemos como históricos.

Los escritores judíos tienen la intención de demostrar que la interacción de Dios con la humanidad es histórica y real y no mitológica en el sentido de un cuento de hadas. 

En consecuencia, afirmamos que Adán y Eva fueron figuras históricas.

Cómo y cuando ellos vivieron y los detalles de su caída de la gracia están abiertas a la especulación basada en el relato bíblico.

Lamentablemente muchos católicos han abdicado de la pretensión de investigar el hecho y han sucumbido a las teorías ateas de que todo el génesis es un mito, a pesar que éstas teorías no pueden demostrarlo.

Sin embargo nuevas teorías y evidencias arqueológicas dan espacio para seguir especulando sobre la posible existencia de Adán y Eva y el Jardín del Edén.

 

LO QUE ENSEÑA LA IGLESIA INFALIBLEMENTE SOBRE ADÁN Y EVA

La Iglesia Católica ha enseñado infaliblemente sobre el tema de Adán y Eva en el Concilio de Trento.

El Concilio enseña que todos los hombres “nacen propagados de la descendencia de Adán” [Decreto sobre la justificación, capítulo III].

Y no pueden haber sido propagados sin Eva.

La Sagrada Escritura nos enseña acerca de Adán y Eva en ambos Testamentos.

Así que nadie podría creer que no existió Adán, como una persona histórica individual, y tampoco Eva.

Veamos lo que dice el Concilio de Trento:

“1. Si alguno no confiesa que el primer hombre Adán, al transgredir el mandamiento de Dios en el paraíso, perdió inmediatamente la santidad y justicia en que había sido constituido,

e incurrió por la ofensa de esta prevaricación en la ira y la indignación de Dios

y, por tanto, en la muerte con que Dios antes le había amenazado,

 y con la muerte en el cautiverio bajo el poder de aquel que tiene el imperio de la muerte, es decir, del diablo,

y que toda la persona de Adán por aquella ofensa de prevaricación fue mudada en peor, según el cuerpo y el alma:

sea anatema.”[Decreto sobre el pecado original]

No es posible mantener dos ideas contradictorias al mismo tiempo: el dogma arriba y la afirmación de que Adán nunca existió como una persona histórica individual.

La idea de que Adán y Eva representan a los progenitores de la raza humana, y que nunca existieron como dos personas individuales, es totalmente incompatible con la creencia de que “el primer hombre, Adán … transgredió el mandamiento de Dios …”.

Cualquier católico que afirme que Adán y Eva no existieron como dos personajes históricos reales es culpable de herejía.

“2. Si alguno afirma que la prevaricación de Adán le dañó a él solo y no a su descendencia;

que la santidad y justicia recibida de Dios, que él perdió, la perdió para sí solo y no también para nosotros;

o que, manchado él por el pecado de desobediencia, sólo transmitió a todo el género humano la muerte y las penas del cuerpo, pero no el pecado que es muerte del alma:

sea anatema, pues contradice al Apóstol que dice:

Por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así a todos los hombres pasó la muerte, por cuanto todos habían pecado” [Decreto sobre el pecado original]

El Concilio de Trento también enseñó infaliblemente que el pecado de Adán afectó negativamente a toda la raza humana, en cuerpo y alma.

Así que la idea que algunas personas humanas no fueron descendientes de Adán y Eva es herética.

El dogma es que toda la raza humana desciende de Adán y Eva, sin excepción.

Por lo que la raza humana se compone de Adán, Eva, y sólo sus descendientes.

Incluso Jesús, en su naturaleza humana, y la Virgen María sin pecado son descendientes de Adán y Eva.

Cualquier católico que afirme que algunas personas humanas no son descendientes de Adán y Eva es culpable de herejía.

Nótese también, en las citas anteriores, que los católicos deben creer que todos los seres humanos (que no sean Jesús y María) han heredado el pecado original de Adán, porque Adán pecó, porque todos somos descendientes de Adán.

El pecado original nos afecta de manera adversa en el cuerpo y el alma.

Somos concebidos sin la gracia santificante.

Somos concebidos y nacidos con cuerpos caídos, sujetos a la concupiscencia, enfermedades, lesiones y muerte.

Hay varias diferentes teorías modernas sobre el pecado original, que contradicen las enseñanzas infalibles anteriores.

Pero la duda pertinaz sobre todo dogma formal es una herejía.

Si una persona dice, “no creo que Adán y Eva hayan existido alguna vez” es una herejía por la obstinada negativa a creer.

También si una persona dice: “tal vez Adán y Eva existieron, o tal vez no,” también es una herejía por la duda pertinaz.

El Magisterio requiere el asentimiento lleno de fe para cada enseñanza infalible, independientemente de lo que dice su propio razonamiento.

Decir “a lo mejor es cierto, o tal vez no” sobre un dogma es herejía.

La herejía es un rechazo a la exigencia de creer con una fe divina y católica.

 

¿QUE PODEMOS CREER SOBRE LA EVOLUCIÓN?

Los católicos no pueden creer que Adán y Eva fueron producidos exclusivamente por la evolución.

Porque esto no lo permitirían los dogmas de Trento sobre la inocencia original, el pecado original, y Adán y Eva como nuestros primeros padres.

Dios debe haber intervenido para crear a Adán y Eva y los colocó en el paraíso, donde cayeron en desgracia por el pecado grave deliberado.

La idea de que la evolución produce la humanidad, y luego, posteriormente, Dios infunde un alma inmortal intelectiva en dos individuos (o más) es contraria al dogma.

Porque entonces Adán y Eva no habrían sido creados en la inocencia original, sino que habrían sido creados por la evolución en un estado caído.

Sobre el tema de la evolución, lo más que podamos afirmar, como una opinión que no sea contraria a cualquier enseñanza católica, es que la evolución produjo seres sin un alma inmortal intelectiva

Meros animales, sin la capacidad de razonar de manera abstracta y sin libre albedrío, cuyos cuerpos eran anatómicamente modernos, pero que no eran verdaderos seres humanos.

Aunque la idea no se indica explícitamente como una enseñanza infalible, pareciera que hay posibilidad de conciliarla con el dogma de que Dios creó a Adán y Eva, milagrosamente, como adultos.

Ellos no fueron concebidos o no proceden de ningún padre, y nunca fueron niños.

Comenzaron como adultos sin pecado, y luego cayeron en desgracia.

No parece necesario que los católicos deban rechazar todas o la mayor parte de la teoría evolutiva.

Podemos considerar que la evolución ocurrió, y que de esta manera varias formas de vida fueron desarrolladas en la tierra.

Podemos considerar que la forma del cuerpo humano fue desarrollada por evolución.

Pero debemos proponer que Dios intervino para crear las dos primeras personas humanas históricas individuales, Adán y Eva.

De lo contrario, nuestra posición sería contraria al dogma y por lo tanto herética.

Empecemos por hablar ahora de la más probable ubicación del Jardín del Edén según la Biblia.

jardin del eden

 

¿EL EDÉN ESTABA EN EL ENTORNO DEL GOLFO PÉRSICO?

La gente ha buscado el Jardín del Edén durante siglos en vano.

Hay varios puntos reivindicados como la ubicación original del Edén, pero nadie puede estar seguro.

¿Qué pasó con el Jardín del Edén?

La Biblia no dice específicamente. 

Es posible que el jardín fuera destruido por completo con la inundación de Noé.

La única cosa que la Biblia nos dice en relación con el Jardín de la ubicación del Eden se encuentra en Génesis 2: 10-14:

De Edén salía un río que regaba el jardín, y desde allí se repartía en cuatro brazos.
El uno se llama Pisón: es el que rodea todo el país de Javilá, donde hay oro.
El oro de aquel país es fino. Allí se encuentra el bedelio y el ónice.
El segundo río se llama Guijón: es el que rodea el país de Kus.
El tercer río se llama Tigris: es el que corre al oriente de Asur.
Y el cuarto río es el Eufrates.

Las identidades exactas de los ríos Pisón y el Gihón son desconocidas, pero los ríos Tigris y Eufrates son bien conocidos.

Si el Eufrates y el Tigris y mencionados son los mismos ríos que tienen esos nombres hoy en día, se supondría al jardín del Edén en algún lugar del Oriente Medio, probablemente en Irak. 

Sin embargo, si incluso una pequeña inundación local puede cambiar el curso de un río, que decir del diluvio del tiempo de Noé que fue más que una inundación localizada.

El diluvio cambió por completo la topografía de la tierra.
.
Debido a esto, la ubicación original de los ríos Tigris y Éufrates es incierta. 

Podría ser que los modernos ríos llamados Tigris y Eufrates sean simplemente nombres asociados con el Edén.

Si la región de Oriente Medio es donde estaba el Jardín del Edén, y si el petróleo crudo es, como la mayoría de los científicos creen, materia vegetal y animal en descomposición, entonces es lógico inferir por qué en el Oriente Medio es donde nos encontraríamos con los mayores depósitos de petróleo. 

Muchas personas especulan que las grandes reservas de petróleo en el Medio Oriente son el resultado de la descomposición de los materiales orgánicos más exuberantes que tuvo la Tierra en el Jardín del Edén.

Mientras que el petróleo en el Medio Oriente podría ser la escoria de Edén, pero los que promueven estas ideas son simplemente teoría.

Si es así, y si el Jardín del Edén estaba en Medio Oriente, el la Mesopotamia, al lado del Golfo Pérsico, entonces la humanidad debe haber nacido allí, pero se la sitúa en África a los humanos según lo que se sabía hasta ahora.

Sin embargo hay una nueva teoría que ubica a los primeros hombres en el entorno del Golfo Pérsico.

ádan eva manzana arbol vibora

 

LA NUEVA TEORÍA

Una nueva teoría, que se informa aquí, sobre los orígenes del hombre, sugiere que los primeros asentamientos humanos estaría por debajo del Golfo Pérsico.

Velado por debajo del Golfo Pérsico, una masa de tierra una vez fértil, puede haber sostenido a los primeros seres humanos fuera de África hace unos 75.000 a 100.000 años, sugiere una nueva revisión de la investigación.

En su apogeo, la llanura ahora por debajo del Golfo, habría sido aproximadamente del tamaño de Gran Bretaña, y después se contrajo cuando el agua comenzó a inundar la zona.

Luego, hace unos 8.000 años, la tierra habría sido tragada por el océano Índico, dijo el científico de la revisión.

El  estudio, que se detalla en la edición de la revista Current Anthropology, tiene amplias implicaciones para los aspectos de la historia de la humanidad.

Por ejemplo, los científicos han debatido sobre si los humanos modernos salieron de África tempranamente, con fechas tan pronto como hace 125.000 años, y tan reciente como hace 60.000 años (la fecha más reciente es el paradigma actualmente aceptado), de acuerdo con el investigador del estudio, Jeffrey Rose, un arqueólogo de la Universidad de Birmingham en el Reino Unido:

“Creo que la teoría de Jeff es audaz e imaginativa, y con suerte podría cambiar las cosas”, dijo Robert Carter de la Universidad de Oxford Brookes en el Reino Unido a LiveScience.

Sería reescribir completamente nuestra comprensión de la migración fuera de África. 

Está lejos de ser probada, pero Jeff y los demás desarrollarán programas de investigación para poner a prueba la teoría”.

Viktor Cerny del Laboratorio Archaeogenetics, del Instituto de Arqueología en Praga, llamó a los hallazgos una excelente teoría”, en un correo electrónico a LiveScience, aunque también señala la necesidad de realizar más investigaciones para confirmarla.

Lo que descubrimientos y teorías como esta nos recuerdan es que todavía hay muchísimo que aprender sobre las antiguas civilizaciones de Oriente Medio y para seguir investigando sobre la historicidad de Adán y Eva, y el Jardín del Edén.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: